Brasil. La hija de Chico Mendes habla del poder del agronegocio en el país actual


Por Lu Sudré, Brasil de Fato |23 de enero de 2020

Angela Mendes explica a Brasil de Fato la alianza creada con el jefe Raoni contra los contratiempos del gobierno de Bolsonaro.

En el borde del río Xingu, en el estado de Mato Grosso, nació un nuevo frente en defensa del medio ambiente y los pueblos del bosque. El 15 de enero, junto con el jefe Raoni, Angela Mendes, hija del líder de los recolectores de caucho Chico Mendes, y la indígena Sônia Guajajara hicieron una alianza contra las políticas adoptadas por Jair Bolsonaro (sin partido) en las áreas ambientales e indígenas.

El lanzamiento de la Alianza de los Pueblos de los Bosques se llevó a cabo durante una reunión que reunió a cientos de indígenas de diferentes grupos étnicos y estados del país.


En una entrevista exclusiva con Brasil de Fato, Angela Mendes, activista ambiental y coordinadora del Comité Chico Mendes, afirma que el objetivo de la articulación es diseñar estrategias para resistir las políticas de un gobierno que «declaró a los pueblos de los bosques como sus enemigos».

“Cuando el presidente dice que ya no va a demarcar ninguna tierra indígena e intenta extinguir el Ministerio del Medio Ambiente y todos los organismos responsables de las políticas públicas en el bosque, esto significa que está en una gran ofensiva contra estas poblaciones. Todos ellos «, analiza.


Según ella, el frente está inspirado en las alianzas creadas por su padre hace décadas en defensa de la demarcación de los territorios de los pueblos tradicionales, y se creó durante la Semana de Chico Mendes, que tuvo lugar en Xapuri (AC) a fines del año pasado. La articulación debería centrarse en ejercer presión política y reverberar las quejas con la comunidad internacional.

“Hoy es el agronegocio lo que está dando las tarjetas en el país. Es el agronegocio el que dicta los caminos tanto del gobierno federal como del Congreso Nacional. Es el agronegocio, con las multinacionales y las grandes compañías mineras que están detrás de todo esto ”, denuncia.

Mendes denuncia la intención del gobierno de Bolsonaro de entregar los territorios para la explotación del capital internacional. «Pasó un año [2019] mostrando cómo va a hacer esto. Nada de lo que hizo fue hecho sin pensarlo. Estoy seguro de que, para 2020, tendrán planes perversos», argumenta.

Mira la entrevista completa.

Brasil de Fato: ¿Cuál es el propósito de esta Alianza? ¿Está inspirada en la actuación de Chico Mendes?

Angela Mendes: Hace más de tres décadas, mi padre, junto con otros líderes indígenas y otros compañeros extractivos, decidió crear una alianza que era muy importante en ese momento porque enfrentaban las mismas amenazas que enfrentamos hoy, con otros matices.

La Alianza, en ese momento, sirvió para que juntos pudieran reclamar con mayor fuerza la creación de sus territorios. En ese momento generó varios avances y duró hasta 1992. Fue una alianza muy feliz.


    La Alianza de los Pueblos del Bosque, incluidos todos los biomas, es estratégica.

Hoy, ante este escenario de amenazas tan grandes que rodean principalmente los territorios de pueblos y poblaciones, nos encontramos nuevamente tratando de buscar estrategias para resistir y tratar de enfrentar este momento. Este movimiento que se creó allí sigue siendo muy actual, considerando que una de las estrategias del gobierno es la división de grupos.

Hemos visto esto muy claramente en relación con los pueblos indígenas, cuando el gobierno intenta establecer un grupo contra otros grupos. Lo mismo hace también en relación con otros bosques y pueblos tradicionales como extractivistas y colonos.

Y luego tenemos preguntas más grandes que son políticas. Tenemos políticas públicas principalmente en la creación de territorios, que fueron muy importantes para que las personas tengan seguridad, la garantía de sus territorios. Esto está bajo amenaza hoy.

Cuando el presidente dice que ya no demarcará ninguna tierra indígena e intenta extinguir el Ministerio del Medio Ambiente y todos los organismos responsables de las políticas públicas en el bosque, esto significa que está en una gran ofensiva contra estas poblaciones. Todas ellas.

La Alianza de los Pueblos del Bosque, incluidos todos los biomas, es estratégica. Es unir fuerzas para pensar cómo hacer esta resistencia, cómo hemos progresado en esta dirección, incluso con el gobierno que tenemos allí hoy.

¿Qué se discutió durante estos días de reunión en el Xingu?

De hecho, lo que se discutió todos estos días fue, sobre todo, la agenda indígena, el genocidio indígena. Estas amenazas a los territorios. Se trataron cuestiones muy específicas que están sucediendo en relación con las cuestiones indígenas.

Con nuestra presencia allí, tanto la mía como Júlio Barbosa, actual presidente del Consejo Nacional de Pueblos Extractivos y Comunidades Tradicionales del Amazonas (CNS), que representa a todas las poblaciones extractivas de Brasil, pudimos proponer esta gran alianza, llevar la propuesta a este Gran reanudación de esta estrategia.

No es solo una alianza que señala que la unión es estratégica. No. Ahora vamos a tratar de definir pautas y crear condiciones para que esta Alianza se materialice realmente en acciones.


    El legado de mi padre todavía está vivo entre ellos.

Puede estar en el ámbito de la política, una agenda con la sociedad internacional.

5000/5000Límite de caracteres: 5000Fue muy hermoso y emocionante ver a varios de ellos venir a mí, diciendo: «Mira, conocí a tu padre. Estaba en mi pueblo, alertándome de los problemas de la minería. Diciendo que el buscador de oro viene, destruye la tierra y luego destruirá las tierras del tus parientes «. Esto sucedió en el momento en que mi padre intentaba consolidar el primer pacto, el pacto original. Y aún conservan ese recuerdo.

El legado de mi padre todavía está vivo entre ellos. Tanto es así que fuimos invitados por el Jefe Raoni a participar en este momento tan simbólico para ellos.

¿La carta publicada después de la reunión es un manifiesto para la base de esta articulación? ¿Cuáles son tus puntos principales?

Es un documento fuerte que reverbera las demandas de los pueblos indígenas que también son demandas de otras poblaciones. Lo que han estado sufriendo hoy, de manera más aguda, todas las demás comunidades forestales, los extractivistas, ribereños y quilombolas, también sufren los riesgos.

Las amenazas también son grandes, pero el gobierno se centra en las comunidades indígenas. Declaró que la gente de los bosques son enemigos de este gobierno, y ha estado haciendo todo lo posible para acabar con ellos.

Todos los puntos en la tarjeta son extremadamente importantes. Van desde la educación, la salud y la cuestión de los territorios viene porque, de hecho, el revés fue excelente en todas las áreas. ¿Por qué tenemos esta discusión, los extractivistas, junto con ellos? También hemos sufrido reveses en todas las áreas. La agenda que unifica a todas estas poblaciones es la cuestión de los territorios.

Lo que estamos discutiendo como Alianza es esto. Por qué Porque primero garantizamos los territorios para hacer las conquistas de las otras políticas públicas. Un sistema de educación, salud, infraestructura. Pero necesitamos el territorio para poder enfocarnos en políticas públicas que garanticen la permanencia de estas personas en sus territorios.

Nos unimos para hacer esta alianza porque en el gobierno actual, ya sabemos que la creación de nuevos territorios no avanzará. El gobierno ya lo ha dejado muy claro. Lo que tenemos que hacer ahora es elaborar ese plan, para no perder lo que no se ha logrado. Y duro ganado.

Hoy lo pensamos. Cómo vamos a resistir todo este desmantelamiento, en relación con Funai, en relación con el Ministerio del Medio Ambiente, en relación con todos los organismos que garantizan que podemos tener lo que nos apoya o que se encarga de esta política todavía.

¿Cómo ve el desempeño de Funai, Ibama, ICMBio y otras instituciones ambientales en el primer año del gobierno de Bolsonaro, en este contexto de desmantelamiento?

Ha sido un fracaso total, como es el objetivo del gobierno actual. No está haciendo esto porque es incompetente, sino porque es su objetivo.

Debilitar, desmantelar los organismos que gestionan las políticas públicas para los pueblos indígenas, los trabajadores extractivos, los pequeños productores y los ribereños. Para esta población, que es un obstáculo para los agronegocios y para lo que realmente defienden, es explorar los minerales y las riquezas de la Amazonía. Esto es parte de su plan y, desafortunadamente, para ellos ha funcionado. Estamos viendo que la deforestación crece de manera alarmante, día tras día.

    Es el agronegocio, con las multinacionales, las grandes compañías mineras que están detrás de todo esto.

En 2019, la deforestación superó todos los números, y los brotes de incendios también tuvieron números alarmantes. El colapso de estas instituciones, por ejemplo, Ibama e ICMBio, es muy grande. Viene con el objetivo de obstaculizar la reacción de estos organismos en la lucha contra este tipo de política. Hoy no hay recursos para la inspección, ni siquiera hubo un llamamiento para que el gobierno luche contra incendios de manera eficiente. Están actuando para desmantelar estos órganos y dar con el discurso de que el bosque no tiene valor.

Tenemos un gran problema. La Reserva Extractiva de Chico Mendes está siendo deforestada y ocupada ilegalmente por muchas personas. Estos ocupantes y delincuentes ilegales, algunos incluso con demandas en la Fiscalía, tienen acceso directo al Ministro del Medio Ambiente, para decir que ICMbio está bien y que solo está cumpliendo su función, que es ir allí y multar a quienes están manera ilegal

Los que están en la reserva y ayudaron a crearla, que no están de acuerdo con ella, ni siquiera son escuchados. Y luego sale en los medios que la reserva es inútil. Desafortunadamente, nuestros representantes federales en Acre son comprensivos o de alguna manera están del lado de los agronegocios.

Hoy, es el agronegocio lo que está dando las tarjetas en el país. Es el agronegocio el que dicta los caminos tanto del gobierno federal como del Congreso Nacional. Es el agronegocio, con las multinacionales, las grandes compañías mineras que están detrás de todo esto, principalmente en relación con las unidades de conservación y las tierras indígenas. Es minería.

Brasil no tiene un proyecto sostenible para presentar en Davos. ¿Cómo sale el país de una posición de referencia, liderazgo en temas ambientales y pasa a lo que está sucediendo hoy?

No tenemos proyectos para presentar

en temas ambientales mientras el resto del mundo está preocupado por ello. El país va en contra de lo que se está discutiendo. La población tiene que despertar a esto. La gente del bosque no puede luchar sola.

Los indígenas, extractivistas, ribereños y quilombolas no pueden luchar solos. Esta lucha también debe ser para aquellos que viven en la ciudad y para aquellos que entienden la importancia de aquellos que cuidan el medio ambiente. Aquellos que entienden la importancia de una tierra indígena, una unidad de conservación, una reserva extractiva para el planeta.

:: Los primeros días de 2020 ya registran ataques contra indígenas y quilombolas ::

¿Y cuál es la perspectiva para el medio ambiente en los próximos tres años de gobierno?

No son diferentes a 2019. Creo que son aún más agravantes. Si la intención de este gobierno es desmantelar la política ambiental y entregar los territorios al capital internacional, pasó un año mostrando cómo lo hará. Nada de lo que hizo fue hecho sin pensar. Estoy seguro de que, para 2020, propondrán planes perversos.

Que tenemos que hacer Ahora, después de coser la Alianza, es reunir los cuerpos con sus socios y estudiar los próximos pasos para estos tres años. Considerando que la agenda unificadora es territorio, tenemos algunos caminos.

Uno es el Congreso Nacional. Tendremos que tener un fuerte impacto en él y tratar de hablar con Rodrigo Maia [alcalde], Alcolumbre [presidente del Senado] y tratar de sensibilizarlos a esto, a esta ofensiva que el grupo rural está haciendo en estas tierras. .

Otra cosa es una agenda internacional al estilo de la campaña indígena ‘No más gotas’, en la que líderes como Sônia Guajajara y Guarani-Kaiowá y otros pueblos indígenas, que hicieron una gran agenda en Europa, alertaron sobre este escenario preocupante. .

Este es el momento en que el siguiente paso es pensar y luego tomar acciones estratégicas para obligar al gobierno de Bolsonaro a darse cuenta de que está yendo por el camino equivocado.

Comercialmente, lo que el gobierno ensayó y retiró en el área ambiental, no lo hizo porque se dio cuenta de lo que está haciendo, sino porque el mercado ha dictado la regla. El mercado internacional ha dicho que no acepta productos de áreas degradadas. Por lo tanto, se trata de fortalecer aún más este vínculo con el comercio internacional y tratar de ver dónde nos vamos a enfocar para mantener mínimamente la integridad de estos territorios y mantener la vida de nuestros líderes.

La ofensiva contra líderes principalmente indígenas es muy grande. Los agronegocios, conscientes de la impunidad y el apoyo que tiene, tanto en el poder judicial, en el legislativo y en el ejecutivo, son más violentos que nunca. Esta certeza de impunidad les está dando mucha violencia. Es extremadamente preocupante.

El Estado brasileño declaró enemistad a todos estos pueblos del bosque. Cuando hablo del estado brasileño, hablo de un gobierno subordinado al gran poder del agronegocio y el capital internacional. Una Legislatura que legisla solo para la élite de ese país, para los grandes empresarios. Un poder judicial extremadamente sesgado, que también se inclina hacia el más grande, el más fuerte.

Chico Mendes, de 44 años, fue asesinado como resultado de su lucha por defender el suelo amazónico y los derechos de los pueblos del bosque (Foto: Denise Zmekhol)

Su padre fue asesinado por sus actividades políticas y activismo ambiental. Más de 30 años después, estamos viendo una escala de violencia contra activistas ambientales y pueblos indígenas como Paulino Guajajara, recientemente asesinados. ¿Qué debe hacer el Estado brasileño para romper este ciclo de violencia contra los pueblos del bosque?

El Estado brasileño, en su estructura, lo que podría hacer, porque no lo hace, es reconocer los derechos de estas poblaciones sobre sus territorios. Asegúrese de que estas personas estén protegidas. Asegurar sus territorios y que estas personas se queden en paz, cuidando sus territorios, ya garantiza mucho.

La creación, por ejemplo, de una reserva extractiva, al principio, garantiza la vida. Desde su creación, hemos visto personas asesinadas por conflictos de tierras en otras unidades, como los asentamientos. Pero no vemos asesinatos por conflictos en estas tierras extractivas, eso se acabó.

Cuando hablamos de territorio, hablamos de garantizar la vida, garantizar las formas de vida, la cultura de un pueblo y sus tradiciones. Si el gobierno no abriera tanto estos territorios para la explotación comercial, ya ayudaría mucho.

:: “Otros gobiernos respetaron a los pueblos del bosque; no este «, dice el jefe Raoni ::

Lo que hemos visto es que hay innumerables proyectos de ley que permiten esta explotación, lo que hace que las licencias ambientales sean más flexibles, es una serie de cosas que se dirigen directamente a los territorios de estas poblaciones. Lo que hemos notado es que realmente, dependiendo del gobierno

1530/5000No tomará ninguna medida para resolver esta situación.

Si Chico Mendes estuviera aquí, en Brasil 2020, lidiando con todo este entorno de destrucción ambiental, ¿cuál cree que sería su evaluación?

No pude pasar mucho tiempo con él, y básicamente lo que sé es a través de amigos y compañeros. Pero mi padre era una persona con una enorme capacidad de diálogo. Sería un poco más pragmático y podría manejar las cosas muy bien dentro de lo que él pensaba que era la verdad y la realidad. Creo que haría todo lo mejor posible, siempre buscando las estrategias correctas y el apoyo adecuado. Seguramente tendría una solución para lo que estamos experimentando hoy.

Los caminos que siempre trató de rastrear se basaron en el diálogo, la conversación y el conocimiento. Pero como él no está aquí hoy para hacer esto, entonces tenemos que hacerlo. Cuando creamos alianzas, no estamos diciendo que queremos guerra o lucha. Estamos abiertos al diálogo, pero el gobierno no. No escucha a estas poblaciones, no considera lo que las poblaciones tienen que decir sobre nada. Ha cerrado todas las puertas.

Ya sea con arrogancia, con sus posiciones fascistas, tanto Jair Bolsonaro como su equipo demuestran que no están dispuestos a hablar. Si no hay diálogo, no hay acuerdo posible, tenemos que organizarnos y buscar formas de resistir todo lo que está sucediendo. No solo para resistir, sino para construir de otra manera, de otra manera.

Edición: Rodrigo Chagas

You must be logged in to post a comment Login