Huelga de hambre en La Picota: presos políticos y sociales suman sus propios reclamos al Paro Nacional

Resumen Latinoamericano/Colombia Informa – Desde las 6 de la mañana de hoy presos políticos del establecimiento carcelario La Picota, en Bogotá, anunciaron el inicio de una huelga de hambre que, según declaró René Nariño, vocero del movimiento a Colombia Informa, incluye a presos sociales. Reclaman por la muerte de 7 internos y las condiciones deficientes de reclusión.

En el día de ayer, cuando se conocieron las primeras movilizaciones de campesinos y estudiantes que dieron inicio al Paro Nacional Agrario, Étnico y Popular, quienes se identifican como «presos políticos y de guerra de la cárcel Eron-Picota» difundieron un comunicado: «saludamos y apoyamos el Paro iniciado», manifestaron.

A partir de hoy se declararon en huelga de hambre para denunciar las condiciones de reclusión y llamar la atención sobre el estado de salud deteriorado que presenta una parte importante de los internos. Colombia Informa entrevistó al vocero del movimiento carcelario, René Nariño, quien se encuentra detenido hace más de tres años.

Colombia Informa: ¿Cómo llegaron a la decisión de iniciar la huelga de hambre?

René Nariño: La decisión fue tomada unánimemente, son seis patios en total que reúnen a más de 110 presos políticos. Sucede que el abandono de los presos políticos, no sólo aquí en La Picota, es total. Ni siquiera los entes de control del Estado, ni los entes disciplinarios, han atendido nuestras denuncias. Han hecho oídos sordos, así que no vemos otra forma de dar a conocer la situación más que la huelga de hambre. De diciembre a hoy han muerto 7 internos y hay muchos casos de deficiencias graves. Ha habido tutelas presentadas a nuestro favor de parte de distintos jueces, pero nada de eso ha sido acatado. Acá se padecen torturas, degradación, y no se atienden las denuncias.

C. I.: Como presos políticos, deben estar al tanto de las movilizaciones sociales de estos días. ¿La elección de la fecha tiene relación con el inicio del Paro?

R. N.: Sin dudas. Ayer nos manifestamos solidarios con el Paro Agrario, y aclarábamos nuestra propia situación. Somos pueblo tras las rejas, aquí también hay campesinos, afrodescendientes, jóvenes, mujeres que tienen a sus niños acá pagando sus condenas porque no se brindan las condiciones para que cumplan sus penas en forma digna. Por eso nos solidarizamos y expresamos junto a nuestros iguales, que son esos campesinos, esos indígenas que reúne la Cumbre Agraria. En la declaración de la Cumbre se menciona también nuestra situación, porque los problemas del campo y los problemas de los presos en el fondo son los mismos, los que genera un Estado que hace crisis. Es importante que la sociedad vea eso.

C. I.: ¿La huelga de hambre es sólo de los presos políticos? ¿Qué actitud han tomado los presos comunes?

R. N.: En estos momentos estamos unidos presos políticos, presos de conciencia y prisioneros de guerra. En el caso de los presos políticos, no importa en este caso de qué tipo de organización sean, cómo los estén sindicando o señalando. Y se han sumado presos sociales, que han entrado en huelga de hambre también. Con ellos estamos haciendo unas jornadas de charlas pedagógicas y camaderiles, somos todos parte de la misma población carcelaria, y del mismo pueblo.

***

Presos políticos y organismos de Derechos Humanos coinciden en señalar como responsables del deterioro de salud de los internos a los ministros de Justicia y Salud, y a los directores del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario -INPEC-, de La Picota y de la EPS Caja de Previsión Social de Comunicaciones -CAPRECOM-. Señalan las violaciones a lo dispuesto por la Organización de Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Constitución Nacional «a propósito del derecho ya no sólo a la vida digna sino a la vida en sí misma». Mientras tanto, en los entes estatales de control y en los foros internacionales se acumulan las denuncias por torturas, tratos crueles, inhumanos y degradantes contra los presos en general. «Hacemos un llamado a todos los presos y familiares sin importancia de clase de delito, para unir fuerzas y organizarnos en cada uno de los patios  de las cárceles del país para lograr que el mundo actúe y obliguen al Estado colombiano a detener este holocausto», concluye el vocero de la movilización carcelaria en La Picota.

You must be logged in to post a comment Login