COLOMBIA: Petro pide que sean los ciudadanos quienes decidan su destitución

11 DE ENERO.-El alcalde de Bogotá, inhabilitado por la Procuraduría, llama a la ciudadanía a seguir movilizándose en su defensa.
Por cuarta vez, miles de personas que apoyan al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, acudieron a la emblemática Plaza de Bolívar para rechazar el fallo de la Procuraduría General que el pasado 9 de diciembre lo destituyó de su cargo e inhabilitó para ejercer cargos públicos por los próximos 15 años, una decisión que el regidor cree que será ratificada en los próximos días.

Ante un multitud de seguidores, que incluso llegaron de otras regiones del país, Petro volvió a criticar fuertemente la decisión del procurador general, el conservador Alejandro Ordóñez, insistiendo en calificarla como “un golpe de estado en curso” al segundo mayor cargo de elección popular de Colombia. El alcalde, exguerrillero del M-19, no dudó en decir que quienes están buscando sacarlo de la vida política son “oscuros empresarios asociados al paramilitarismo y la decisión oscura de los contratistas que se han apropiado de la democracia”.

En su discurso, que duró más de una hora en medio de vivas que lo respaldaban diciendo: ¡Petro no se va!, y ¡Resistencia!, el alcalde de la capital colombiana insistió en que el polémico fallo, que ha sido calificado por muchos como desproporcionado porque literalmente decreta su muerte política, es un ataque a la democracia. “Es un fallo certero contra la esencia y el alma misma de la democracia”, dijo e invitó al presidente Juan Manuel Santos a que espere que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos se pronuncie sobre la solicitud de medidas cautelares que él pidió a finales de diciembre, para evitar que su destitución se haga efectiva.

También le pidió a Santos que permita la realización del referéndum revocatorio de su mandato que está programado para el 2 de marzo. “El poder real y valedero es el poder del voto popular”, agregó e invitó a sus seguidores a que el mismo día en que el Procurador ratifique su decisión salgan a manifestarse pero esta vez de manera permanente. Petro rechaza que un funcionario administrativo, como lo es Ordóñez, pueda destituir e inhabilitar a quien ha sido elegido por voto popular.

Contrario a su anterior negativa a que se convocara a la revocatoria –por lo que intentó frenarla con centenares de tutelas argumentando irregularidades en las firmas que se recolectaron para apoyarla–, ahora aseguró que deben ser los bogotanos quienes decidan su suerte. “Nosotros queremos ir a las urnas, que la ciudadanía decida si nos quedamos o nos vamos”, aseguró al tiempo que mostraba en la palma de su mano un “No” escrito en tinta negra, iniciando así su campaña para que no sea revocado de su cargo.

Este proceso revocatorio es paralelo a la sanción disciplinaria de la Procuraduría y es liderado por el representante a la Cámara por Bogotá, Miguel Gómez, quien logró reunir más de 350 mil firmas con las que la organización electoral colombiana convocó para el 2 de marzo a este plebiscito. Sin embargo, esta consulta no se haría si antes el procurador Ordóñez ratifica la destitución de Petro.

Se espera que en el curso de este semestre, la CIDH se pronuncie sobre la solicitud de medidas cautelares, aunque es incierto si lo hará o no. Este martes, la CIDH le pidió a la cancillería colombiana sus observaciones sobre el caso de Petro y la Procuraduría le respondió a ese organismo un cuestionario de tres preguntas sobre la situación actual del proceso, los recursos que dispone el alcalde ante el fallo y su opinión sobre las medidas que solicitó el regidor de Bogotá.

Hasta ahora, Santos ha dicho que respeta el derecho de Petro a defenderse, así como las decisiones del órgano de control. Sin embargo, de cumplirse los pronósticos del alcalde, el presidente tendría que convocar a elecciones atípicas.

You must be logged in to post a comment Login