Brasil. Los productos de los asentamientos del MST alimentan a millones de familias y figuran en los menús de cocineros de renombre

Por Cláudia Motta. Resumen Latinoamericano, 3 de mayo de 2021.

Responsable de 160 cooperativas, 120 agroindustrias y 1.900 asociaciones de trabajadores rurales, el MST pone alimentos en la mesa de millones de brasileños. Junto a otros pequeños agricultores, quilombolas y ribereños, las aproximadamente 500 mil familias que pertenecen al Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra conforman el ámbito de la agricultura familiar. Y según las estadísticas del IBGE, el 70% de los alimentos consumidos en Brasil proviene de la producción de estas personas. Se espera, además, que el mayor productor de arroz orgánico de América Latina obtenga más de 12,4 mil toneladas de alimentos en la cosecha 2020/2021.

Los alimentos de calidad respetan la estacionalidad de la producción. Evite el uso de veneno, los plaguicidas infames que enferman y matan. Y tiene la impronta de la solidaridad. Desde el comienzo de la pandemia, el MST ha donado más de 4.200 toneladas de alimentos a los necesitados. Y cerca de 860 mil loncheras para personas en vulnerabilidad social.

Entre los principales exponentes de la producción agroecológica del MST se encuentran el arroz Terra Livre y los productos lácteos de Cooperoeste, en el sur del país; la línea de conservas Nana Natus, de Goiás; Chocolates orgánicos Terra Vista, de Bahía; las cachaças mineras Veredas, el Café Guaií. Hay tres asentamientos y 10 campamentos en Quilombo Campo Grande (MG) dedicados a la producción de este café orgánico de reconocida calidad. Entre 2015 y 2020, la producción se cuadruplicó con creces de 2.300 sacos a 10.000 sacos.

El Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra, el MST, es el mayor productor de arroz orgánico de América Latina: calidad probada.
Foto: Tiago Giannichini (MST)

Estos son algunos de los productos favoritos de reconocidos chefs que, además de valorar la calidad de las comidas que elaboran, mantienen una relación intrínseca con la importancia de un movimiento que busca en la reforma agraria la posibilidad de acabar con el hambre vergonzosa que azota a millones de habitantes. gente brasileña.

Alimentos del futuro

El menú del recientemente inaugurado Camélia Òdòdó, el restaurante de Bela Gil en São Paulo, destaca lo que entra en la comida creada por el chef bahiano. “Elaborado con ingredientes de alta calidad y honrando la naturaleza, nuestro menú es una fuente de salud para el cuerpo, respeto por el medio ambiente y aprecio para los pequeños productores”. Comer en el restaurante es un acto de amor por la naturaleza, anuncian. “Creemos en el poder transformador de la comida. Por eso valoramos los alimentos transgénicos locales, agroecológicos, libres de venenos producidos por familias campesinas en Brasil”.

El chef Bel Coelho, de Cuia Café e Restaurante, también en São Paulo, es otro consumidor de productos Armazém do Campo. Para ella, la gestión consciente de la producción de alimentos es fundamental para garantizar un futuro sostenible para Brasil y el mundo. «Creo que la agricultura familiar, agroforestal y orgánica, es decir, la gestión orgánica consciente, es el futuro para que podamos mantener los bosques en pie, para que podamos alimentar a todo Brasil», argumenta.

Menú de Camélia Òdòdó, de Bela Gil, destaca los frijoles negros de las familias campesinas de Paraná y el arroz agroecológico del MST 

Placer, honor y orgullo

En la Escola Sorvete, del chef Francisco Sant’Ana, los frutos orgánicos del MST ingresan a la producción de una línea diferenciada del increíble helado producido en el oeste de la ciudad de São Paulo. “Me gusta mucho, trato de comprar siempre que haya disponibilidad. Es un gran placer trabajar en esta relación directa con el trabajador de campo, directamente con las familias en las pequeñas empresas y dentro del Movimiento de los Sin Tierra”.

Chef e investigadora de los ingredientes brasileños y la influencia de la cocina africana en Bahía de la cocina brasileña, Paula Bandeira recuerda el “honor” de cocinar en los eventos de Armazém do Campo, donde compra sus productos. “Hablar del MST me emociona. Creo que la reforma agraria es lo que salvará a nuestro país ”, dice la responsable del proyecto Cozinha Afetiva , donde trabaja como chef personal, confitería y panadería.

Directa de Altar, Cozinha Ancestral, en Recife (PE), la Sra. Carmem Virginia, recuerda que aprendió a comprender la importancia del MST desde pequeña. “Y hoy hacen el mejor arroz de América Latina. Estoy muy orgulloso de ello ”, dice el chef.

Bueno para el cuerpo y el alma

Por delante de Comedoria Gonzales y Mescla Restaurante , ambos en la capital de São Paulo, dice el cocinero Checho Gonzales. “Me destaco por la calidad de los productos en los que trabajaré para hacer buenos platos. Con eso en mente, llegué al MST ”, dice, enumerando los arroces, castañas, vegetales orgánicos que ingresan a sus cocinas.

Cocinero y pensador indígena, vinculado al proyecto Ponto de Cultura Alimentar Iacitatá , en Belém do Pará, Tainá Marajoara espera comer y trabajar con los productos de Armazém do Campo. “Traen consigo la lucha por la tierra, por la vida, por la dignidad. Y lleno de nutrientes que son buenos para nuestra alma, nuestro cuerpo y para garantizar los derechos de toda la población. Sin genocidio indígena, sin injusticia social ”, enfatiza el director cultural.

Toda esta producción de tal calidad podría ser mucho mayor si el modelo agrícola brasileño no estuviera vinculado a la agroindustria. “En términos de productos procesados, nuestro arroz orgánico de Rio Grande do Sul representa casi el 1% de la producción total de arroz del país. Todavía tenemos que trabajar duro. Nuestro problema es el modelo agrícola adoptado en el país: gran propiedad, alta tecnología, un recurso 100% del gobierno federal ”, critica el agricultor Ademar Ludwig, Schusky, miembro del Grupo de Gestión de MST Warehouse Group. “Hoy, la agroindustria representa más de R $ 300 mil millones, mientras que la agricultura familiar ni siquiera llega a R $ 30 mil millones. La diferencia está ahí: quien produce alimentos no tiene crédito, quien produce agroindustria, commodities de soja, buey, eucalipto, tiene todo este trato para el estado burgués brasileño”.

Almacenes remodelados

Los Armazéns do Campo fueron creados por el MST para evitar intermediarios y llevar la producción directamente del campo a las ciudades. “Las primeras experiencias se remontan a 2016. Hoy tenemos una tienda en Porto Alegre, São Paulo, Belo Horizonte, Río de Janeiro, Recife y São Luiz. Estamos en proceso de montar otras 20 nuevas tiendas para los próximos dos años ”, dice Schusky, quien es licenciado en Historia por la UFPB y posgrado en Agroecología y Educación por la Escola Nacional Florestam Fernandes (ENFF) y la USP. «La pandemia se detuvo y seguimos planificando, capacitando a la gente».

Schusky está orgulloso de las adaptaciones realizadas para sobrevivir y vender buena comida durante la pandemia. “Las tiendas terminaron reinventándose. Tuvimos todo este diálogo en torno a otras dimensiones culturales, como la música, la literatura, junto con los almuerzos, en el bar. Para abastecer, desde el principio lanzamos la venta online. Y funcionó muy bien. El público migró a esta herramienta de pedidos. Y ahora también tenemos e-commerce. En los próximos días lanzaremos una plataforma Armazém do Campo donde ingresarás a tu ciudad y mostrarás dónde estará la tienda más cercana a tu casa, o si tendrás una tienda en el próximo período o el número de teléfono de un asentamiento que hace cestas agroecológicas. La idea es lanzarla en mayo».

Donación de loncheras, en Paraná. Solo en 2021, fueron más de 155 mil, además de 206.51 toneladas de alimentos y 1,400 canastas donadas en todo Brasil. Foto: Jade Azevedo (MST)

El líder del MST reconoce que la tienda física es insustituible. «Incluso en la pandemia representa el 70% de nuestras ventas y estas otras herramientas se suman y logramos mantenernos».

Marcas de solidaridad

Durante la pandemia, el MST reforzó su marca. “Empujamos mucho la bandera de la solidaridad. Que deberíamos hacer este productivo aislamiento. Es decir, me cuido dentro del asentamiento, pero mientras tanto estoy ahí con mi familia produciendo y lo que recibo acabará donando ”, recuerda Schusky. “La comida aumenta la inmunidad y nuestra humanidad. Eso fue un poco de nuestra guía en marzo del año pasado. Y lo estábamos haciendo. Los Almacenes se involucraron, incluso en la primera línea».

El agricultor destaca la tarea asumida por los miembros del MST. “Cuidar nuestras vidas y salvar tantas vidas como podamos ante este genocidio que Brasil enfrenta hoy por la pandemia y este gobierno que no se preocupa por salvar vidas, al contrario. Entonces la solidaridad está muy presente en nuestros espacios y los Almacenes son una especie de punta de lanza de este proceso”.

Fuentes: Rede Brasil Atual // Brasil de Fato

You must be logged in to post a comment Login