El héroe cubano Fernándo González ha vuelto a su Patria

Resumen Latinoamericano / Juventud Rebelde /28 de Febrero de 2014.- El Héroe de la República de Cuba Fernando González Llort llegó a la Patria en el mediodía de hoy viernes, tras cumplir injusta y larga condena en cárceles de Estados Unidos por luchar contra el terrorismo.

El combatiente antiterrorista cubano fue liberado ayer jueves tras cumplir íntegramente la pena impuesta en un juicio amañado contra Los Cinco jóvenes que con su sacrificio protegieron al pueblo cubano y estadounidense del odio de la contrarrevolución y el imperio.
Junto a sus otros cuatro compañeros, Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y René González, todos Héroes de la República de Cuba, Fernando mantuvo una disciplina intachable, desde el 12 de septiembre de 1998, cuando los Cinco fueran arrestados en Miami.
Por haber evitado actos terroristas, Fernando pagó injustamente con 15 años, cinco meses y 15 días de su valiosa vida. Tiempo que cada día sufrieron, por su ausencia, su madre Magali, sus hermanas Marta y Lourdes, y su amantísima esposa, Rosa Aurora.

Hoy, abrazarse, sentarse todos alrededor de la mesa, en casa, en la Patria, ya no será un sueño recurrente.
Los cinco cubanos –dos de los cuales ya están en la Patria, René antes y ahora Fernando– fueron primero condenados por la prensa local de Miami y luego, sentenciados a largas condenas en la Corte del sur de la Florida, donde terroristas como Luis Posada Carriles todavía hoy pueden andar sueltos por las calles y hasta asistir a eventos en universidades.
Y fue en esa ciudad de alta hostilidad para Cuba donde Fernando González Llort y otros cuatro cubanos fueron enjuiciadosen 2001, tras ser arrestados en 1998. Abogados estadounidenses aseguran que esos juicios fueron amañados, politizados e injustos.
Por iguales delitos, aseguraba el Dr. Richard Klug en declaraciones a la reportera de Telesur Aissa García García, quien envió un despacho especial a JR, otros acusados no cubanos hubieran recibido penas infinitamente menores.
De esa opinión se han hecho eco diez premios Nobel, artistas, intelectuales, parlamentarios y movimientos de derechos humanos de muchos lugares del mundo.
FERNANDO EL GIGANTE
Gerardo Hernández Nordelo, el héroe antiterrorista cubano en quien la venganza del imperio más se ha cebado al condenarlo a dos cadenas perpetuas por delitos que nunca cometió, envió un mensaje de solidaridad y hermandad de Los Cinco en vísperas de la salida de Fernando González Llort de la prisión.
En el texto se resume la dignidad, el amor y la hombría de estos buenos cubanos.
«A cada uno de los Cinco nos toca ser –obviamente– el más o el menos «algo» entre nosotros. De la misma manera en que Ramón es el más alto, seguido muy de cerca por René, a Fernando le tocó ser el de menos estatura física, mientras que el segundo lugar en esa categoría se lo quité a Tony por un pelo. (Aunque eso del pelo sea un decir). Ese «título» de Fernando le valió que, en parte por cariño, y también por la arraigada costumbre profesional de evitar los nombres, a veces, entre nosotros, le llamáramos «el pequeño».
«Lo anterior podría parecer inmaterial, y hasta algo frívolo, pero en estos días de alegría y ansiedad, cuando lo separan apenas unas horas de su libertad (y ojalá también de su regreso) mientras recuerdo tantas muestras de grandeza que ha dado nuestro hermano, he reparado en la ironía que encierra el llamar «pequeño» a ese gigante.
«Cuando nos arrestaron, Fernando tenía razones extra para sentir angustia, dolor, frustración… En términos del béisbol que tanto le gusta: él lanzaba también juegos completos, pero su misión en Miami aquella vez, era de relevo corto. Debía regresar a Cuba pronto. Su boda estaba casi lista. La novia, esa Rosa guerrera que por él sacrificó todo en la vida, quedó casi vestida. Aun así, del gigante jamás escuchamos un lamento.
«Presencié cuando su abogado del juicio, Joaquín Méndez, le advirtió con toda razón profesional que, dada la menor gravedad de los cargos que a él se le imputaban, cualquier defensor de respeto optaría por separarlo de los demás como estrategia. La respuesta de Fernando, como la de René ante similar sugerencia, fue tajante e inequívoca.
«Quince años y medio después, Fernando, como René, saldrá de la prisión con la frente en alto. Tampoco a él le regalaron nada. Su sentencia fue la máxima posible, y el tiempo descontado por buena conducta se lo ganó, y por ley tenían que dárselo.
«Quienes lo queremos y admiramos, hoy celebramos. Convencidos de que nuestra lucha se refuerza con otro abanderado, le hacemos llegar un fuerte abrazo, y le decimos:
¡Felicidades gigante!
¡Gracias por tu ejemplo!
Gerardo Hernández Nordelo
Prisión Federal de Victorville
California, Febrero 25, 2014.

 

_____________________________________

Recibe Raúl Castro a antiterrorista cubano Fernando González

La Habana, 28 feb (PL) El presidente cubano, Raúl Castro, recibió hoy aquí
al luchador antiterrorista, Fernando González, quien regresó a la isla,
luego de cumplir íntegramente una larga e injusta condena en una prisión
estadounidense.
En el encuentro que tuvo lugar en el aeropuerto internacional José Martí,
participaron también la madre y la esposa de González, Magaly LLort y Rosa
Aurora Freijanes, quienes le dieron la bienvenida al Héroe de la Republica
de Cuba.
Estuvieron presentes además, miembros del Buró Político del Partido
Comunista de Cuba y del Consejo de Estado.
Asistió al recibimiento, el también Héroe de la República de Cuba, René
González, el primero de los cinco antiterroristas cubanos -presos en
cárceles norteamericanas desde 1998- en cumplir condena y regresar a la
isla.
Fernando González abandonó ayer el centro correccional federal de Safford,
en Arizona, y fue puesto a disposición de los servicios de inmigración para
iniciar el proceso de deportación hacia Cuba, adonde arribó cerca del
mediodía de este viernes.
Fernando, René, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino fueron
arrestados cuando daban seguimiento a grupos que en territorio
norteamericano planeaban y ejecutaban acciones terroristas contra Cuba.
Los tres últimos siguen prisioneros en penitenciarías de Estados Unidos,
pese a una amplia campaña mundial que reclama su liberación.
_______________________________
Fernando González: el sabor de la libertad en Cuba

Por Fausto Triana

La Habana, 28 feb (PL) Junto a familiares y amigos, vestido con ropa
informal, Fernando González Llort admitió hoy que literalmente disfrutó de
la libertad al tocar suelo cubano al filo del mediodía.
A una pregunta de Prensa Latina en un salón de la Terminal uno del
aeropuerto José Martí de La Habana, González Llort dijo que al salir de la
cárcel ayer en Estados Unidos fue tratado como un prisionero hasta tocar
Cuba.
El luchador antiterrorista cumplió una injusta condena de 15 años y medio de
cárcel dentro del grupo conocido como Los Cinco, sentenciados en Estados
Unidos por labores que pretendían impedir actos violentos orquestados por
grupos anticubanos.
«El impacto de salir de la cárcel no fue lo mismo que experimentó René
(González) que fue inmediatamente para la calle. Yo salí de prisión y me
estaban esperando personas de inmigración que me arrestaron», explicó.
Yo disfruté de la libertad cuando me bajé de la escalerilla del avión (en La
Habana) porque incluso hasta ese último momento yo venía esposado en el
avión y las esposas me las quitaron en el momento en que el avión tocó
tierra, añadió.
«Es un honor para mí y un gesto que agradezco que el compañero general de
Ejército, Raúl (Castro), se haya tomado el trabajo de venir hasta acá y
recibirnos»,  dijo González en sus primeras declaraciones a la prensa.
González Llort abandonó ayer el centro correccional federal de Safford, en
Arizona, y fue puesto a disposición de los servicios de inmigración para
iniciar el proceso de deportación hacia Cuba.
En esta capital fue recibido por el presidente cubano, Raúl Castro, quien
dialogó ampliamente con Fernando, su madre, Magali Llort, su esposa, Rosa
Aurora Freijanes, y René González Sehwerert.
González Sehwerert salió de prisión en octubre de 2011 pero debió permanecer
en Estados Unidos bajo el régimen de libertad supervisada hasta su retorno a
La Habana en los inicios de 2013.
Los otros integrantes de los Cinco, Gerardo Hernández, Ramón Labañino y
Antonio Guerrero, permanecen en cárceles norteamericanas purgando largas
sentencias.
Es una felicidad inmensa pero difícil de describir (…) estar aquí en Cuba
con la familia (…) aunque a esta felicidad le falta un pedazo que son mis
hermanos Gerardo, Ramón y Tony (Guerrero), sentenció.
Sobre el recibimiento de Raúl Castro subrayó que se trata de «un gesto que
agradezco (…) y que me compromete a darlo todo en la lucha por la
liberación de mis hermanos».
______________________________________________________
Fernando González: A esta felicidad le falta un pedazo

Por Deisy Francis Mexidor

La Habana, 28 feb (PL) A esta felicidad le falta un pedazo, afirmó poco
después de pisar tierra cubana el antiterrorista Fernando González, quien
llegó hoy a La Habana tras cumplir su sentencia en una cárcel de Arizona,
Estados Unidos.
Pese a la inmensa alegría por el regreso a la patria, González no podía
dejar para un segundo plano el recuerdo a sus hermanos Gerardo Hernández,
Ramón Labañino y Antonio Guerrero que todavía continúan tras las rejas.
Solo cuando ellos estén aquí la felicidad entonces sí será completa, dijo, y
sus palabras sonaron similares a las de aquel día de mayo de 2013, cuando
René González también en Cuba después de cumplir condena, hizo su primera
comparecencia ante la prensa.
Una vez más el haz que son y han sido Los Cinco queda demostrado. Echaron
juntos su suerte cuando decidieron poner a un lado cuestiones personales y
emprender el combate por la vida.
Echaron su suerte juntos cuando en esa madrugada del 12 de septiembre de
1998 les rompieron el sueño, los llevaron a un hueco y tratataron de
reducirlos, aplastarlos.
Echaron justo su suerte cuando se negaron a que les separaran durante un
juicio apuntalado por las presiones de los sectores más extremistas de
Miami, pese a que sabían de antemano lo duro que sería el camino en lo
adelante.
Echaron su suerte cuando los diseminaron por cinco distantes prisiones de la
geografía estadounidense, sin poder hablarse, sin tener comtacto, y aún así
no los partieron y salen, como ahora Fernando, con la frente en alto.
Esto, sencillamente, es lo que más le duele a los verdugos.

fuente Juventud Rebelde

You must be logged in to post a comment Login