Colombia. Llamamiento de las mujeres auto-convocadas en el marco del II Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales

Resumen Latinoamericano*, 31 enero 2020.

Compañeras y Compañeros del COMITÉ NACIONAL DE PARO

Reciban un afectuoso y solidario abrazo:
En nuestra condición de mujeres pertenecientes a organizaciones sociales, populares, sindicales, de grupos, combos, activistas políticas y feministas, nos hemos desplazado desde nuestras localidades en la ciudad de Bogotá y desde distintas y distantes regiones de Colombia al II Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales participantes del Paro Nacional, convocado para los días 30 y 31 de enero de 2020.

Con enorme preocupación hemos visto el desenvolvimiento de los últimos hechos, que impidieron el día 30 la realización del evento, tanto en las instalaciones del teatro Jorge Eliecer Gaitán como en las otras sedes previstas para el trabajo en comisiones y que
fracturaron el espíritu unitario del Encuentro, hasta el punto de llegar a separarse en dos encuentros y en dos sedes diferentes.
Para nosotras, la imposibilidad de tramitar las diferencias y continuar un trabajo unitario entre las distintas tendencias y orientaciones de las fuerzas políticas, organizaciones movimientos, plataformas y expresiones partidistas que confluyen en el Comité Nacional
de Paro, demuestra que en las propias fuerzas opuestas al actual régimen, la
militarización, la violencia y el exterminio de luchadoras y luchadores que se nos ha impuesto durante los últimos 30 años, ha calado profundamente, pero incluso, más aún, ha penetrado en nuestras corporalidades y en nuestras vidas, en nuestra forma de relacionarnos.


El régimen político ha conseguido enfrentarnos y dividirnos, logrando debilitar este espacio que es vital para dar continuidad a la justa indignación y protesta organizada del pueblo colombiano. La ausencia de una ética del cuidado del otro y de la otra, la falta de respeto, reconocimiento mutuo y democracia interna que ha caracterizado a las organizaciones de izquierda, a las estructuras sindicales y a los propios movimientos sociales, y que hemos denunciado constantemente desde las organizaciones de mujeres
y los feminismos, desafortunadamente hay que decirlo, se alimentan de la ideología neoliberal y patriarcal, y por lo tanto, deben ser superadas.


Nos vemos hoy frente a una política de exterminio que suma más de 182 firmantes de paz asesinados y alrededor de 570 líderes y lideresas sociales asesinados, situación que reclama nuestro mayor empeño en fortalecer la unidad, la organización y el logro de la implementación del Acuerdo de Paz con enfoque de derechos de las mujeres y de género.


Les llamamos a la reflexión política profunda: frente a la dolorosa situación que hoy viven los sectores con menos recursos y poder económico político, sociosexual, cultural y ambiental. Este Comité Nacional de Paro debe superar sus errores y consolidarse como un elemento fundamental para confrontar la corrupción, avaricia y exacerbación del modelo neoliberal- patriarcal que hoy pretende destruir las vidas humanas y no humanas,el ambiente y el futuro como nación. Entendemos la complejidad de los conflictos internos
que ustedes enfrentan, pero deben superar la confrontación y ponerse a la altura del drama de nuestro país, retomando hoy mismo el trabajo conjunto, sin que ninguno de los sectores renuncie a sus ideales y proyectos políticos, fortaleciendo este espacio de articulación de la acción conjunta de protesta y movilización en contra del nefasto y corrupto régimen político que impera en Colombia. Los sectores oprimidos nos miran y esperan ver ya en nuestro accionar como serán las relaciones en el nuevo país que les
proponemos construir.


Demostremos, compañeras y compañeros nuestra capacidad de trabajar bajo los principios y prácticas de una ética del cuidado de las otras personas, que controvierta el modelo de expoliación y dominación capitalista patriarcal. Hoy mismo deben reencontrarse todos los sectores del Comité Nacional de Paro y trabajar en el manejo de las diferencias y conflictos a través de la escucha, la concertación y la negociación, como estrategias de fortalecimiento colectivo: así le cumpliremos a todos los sectores que han salido a expresar su descontento y lograremos avanzar en la consolidación de una fuerza
democrática que se oponga al actual gobierno de Álvaro Uribe Vélez y de Iván Duque Márquez. Somos contradictoras y contradictores de esta élite corrupta y somos hermanos y hermanas, quienes desde nuestras múltiples sabidurías y fuerza transformadora, podemos sobreponernos a nuestras controversias en forma democrática, cordial y solidaria. Nos esperan grandes retos para hacer de Colombia el lugar donde cada ser vivo, según su modo de ser, hacer, pensar y desear pueda florecer con toda su fuerza, belleza y alegría.
No vamos a participar de pujas por el poder que nos han dejado fragmentadas hace décadas y han debilitado la posibilidad de avanzar en unidad. Rechazamos los autoritarismos que impiden dialogar y en particular aquellos que nos empujan a tomar partido en la confrontación. Las mujeres vamos a decidir cuáles son las luchas que vamos a librar y la primera es la de la Unidad para avanzar.


Llamamiento de las mujeres auto-convocadas (más 64 mujeres reunidas el 30 de enero) en el marco del II Encuentro Nacional de Organizaciones Sociales, constituidas en Comité Preparatorio del Encuentro Nacional de Mujeres y Por la Conmemoración del 8 de Marzo antipatriarcal, antineoliberal y por una vida libre de violencias contra las mujeres. [

You must be logged in to post a comment Login