LA FRONTERA ¡TERRITORIO SOCIALISTA!: Propuesta CRBZ para una nueva Frontera Soberana y Chavista.

Resumen Latinoamericano, 9 de septiembre 2015.- La llamada crisis fronteriza con Colombia ha permitido colocar el debate sobre nuestras fronteras como un tema estratégico para nuestra soberanía, estabilidad política y seguridad del estado. La actual coyuntura pone sobre todo de manifiesto cuan débil y cuantas amenazas para el proceso revolucionario son y hay en nuestras fronteras, lo que debe llevarnos tanto al alto mando político militar como a todo el Chavismo revolucionario a la formulación de respuestas y acciones de fondo que ataquen estructuralmente la situación de nuestras fronteras, en este caso particular la frontera con Colombia.

Abordar el tema como un asunto estratégico para la revolución y el Estado es un prerrequisito para un abordaje correcto y con profundidad que lleve a la organización y definición de un plan de acción coherente, con objetivos estratégicos de corto, mediano y largo plazos claros y no medidas espasmódicas, improvisadas que no solo no resolverán el problema si no que supone pérdida de credibilidad y de confianza por parte del pueblo en los entes gubernamentales además de darle ventaja a las fuerzas del enemigo táctico y estratégico que tienen entre sus intenciones y objetivo el control de este espacio territorial para desestabilizarnos y derrocar la revolución bolivariana pues es este el fin último de todo cuanto el enemigo enquistado en la frontera hace.

 

LAS AMENAZAS EXTERNAS EN LA FRONTERA CON COLOMBIA

 

Debemos considerar en la formulación del plan estratégico para una nueva frontera Soberana y Chavista el conjunto de amenazas tanto externas como internas a las que nos enfrentamos como proceso revolucionario. Esto último es una premisa necesaria: la batalla en la frontera con Colombia es no una batalla de un gobierno o un país contra un conjunto de problemas o de diferencias con un gobierno vecino cualquiera, es sobre todos y en primer lugar la lucha en un espacio geopolítico fundamental de una revolución, de un proceso de cambio y en último lugar de un gobierno y de un pueblo en revolución.

 

Además detrás de la guerra económica y toda la ofensiva que viene desde Colombia está todo el poder militar-financiero que gobierna el mundo. Debemos saber claramente a quien nos estamos enfrentando. No es a un simple grupo de narco paramilitares sino a un poder supranacional que es quien, en los hechos, gobierna el mundo y a la oligarquía colombiana.

Las fuerzas externas que enfrentamos no solo quieren nuestra gasolina, nuestros alimentos como medio de negocio altamente rentable, esas fuerzas, el poder mundial, la derecha, la clase política colombiana, el establecimiento colombiano quieren derrocar la revolución, buscan ocupar nuestro territorio, quieren destruir el Estado Nacional y al gobierno chavista que hoy lo dirige y cuya existencia y permanencia suponen una amenazas estratégica para la continuidad histórica del estado neoliberal colombiano y de su clase política.

La batalla en la frontera con Colombia es ni más ni menos la progresión histórica de la sempiterna pugna entre dos visiones de país, de estado y de sociedad que subyacen en la dinámica de nuestros dos países: la visión Bolivariana y la visión santanderiana. Esta última, el santanderismo como concepción de la sociedad, de la república está profundamente enraizada en la clase política colombiana, en sus instituciones, en su liderazgo nacional. No así el pueblo llano, el pueblo humilde colombianos, el pueblo excluido y marginado por esa elite santanderiana el mismo que más temprano que tarde retomara la senda bolivariana de su destino histórico.

El santanderismo como concepción política dominante en la elite colombiana supone un proyecto de sociedad basado en la dominación de una minoría, la oligarquía colombiana, sobre las mayoría, supone una democracia restringida, supone un para estado neoliberal y unas FAN al servicio de esas elites y de sus privilegios, supone restricciones para el pueblo, es la entrega de la soberanía al capital trasnacional, es la anti unidad Latinoamericana.

Y la visión Bolivariana y hoy chavista que representamos nosotros como proceso es la antítesis de eso. Es todo cuanto hemos logrados, es democracia protagónica, es privilegiar el bienestar de la mayoría por encima de todo, es la defensa de la soberanía, es independencia verdadera de injerencia extranjera es salud, educación, cultura para todos y todas, es la unidad de los pueblos latinoamericanos, es solidaridad, es amor, es paz.

En la caracterización del cuadro estratégico en la frontera con Colombia debemos considerar como un elemento importante que en los negocios del contrabando, el tráfico de drogas, el paramilitarismo, la especulación con el dólar, los golpes contra el bolívar, etc. participan por igual las oligarquías de ambos países, la venezolana y la colombiana. Ambas oligarquías están asociadas en estos negocios y propósitos desestabilizadores, coordinadas por el dominio imperial, que coordina estos planes desde las siete bases militares. Es, pues, el poder transnacional quien está manejando las acciones y las teclas de todo esto.

En esta perspectiva histórica e ideológica debemos ubicarnos para el abordaje estratégico de la situación con Colombia. Nos enfrentamos al fin y al cabo a una elite con serios rasgos de fascista, a un narco Estado Neoliberal, a una derecha, no solo el uribismos ojo, que nos desprecia, nos subestima como pueblo y como gobierno, que ve en nosotros encarnado una enorme amenaza más allá de su retórica sobre nuestro supuesto fracaso como modelo. La colombiana es una elite totalmente entregada a los planes del imperialismo norteamericano para retomar su hegemonía sobre américa latina y juega un papel de peón en la geoestratégia imperial en el continente.

 

El establecimiento y la elite política colombiana como instrumento del imperialismo son por lo tanto nuestra mayor amenaza externa en la frontera. El contrabando, el paramilitarismo, el narcotráfico y todo el conjunto de delitos y acciones que de estos se derivan solo son medios e instrumentos de un plan para desestabilizarnos, plan que es mucho más amplio y global y que en este caso se ejecuta atacándonos por uno de nuestros flancos territoriales más débiles: la frontera con Colombia.

Son en resumen las principales amenazas externas en la frontera con Colombia:

  1. El Estado Neoliberal Santanderiano colombiano, la elite política dominante y la oligarquía colombiana. Dentro de esto sin duda hay que considerar al Uribismos la fracción más beligerante pero no limitarnos a entenderla como la única amenaza o enemigo dentro del establecimiento colombiano
  2. El Neo paramilitarismo como instrumentos armado de la agresión desde Colombia que se inscribe en el componente de GUERRA HIBRIDA del plan global.
  3. El Narcotráfico al que tenemos que analizarlo y considéralo por separado porque si bien una buena parte de este está ligado al Neo paramilitarismo otra parte actúa mediante otros esquemas y modelos que igualmente suponen amenazas para la seguridad nacional.

 

LAS AMENAZAS INTERNAS EN LA FRONTERA CON COLOMBIA

La formulación de un plan estratégico para una Nueva Frontera Soberana y Chavista pasa como hemos dicho por tener claridad en el conjunto de amenazas, tanto externas como fronteras adentro, es decir amenazas debilidades y carencias internas.

Se hace necesario su identificación pues sobre este conjunto de debilidades y problemas cabalga en gran medida los planes del imperialismo y la oligarquía colombiana para desestabilizarnos. Desconocerlos seria ignorar criminalmente la mitad del problema en la frontera con Colombia.

En primerísimo lugar un fenómeno que sirve como propulsor a los grandes problemas que tenemos en la frontera como el contrabando, el narcotráfico y el paramilitarismo es el alto nivel de corrupción en las instituciones del Estado y del gobierno encargados de la seguridad, el resguardo, la fiscalización y control del tránsito de persona, mercancías y productos. Justo es decir que se trata de un fenómeno donde no solamente aparecen implicados elementos de las FANB y cuerpos de seguridad sino de todos los organismos públicos empleados en la seguridad, control y fiscalización fronteriza. La corrupción pública en la frontera explica en gran medida porque se ha expandido y consolidado tanto el contrabando y el paramilitarismo pues inhabilita e inhibe la capacidad del Estado para contrarrestar estas amenazas.

La lucha contra la corrupción en los órganos del Estado y de gobierno en la frontera debe ser un eje de cualquier plan que busque el aseguramiento estratégico de la Frontera con Colombia.

Por otro lado tenemos la debilidad de nuestra identidad cultural en la frontera. Si bien es un fenómeno normal que en una frontera las culturas y las identidades se crucen, se compartan y se enriquezcan mutuamente y hasta generen subculturas propias de esos territorios conformada por elementos de las culturas que se entrecruzan, en nuestro caso asistimos a una verdadera colombianización la población venezolana fronteriza. Este fenómeno, dado la estrategia anti venezolana del establecimiento colombiano, se constituye en una vulnerabilidad estratégica y por lo tanto en una amenaza. Al evaluar los rasgos culturales de nuestros compatriotas fronterizos nos damos cuentas de que prevalecen hábitos, costumbres, manifestaciones y expresiones claramente integrantes de la cultura colombiana en detrimento de nuestra identidad nacional.

No se trata de posiciones etnocentristas ni chovinistas si no de entender la cultura como un elemento constituyente de la soberanía de un pueblo, elemento que lo define y unifica. No tenemos nada contra la cultura y la identidad del pueblo colombiano, es más reconocemos su riqueza y valor. Pero cuando vemos el fenómeno en contexto de un conflicto estratégico como el que nos encontramos la colombianización creciente de nuestro pueblo en la frontera no puede menos que preocuparnos.

La nueva frontera soberana y Chavista debe implicar recomponer en la frontera con Colombia la soberanía cultural, popular y nacional. Debemos fortalecer los mecanismos, acciones y políticas que promuevan nuestros elementos identitarios y nuestra cultura. No se trata insistimos de rechazar ni despreciar el rico acervo cultural colombiano si no de reafirmar los nuestros.

La ausencia de una política revolucionaria de frontera que responda a los desafíos estratégicos y enmarcados en los grandes objetivos nacionales de la revolución es quizás la mayor de todas las debilidades estructurales en nuestra geopolítica fronteriza. La revolución Bolivariana a pesar de el Plan Nacional Simón Bolívar, de el Plan de la Patria que sirven de mapa estratégico para avanzar hacia la construcción del Socialismo venezolano no ha establecido en la formulación de un plan estratégico para la frontera una de sus prioridades. Autocríticamente debemos asumirlos.

Al igual que el resto de país la frontera ha percibido los avances que en materia de educación, salud, vivienda, infraestructura ha traído la revolución pero estos no han sido orientados dentro de una visión específica para un territorio que tiene especial importancia geopolítica y geoestratégica. Hay que decirlo si tapujo la revolución carece de una política revolucionaria de carácter estratégico para la frontera. Las acciones y planes se ejecutan de manera dispersa, sin claridad en los objetivos, sin planificación lo que merma su impacto y resultados.

La Frontera con Colombia requiere de un tratamiento geoestratégico de Estado y de gobierno por la importancia e implicación que tiene este territorio para la estrategia nacional. Este plan estratégico para la Nueva Frontera Soberana y Chavista debe tener como eje trasversal que defina su carácter revolucionario el papel protagónico del pueblo organizado así como la concreción y materialización en el territorio fronterizo de los objetivos históricos del plan de la patria. la solución estratégica para la frontera es una frontera chavista, soberna, reguarda por el poder organizado del pueblo, con instituciones eficientes y trasparentes, productivas y en donde la unidad cívico militar sea el elemento estratégico fundamental.

IDEAS GENERALES PARA LA FORMULACIÓN DE UN PLAN ESTRATÉGICO PARA LA NUEVA FRONTERA SOBERANA Y CHAVISTA.

Como aporte desde una perspectiva popular de base la CRBZ propone los siguientes elementos para una frontera socialista y popular.

 

 

 

 

 

  1. CONSTRUCCION DEL MURO COMUNAL FRONTERIZO

 

A diferencia de los muros fronterizos de estados capitalista este se basara en poder popular organizado para el ejercicio de la soberanía, la presencia nacional y la producción. Se trata de impulsar mediante un plan especial un cordón comunal a lo largo de la frontera con Colombia cuyos ejes deben ser:

 

 

  1. PROPIEDAD Y PRODUCCION SOCIAL:

 

  • Desarrollo y creación de empresas de propiedad social directa e indirecta comunal y mixta
  • Creación de los Distritos especiales de desarrollo cívicos militares.
  • Plan Estratégico de infraestructura (producción, vialidad, electrificación, saneamiento)
  • Crear un FONDO DE DESARROLLO SOCIALISTA FRONTERIZO con recursos orientados a al financiamiento de la actividad productiva en agricultura e industria tanto para el sector social como para los sectores realmente productivos privados.
  • El establecimiento de un régimen especial para la actividad económica productiva en la frontera con excepciones arancelarias, incentivos crediticios, acceso especial a divisa.

 

  1. CONTRALORIA SOCIAL POPULAR:

 

  • Impulso de la contraloría social, con la firme convicción de que el pueblo organizado asuma la fiscalización de las bombas de combustible, los alimentos de MERCAL, PDVAL y redes privadas de abastecimiento
  • Creación de redes de distribución de alimentos, insumos y combustible de carácter comunal
  • Crear, Organizar, entrenar y equipar redes de inteligencia social, como entidades de respaldo y apoyo a las acciones y medidas en curso definidas por las instancias correspondientes, esto en el marco del SP3.

 

  1. ETICO -CULTURAL:

 

  • Rescate de la identidad nacional, los valores culturales patrios autóctonos y el fortalecimiento de la conciencia bolivariana antiimperialista; mediante la promoción de festivales político culturales, foros, cine foros, asambleas.
  • Masificación de conocimientos a través de misiones educativas, para el impulso de los saberes populares, la batalla de las ideas y equilibrar la guerra mediática.
  • Fomentar y orientar la Unidad Nacional alrededor Presidente Nicolás Maduro, y del comando político militar resaltando y apoyándolo como liderazgo de la Revolución Bolivariana
  • Definir y desarrollar una red de emisoras de radio, prensa y televisión en el eje fronterizo y sus zonas de influencia con impacto en todo el territorio nacional, para contrarrestar la ofensiva mediática de la oligarquía colombiana.
  • Iniciar una ofensiva ética y política contra la corrupción y contra la impunidad para garantizar la eficiencia y eficacia de los planes contra el contrabando y en defensa de la soberanía territorial y popular.

 

  1. EN LO POLITICO-JURIDICO

 

  • Desde el partido (PSUV), realizar un plan especial para lograr fortalecer el partido a lo largo y ancho de la frontera.
  • Establecimiento de una OPERACIÓN o COMISION NACIONAL DE ABASTECIMIENTO Y SEGURIDAD ALIMENTARIA.

 

  • Incorporación del Poder Popular, Movimientos Sociales, Partidos políticos del Gran Polo Patriótico a las Comisiones Nacionales y estadales contra el contrabando, de abastecimiento y a las comisiones de vigilancia y control de las medidas adoptadas.

 

  • Creación y funcionamiento regular y permanente de gabinetes ministeriales fronterizos. Instalar conferencias de Gobernadores y Alcaldes fronterizos para seguimiento de políticas.

 

  • Revisar con carácter de urgencia la Ley de Fronteras para valorar su adecuación a las exigencias de la actual situación.

 

  • Declaración de emergencia del sistema de Aduanas para acelerar los procesos de nacionalización de mercancías y alimentos.

 

  • Revisión a profundidad de Instituciones como SUNAGRO para garantizar la eficiencia y transparencia en sus procedimientos y perisología

 

  1. EN LA SEGURIDAD Y DEFENSA INTEGRAL DEL TERRITORIO

 

  • Desplegar un plan estratégico de impulso de la MILICIA NACIONAL BOLIVARIANA a nivel nacional a fin de fortalecer la unidad cívico militar y la capacidad de autodefensa del pueblo

 

  • Diseñar un Plan Estratégico desde el alto mando Político Militar de la Revolución para incorporar a la FANB, a la Milicia Bolivariana, a los Movimientos Sociales y GPP en un Estado Mayor conjunto Comando Estratégico Operacional mixto aprovechando su potencial en experiencia y fortaleciendo la unidad pueblo Fuerza Armada

 

  • Impulso a la conformación de la Milicia Bolivariana en Consejos Comunales, Comunas y Ciudades comunales; Cuerpos de Combatientes en todas las EPS, FUNDOS ZAMORANOS Y PLANTAS DEL ESTADO a lo largo y ancho de nuestra frontera.

 

  • Fortalecimiento del apresto militar de nuestras FANB en todo el corredor fronterizo.

 

  • Establecer junto a los movimientos sociales un plan especial de conformación, formación ideológica y entrenamiento de milicias enmarcado en la milicia nacional bolivariana

 

¡CONTRA EL PARAMILITARISMO MILICIA NACIONAL BOLIVARIANA Y UNIDAD CÍVICO MILITAR!

 

¡CONTRA EL CONTRABANDO Y LA CORRUPCIÓN EN LA FRONTERA PODER POPULAR!

 

¡CONTRA EL IMPERIALISMO Y LA OLIGARQUÍA COLOMBIANA UNIDAD NACIONAL!

 

¡DONDE HAY PODER POPULAR NO HAY CORRUPCIÓN, NI CONTRABANDO NI PARAMILITARISMO!

 

You must be logged in to post a comment Login