Informe sobre referendo en Escocia

Los escoceses optan por el “No”

Resumen Latinoamericano/Gara – En un ejercicio de autodeterminación, un total de 2.001.926 escoceses han optado por votar «no» a la independencia, lo que, una vez finalizado el recuento en los 32 distritos, supone el 55,3% del censo electoral.

El «sí», por su parte, ha reunido el 44,7% de los votos al haber recabado 1.617.989 votos.

Con el 100% de los sufragios de las 32 circunscripciones escrutados, el «no» a la independencia ha ganado la consulta con una diferencia de 383.937 votos, según los datos facilitados por el organismo electoral escocés.

La victoria independentista en la principal ciudad de Escocia, Glasgow, con un 53% de los votos, no ha sido suficiente para alcanzar al bando unionista, que se ha impuesto en la gran parte de los concejos.

En Glasgow se ha registrado una participación del 75%, de 364.664 censados, por debajo de la media cercana al 85% en toda Escocia.

El «sí» se ha impuesto en cinco distritos: el ya citado Glasgow, Dundee, East Dunbartonshire, North Lanarkshire y West Dunbartonshire.

Los resultados de algunos concejos han resultado una sorpresa, como es el caso de Aberdeenshire, ya que se apuntaba a una victoria del «sí» y finalmente los unionistas se han impuesto con un 60,4% de los votos.

También la diferencia de votos en Aberdeen ha supuesto un jarro de agua fría para el «Yes», que ha tenido que conformarse con el 41,4% de los votos frente al 58,6% del bando unionista.

Durante la larga noche electoral, en la que el escrutinio del primer distrito ha sido dado a conocer tres horas y media después del cierre de las urnas a las 23.00 (hora de Euskal Herria), los primeros resultados ya daban ventaja al «no».

Poco antes de las 6.00 de este viernes, el anuncio de la victoria del «sí» en Glasgow, pero con un margen insuficiente, ha dejdao claro que se impondrían los unionistas, lo que finalmente han hecho con casi 400.000 votos de diferencia.

La participación histórica del 84,6% registrada en el referéndum confirma el acierto de las expectativas generadas ante la cita.

El récord de personas inscritas para responder en las urnas a la pregunta «¿Debería Escocia ser un país independiente?», un 97% de los mayores de 16 años que tenían derecho a voto, anticipaba ya una participación histórica que las colas registradas en los 2.608 colegios no han hecho más que confirmar. El porcentaje establece un nuevo récord, al superar al vigente hasta ahora, de 1951, cuando Escocia registró una participación del 81,2%.

——————————————————————————————————————————————–

Prefirió seguir como colonia inglesa: Escocia dijo no en el referendum y continuará en Gran Bretaña

La decisión impidió la ruptura de una unión de 307 años con Inglaterra, y causó un enorme alivio en el establishment político británico, más precisamente en Inglaterra. Los escoceses votaron 55% a 45% contra la separación

Los votantes escoceses dijeron no a la independencia, decidiendo seguir siendo colonia inglesa encubierta como parte del Reino Unido, en un histórico referendo que sacudió el país.

La decisión impidió la ruptura de una unión de 307 años con Inglaterra, y causó un enorme alivio en el establishment político británico, más precisamente en Inglaterra. Los escoceses votaron 55% a 45% contra la separación, en una consulta que tuvo una participación sin precedentes.

La mayoría de los votantes no adoptaron el apasionado pedido del primer ministro escocés Alex Salmond de lanzar un nuevo estado, optando en lugar de ello por la seguridad de permanecer en el Reino Unido.

Salmond admitió la derrota, diciendo «sabemos que la mayoría estuvo por el No» y llamó a los escoceses a aceptar el resultado de la votación. Dijo que la consulta fue «un triunfo para el proceso democrático».

Salmond había argumentado en su campaña que los escoceses podían separarse debido a sus amplias reservas de petróleo y sus altos niveles de creatividad y educación. Dijo que Escocia prosperaría por su cuenta, libre de interferencia de cualquier gobierno basado en Londres.

Pese a la derrota, el habilidoso político de 59 años estuvo cerca de ganar la independencia y consiguió una promesa de nuevos poderes para Escocia de nerviosos políticos en Londres.

Muchos vieron la consulta como una campaña de «cabezas contra corazones», con muchos escoceses de mayor edad concluyendo que la independencia sería demasiado riesgosa financieramente, mientras que los jóvenes se sentían atraídos por la idea de construir su propio país.

El resultado salva al primer ministro británico David Cameron de una derrota histórica y ayuda al líder opositor Ed Miliband al mantener a sus numerosos legisladores del Partido Laborista en Escocia. Su partido habría tenido más dificultades para ganar las elecciones nacionales del 2015 sin ese apoyo de Escocia.

El voto contra la independencia escocesa impide que Gran Bretaña pierda una parte substancial de su territorio y reservas petroleras, y previene que tenga que encontrar una nueva base para su arsenal nuclear, ahora estacionado en Escocia. El Reino Unido enfrentaba además la posible pérdida de influencia dentro de instituciones internacionales, incluyendo la Unión Europea y la ONU.

————————————————————————————————————————————————

Perdedores que ganan, ganadores que pierden

Resumen Latinoamericano/Ramón Sola – El ansiado resultado ha llegado a la hora del desayuno. Tila para los poderes de Londres, Madrid y Bruselas, café un tanto amargo para los independentistas de todo el mundo. El referéndum escocés ha suscitado tal catarata de sentimientos, allí y aquí, que conviene poner desde ya un ecualizador emocional a las valoraciones que se irán produciendo durante la jornada. Porque mirado con un mínimo de perspectiva los ganadores de la votación han perdido y los perdedores han ganado.

Pierde el Reino Unido, el actual Reino Unido, abocado a un proceso de federalización que pase de lo simbólico (selecciones deportivas, banderas…) a lo práctico (autonomía fiscal, políticas sociales…). Nada será igual en Escocia, pero seguramente tampoco en Gales y el norte de Irlanda.

Gana Escocia, porque una nación que una vez ha decidido su futuro ya nunca va a renunciar a ese derecho. Y porque lo apretado del resultado deja claro que no ha decidido seguir como hasta ahora, sino dar un salto en su autogobierno. No hasta la independencia, pero casi.

Pierde Cameron, pierde el espíritu de Thatcher, la estrategia de privatizar beneficios y socializar pérdidas, el desmontaje del Estado de Bienestar. A nadie se le ha escapado que son estas políticas las que han supuesto que a los nacionalistas escoceses se les sumaran cientos de miles de votantes de izquierda que no soportan más políticas «tories».

Gana Salmond, aunque hoy no pueda reivindicarlo. La gran paradoja de la votación es que ya había vencido antes de llegar a las urnas, porque era el triunfo del No lo que le garantizaba la «devolution max» a la que aspiraba inicialmente el líder del SNP, incluso como plan A por encima de la independencia.

Pierde la actual Unión Europea, gestionada como un club selecto de grandes estados prepotentes frente a las pequeñas naciones. La pugna Edimburgo-Londres demuestra que el centralismo de los antiguos imperios está en declive. No hay más que ver que los más desquiciados esta semana se llamaban Mariano Rajoy y Francois Hollande.

Ganan las naciones sin Estado, a las que el caso escocés les marca más que un camino. Ha despejado además los interrogantes que supone recorrerlo, con un debate social democrático, maduro, profundo, ejemplar. Con una convivencia ciudadana que acaba intacta, quizás hasta reforzada.

Pierde, en fin, el Estado español. A partir de ahora será inevitable que cualquier ciudadano europeo se pregunte por qué en Catalunya o en Euskal Herria no es posible lo que se ha hecho con tanto tino y éxito en Escocia. Y que se escandalice con cualquier medida represiva que se tome para impedirlo. Y que encuerde una vez más que en esa misma España no es un estado normal, sino que allí imperaba no hace mucho la dictadura más larga y brutal de esa parte de Europa.

Gana, en fin, Euskal Herria. El contexto internacional nunca fue tan favorable a su ambición de decidir. Escocia quizás no levante una sexta ola independentista, pero sí es un viento de cola potentísimo para avanzar.

——————————————————————————————————————————————

Cameron obligado a cumplir promesas tras rechazo a soberanía escocesa                                         

Resumen Latinoamericano/Prensa Latina – Un aliviado David Cameron calificó hoy de gran día para el Reino Unido la victoria del NO en el referendo soberanista de Escocia, con la cual está obligado a cumplir promesas para transferirles más prerrogativas autonómicas.

Tras anunciar la jefa del comité electoral Mary Pitcaithly que dos millones mil 926 residentes escoceses mayores de 16 años (55,3 por ciento) rechazó la independencia y un millón 617 mil 989 (44,7) la apoyó, el primer ministro británico pasó del susto a la euforia.

Pero ahora el jefe de Gobierno conservador estará bajo la mirada atenta del ejecutivo de Edimburgo, dirigido por el ministro principal Alexander Salmond, quien con la amenaza de ganar en el plebiscito obtuvo un compromiso crucial de Londres sobre autonomía.

El pedido de más prerrogativas fiscales del Partido Nacional Escocés (SNP) que el gobierno británico le negó en 2012, ahora deberá tenerse en cuenta en un proceso listo para iniciarse hoy mismo, según un juramento firmado por tres principales partidos.

Los dirigentes conservadores, liberal-demócratas y la oposición laborista ratificaron en un documento escrito que de ganar el NO, Escocia contaría con más poderes como autonomía, por lo que medios locales hablan de una victoria pírrica de Cameron.

Al conocerse los resultados de dos mil 608 colegios instalados en 32 distritos electorales, Cameron anunció que el Lord Robert Haldane Smith supervisará el proceso de concesión de más poderes a Escocia en materia de impuestos, gastos y beneficios sociales.

Tal proceso debe concluir en noviembre venidero, y en enero de 2015 estar listas las leyes correspondientes, indicó la cadena pública de radio y televisión BBC.

Cameron también consideró que la población de Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte debe contar con más poder de decisión en sus asuntos internos.

Salmond, por su lado, llamó a la unidad de los escoceses y exigió a los partidos unionistas honrar sus compromisos, después que el referendo contó con una asistencia del 85 por ciento de los empadronados. Solo el 0,1 por ciento de los boletos fue anulado.

REPERCUSIONES EN EL PAIS VASCO

EH Bildu afirma que lo acontecido en Escocia dejará «consecuenias positivas» en Euskal Herria

Resumen Latinoamericano/Naiz – Los parlamentarios de EH Bildu Pello Urizar y Maribi Ugarteburu han destacado desde Edimburgo que Escocia ha demostrado que «en Europa y en pleno siglo XXI los pueblos pueden decidir» y que la independencia «es una opción real».

Pello Urizar y Maribi Ugarteburu han felicitado desde Edimburgo al pueblo escocés por «este ejercicio democrático» y han destacado que Escocia «ha demostrado que en Europa y en pleno siglo XXI los pueblos pueden decidir.

En una declaración desde la capital escocesa, han destacado que el referéndum ha demostrado que «la independnecia es una opción real» y han considerado que lo acontecido en Escocia «dejará también consecuencias positivas» en Euskal Herria.

En ese sentido, han mostrado el compromiso «absoluto» de EH Bildu para «articular mayorías sociales y políticas y alcanzar acuerdos de país», con el objetivo de que «los y las vascas seamos también dueños de nuestro futuro».

Previamente a la declaración, Urizar ha sido entrevistado en Radio Euskadi, donde ha valorado que «de ninguna manera» el resultado del referéndum hace retroceder las aspiraciones vascas porque «la primera de las aspiraciones es que podamos decidir nuestro futuro y lo que los escoceses han hecho es decidir su futuro».

«Se puso encima de la mesa la posibilidad de dar un salto hacia la independencia y la sociedad escocesa ha decidido que ahora no es el momento. Nos gustaría tener esa posibilidad y esa es la gran diferencia», ha añadido.

A su juicio, el mero hecho de que se haya podido realizar un referéndum, «añadiéndole las palabras de Cameron que afirmaba que este ejercicio no solo hay que hacerlo en Escocia, sino que hay que abrirlo a todo el Reino Unido, marca un antes y un después».

«Creemos que en Europa va a tener su propio efecto y lo que se ha terminado es el mensaje de que un proceso soberanista en Europa era una quimera. Se ha puesto encima de la mesa el primer paso, que es poder consultar y en adelante lo que está claro es que va a cambiar el escenario», ha remarcado.

En este contexto, ha defendido que para desarrollar un proceso similar en Euskal Herria «el escenario ideal es el pactado». «Cuando más de una vez desde el Gobierno español se traslada el argumento de la legalidad nosotros decimos que es voluntad política», ha expresado.

En su opinión, llevar a cabo un proceso pactado es «mejor, la mejor manera de evitar que queden flecos». «Abogaremos por un camino pactado, pero no reconociendo el derecho a veto al Gobierno español», ha añadido.

Pregunta a la ciudadanía

Respecto a cuál debiera ser la pregunta a realizar a la ciudadanía, Urizar ha considerado que no habría «ningún problema» con ello. «Cuanto más clara y breve sea más claro estará para la sociedad. Lo que sí se nos ha trasladado en experiencias previas, como la de Quebec, es que la primera era muy extensa y ellos también abogaban por una pregunta corta», ha indicado, para añadir que él apostaría por cuestionar «independencia sí, independencia no».

En este contexto, ha defendido que tendrían que votar las personas que son «afectadas por esa decisión, las personas que están viviendo en Euskal Herria».

«Tenemos claro que primero hay que hacer el proceso internamente. Una vez que llegásemos a un consenso lo pondríamos encima de la mesa. Queremos que se nos reconozca el derecho y luego cómo hacerlo, ponerlo encima de la mesa y acordarlo», ha finalizado.

 

Mariano Rajoy celebra el «no» mientras prepara el veto a la consulta catalana

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha «felicitado» a los ciudadanos escoceses por haber rechazado la independencia y que hayan optado, ha dicho, «por la apertura, la estabilidad y la seguridad que supone seguir siendo miembro de su país y de la Unión Europea».

El presidente español, Mariano Rajoy, ha hecho público un vídeo en el que se felicita de la decisión adoptada por la mayoría escocesa de permanecer en Reino Unido y, sin mencionar una sola vez a Catalunya, advierte de las consecuencias que hubiese supuestos una victoria del independentismo.

Según el inquilino de la Moncloa, la victoria unionista se produjo tras una votación «de forma masiva, pacífica y con escrupuloso respeto a la legalidad de su país», en una velada referencia a la propuesta de consulta catalana que se aprobará hoy mismo. «Celebramos que Escocia siga siendo parte de Reino Unido y, por extensión, de la Unión Europea», insiste Rajoy.

«Como ciudadanos europeos nos felicitamos porque los escoceses sigan con nosotros, participando en el gran proyecto», ha insistido, remarcando que, en su opinión, los escoceses «han evitado las graves consecuencias económicas, sociales, institucionales y políticas que habría supuesto su separación de Reino Unido y Europa». En opinión del jefe de Gobierno español, el triunfo del «no» supone «la opción más favorable para todos».

En el vídeo Rajoy no habla de Catalunya, que hoy aprueba una Ley de Consultas que, previsiblemente, será recurrida mañana mismo después de una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros.

You must be logged in to post a comment Login