Continúa el Debate Popular Constituyente para la construcción de una Nueva Ley de Semillas en Venezuela

 

 

Por Resumen Latinoamericano (Venezuela), 20 de diciembre.-El 16 y 17 de diciembre un nuevo encuentro del Debate Popular Constituyente para la construcción de una nueva Ley de Semillas en Venezuela tuvo lugar en la Escuela Nacional de Formación Agroecológica Indio Rangel, ubicada en La Victoria, estado Aragua.

 

 

 

Más de 190 productores, miembros de organizaciones nacionales e internacionales, representantes de ministerios, consejos comunales, universidades, medios alternativos y unidades socialistas de producción demostraron que es posible y efectivo un proceso de construcción colectivo, popular y vinculante.

 

 

 

En medio de una coyuntura de guerra económica, el ejemplo del pueblo venezolano como actor protagónico y legislador en la lucha antiimperialista es un referente para el resto de países de Latinoamérica donde empresas como Monsanto forman parte del diseño de políticas económicas nacionales, profundizando el agronegocio y la dominación del capital trasnacional.

 

 

 

Entre las consecuencias que ha generado el ingreso de transgénicos en países como Brasil, Argentina y Paraguay son evidentes la deforestación de la selva amazónica, el desplazamiento de comunidades enteras, asesinato de líderes campesinos e indígenas,  la compra de pequeñas y medianas parcelas a precios extremadamente bajos, la tercerización que produce el agronegocio imponiendo sus métodos de producción, la escasa oferta de trabajo y la dependencia tecnológica que genera el monocultivo.

 

 

 

Brasil y Argentina se encuentran entre los 10 países con mayor cantidad de hectáreas cultivadas con soja transgénica. Estados Unidos lidera esta lista con 69 millones de hectáreas, seguido por Brasil con 30.3 y Argentina con 23.7. En Paraguay la dependencia se genera a través de la semilla de algodón transgénico Bollgard BT de la misma Monsanto.

 

 

 

En Venezuela, la Constitución de la República Bolivariana; el Convenio sobre Diversidad Biológica y su Protocolo de Cartagena; la Ley Orgánica del Ambiente, la actual Ley de Semillas, Material para la Reproducción Animal e Insumos Biológicos y la Ley de Gestión de la Diversidad Biológica conforman el marco jurídico vigente sobre biotecnología.

 

 

 

Lo paradójico es que ninguna de estas normas prohíbe expresamente la producción, importación, manipulación, investigación o libre circulación de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) en el país a pesar de que el 21 de abril de 2004 el Comandante Hugo Chávez declaró que «el pueblo de los Estados Unidos, de América Latina y del mundo deben seguir el ejemplo de una Venezuela libre de transgénicos»

 

 

 

Recuperar el patrimonio de la semilla significa recobrar la soberanía de los pueblos, tanto en términos alimentarios como de conservación de la diversidad biológica. “Con transgénicos no hay ALBA ni integración, no hay soberanía alimentaria ni revolución”

 

You must be logged in to post a comment Login