Pensamiento crítico. El 1 de Mayo es también mujer

Por Geraldina Colotti,  Resumen Latinoamericano, 30 de abril 2021.

El 1 de Mayo es también el día de las trabajadoras, particularmente expuestas en este capítulo pandémico de la crisis sistémica del capitalismo en países que no rinden cuentas al pueblo, sino a los industriales y las instituciones internacionales. No es lo mismo ser trabajadora de un país capitalista que serlo en Venezuela o en Cuba. En el primer caso, significa estar expuesta al riesgo de la pandemia y al de la pérdida del empleo, o al chantaje de tener que trabajar en condiciones cada vez más precarias e inseguras, incluso cuando aún existen leyes de protección.

Las mujeres, que suelen tener los contratos menos garantizados, son las que tienen mayor riesgo de desempleo (44% más de probabilidades), además de ser mayoría en el sector de la salud, sectores asistenciales o en supermercados (son el 70% de los trabajadores). La crisis pandémica es también una crisis de género, y está provocando un retraso de la libertad de las mujeres, que está determinada principalmente por la autonomía económica.

Las grandes instituciones internacionales la llaman «shecession«, palabra inglesa compuesta por «she» (ella) y «reccesion» (recesión), para indicar una recesión que afecta mucho más a las mujeres que a los hombres. Según la Organización Mundial del Trabajo, en 2020 se hubo una pérdida de 250 millones de empleos, mayor para las mujeres. Las cifras muestran que el continente más afectado fue Asia, pero en segundo lugar se encuentran América Latina y el Caribe, que nel 2020 registraron una pérdida de más del 15% de empleos respecto al año anterior.

En Colombia, donde el coronavirus está causando estragos, los trabajadores petroleros han denunciado cientos de despidos ilegales desde las primeras semanas de cuarentena en el sector. En Ecuador, más de 289.000 personas han sido despedidas en 2020 a pesar de la pandemia. Una cifra considerada muy baja debido al elevado número de trabajadores informales, en su mayoría mujeres.

Para proteger el empleo, el gobierno bolivariano ha extendido el decreto de inmovilidad laboral, promulgado el 31 de diciembre de 2021 y ya ampliamente contemplado en la LOTTT. Se han proporcionado coberturas y ayudas sociales para trabajadores estacionales o precarios, una desgravación fiscal para las micro y pequeñas empresas, en gran número de mujeres, así como una disminución del 25% en las tarifas de agua y electricidad, y la renovación de los subsidios a los trabajadores de la empresa privada y a los que trabajan en cuenta propia.

El 1 de Mayo, el presidente Maduro hablará a los trabajadores y trabajadoras, ejes de la revolución bolivariana y de la recuperación de la producción como principal vía para contrarrestar el bloqueo económico y financiero impuesto por el imperialismo, y recuperar el poder adquisitivo de los salarios. En el marco de la actividad parlamentaria, en tanto, las trabajadoras participaron en una reunión de consulta sectorial sobre la Segunda Reforma a la Ley Orgánica del Derecho de la Mujer a una Vida Libre de Violencia.

Y si, también este año, por medidas de bioseguridad, en Venezuela no puede desplegarse la tradicional marea de camisas rojas, con las trabajadoras siempre en primera fila, seguro que ellas lo celebrarán en la organización de los CPT, que llevan el legado ideológico de Chávez, en cuanto a conciencia de clase y soberanía: porque saben que pueden contar con un gobierno revolucionario, que conoce el valor y la historia del 1 de mayo.

You must be logged in to post a comment Login