Bolivia. CONFERENCIA DE LOS PUEBLOS apoya a Cuba y Venezuela frente agresiones del imperialismo / Trump en el ojo de la tormenta.

Resumen Latinoamericano/ ABI/ 20 de junio 2017/ Tiquipaya, Bolivia .-

La Conferencia Mundial de los Pueblos por una ciudadanía universal y contra la construcción de murallas antimigrantes, que tiene lugar en la ciudad boliviana de Tiquipaya, a 400 km de La Paz, apoya a Cuba y Venezuela frente agresiones del imperialismo golpista, dijo el martes el presidente Evo Morales.

«Cuba es el país más solidario del mundo; cuenta con todo nuestro apoyo ante las nuevas agresiones del imperio #CubaEsNuestra», publicó en su cuenta de Twitter: @evoespueblo.

En otro tuit dijo que «lo que está pasando en Venezuela es un golpe de Estado. Dale duro, Maduro contra los golpistas, el pueblo latinoamericano está de tu lado».

La semana pasada, el Gobierno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidió endurecer el bloqueo económico a Cuba y dar marcha atrás al histórico acercamiento con la isla que inició su predecesor, Barack Obama.

Trump determinó endurecer las restricciones para los viajeros estadounidenses que visitan la isla y para las transacciones con empresas controladas por el Ejército cubano.

En ese marco, Morales dijo que las «ofensas de Trump no nos intimidan sino alimentan el espíritu antiimperialista de los pueblos del mundo, nos une en una lucha anticapitalista», publicó en otro tuit.

Mientras que Venezuela vive una tensión política generada por protestas violentas lideradas por opositores al presidente Nicolás Maduro, que a la fecha dejaron al menos 70 muertos y decenas de heridos.

En reiteradas oportunidades, el mandatario boliviano, aliado político de Maduro, ha denunciado que el plan del «imperio» es derrocar al presidente de Venezuela como un escarmiento a los gobiernos antiimperialistas.

La Conferencia de Pueblos de Tiquipaya, que debatirá entre martes y miércoles la construcción de una ciudadanía universal Por un Mundo sin Muros, fue convocada luego de que Trump materializó como política de Estado, desde enero último, la expulsión de 10 millones de migrantes y la renuncia reciente al Acuerdo de Paris por parte de EEUU.

El expresidente del gobierno de España, Rodríguez Zapatero y sus colegas de Colombia, Ernesto Samper, y de Ecuador, Rafael Correa, y el Presidente de Bolivia, anfitrión de la Conferencia, argumentaron contra la penalización de la movilidad humana y las políticas alejadas o contrarias a los empeños de la comunidad internacional por reducir la temperatura global o, lo mismo, las emanaciones de dióxido de carbono por las potencias industriales.

(Fotos: Freddy Zarco)

 

 

 

 

 

Trump en el ojo de la tormenta de la Conferencia Mundial de Pueblos en Bolivia

    Por Coco Cuba

Las políticas excluyentes del presidente ultraconservador de Estados Unidos, Donald Trump, quedaron en el centro de la mira de la Conferencia Mundial de Pueblos por la ciudadanía universal y contra la construcción de murallas antimigrantes que se inauguró el martes en Bolivia.

   Los expresidentes de Colombia, Ernesto Samper; de Ecuador, Rafael Correa y del gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, además del presidente de Bolivia, Evo Morales, arreciaron sus críticas a Trump, que viene de denunciar el ecologista Acuerdo de París contra el calentamiento global, de emplazar su artillería contra 10 millones de migrantes en su país y de enterrar el histórico acercamiento de EEUU a Cuba en 2015, tras más de 60 años de aislamiento y bloqueo económico.

Samper, también exjefe de la Unión de Naciones Sudamericanas, advirtió el peligro que entraña para la humanidad la política exterior del titular de la Casa Blanca.

«El mayor peligro en este momento en América Latina es el señor Trump; ya hemos recibido varias «trumpadas» (golpes) del señor Trump», dijo en un aparte de su discurso en la jornada inaugural de la Conferencia Mundial de los Pueblos.

Según Samper, la primera «trumpada» que recibió América Latina por parte del mandatario de Estados Unidos fue la declaratoria de ilegal a más de 10 millones de migrantes, los que serán deportados sin respetar sus derechos humanos.

La segunda «trumpada» -agregó- fue la decisión de construir un muro fronterizo entre México y Estados Unidos para evitar el paso de migrantes en estado de necesidad a su país.

Tras el acto inaugural de la Conferencia, Correa dijo que Trump es un «mono con navaja» que arremete contra la paz mundial y la seguridad de la humanidad.

«Trump es una desgracia, no entiende nada. En el poco tiempo que está (como presidente) sale con lo del muro para México, retira a su país del Acuerdo de París (…), retrocede en lo que se había avanzado para levantar ese bloqueo criminal a Cuba. Es un tipo absolutamente peligroso, es un mono con navaja, un tipo impreparado y muy elemental que está dirigiendo la potencia más grande de la historia de la humanidad», dijo durante una entrevista con la radio estatal de Bolivia.

A su vez, el anfitrión de la Conferencia de Tiquipaya, el presidente Morales, fustigó sin nombrar a su homólogo estadounidense, la decisión de ampliar, incluso con recursos de México, el muro emplazado en la frontera de esos países norteamericanos que tiene, ahora mismo, una extensión de 1.000 km.

«Son los mismos que cierran las puertas y construyen muros para impedir que las personas que huyen de esas guerras militares o económicas» salven sus existencias, dijo Morales en un emotivo discurso con que inauguró la Conferencia de Tiquipaya.

Morales había convocado a este encuentro apenas Trump planteó su aversión contra los migrantes apenas ocupó el Salón Oval.

Por su parte Rodríguez Zapatero advirtió que la decisión reciente del dirigente de Estados Unidos, de bajar a su poderoso país del ecologista Acuerdo de París, no variará la historia de la humanidad ni el estado de la naturaleza.

«Claro tenemos la angustia del cambio climático: señor Trump, da igual que renuncie a París, da igual los discursos que hace, xenófobos, de superioridad, de supremacía, de jerarquía, de dominio la historia no se va a detener ni por Trump ni por ningún gobernante que desprecie los derechos humanos», afirmó en la jornada  inaugural de la Conferencia. que tiene lugar en esta ciudad central de Bolivia, celebérrima por su clima templado, cocina tradicional y sus miraflores.

Más tarde, el senador de México, Alejandro Encinas, advirtió que la propuesta de construir un muro fronterizo entre su país y Estados Unidos es una afrenta a Latinoamérica y al mundo.

«El muro que busca construir Estados Unidos es una afrenta a toda la región latinoamericana y del Caribe, y es una afrenta al mundo, pero también estoy convencido que ningún muro frenará los procesos migratorios que ya se han globalizado», sostuvo.

En momentos en que 240 millones de personas, un 3,3% de la población mundial, ha migrado a otros países, donde no sólo se han establecido, sino que se convirtieron en una gran fuente de ingresos para esas regiones, la cita de Tiquipaya, que el vocinglero general aquí apostrofaba ya como la «conferencia antiTrump», abrió su telón para celebrar también el Día Internacional del Refugiado.

El número global de personas que han escapado de conflictos armados, el hambre o desastres naturales alcanzó el año pasado la cifra récord de 65,6 millones, de acuerdo con el último informe de la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en su «Informe Mundial de Tendencias» de desplazamiento forzado que realiza anualmente.

Según estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2015 murieron 3.771 personas en su intento de cruzar el mar Mediterráneo que conecta Europa, parte de Asia y Africa, para escapar de la guerra, poniendo de manifiesto una de las mayores crisis migratorias después de la Segunda Guerra Mundial (1939-45).

A esto se suma una nueva condición de migrantes, «los migrantes climáticos», que se ven obligados a abandonar sus países por los efectos del cambio climático, degradación ambiental, sequías e inundaciones.

Siempre sin mencionar las políticas  Washington, Morales demandó en su alocución que el ser humano «tiene derecho a la movilidad humana y a la elección del territorio de su residencia».

La Conferencia de Tiquipaya, recogía «propuestas para la construcción de una ciudadanía universal articuladora de las identidades plurales de los pueblos y la soberanía de los Estados» y. debatía, en mesas temáticas, las causas estructurales y sistémicas que provocan la movilidad humana de un Estado a otro y el impacto del cambio climático, la crisis económica, las guerras y las políticas intervencionistas sobre los flujos migratorios

También la contribución de los migrantes al desarrollo humano integral e incluyente de los pueblos, como así las estrategias conjuntas para la observancia, protección y ampliación de los derechos de los migrantes, refugiados y sus familias.

 

.

 

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login