Gracias por tus lágrimas, las necesito para mis planes

Resumen Latinoamericano /17 de septiembre de 2015 .- Tenía intención de terminar con la saga de los refugiados, pero ayer escuchando música me vino a la mente este fantástico titular y decidí hacer otra incursión por los refugiados, tan de moda aunque cada vez ya menos. El imperialismo ha logrado sus objetivos propagandísticos y ahora hay que comenzar con alguna otra cosa. Pero esa cosa tiene que ver con la primera, los refugiados, y con la segunda, el derrocamiento de Bashar al-Assad, y tiene que ver con el gran último objetivo: Rusia como peligro y gran enemigo de la humanidad. La Rusia de Putin, por supuesto.

Lo que escuchaba ayer era Nirvana y en una de las canciones, que ya no recordaba, Kurt Cobain dice «Gracias por tus lágrimas, las necesito para mis planes». Exacto, eso es lo que está diciendo hoy el imperialismo de todos los colores a todos los progres y su reacción con los refugiados.

Es de suponer que el segmento «solidario» de occidente y más allá conozca a Nirvana -o tal vez no, ya no está de moda-, pero es tan real que no me resisto a utilizarla para volver a hablar de la llamada crisis de los refugiados sirios, tan impuesta por los intereses imperialistas que merece la pena insistir en el tema, aunque había previsto dejarlo para no saturar. Nadie parece acordarse de la salida en masa de tunecinos tras la famosa y fallida «primavera árabe» que nunca fue. Nadie parece acordarse que antes de Túnez fue la agresión occidental contra Libia la que provocó una salida masiva de libios y subsaharianos hacia la isla italiana de Lampedusa. Nadie parece acordarse que la muy democrática y solidaria Unión Europea discutió si bombardeaba los barcos en los que llegaban. Pero con los sirios es diferente. Aquí tenéis la ruta que están siguiendo y el país desde el que han salido, que no ha sido Siria. Supongo que no hará falta recordar que Turquía es miembro de la OTAN, aliado de EEUU, que tiene una visión clara de Siria, que es derrocar a Al-Assad, y que busca también que le arropen en su campaña de exterminio contra los kurdos, tema en el que Occidente está muy calladito y sin campañas similares a las de los refugiados sirios. Supongo que porque no hay fotos, y si las hay de unos y no de otros será por algo. Digo yo, que tampoco soy muy listo.

Ahora sumad dos y dos. Si os pasa como a mí, que soy muy malo en matemáticas y, a lo mejor, habéis llegado a la conclusión de que dos y dos son tres, o cinco, os voy a llevar por el buen camino porque hasta ahí sí llego: dos y dos son cuatro. Justo las patas que tiene un banco, como se dice en el Estado español (España, para los de otras latitudes).

Pata 1.- El régimen de Al-Assad, la dictadura de Al-Asad tiene la culpa. Siria ha resistido durante cuatro años una agresión inaudita en los tiempos modernos, externa e interna, en la que los takfiristas, la interpretación más rigurosa del islam representada por el llamado Estado Islámico aparece como punta de lanza de unos intereses imperialistas muy claros y determinados. Hay un hecho incuestionable: los famosos bombadeos de la «coalición internacional» que lidera EEUU contra el llamado Estado Islámico le han hecho, como mucho, cosquillas. Occidente y sus vasallos árabes, o al revés, no han logrado en cuatro años de guerra derrocar a Al-Assad y ahora tienen otra excusa para intentar hacerlo antes de que sea del todo imposible, como os vuelvo a recordar si leéis este artículo de referencia. Los refugiados dan la excusa perfecta para que no haya oposición de la muy manipulable «opinión pública». Así tenemos que Francia, Gran Bretaña y EEUU han hablado públicamente de «un cambio de régimen».

Antes de que apareciesen las fotos de los refugiados, antes de todo, hubo una información (?) que comenzaba a allanar el camino. Los medios de propaganda del régimen fascista de Israel comenzaron hace tres semanas la campaña diciendo que se habían detectado aviones rusos bombardeando al llamado EI y que Rusia proporcionaba ayuda militar a Al-Assad. Lo primero no era cierto, lo segundo sí. Pero lo que no decían los medios de propaganda del régimen fascista de Israel es que Rusia ha venido proporcionando equipo militar a Siria abiertamente y nunca lo ha ocultado. Por el contrario, lo que sí se oculta es que el régimen fascista de Israel colabora y arropa de forma abierta a los takfiristas de uno de los grupos que actúan en Siria, el Frente Al-Nusra (de la Victoria). La información (?) de los medios de propaganda del régimen fascista de Israel se producía, curiosamente, la semana después de que el Ejército Árabe Sirio hubiese derribado un avión F-16 israelí utilizando el material militar que le proporciona Rusia. Eso significa que los bombardeos que periódicamente resliza el régimen fascista de Israel contra objetivos sirios, convirtiéndose en la fuerza aérea de los takfiristas, ya no serán posible o al menos con tanta facilidad porque Rusia ha levantado el veto a Siria para que no utilizase su arsenal de origen ruso. Obsérvese la secuencia: primero ésto, luego se programa una visita de Netanhayu a Moscú para protestar a Putin argumentando que si Siria utiliza el armamento ruso «peligra la seguridad de Israel» (sic).

Este episodio de manipulación no buscaba sólo distraer a los crédulos occidentales, sino a los árabes. Especialmente, a los saudíes, que estaban manteniendo contactos muy claros con Rusia y acercando posturas tanto sobre Siria como sobre el llamado EI. De lo que se trataba era de provocar que Arabia Saudita no siguiese adelante con esas relaciones. Al mismo tiempo, se intentaba también provocar algún tipo de reacción en la alicaída y fantasmagórica «oposición» rusa prooccidental. El periódico ruso de este sector, The Moscow Times, ha sido el único que se hizo eco de la propaganda del régimen fascista de Israel. Si lo que se buscaba era «remover el patio ruso», el fracaso ha sido absoluto y el impacto de esta manipulación fue insignificante.

Pata 2.- Una parte muy mayoritaria de la población siria apoya al gobierno de Al-Assad y es por eso por lo que ha resistido estos cuatro años. Cierto que otra no, pero para ambos no iba dirigido el mensaje manipulador sino para quienes apoyan al gobierno, bien por convicción o bien por cansancio. Lo que se pretendía era que hubiese un resentimiento contra Putin si la intervención rusa no resultaba tal, por una parte, y por otra que se insinuase que el estado sirio es débil y a punto de colapsar, lo que provocaría el pánico y un abandono masivo de la población ante el llamado EI. Hoy hasta el enviado de la siempre parcial ONU, como dijo ayer en la propia ONU, reconoce que sin una solución política en la tiene que jugar un papel Al-Assad, no hay salida posible. Pero esta opinión no gusta a Occidente, empeñado en lograr su derrocamiento como sea. Y una forma de lograrlo es «crear opinión» y nada más lacrimógeno y sensiblero que los refugiados. Como diría Kurt Cobain, «gracias por tus lágrimas, las necesito para mis planes».

Pata 3.- Llevar a los Balcanes la campaña anti Putin-Rusia. Grecia ha sido presionada por EEUU para que impidiese los vuelos rusos hacia Siria. Grecia es débil, con una pretendida «izquierda radical», Syriza, bien avenida con el imperialismo aunque presionada por una parte de sus bases. Grecia, o sea, Syriza, cierra sus cielos los lunes, miércoles y viernes y los abre los martes, jueves y sábados. Como buenos ortodoxos, y para no enfadar mucho ni a EEUU, su patrón, ni a Rusia, el domingo los griegos descansan. Si los aviones quieren pasar ese día, que pasen, si no quieren pasar, que no lo hagan.

Supongo que sabréis que una de las bazas que jugó el ala izquierda de Syriza, que no Tsipras, fue la de que por Grecia pasase la extensión del oleoducto que Rusia había acordado con Turquía para el tránsito del gas ruso hacia Europa evitando Ucrania. Grecia era la antesala necesaria para que el gas llegase hasta Alemania, fundamentalmente, atravesando dos países que aún no forman parte de la UE: Serbia y Macedonia. Si añadimos a Hungría, un país que se ha mostrado muy crítico con la política de sanciones de la UE a Rusia, veréis que es justo por estos países por donde pasan los refugiados sirios. Y en política internacional no hay casualidades.

Aquí hay que añadir a Bulgaria, un país que sí impide todos los días los vuelos rusos por despecho, porque gracias a la presión de EEUU y la UE dio por finiquitada la construcción del oleoducto ruso por su territorio. Los rusos eligieron entonces el acuerdo con Turquía para ello, aunque ahora está parado porque Turquía exige un precio mucho más favorable del que inicialmente habían acordado. Así que Bulgaria, que ha perdido una interesante y lucrativa fuente de ingresos, lo que ha hecho ahora ha sido intentar congraciarse con EEUU impidiendo los vuelos rusos y así intentar ganar algo de lo que ha perdido. Si el patrón imperialista está contento, Bulgaria puede recibir alguna migaja. Pero hay que añadir algo: Bulgaria tiene un contencioso histórico con Macedonia, país con una zona donde hay bastantes búlgaros, zona que siempre ha reclamado Bulgaria argumentando etnia e idioma.

Pata 4.- Las dificultades que se están poniendo para que Rusia siga arropando al gobierno de Al-Assad tienen mucho que ver con una película mítica, «Teléfono rojo, volamos hacia Moscú». Esta película relata en clave de comedia un error estadounidense: el envío de un bombardero nuclear para bombardear la URSS. El presidente de EEUU llama a su colega soviético y le dice que tiene una mala noticia y una muy mala noticia. La mala es que se ha enviado el avión por error, la muy mala es que no hay manera de hacerlo volver. Ahora imaginad el escenario, por ahora no real pero que lo puede ser: aviones de EEUU, Francia, Gran Bretaña, Australia bombardeando al llamado EI… y aviones rusos puesto que la propaganda insiste en que Rusia está enviando todo tipo de tropas a Siria y construyendo una pista para aviones en Latakia.

Seguid imaginando que todos se tienen que poner de acuerdo para bombardear, no vaya a ser que de repente haya un error y la liemos, es decir, se líen a tiros entre ellos. O sea, que o se ponen de acuerdo, y es lo que lleva meses reclamando Rusia, un frente unido contra el llamado EI, o habrá “un error” de impredecibles consecuencias. Porque Rusia sí se coordina con el Ejército Árabe Sirio y éste también bombardea al llamado EI y los occidentales ya han dicho que bombardearán a las fuerzas de Al-Asad, sobre todo en las zonas que pretenden llamar «seguras» y que es donde quieren implantar sus fuerzas de mercenarios. Pero no os quepa duda que si se llega a ello, será todo el territorio sirio el lugar de combates, no focalizados en una zona.

¿Se está buscando ese error, esa “confusión” cuando todo está revuelto? No me cabe la menor duda. Si se montó en Occidente el pollo (expresión típica española, quiere decir alboroto) que se montó con el derribo del avión malasio sobre el Donbás y rápidamente, y sin pruebas, se acusó a Rusia de su derribo, imaginaos lo que sucederá ahora. Sigamos imaginando y supongamos que tras ese “error” un piloto ruso es capturado por el llamado EI. Rusia sí que no va tener los brazos cruzados y arrasará con lo que tenga que arrasar, como ha hecho en su propio territorio con otras sonadas acciones islamistas. Os recordaré sólo una: el ataque islamista a una escuela en Beslán (Osetia del Norte) en 2004 y que terminó con el asalto de las fuerzas especiales rusas. El saldo, 370 muertos, incluyendo a muchos de los rehenes tomados por los islamistas que, tratándose de una escuela, eran niños. Pero los rusos no hicieron prisioneros.

Total, y para sentarnos en el banco ya con sus cuatro patas y así cerrar ya el círculo e ir con otra cosa los próximos días, la «crisis de los refugiados» busca de forma clara el derrocamiento del gobierno de Al-Assad y teniendo como gran objetivo a medio plazo la campaña contra Rusia. Es, al mismo tiempo, un reconocimiento directo por parte de Occidente, de EEUU en particular, de cómo va a rebufo de los éxitos diplomáticos de Rusia en los últimos tiempos, desde su nueva relación con los países árabes hasta la alianza estratégica con China. En todo ello han jugado un papel muy importante los progres y quienes, con buena voluntad pero sin el menor criterio, se han sumado tan alegremente a la campaña. Como decía Kurt Cobain en la canción de Nirvana, al imperialismo sólo queda decirles «Gracias por vuestras lágrimas, las necesito para mis planes».

El Lince

You must be logged in to post a comment Login