México. Exige Layda en Senado renuncia de Peña Nieto

México / Resumen Latinoamericano/ Por Daniel Sánchez/ 12/11/2014.- En un emocionado discurso en el Senado de la República, en el que reiteró la exigencia nacional de “Vivos se los llevaron, vivos los queremos” por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, la senadora Layda Sansores San Román demandó la renuncia de Enrique Peña Nieto, porque es un “presidente de telenovela”, extraviado, desconectado de la realidad, mientras el país se va al desbarrancadero.

La legisladora campechana señala que el caso de Iguala no es un asunto local, como han querido reducirlo, sino que hay responsabilidad de las autoridades federales, entre ellas el Ejército Mexicano, “que tiene un conocimiento milimétrico del Estado de Guerrero, que sabe lo que pasa minuto a minuto en tiempo real”

“Hoy podemos decir que hay 43 estudiantes desaparecidos y un presidente extraviado, perdió la brújula, porque tiene una visión equivocada del país, porque carece de humildad para poner los pies en la tierra, anda pensando en proyectos faraónicos, en lugar de atender los problemas del atraso que sufrimos”, expresó.

“El exceso de las condecoraciones internacionales, que mencionaba (el senador) Javier Corral, estos actos masivos prefabricados, escenas televisivas a las que ya estamos acostumbrados, Peña Nieto encaramado en las vallas para autorretratarse, cree que está todavía en tiempos de campaña, pero todo eso lo tiene desconectado de la realidad, abruma ya el presidente de telenovela que presentan los medios, mientras el país se va a al desbarrancadero”, puntualizó.

La legisladora campechana señaló que el caso de Iguala no es un asunto local, como han querido reducirlo, sino que hay responsabilidad de autoridades federales, entre ellas el Ejército Mexicano, “que tiene un conocimiento milimétrico del Estado de Guerrero, que sabe lo que pasa minuto a minuto en tiempo real”.

“Que quede claro, Iguala no es un asunto local, como han querido reducirlo, hay responsabilidad de la PGR, la Policía Federal, el Cisen, la Secretaría de Gobernación, y qué pasó con el Ejército que nadie menciona, que tiene un conocimiento milimétrico del Estado de Guerrero, que sabe lo que pasa minuto a minuto en tiempo real”, aseveró.

“¿Saben dónde está ubicado el XXVII Batallón? Enfrente del lugar de la masacre, en sus narices, y no hizo nada, si algo hizo, fue evitar que se diera auxilio al joven que se estaba desangrando y que por poco perece de asfixia. Qué hizo, ir al hospital a donde se habían refugiado, a tratar de sacar a los jóvenes, a intimidarlos, tomarles fotos, amenazarlos, esa fue la función del Ejército”, agregó.

“Para qué tanto servicio de inteligencia, para qué los 130 mil millones de pesos que se entregan para el combate a la inseguridad, pero eso sí tienen a los policías municipales en el abandono, convirtiéndolos en carnada para el narcotráfico”, asentó.

Sansores San Román insistió en que todo el gobierno federal, junto con Peña Nieto, debe de comparecer ya no para dar explicaciones, sino para plantear una estrategia radical del rumbo que debe tomar el país.

Recordó que en un Estado presidencialista, como el nuestro, el presidente ejerce un poder indivisible, omnímodo, él es el jefe de Estado, de gobierno, de la administración pública federal, de seguridad pública, del Consejo de Seguridad Nacional, además comandante supremo de las fuerzas armadas.

“Con todas estas facultades constitucionales, es el principal responsable Peña Nieto, y la comunidad internacional y los mexicanos no les pedimos cuentas a (ex alcalde de Iguala, José Luis) Abarca, le pedimos cuentas a Peña y que no venga ahora a hablar de su pacto de seguridad, ah, y hasta engola la voz, para combatir la corrupción y la impunidad, quédense aquí tranquilos con una cajita china, como las que describen en La Dictadura Perfecta, las que usaban los magos, que tenían varios compartimentos para distraer la atención, pero esta vez no funcionan, porque lo que se abrió fue una caja de pandora”, indicó.

“El pacto de seguridad que firmamos los mexicanos se llama Constitución y párenle, qué no habrá quien le diga a Peña que no le creemos, que no puede combatir la corrupción y la impunidad, si él viene de la corrupción y la impunidad, qué autoridad moral puede tener, cuando ni siquiera puede transparentar su declaración de bienes y ya no le alcanza la cobija para tapar a tanto corrupto cercano, a sus Moreira, a sus Montieles, hasta que no empiece a limpiar su rancho, comenzará a tener credibilidad”, apuntó.

“Ayotzinapa es un grito de dolor y de impotencia”

La senadora dijo que no hay que confundir, ni perder el objetivo fundamental, que es encontrar a los jóvenes vivos.

“No confundamos, lo importante no es si este Senado reconoce la desaparición o no de los poderes, si renuncia Aguirre, si ya aprehendieron a los Abarca, cuidado con desviar la atención y se pierde el objetivo fundamental, que es encontrar a los jóvenes vivos”, advirtió.

“El problema va más allá, es profundo, Ayotzinapa es un grito de dolor y de impotencia que ha llegado a cada rincón del alma mexicana, el gobierno no podrá ahogarlo jamás, porque Ayotzinapa es el recordatorio implacable de la pobreza extrema que se extiende en el país, de la inseguridad que se combate, exhibiendo como trofeo las cabezas de capos efímeros, mientras la violencia se inflama y se instala en todo el territorio”, expuso.

“Ayotzinapa es también el silencio de miles y miles de muertos y desaparecidos en una guerra que no pedimos, es la violación permanente a los derechos humanos, es la consecuencia trágica de la inexistencia de un Estado de Derecho, de la corrupción, la impunidad, la injusticia de políticas económicas erráticas, de reformas estructurales, que son balas  contra los trabajadores y los pobres, entre ellas una Reforma Educativa fracasada, que ni siquiera tomó en cuenta a las normales rurales, a las que hoy pretende desaparecer”, abundó.

“Ayotzinapa es hijo del aguante de la sociedad indiferente y resignada gobernada por instituciones podridas, lo parió un gobierno ausente, ineficiente, insensible, corrupto, hipócrita, que con una mano combate al narcotráfico y con la otra firma pactos inconfesables con el crimen organizado. Es el hijo de una traición de un gobierno que da la espalda a la patria, mientras reparte pedazo a pedazo, lo mejor de nuestro territorio a los extranjeros y que sepan que a una hora de Iguala, está la mina de oro más importante de América Latina”, reveló.

El reto a priístas y la despedida

Al momento de iniciar la parte inicial de su discurso y pronunciar “por ello, tiene razón López Obrador, cuando recoge el sentir de intelectuales, de artistas…”, se oyeron risas y carcajadas de los priístas, desde las curules del Senado, a quienes Layda Sansores encaró y les dijo: A ver cobardes, ustedes ahí se ríen, yo doy  la cara y pongo el riesgo, vengan aquí y contesten, vengan a defender a su presidente y vengan a ser los lambiscones que siempre han sido, vengan aquí con valor”. Nadie contestó y se hizo el silencio nuevamente.

“Por ello tiene razón López Obrador, cuando recoge, pero no es su voz, es el sentir de intelectuales, artistas, jóvenes, líderes sociales, que piden que se vaya Peña Nieto, para tener oportunidad de convocar a nuevas elecciones y oxigenar al país desde adentro y profundamente, que deje el cargo, que abra las compuertas de la vida política y que vengan otros mexicanos para llenar este vacío de poder, que renuncie Peña Nieto”, reiteró.

“Ayotzinapa es lo más doloroso y confrontante que nos ha sucedido, como país nos abrió en canal, y en esa noche de luna sanguinaria, salieron a flote todos nuestras miserias, y basándonos en el poema que Pablo Neruda dedicó a Cuba un día, hoy podríamos decir “Ayotzinapa, te hiciste soledad, silencio, espesura, qué escalofrío Ayotzinapa, mi amor”. Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, finalizó.

You must be logged in to post a comment Login