Chile. Cantautor popular Claudio Martínez: «Para hacer arte de verdad uno tiene que tener un compromiso con lo social» (fotos y video)

Por María Torrellas, Resumen Latinoamericano 19 de enero de 2020

Estuvimos en Buenos Aires con Claudio Martínez, músico autodidacta y cantautor chileno comprometido desde la adolescencia con la lucha por la liberación de su pueblo y totalmente emocionado con la rebelión generalizada que se está viviendo en las calles de Chile.

-Cómo fundes los temas sociales con la sensibilidad artística?
-Tener una militancia clara en términos de pensamiento es difícil y me he dejado guiar principalmente por la sensibilidad artística para tener pensamiento político. Cuando entré a la Universidad de Santa María a estudiar Ingeniería militaba en la Juventud Comunista, desde el 92 hasta el 96 que ya no aguanté más. Ahí fue cuando empezaron a pasar problemas con los comunistas, empezaron a asociarse con la Concertación, que nosotros ya veníamos diciendo que eran los traidores del cambio, y al final hicieron todo un arreglo en el Plebiscito y todo lo que sabemos, y ahí me retiré de los comunistas.
Ahora, salió el Frente Amplio, en Valparaíso y nuestro alcalde es el único de Chile, del Frente Amplio. También, hay algunas diferencias, con ellos. Ahora que estamos en la ciudad y que tratamos de gestionar cosas culturales nos damos cuenta que tienen las mismas cosas de los políticos de la Concertación y de derecha, las mismas mañas de esos partidos. Esa es una de las razones por las cuales prendió tanto este movimiento en Chile ahora.

-Justamente hablando de la rebelión actual en Chile, vimos todas las artes expresadas, las músicas, las danzas, los grafitis, los videos, los muros hablan, están llenos de poesía, de gritos. ¿Te parece que se puede hablar de revolución desde lo cultural?

-Complejo decir absolutamente desde el arte porque está el gran dilema que hemos tenido siempre los artistas, ¿una canción puede conseguir cambiar el mundo?, tal vez no, pero sí puede decir lo que necesitan tantos decir para cambiarlo. ¿Una poesía puede cambiar el mundo?, tal vez no, pero el poeta es la voz del pueblo, el alma del pueblo, el que habla, el poeta, el que siempre anda por ahí, que va a hacer un encuentro de poesía y los únicos que van a escucharlo son los otros poetas, y no gana ni un peso, pero ellos son los que tienen la voz. Los cantautores, con todo respeto y guardando las distancias, somos poetas de alguna manera porque estamos diciendo cosas cantando.
Quizás, no es desde, quizás se podría decir otra palabra, pero que tiene mucha fuerza gracias a la cultura es así. Lo digo viviendo en Valparaíso que es una ciudad donde hay más artistas que trabajo para los artistas, por eso somos pobres muchos. Pero, ahora con esto de los movimientos sociales hay mucha fraternidad en los vecinos , pasan cosas ahora que no me imaginé que iban a pasar nunca.

-Nos ha llamado la atención la cantidad de artistas dentro de la música de los raps, el hip hop y las viejas canciones de los 70 apoyando este movimiento revolucionario.
-Además, ahora con la tecnología y las redes sociales uno puede sacar una canción de un día para otro y tirarla para arriba y listo, como lo hizo Anita Tijoux, Mon Laferte, Los Inti, etc. Eso ha sido hermoso y de alguna manera ha ayudado a encender a la gente, porque ven reflejados a sus artistas que están apoyando el asunto. Eso ha sido muy importante. También, los que hacen video , porque hay muchos videos inspiradores que han salido en la redes sociales y se hacen de un día para otro porque no son montajes, son cosas que simplemente inspiran. Ves un video de la señora gritando en la calle a los carabineros, poniendo el pecho una señora que es la que va a comprar el pan a la esquina, defendiendo a los “cabros” de la Primera Línea, o sino al muchacho, en Valparaíso, que es increíble, subido arriba del carro lanza-agua de los Carabineros pegándole, súper valiente, y abajo lleno de carabineros, y saltando de una manera acrobática que cayó entremedio de la gente que lo cubrió y protegió, y se perdió ahí y no lo pudieron agarrar. Emocionante. Entonces, es grabar eso, ponerle una música atrás, el momento preciso y ya salió un hecho artístico de nuevo.

Esta frase, por ejemplo, de “cambiar el mundo” fue una de las que me inspiró para dedicarme al arte, dejar lo de la Ingeniería y ser un idealista, un soñador. Vamos a cambiar el mundo, te juro que siempre lo dije pensando que era un poco un impulso, pero no una realidad, y ahora que está pasando esto, lo veo como una realidad.


-Nos ha sorprendido que no hay muchas imágenes de Che Guevara, pero sí de Víctor Jara.
-Aunque Víctor Jara era un comunista militante, así derecho, bien cuadrado, pero de esos tiempos. que son otros. Él ha sido la gran estrella, junto con Violeta Parra, que toda sus canciones son de alguna manera previsoras. Esto de que Víctor Jara sea una estrella habla de alguna manera de que tiene mucha dosis de cultura lo que estamos haciendo y lo que está pasando en Chile, y que es muy inspirador eso.
Otro tema es la fraternización que hay con los vecinos, ahora conozco a los que no conocía, a pesar de vivir en un barrio bien cargado de cultura. Cada semana hay asambleas en la plaza, nos juntamos, las barricadas no es que se vengan unos desordenados a hacerlas, sino que estamos de acuerdo, los muchachos que hacen las barricadas vienen a la asamblea, conversamos entre todos y decimos dónde hacerla y a qué hora, o que tal día no la hagan o que no prendan neumáticos porque prende fuego oscuro que les llega a los bebés, prendan solo madera, etc. Todo organizado, cosa que nunca me imaginé que podía vivir ni pasar están pasando ahora, es una ilusión hermosa.
Queremos cambiar el mundo y me desilusiona tanto cuando hablo con un niño de 21 años que no tiene la ilusión de cambiar el mundo.

-¿Con un joven que has hablado aquí en Argentina?
-Con un muchacho muy peronista, que me trató de tirar el avión abajo de lo que venía a contarle de Chile.
-¿Qué dijo?
-Dijo que eso era muy idealista, que ellos eran más realistas, que pensaban que hay que humanizar el capitalismo para que haya un estado de bienestar para la mayor cantidad de gente posible. Cuando me decía eso a mí me venían imágenes de la gente que veo acá en la calle, de las injusticias que pasan, del racismo que hay acá, de todas las cosas terribles, y cómo no voy a querer cambiar esto. Entonces, fue muy decepcionante para mi, fue triste escucharlo.

-Una de las cosas que dice la izquierda tradicional, esa izquierda que has estado hablando que está todavía en las instituciones de las democracias burguesas de América Latina, es que el movimiento de Chile no tiene organización, no tiene objetivos o no se conocen. ¿Qué tenés que decir a eso? Ya has estado diciendo que hay organización, hay asambleas, pero ¿qué les responderías?
-Lo primero que voy a decir a esas dos cosas que me dijiste, que son totalmente falsas, y que obviamente que es la contra propaganda que se hace. Me he dado cuenta, con lo que tú me dices, y nos hemos dado cuenta todos, que el movimiento que está ocurriendo en Chile es muy fuerte y muy importante porque están haciéndole la contra no solamente en Chile, sino internacionalmente, no quieren que se multiplique de alguna manera.
Entonces, organización sí hay, líderes quizás no, porque no queremos. Aparece alguien y dice que necesitamos líderes, por qué no tal de presidente, en facebook por ejemplo, y le llueven comentarios de “no me gusta” en contra, porque no queremos que nadie saque la cabeza, que este movimiento sea horizontal es lo positivo que tiene. Es lo que lo hace peligroso y puede conseguir los cambios, porque lo que queremos es cambiar todo, quemar todo, que se vayan todos, esas son las consignas. Los stickers de los “cabros” jóvenes por whatsapp, mi hijo que tiene nueve años tiene su sticker, la ilusión es cambiar todo.

¿Se plantean en esta asamblea, entre ustedes o tú como cantautor, qué mundo quieren?
-¡Claro que sí! Lo que está pasando ha servido para que la vecina que, no tiene idea de política según ella, porque no hay nadie que no sepa de política, salga a la calle. Todos saben de política, porque llegar a una asamblea, decir lo que te pasa a diario en tu vida, ya es política. Decir que no tienes posibilidad, que tienes que elegir entre tomar la micro para ir al cerro o llevar pan a la casa, eso ya es decir mucho, y son cosas que estaán pasando.
Lo que se habla en esa asamblea son simplemente cosas cotidianas, y no necesariamente cada una de las personas que estamos en esa asamblea tenemos claro lo que queremos porque nadie lo tiene claro. Pero, sí tengo claro que lo que quiero es salir de la casa, mirar el rostro de mi vecino y decirle organicémonos para tal cosa, para cuidarnos de tal cosa, decir qué pasa si hacemos una actividad para juntarle plata al vecino que se le quemó la casa. Todas esas cositas que se van armando nos damos cuenta que en realidad la organización, la asamblea y la articulación con otras asambleas y otras más, es lo que significa, es la política que queremos hacer. A qué queremos llegar a lo mejor no es claro, pero queremos dar vuelta el capitalismo, queremos que la cosa no se maneje con el poder del dinero, ni con el poder del que tiene más plata, queremos que la Educación sea gratis, que los niños y los adultos entren gratis a todas las cosas, y la salud por supuesto. Mi mamá me contó que recién se pudo operar después de seis meses y yo que tenía una hernia inguinal cinco años esperando para poder operarme, cinco años que no podía tomar bien a mi hijo en brazos, jugar al fútbol o hacer cosas que me gustan, subirme al trole a tocar.
No hay un gran discurso político estructurado detrás de la mayoría, pero tenemos algo que es más importante que es las ganas de realmente transformar, porque se pude vivir mejor. Al final se resumen todo en algo tan simple que es tratar de vivir mejor y que haya igualdad y justicia.

Orígenes y trayectoria de un trovador popular

-¿Desde cuándo empezaste a interesarte por la música?
-Soy guitarrista desde chiquitito, desde que conocí la guitarra a los diez años se me iluminó el mundo porque era un muchacho un poco retraído. Me dedico a hacer canciones, algo que soñaba hace mucho tiempo porque estuve estudiando Ingeniería en Chile, y por cosas familiares, viví mi niñez en plena dictadura y entonces había un apagón cultural terrible, yo ni mis padres teníamos la cultura como para vivir en una población en un cerro Villa del Mar, Miraflores Altos se llama, y nadie me guió por el camino. Simplemente una guitarra llegó a mi casa, que se supone que era para mi hermano mayor, que tiene seis años más que yo, pero yo la tomé, empecé a tocar y no me separé más de ella, llevo más de 30 años con la guitarra.

-¿Qué temas te inspiraban para hacer canciones?
-Mi hermano me heredó dos cosas, que no quiso la guitarra y la pude tomar yo, y lo otro, que él tenía una polola (novia) que escuchaba casetes pirateados de Víctor Jara, Violeta Parra, y me llegaron esos casetes. Empecé a escucharlos y después empecé a aprender en el colegio la guitarra y esas canciones, que fueron las primeras que aprendí, como “La petaquita” de Violeta Parra.
Después, a los 12 me llegó un casete de Silvio Rodríguez y no podía creer cómo alguien podía cantar y tocar la guitarra así, con esa fuerza. Entonces, empecé a trabajar en sacar las canciones de él igualitas, y así empecé a desarrollarme. Estamos hablando de tiempos de dictadura, salí en el 90 de secundaria y fue justamente cuando terminó la dictadura.

-¿Ahí empiezas a construir otro tipo de canciones? ¿empiezas a componer?
-Empiezo a componer por ahí, pero viví muchos años de frustración porque resulta que a mi me iba muy bien en el colegio, tenía buenas notas en todos los ramos, y había una tendencia exitista, viviendo en dictadura, capitalismo pleno, etc, de estudiar cosas que te dieran dinero. Entonces, como era bueno para matemáticas, venía haciendo las famosas pruebas PSU, que ahora se revolucionaron los niños con eso, las pruebas de actitud académica las hacía desde primero y tenía mejor puntaje que los niños de cuarto, entonces era como un proyecto, en el colegio y en mi familia. Ahora, soy oveja negra, se dio vuelta todo. Mis padres estaban fuera en Chile en un exilio económico. Estudié ingeniería pero yo iba con mi guitarra todos los días a la universidad. A pesar de que me iba bien me sentia frustrado pero mi mamá me animaba a seguir en ingeniería con esta cuestión de que hay que sacrificarse para estudiar una carrera porque como hay que pagar no es para cambiarse, como se hace en Argentina que te inscribes en una y si no te gusta te cambias al otro año, acá no porque hay que comprometerse, firmar unos pagaré para toda la carrera, o sea una huevada terrible, que lamentablemente todavía no cambió.

-¿Cómo decidiste dedicarte a la música y dejar la carrera de ingeniería?
-A mí me dicen muchos colegas que soy muy valiente, porque cuando somos colegas nos vemos que andamos con los bolsillo pelados todos, y me dicen que pudiendo ser ingeniero lo dejé por la música. En realidad mi valentía se debió a que estuve frustrado, fui cobarde por decirlo de alguna manera, todos los años de mi carrera, con altos y bajos me saqué puras buenas notas como nunca antes porque quería salir, tenía el incentivo de la música, terminé, les dije a mis padres por teléfono que ya les cumplí, que egresé y terminé todos los ramos, y que no pidan que me titule porque no quería. Terminé, hice unas prácticas, no las aguanté y me salí, en ese tiempo me las pagaban, y de todas maneras las dejé y con esa platita me compré una guitarra electroacústica, que es la que todavía tengo allá en Chile, unas congas, un cajón peruano, todo de música. Hablé a mis padres, se enfadaron por teléfono, incluso dijeron “maldito el día que le compramos esa guitarra” y colgaron. Parece de película, pero fue así.

Valparaíso hoy

Me fui a vivir a Valparaíso tenía una banda con mis amigos y nos separamos en el 2004. Pero, me dije que iba a seguir con mis canciones como solista y lo hice.
He compuesto desde siempre, desde los 15 años. Las temáticas siempre han sido contra la dictadura todos eramos de izquierda. Viví la ilusión del Plebiscito, tenía 14 años, andaba con mi chapita del “No” feliz, ilusionado, me gustaba el Partido Comunista, en ese tiempo estaba Gladys Marín, que fue una gran militante comunista que murió , en los 90s lamentablemente y todo se tergiversó. Ahí, se forjó mi ideario político y artístico.

-Cuál es ese ideario, ese imaginario, esos temas que te convocaban, ahora he visto que tienes una canción que se llama “Salvador”, ¿qué temas sociales te interesaban y te interesan?
-Todos los temas sociales. Creo que inevitablemente los artistas tenemos una sensibilidad, y si hay algún artista que hace canciones para vender no las considero en realidad canciones, son simplemente productos. Para hacer arte de verdad uno tiene que tener un compromiso con algo inevitablemente, y él mio fue social porque viví la época que viví, porque además fui un transgresor dentro de mi familia, todos tenían un pensamiento contra Pinochet pero «no de meterse en nada» para no tener problemas. Era el llorón de la casa, que después me di cuenta que es porque tengo una sensibilidad que ahora la veo en mi hijo y me digo que es igual a mí, pero él tiene la suerte, no por creerme un gran padre, de tener un padre artista, que lo escucha, lo guía, lo entusiasma, a hacer cosas que a mi no me hicieron. Tiene que ver con una sensibilidad no solo hacia los profundos temas políticos, sino con simplemente con la cara que pone alguien cuando alguien le dice una cosa le afecta en el corazón o por el hecho de ver una flor. Aquí en Buenos Aires hay una cantidad de pájaros tan lindos y que cantan de una manera tan bella, pero la gente pasa derecho, y yo me quedo mirándolos y tengo esa cuestión de estar colgado, como son los lunáticos.

LLamamiento a la Solidaridad


-¿Qué mensaje le darías a la gente se interese, para solidarizarse con el pueblo de Chile?
-Les puedo transmitir que en este momento siento emoción al hablar de esto porque es inevitable después de tanto tiempo cantando y hablando este tipo de cosas que esté pasando realmente y que haya gente que lo tome en serio, como tú.
A los hermanos y hermanas, a los hermanes, de Argentina, porque estamos comprometidos con todos los cambios, con el feminismo, con todos, decirles y avisarles primero, que no crean todo lo que dicen en los noticiarios, que no se trata solamente de saqueos y bandidos por el lado del pueblo, porque bandidos por el otro lado estamos llenos. Que las cosas que pasan con la represión policial es verdad, porque muchos lo dudaban, muchos amigos de acá de Argentina pensaban que no eran reales o eran videos montajes, porque era tan increíble lo que pasaba desde el primer día. Todo eso es verdad, todo lo que está pasando es cierto, y eso ha pasado desde hace décadas con los mapuches. Vemos que algún carabinero le agarra el pelo a un niño de 15 años, lo tira al suelo, lo ahorca y lo lleva arriba sin ninguna razón, eso está pasado con niños de 3 y 4 años en el pueblo mapuche desde siempre, desde hace 200 años o más.
Creo que refleja lo que podría pasar en todo el mundo, y nosotros en Chile ya estamos llegando a pedir que todo se cambie. Se hace un día de lucha feminista y se sale a la calle, se hace un día de lucha laboral y salen todas a la calle, de estudiantes y salen todos, vamos todos juntos. Todo está pasando y sigue pasando como el primer día.
El llamado que hago es a que se enteren de verdad de lo que está pasando, que escuchen y lean medios que realmente sean confiables. Sé que es difícil encontrar o elegir quizás, pero este es uno, Resumen Latinoamericano, que seguramente tiene las posibilidades de tener links para otros medios amigos.
Esta lucha en Chile la sentimos tan fuerte que sentimos que es una lucha mundial, que no es una lucha solamente en Chile. Me siento tan afortunado de no haber muerto antes de que ocurra. Algún día nuestros hijos, nietos, van a cambiar esto decíamos siempre, pero ahora estamos cambiándolo nosotros, eso es lo maravilloso y lo están cambiando muchachos de 15 años, eso es una emoción altísima.

Claudio Martínez canta: «Corazón con capucha para el combate»

Trascripción: Ana Guillermina Iturralde

You must be logged in to post a comment Login