Israel. Envía vacunas a países aliados, mientras abandona a la población en los territorios ocupados de Palestina

Resumen Medio Oriente, 26 de febrero de 2021-.

El gobierno israelí enviará miles de vacunas contra el coronavirus de repuesto a aliados extranjeros, mientras obvia su responsabilidad con las personas cercanas a casa: los palestinos bajo la ocupación del régimen de Tel Aviv, denuncia The New York Times.

Los gobiernos de República Checa y Honduras confirmaron que «Israel» prometió remitirles 5.000 dosis fabricadas por Moderna. 

Otra información de medios israelíes da cuenta que Hungría y Guatemala recibirán un número similar, aunque los dos gobiernos de estos dos últimos evitaron comentar sobre el tema.

Las donaciones son el último ejemplo de una nueva expresión de poder blando: la diplomacia de las vacunas, en la que los países ricos buscan recompensar o influir en aquellos que carecen de recursos.

Compitiendo por influencia en Asia, China e India donaron dosis a sus vecinos

Emiratos Árabes Unidos ha hecho lo mismo con aliados como Egipto, al tiempo que la semana pasada, «Israel» prometió comprar vacunas en nombre del gobierno de Siria, un enemigo desde hace mucho tiempo, a cambio del regreso de un civil israelí detenido en el país árabe.

Las vacunas asignadas el martes se entregaron sin condiciones, pero recompensan tácitamente los gestos recientes de los países receptores que aceptan la soberanía israelí en Jerusalén que, tanto israelíes como palestinos, consideran su capital. 

Guatemala trasladó su embajada a la ciudad santa para cristianos, musulmanes y judíos; Honduras se comprometió a hacerlo, Hungría estableció allí su misión comercial y la República Checa prometió abrir su una legación,

«Israel» ha administrado al menos una inyección de la vacuna de dos dosis de Pfizer-BioNTech a poco más de la mitad de su propia población de nueve millones, incluidas las personas que viven en asentamientos judíos en los territorios ocupados, lo que lo convierte en el líder mundial. 

Eso ha dejado al gobierno israelí en condiciones de reforzar sus relaciones internacionales con su suministro excedente de vacunas Moderna.

Pero la medida enfureció a los palestinos porque sugiere que los aliados de Tel Aviv son de mayor prioridad quienes viven bajo control en territorios ocupados, casi todos los cuales aún no han recibido una vacuna.

Tel Aviv enviará al menos el doble de dosis para los países lejanos que lo prometido hasta ahora para los casi cinco millones de palestinos residentes en Cisjordania y la Franja de Gaza.

El gobierno israelí dice que la Autoridad Palestina es responsable de organizar su propio sistema de atención médica y cita los acuerdos de Oslo de la década de 1990, que le asignan esa responsabilidad.

«Israel» solo entregó 2.000 dosis a la Autoridad Palestina y prometió 3.000 más, cifras simbólicas, dado el tamaño de la población palestina. 

“Hace unas semanas hubo interrogantes sobre si teníamos suficientes vacunas para nuestra propia gente”, dijo Mark Regev, asesor del primer ministro Benjamin Netanyahu. 

«Ahora que parece que lo hacemos, podemos ser más comunicativos con nuestros vecinos».

Regev agregó: «El virus no se detendrá en la frontera y tenemos un gran interés en que los palestinos puedan estar al tanto de esto».

Un funcionario de seguridad dijo que el departamento militar de coordinación entre «Israel» y el liderazgo palestino aún no había recibido la autorización del gobierno para entregar más vacunas a la Autoridad Palestina.

En cualquier caso, los organismos de control de los derechos humanos dicen que el régimen de Tel Aviv debía organizar un programa de vacunación sistemático en los territorios ocupados, en lugar de entregar esporádicamente piezas de repuesto de unos pocos miles a la vez. 

Citan el Cuarto Convenio de Ginebra, que obliga a una potencia ocupante a coordinarse con las autoridades locales para mantener la salud pública dentro de un territorio ocupado, incluso durante las epidemias.

Los grupos de vigilancia también señalan que el gobierno israelí no solo controla todas las importaciones a Cisjordania y Gaza, sino que también, en presentaciones recientes a la Corte Penal Internacional, cuestionó los reclamos palestinos de un estado soberano.

“Es un sistema de opresión”, dijo Salem Barahmeh, director ejecutivo del Instituto Palestino para la Diplomacia Pública, un grupo de defensa con sede en Ramallah.

«Dice mucho sobre un régimen», agregó Barahmeh, «que está dispuesto a enviar vacunas a la mitad del mundo, potencialmente por un quid pro quo, y no ofrecer la vacuna a los millones de palestinos que viven bajo el régimen israelí de ocupación».

Fuente: Al Mayadeen

You must be logged in to post a comment Login