______________________________________________

CTEP Capital en la convocatoria

Las organizaciones sociales que integran la CTEP Capital pasaron la Nochebuena frente al Congreso. Prepararon en la plaza una cena de Navidad con los sin techo para denunciar el aumento de la pobreza y expresar, al mismo tiempo, la voluntad de una construcción política que desplace al macrismo del poder.

La consigna con que se convocó al encuentro fue “Navidad por Tierra, Techo y Trabajo”. Aunque la organización fue por cuenta de la CTEP Capital, tuvo también la adhesión del grupo de sindicatos de la Ciudad de Buenos Aires que vienen articulando sus acciones en un frente común: los docentes de UTE, los metrodelegados del subte, ATE Capital, la seccional local de Camioneros, los judiciales del Sitraju. Juan Grabois, dirigente de la CTEP, así como otros referentes de aquellos espacios, que se decidieron a participar de la Navidad de los pobres, una herramienta de construcción y denuncia que alguna vez ya se hizo, en los ‘80.

“Se hizo un menú para mil quinientas o dos mil personas. Los compañeros que trabajan en quintas, como la Unión de Trabajadores de la Tierra y el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) pusieron las verduras y parte de la carne. Varios frigoríficos recuperados también aportaron para que poder tenr una cena digna, con pollo, lechón, carnes frías y ensaladas”, contó Rafael Klejzer, titular de la CTEP Capital.

La movida arrancó a las nueve de la noche con un oración inter-religiosa, de la que participaron representantes católicos, evangelistas y musulmanes.

“El deseo es terminar este año de mucha lucha, muy duro para el pueblo argentino, compartiendo la mesa. Sabemos que tenemos por delante otro año de mucha pelea, pero que contiene la esperanza de que este gobierno se vaya. Vamos a hacer un planteamiento muy claro de la agenda social, inexistente para este gobierno, y a traer esperanza”, agregó Klejzer. “En la CTEP somos sobrevivientes, organizamos a los sobrevivientes y a partir de ahí nos dimos fuerza. Hoy nos sentimos con mucha potencia, con mucha fuerza. No queremos que ni los sectores populares ni el progresismo digan que (Horacio Rodríguez) Larreta gestiona bien o que a (Mauricio) Macri no le entran las balas y que va a volver a ganar. Traemos esperanza. Tenemos que sacarnos de encima a este Gobierno neoliberal”.

Inicialmente, la CTEP iba a hacer la cena en el Obelisco, pero el Gobierno hizo saber que garantizaría libre la circulación en las calles, por lo que finalmente la decisión fue instalar las mesas en la plaza del Congreso. Básicamente, la coordinadora cuenta con que los comensales sean personas en situación de calle, cartoneros y los vendedores ambulantes que pasaron un 2018 de desalojos.

Horas antes del encuentro, Klejzer señaló: “Invitamos además a políticos, que en general vienen a muchas de las actividades de la CTEP, y está muy bien porque acompañan y empujan; pero esta vez les pedimos que se pongan el delantal y ayuden a servir a los que vienen a comer”. “Los dirigentes vamos a atender las mesas porque lo que queremos es que esta noche los comensales no vengan a trabajar. Invitamos a todas las organizaciones y vecinos que quieran ayudar, a partir de las cinco de la tarde, para armar las mesas. E invitamos a los pesimistas a que vengan, porque van a encontrarse con una comunidad organizada”.

Declaraciones de Juan Grabois

«Hace al menos una década que no vivimos un fin de año tan triste, con este nivel de pobrea y represión, que nos interpela y nos moviliza”, había tuiteado uno de sus referentes, Juan Grabois y finalmente resultó una cena al aire libre, frente al Congreso iluminado, muy festiva, de la que participaron centenares de personas y a la que no le faltó el baile posterior, también en plena plaza. El propio referente de la organización se pasó parte de la noche de cena navideña a servir la comida a los comensales, muchos de ellos familias sin techo.

Además, el referente de la CTEP destacó la impronta religiosa del día de Nochebuena y describió a Jesús como «uno que nació sin techo, migrante y perseguido, en una pequeña colonia de un gran imperio, hijo de un obrero y una piba de barrio». En la convocatoria, Grabois también apuntó al año electoral que se viene y afirmó: «Nos podemos equivocar en la estrategia política o en las acciones reivindicativas, pero no en nuestra opción militante y nuestra vocación revolucionaria que busca derribar del trono a los poderosos y enaltecer a los humildes, en eso no nos confundimos».  Y añadió: «Cuando estamos junto a hombres y mujeres cartoneras, costureros, indígenas, campesinos; cuando estamos con los vecinos y vecinas de las barriadas populares, los sin luz, sin agua, sin cloacas; cuando estamos con los pibes y pibas de la esquina, los rotos por el paco y los que luchan por ellos; cada vez que hacemos lo que hacemos con ellos, cuando están en nuestro corazón, no erramos».