Ecología social. Ante el «Cóctel de venenos», organizaciones denuncian en Brasil el riesgo creciente del uso de pesticidas

Por Víctor Shimomura. Resumen Latinoamericano, 16 de abril de 2021. 

Informe advierte sobre los impactos de los venenos agrícolas en la salud y propone la agroecología como alternativa. Alteraciones del sistema nervioso, depresión, trastornos motores y mentales. Estos son algunos de los efectos de los plaguicidas en la salud de las personas. Los impactos de la contaminación fueron recogidos en otro dossier de la Campaña Permanente Contra Plaguicidas y por la Vida. El resumen ejecutivo se publicó el jueves 15 de abril y la versión completa se publicará en mayo.

El documento, elaborado en alianza con la Asociación Brasileña de Agroecología ( Aba ) y la Asociación Brasileña de Salud Colectiva ( Abrasco ), presenta producciones técnico-científicas que sustentan críticas al “PL do Veneno” ( PL 6299/02 ). El proyecto de ley se encuentra pendiente de votación en la Cámara de Diputados y pretende flexibilizar la Ley de Plaguicidas de 1989 ( Ley Nº 7.802 / 89 ). Desde el inicio del mandato, el gobierno de Jair Bolsonaro (sin partido) ya ha liberado más de 1.100 nuevos químicos en Brasil.

Como resultado del uso excesivo, la intoxicación por plaguicidas representa un grave problema de salud pública en Brasil. Entre 2010 y 2019 se vieron 45,7 mil casos de intoxicaciones por plaguicidas y fallecieron 1,8 mil personas. Para la toxicóloga y miembro del Grupo Temático Salud y Medio Ambiente de Abrasco, Karen Friedrich, la parte más frágil, que son los trabajadores y sus comunidades, terminan sufriendo el mayor daño.

“Visitamos y revisamos algunos estudios, informes de comunidades tradicionales, comunidades expuestas, comunidades rurales, trabajadores de la ciudad que también usan insecticidas. Y estamos viendo la manifestación, lamentablemente, de efectos sobre el sistema nervioso, de depresión, trastornos motores, trastornos mentales y alteración del material genético asociados a la exposición a plaguicidas. Es un cóctel venenoso al que estamos expuestos».

Friedrich señala que la Ley de Plaguicidas de 1989 establece que están prohibidos los productos que causen problemas en el sistema hormonal, en el sistema reproductivo, que provoquen cáncer, malformaciones fetales y mutación de material genético. Sin embargo, desde la promulgación, estos criterios no se están respetando.

“Teniendo en cuenta la ley de 1989, muchos pesticidas deberían prohibirse en Brasil. Resulta que Anvisa [la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria], que hace la evaluación desde el punto de vista de la salud humana, fue creada en 1999, es decir, 10 años después de la ley. Entonces, lo que hemos estado investigando para el dossier es que varios pesticidas que tenemos registrados hoy, por ejemplo, el glifosato y el acefato tienen características muy tóxicas y fueron registrados mucho antes de la ley de 1989 ”, explica Friedrich.

El investigador señala que muchas de estas moléculas nunca se han sometido a un proceso de revisión de registro. “Es decir, a lo largo de seis décadas se han utilizado y se han reunido varias evidencias científicas para demostrar su toxicidad. Sin embargo, el propio sistema regulador es incapaz de revisar todas estas sustancias ”, concluye.

Lanzamiento récord

El Ministerio de Agricultura liberó 39 pesticidas más el martes (13), según una publicación en el Boletín Oficial Federal. En total, se han liberado 106 productos químicos este año. Alan Tygel, miembro de la coordinación de la Campaña Permanente Contra los Plaguicidas y por la Vida , valora los retrocesos durante los 10 años de lucha en el movimiento y señala que el “revés del agronegocio” ha ido ganando fuerza en el gobierno de Bolsonaro, afectan directamente el progreso del «PL del Veneno».

“Durante estos 10 años, tuvimos la menor cantidad de prohibiciones de pesticidas que quisiéramos. Y directrices como el fin de las exenciones fiscales para los plaguicidas tampoco han avanzado en el país. Mirando este punto de vista, hoy vemos el revés del agronegocio, con posiciones de gran relevancia en el gobierno federal. Incluso después del cambio de presidencia de la Cámara y del Senado, consideramos la aprobación, o al menos la colocación en la agenda, del paquete de veneno, que es el proyecto de ley que intentará desfigurarlo por completo, como una realidad muy real y riesgo concreto. la ley de plaguicidas ”, analiza Tygel.

Karen Friedrich señala que estas acciones gubernamentales y una posible aprobación del «PL do Veneno» hacen retroceder la perspectiva de proteger la salud y el medio ambiente. Para el investigador, el país se está convirtiendo en un mal ejemplo para aprobar productos que otros países ya han prohibido.

“Analizando estos más de mil productos, son productos viejos, moléculas que otros países ya han prohibido, principalmente por cáncer, por efectos en la salud. Y eso pone a Brasil en un escenario muy preocupante ”, comenta el toxicólogo.

Critica el hecho de que Brasil está absorbiendo productos que otros países ya no quieren. «La verdad es que estamos siendo un desperdicio de desechos tóxicos».

Contaminación del medio ambiente

Otro impacto importante que provocan los plaguicidas es la contaminación de la fauna y la flora, además de las aguas superficiales y subterráneas, como ríos, lagos, arroyos, acuíferos y aguas subterráneas. Los datos de control del Sistema de Información de Vigilancia de la Calidad del Agua para el Consumo Humano (Sisagua) indican que se detectaron plaguicidas en el agua potable en 2.300 ciudades entre 2014 y 2017. Es decir, uno de cada cuatro municipios brasileños suministra agua contaminada a su población. En opinión de Tygel, la fumigación aérea y terrestre puede propagar porciones tóxicas de veneno a las comunidades alrededor de las plantaciones.

“No es solo el avión, también la fumigación, si hace viento, también llega lejos. Y este pesticida se quedará en el aire y contaminará el suelo, los animales, que también son los grandes afectados. Y no nos sorprende que estos pesticidas que están en el suelo se detengan en el agua en algún momento ”, explica.

Pruebas contradictorias

En opinión de los expertos, contrariamente a lo que propaga el lobby de la agroindustria, la agroecología tiene el potencial de incrementar la productividad alimentaria de una manera más social y ambientalmente sustentable. La comida de calidad a bajo costo en la mesa para los brasileños es esencial, pero esto no debe incluir riesgos para la salud.

En Santa Catarina, el Programa Alimentos sin Riesgo (PASR) del Ministerio Público del Estado analizó más de 25 tipos de hortalizas en todas las regiones agrícolas del estado. Los resultados de las pruebas indican que el 65,5% de las 3.930 muestras de hortalizas contenían residuos de plaguicidas y el 20,2% (794) estaban fuera de cumplimiento legal por exceso de estos productos tóxicos o por no permitir su uso.

El Programa de Análisis de Residuos de Plaguicidas en Alimentos (PARA) analizó 4.616 muestras de 14 alimentos de origen vegetal, que forman parte de la dieta de la población brasileña. Las muestras fueron recolectadas en establecimientos comerciales ubicados en 77 municipios brasileños (excepto los del estado de Paraná), entre agosto de 2017 y junio de 2018. Del total, 1.072 (23%) estaban por encima del Límite Máximo de Residuos (LMR). Friedrich comprende que las pruebas de LMR son importantes, pero señala que su criterio debe revisarse.

“El problema es anterior, ya que define este criterio del límite legal. Las pruebas parten, en primer lugar, de un conjunto de estudios toxicológicos, de estudios que se realizan en ratas de laboratorio, donde se prueba un determinado plaguicida. El caso es que es la industria la que presenta estos resultados. O lo hace, o encarga laboratorios que se pagan por eso ”, explica.

Señala que los plaguicidas no deben estudiarse de forma aislada, ya que se omiten los análisis de sus mezclas. “Además, los estudios en animales en sí tienen sus limitaciones. El trabajador que recibe ese pesticida a través de varias vías de entrada al organismo. Entonces, la toxicidad que se espera es mucho mayor que la de ese animal que lo recibió solo por vía oral, por ejemplo”. , Concluye.

Libre de impuestos

A pesar de causar destrucción ambiental y sobrecargar el Sistema Único de Salud (SUS) con miles de casos de intoxicaciones agudas y crónicas, los plaguicidas tienen varios incentivos fiscales en Brasil. Mientras tanto, el país deja de recaudar R $ 6,2 mil millones anuales, según un estudio de Abrasco.

“Cuando se dice que la agroindustria mantuvo positivo el PIB [Producto Interno Bruto], esta cuenta no incluye toda esta carga de exención que tiene el sector. Mucho menos la carga de daños y costos que promueven para el estado brasileño. Costos para tratar a los enfermos, toda la dificultad de acceso al agua potable, a la tierra sin contaminarse. Es decir, son varios los costos que están incrustados en esta actividad que forman parte de este paquete ideológico contra el medio ambiente y contra la vida ”, dice la investigadora.

Señala que, si bien se beneficia la agroindustria, la sociedad se ve perjudicada de varias formas. “La responsabilidad es de las personas que comen alimentos envenenados, beben agua contaminada, va a familias que no tienen tierra para sembrar, comunidades y pueblos tradicionales que son expulsados ​​de sus tierras, por este avance de la agroindustria, además de la pérdida biodiversidad que no se puede medir ”, concluye.

PNARA y agroecología

El dossier también presenta estudios científicos que respaldan la Política Nacional de Reducción de Plaguicidas (PNARA – PL 6670/16). El proyecto de ley se encuentra pendiente de votación en el pleno de la Cámara y propone medidas para promover la agroecología y la producción orgánica en el país. Para Tygel, el uso de pesticidas no es la única forma de garantizar una buena cosecha. La agroecología es una alternativa productiva que se destaca por incorporar relaciones sociales de producción, seguridad alimentaria y nutricional, calidad de vida y sostenibilidad.

“PNARA es lo que estamos viendo como la principal alternativa para tener, de hecho, una agricultura sostenible, orientada a solucionar el problema del hambre. Tenemos dos dilemas: una agricultura que produce commodities, va a la exportación y cuyas ganancias se concentran en manos de unos pocos; y tenemos un modelo agroecológico, de producción orgánica, que nos permite producir una gran cantidad y variedad de alimentos a disposición de la población ”, señala el integrante de Abrasco.

Entre las formas de fortalecer la producción agroecológica, PNARA propone la capacitación de los agricultores para hacer la transición, incluida la adecuación del predio que utiliza plaguicidas para la producción agroecológica, y el fortalecimiento de los órganos de vigilancia de los órganos.

“Una de las grandes victorias que tenemos como sociedad en estos diez años de campaña es la creciente replicación de experimentos en este nuevo modelo de agricultura. Y demostramos que no hay barreras técnicas, no hay barreras científicas para su ejecución ”, explica Tygel.

Sostiene que la agroecología también recibe subsidios e incentivos técnicos y científicos, políticos y sociales para que se difunda cada vez más. “Para que pueda resultar en lo que estamos luchando, que es la producción de alimentos saludables, la garantía de que estas poblaciones tengan asegurado su territorio y que puedan vivir y mantenerse produciendo alimentos saludables para la sociedad”.

Fuente: Brasil de Fato

You must be logged in to post a comment Login