Argentina. Organizaciones envían propuestas al ministro Martín Guzmán: «La deuda es con el pueblo y la naturaleza»/ Claudio Lozano fue oficializado como director del Banco Nación/ Inflación: En 2019 fue del 53,8%, la más alta en casi 30 años

Resumen Latinoamericano*/ 15 de enero 2020 .——

Organizaciones envían propuestas al ministro Martín Guzmán: «La deuda es con el pueblo y la naturaleza»

Por ANRed.

Diálogo 2000-Jubileo Sur Argentina y Servicio Paz y Justicia (SERPAJ), integradas por personalidades como el premio nobel de la paz Adolfo Pérez Esquivel y la madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, enviaron al ministro de Economía Martín Guzmán propuestas iniciales sobre cómo encarar la grave situación del endeudamiento de la Argentina. Proponen extender la consulta al conjunto del «pueblo acreedor» y realizar «una investigación integral de la deuda, sus orígenes, usos, consecuencias y servicio, para descartar el pago continuo de reclamos que no corresponden al pueblo argentino, sancionar a quienes son responsables y asegurar la reparación de lo cobrado injustamente». Hasta que se realice esa auditoría, proponen «suspender todo pago, así como también los términos y condiciones del acuerdo de financiamiento firmado con el FMI». 


El documento, titulado «Señor Ministro: Los acreedores somos los Pueblos y la Naturaleza», es en respuesta al pedido de aportes formulado por el ministro de Economía Martín Guzmán a instituciones financieras y acreedores de la República Argentina. En ese sentido, las organizaciones enviaron sus observaciones y propuestas como parte integrante del «Pueblo Acreedor», que desde hace tiempo se ve obligado a «prestar» forzosamente a la Nación una parte significativa de la riqueza que produce, sus bienes comunes y los derechos humanos que le asisten «sin consulta ni cobro de intereses o comisiones sino todo lo contrario».

«Demasiadas veces han sido incluso ‘préstamos’ impuestos con el engaño de que eran necesarios a fin de pagar otras deudas supuestamente prioritarias pero que en realidad han sido ilegítimas, fraudulentas, odiosas y verdaderos crímenes de lesa humanidad», sostienen.

Es por eso que proponen al ministro extender la consulta al conjunto del «pueblo acreedor» y la «realización de una investigación integral de la deuda, sus orígenes, usos, consecuencias y servicio, para descartar el pago continuo de reclamos que no corresponden al pueblo argentino, sancionar a les responsables y asegurar la reparación de lo cobrado injustamente». Hasta que se realice esa auditoría, proponen «suspender todo pago así como también los términos y condiciones del acuerdo de financiamiento firmado con el FMI«.

«La plena vigencia de nuestros Derechos a una vida digna, a la salud, la educación, agua pura y un ambiente sano, una alimentación suficiente y saludable, la tierra y los territorios, el empleo y salarios y jubilaciones justas, entre otros, debe establecerse como eje orientador de la política económica y parámetro central de evaluación de la pertinencia y resultados de toda política de endeudamiento y de pago», remarcan. En ese sentido, sostienen que cualquier intento de mantener el pago de la deuda «fracasará nuevamente si no se rompe con la lógica financierizada impuesta, y pone en el centro la necesidad y urgencia de saldar las deudas con el Pueblo y con la Naturaleza: la Deuda social e histórica, la Deuda ecológica y climática, la Deuda democrática y de género».

El premio nóbel de la paz Adolfo Pérez Esquivel, uno de los firmantes del texto enviado, llamó a instalar una «campaña de difusión y de movilización para revertir la realidad de despojo y dominación que la deuda impone».

Por su parte, la madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas, otra de las firmantes, explicó: «mi hijo Carlos Gustavo, desaparecido desde 1977, es parte de esa deuda como lo son el hambre, el desempleo, el avance de un sistema económico que excluye, saquea y contamina, como vemos con crudeza en la promoción de la megaminería, el fracking, la agroindustria tóxica, la especulación financiera, todos los megaproyectos a beneficio de unos pocos y cada vez más extranjerizado. El pueblo argentino no debe y el FMI, quienes compraron bonos para beneficiarse, lo saben».


Texto completo:

Propuestas al Ministro de Economía: La Deuda es con el Pueblo y la Naturaleza

Martín Guzmán – Ministro de Economía

Diego Bastourre – Secretario de Finanzas

Lisandro Cleri Sub-secretario – Unidad de Gestión de Sostenibilidad de la Deuda

Ministerio de Economía – República de Argentina

De nuestra consideración

Reciba nuestro saludo y los mejores deseos para este año que se inicia, en una región convulsionada y con un pueblo sediento de justicia, de paz, de dignidad y de respeto.

Agradecemos el gesto que han tenido, de solicitar apreciaciones y propuestas en torno a los principios y procedimientos que puedan aportar a la sostenibilidad de la Deuda pública argentina. Lamentamos que el tiempo establecido para la consulta sea tan corto y en un momento del año que dificulta en extremo la amplia participación merecida. Queremos aprovechar, no obstante, la voluntad de consulta expresada, para acercarles sobre la base de la buena fe, un primer esbozo de lineamientos que consideramos fundamentales a la hora de avanzar más bien hacia una solución duradera de la problemática grave y sistemática del endeudamiento público, sobre todo desde una situación sumamente crítica como la actual.

Tal vez sea necesario aclarar que no lo hacemos como tenedores de bonos o letras de la Deuda pública externa, sino como organizaciones que forman parte de un verdadero Pueblo Acreedor que, desde hace años -por no decir décadas e incluso siglos- , ha sido condenado a “prestar” a la Nación una parte significativa de la riqueza que produce, los bienes comunes que son su patrimonio y los derechos humanos que le asiste. Por lo general el otorgamiento de nuestros “préstamos” ha sido forzoso, sin consulta ni cobro de intereses o comisiones sino todo lo contrario. Demasiadas veces han sido incluso “préstamos” impuestos con el engaño de que eran necesarios a fin de pagar otras deudas supuestamente prioritarias, pero que en realidad han sido ilegítimas, fraudulentas, odiosas y verdaderos crímenes de lesa humanidad. El resultado ha sido siempre el mismo, parafraseando al querido Eduardo Galeano: más prestamos, más se nos endeuda y menos tenemos.

Señores Ministro, Secretario y Subsecretario, estamos convencides que este es un momento propicio para reconocer que la Deuda pública argentina más importante es la Deuda con el Pueblo y con la Naturaleza que nos sustenta y de la cual también somos parte. A la vez, que sea ésta una oportunidad imperdible para que el Estado argentino asuma de una vez, que las obligaciones suyas y de la comunidad internacional en su conjunto, en materia de Derechos Humanos, conllevan el reconocimiento de la primacía de su cumplimiento por sobre cualquier otra obligación contraída, incluyendo, claro que sí, los términos y condiciones de pago de los diversos instrumentos de endeudamiento emitidos por el Estado argentino en los mercados privados externos e internos o acordados con otras entidades públicas u organismos multilaterales como podría ser el FMI, el Banco Mundial, el BID u otros.

Es decir que la plena vigencia de nuestros Derechos Humanos a una vida digna, a la salud, la educación, al agua pura y un ambiente sano, a una alimentación suficiente y saludable, a la tierra y los territorios, al empleo y salarios y jubilaciones justas, entre otros, tiene prioridad por sobre otras obligaciones estatales. Por ende, deben establecerse como eje orientador de la política económica de la Nación y parámetros centrales de evaluación de la pertinencia y resultados de toda política de endeudamiento o de desendeudamiento.

Y cumplir con nuestros Derechos como personas y como pueblos, así como también con los Derechos de la naturaleza, implica avanzar hacia su pleno respeto con medidas concretas, sin retrocesos ni discriminación y con pleno reconocimiento de la urgencia de reparaciones para determinadas poblaciones, incluyendo los pueblos originarios, el campesinado, la niñez, las mujeres, las disidencias sexuales, las personas mayores, el inmenso sector de la sociedad argentina con sus vidas totalmente vulneradas.

Al respecto, entre los elementos que el Estado argentino debería tener presente se incluyen los Principios rectores sobre la deuda externa y los derechos humanos, aprobados por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en abril de 2012[i] y profundizados en amplios trabajos posteriores.  Al referirse expresamente a la sostenibilidad de la deuda, señala que “las evaluaciones de la sostenibilidad de la deuda no deben limitarse a los aspectos económicos (las perspectivas de crecimiento económico del Estado deudor y su capacidad para cumplir sus obligaciones de servicio de la deuda) sino que también deben tener en cuenta los efectos de la carga de la deuda en la capacidad del país para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y crear las condiciones para la realización de todos los derechos humanos.” Afirma a la vez que “esas evaluaciones deben ser realizadas por un órgano independiente…”.[ii]

Es en ese espíritu que ofrecemos las siguientes propuestas iniciales, con la plena convicción además que cualquier intento de resolver la problemática de la Deuda pública argentina, buscando su mera sostenibilidad,  fracasará nuevamente si no se pone en el centro la necesidad y urgencia de saldar la Deuda social e histórica, la Deuda ecológica y climática, la Deuda de género y la Deuda democrática que también se sigue acumulando con el pueblo argentino al priorizar los reclamos de algunos supuestos prestadores por sobre los Pueblos y la Naturaleza, reales acreedores.

1-      Hacer extensivo al conjunto del pueblo acreedor de grandes deudas públicas argentinas, la consulta respecto a cómo resolver esta grave problemática.  A través de la participación activa y vinculante de la enorme diversidad de organizaciones populares existentes, que se abocan entre otros a la defensa de los derechos humanos, de la niñez, de las mujeres, de los sin techo, del agua, los suelos y la biodiversidad, de los pueblos originarios, del campesinado, de las personas trabajadoras, jubiladas y pensionadas, contra la contaminación y todas las formas de “endeudamiento forzado”, sería posible establecer metas comunes y la fuerza y legitimidad necesarias para hacer frente a las pretensiones desmedidas, usurarias y muchas veces fraudulentas e incluso odiosas, de otros supuestos prestadores.

2-      Asegurar la realización de una investigación integral, o auditoría, con participación ciudadana independiente, de los reclamos de deuda pública argentina y de los acuerdos firmados con el FMI, a fin de establecer la legitimidad y legalidad de los mismos.  Según también resaltan los Principios rectores sobre la deuda externa y los derechos humanos[iii], la auditoría debe incluir el establecimiento de un registro público y transparente de les supuestes prestadores, el origen y estado de sus reclamos, el uso y consecuencias de los mismos, los pagos y otros beneficios ya cobrados y toda otra información pertinente al respecto. Deben abrirse los archivos del Estado y de otros responsables, para que quede claro y público toda la información relativa, entre otros, al traspaso de deudas privadas al erario público, las deudas tomadas por empresas estatales durante la última dictadura cívico-militar-eclesiástica y posterior a ésta, su uso y responsables que lo permitieron. Debe incluirse la sobrecarga de toma de deuda por las provincias, así como también la identificación de los funcionarios argentinos, extranjeros y de los bancos y organismos internacionales de crédito, responsables.

3-      Suspender todo pago de intereses, comisiones, multas y amortizaciones sobre la deuda pública financiera, y el cumplimiento de cualquier acuerdo o condición relacionada incluyendo los acuerdos firmados con el FMI, mientras no se haya completado la auditoría respectiva y quede establecido la legitimidad, legalidad y prioridad de cada reclamo.

4-      Establecer un claro plan de pagos, que refleje la prioridad del cumplimiento con los Derechos Humanos de la población y de la naturaleza y el resarcimiento de la Deuda acumulada con ellas, así como también la justa decisión de no pago, sanción y reparación de los reclamos de deuda ilegítimos o ilegales.

5-      Devolver al parlamento argentino, para su plena recuperación y ejercicio, las responsabilidades constitucionales que le cabe con respecto a la gestión del crédito de la Nación.

6-      Establecer como norma la realización de un Estudio del impacto en materia de derechos humanos  y derechos de la naturaleza de los proyectos de Presupuesto elaborados por el Ejecutivo para su aprobación parlamentaria, así como también en relación a los Informes de Ejecución presupuestaria. Los mismos deberían incluir un proceso amplio de consulta y participación social.

7-      Establecer del mismo modo, la exigencia de realización y aprobación previa de un Estudio de Impacto sobre los Derechos Humanos y Derechos de la Naturaleza respecto a todo proyecto de endeudamiento y/o acuerdo de préstamo condicional, incluyendo los términos y condiciones de su pago y/o cualquier plan de reestructuración o reperfilamiento de deudas y esquemas de pago.

8-      Asegurar la realización de un Estudio y evaluación pública con consulta social participativa, del impacto en materia de derechos humanos, incluyendo los derechos de los pueblos y de la naturaleza, de la membrecía de Argentina en el Fondo Monetario Internacional, con vistas a determinar la contribución, o no, de esa membrecía y la permanencia, o no, de la Argentina.

Señores Ministro, Secretario y Subsecretario, como señalamos al iniciar este mensaje, lamentamos que el poco plazo establecido y la época de año han dificultado la preparación de una contribución más amplia y participada en este primer momento. Por nuestra parte quedamos comprometides en seguir profundizando las observaciones y propuestas aquí adelantadas, junto a otras organizaciones del quehacer respectivo, con vistas a seguir contribuyendo al establecimiento de principios y procedimientos que coadyuvan al cumplimiento de nuestros derechos humanos y los derechos de la naturaleza y la determinación de un marco subsidiario que regula los procesos de endeudamiento y desendeudamiento argentinos.

Sin otro particular, saludamos a la espera del inicio de un intercambio fructuoso al respecto.

Buenos Aires, 3 de enero de 2020

Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz

Nora Cortiñas y Mirta Baravalle, Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora

Beverly Keene, Coordinadora Diálogo 2000-Jubileo Sur Argentina

Coordinación Nacional, Fundación Servicio Paz y Justicia

[i] Consejo de DDHH de la ONU, Principios Rectores sobre la deuda externa y los derechos humanos, A/HRC/20/23, 10 de abril de 2012.

[ii] Idem, párrafos 65 y 66.

[iii] Idem, en especial párrafos 67 y 68.

Anses advierte: bancos deben devolver lo retenido a los jubilados que cobraron los bonos

El organismo previsional subrayó la vigencia de la norma del Banco Central que ordena el reintegro «inmediato» de lo descuentos y considera su ejecución una «contravención».

Por Randy Stagnaro 

La Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) ratificó que los bancos deben devolver los montos que les hayan retenido a los jubilados que cobraron los bonos de hasta 5000 pesos en diciembre y enero.

El organismo previsional subrayó la vigencia de la “aclaración” que emitió el Banco Central (BCRA) el 30 de diciembre pasado, cuando arreciaron las primeras denuncias de retenciones al dinero que cobraban los jubilados.

Ese día, el BCRA emitió la Comunicación B 11928/2019 en la que afirmó que los dos bonos otorgados en el decreto 73/19 “no son susceptibles de descuento alguno”, según indica el artículo séptimo de esa norma.

“En tal sentido, no corresponde deducir de esos beneficios ningún tipo de concepto, sea por operaciones concertadas con la propia entidad financiera pagadora o con terceros, tales como cuotas de préstamos otorgados con código de descuento, comisiones o cargos por servicios adicionales a la cuenta contratados por el beneficiario, débitos automáticos para el pago de impuestos, servicios y otros conceptos, etc.”, detalló la Comunicación de la autoridad monetaria.

Desde que comenzó a cobrarse el primer bono de 5000 pesos, el 27 de diciembre, jubilados de todo el país advirtieron que estaban sufriendo descuentos que ejecutaban los bancos privados al momento del pago.

A pesar de la Comunicación B 11928, continuaron los reclamos de los jubilados por nuevos descuentos y porque las entidades financieras no devuelven lo ya descontado. Según el defensor de la Tercera Edad, Eugenio Semino, el dinero del bono “tiene que ser devuelto; hice un planteo a la Anses por la innumerable cantidad de denuncias; la Anses es solidariamente responsable porque el banco le da un servicio por el que cobra muy bien y tiene que intimar a las entidades».

«En muchos casos, el jubilado que estaba en condiciones de percibir el bono se encontró con que se lo retuvieron en el banco en el caso de que tuviera algún crédito», explicó Semino en diálogo con Radio Continental.

El especialista aclaró que esos descuentos «no involucran créditos de la Anses, sino que son bancos no oficiales que pagan los haberes jubilatorios y les ofrecen pequeños paquetes de supuestos beneficios como créditos».

En el mismo sentido se pronunció el defensor del Pueblo bonaerense, Guido Lorenzino, quien informó que el organismo a su cargo elaboró “recomendaciones dirigidas a la Anses para que verifique que no se produzca ningún tipo de retención o descuento por parte de entidades bancarias o financieras, y al Banco Central para que controle que no vuelva a producirse esta situación y que devuelva los montos retenidos a los beneficiarios de la Provincia afectados”.

Semino indicó que «en muchos casos el descuento fue del ciento por ciento del bono, que fueron a cuotas que el jubilado debía o que estaban al vencimiento en ese mes”. El defensor de la Tercera Edad apuntó que “los bancos son inescrupulosos con los jubilados: consideraron que no es remunerativo. Al no considerar el pago como parte de la prestación alimentaria como la jubilación, el banco decidió que el bono directamente podía ser descontado; también fue tomado para pagos mínimos de tarjetas de crédito».

El gobierno nacional otorgó un bono de carácter complementario de los haberes habituales para un sector de jubilados y pensionados. Los que cobran la mínima están recibiendo 5000 pesos por mes con los haberes de diciembre y enero. Otro grupo cobrará la diferencia hasta $ 19.060. Quienes cobran más que esa cifra no recibirán este subsidio excepcional.

La Comunicación del BCRA es concreta en relación a estos descuentos: no se deben realizar, y si los bancos las realizaron, “deberán arbitrar los medios para el reintegro inmediato de la totalidad de los importes descontados en contravención a lo dispuesto en el citado artículo 7°”, según declara el texto. Pero las denuncias de los defensores indican que esto no está pasando.

Claudio Lozano fue oficializado como director del Banco Nación

La normativa se oficializó mediante el Decreto 60/2020, publicado este miércoles en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Alberto Fernández; el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; y el ministro de Economía, Martín Guzmán.

(Foto: PEDRO PEREZ)

El Ejecutivo nacional oficializó a través de un decreto la designación del economista y dirigente de Unidad Popular, Claudio Lozano, como director del Banco de la Nación Argentina.

Lozano es un economista y dirigente político de izquierda de larga trayectoria gremial, desde que en 1984 fue designado director del Instituto de Estudios sobre Estado y Participación de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

En 2017 había sido precandidato a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires en la lista 506 A – Popular y Socialista, dentro de la alianza Convocatoria Abierta por Buenos Aires, pero no había logrado superar las PASO.

Actualmente es dirigente nacional de Unidad Popular y coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP).

Inflación: En 2019 fue del 53,8%, la más alta en casi 30 años

Es el número más alto en 28 años. En comparación con noviembre, la suba de precios fue del 3,7%, motivado por el arrastre de la devaluación.

En lo que significó la cifra más alta en 28 años, el macrismo rompió su propio récord y la inflación acumulada de 2019 bordeó el 54%. Se trata de la cifra más elevada desde 1991 y aún más alta que la del 2018, cuando Cambiemos parecía establecer un tope máximo con el 47,6%.

De acuerdo al último informe del Indec, el Índice de Precios al Consumidor arrojó una suba del 3,7% en diciembre, número que completó el balance anual. En términos interanuales, el incremento de precios fue del 53,8%, motivado por el arrastre de la megadevaluación.

En 1991, bajo la presidencia de Carlos Menem, la hiperinflación había elevado los precios en un 81%. Luego, en 2002, la devaluación generó una inflación del 40%, cifra que igualó el macrismo en 2016 y superó ampliamente en 2018 y en 2019.

En comparación al mismo mes de 2018, el rubro salud se encareció 72,1%, comunicación un 63,9%, equipamiento y mantenimiento del hogar 63,7%, mientras que alimentos y bebidas creció 56,8%. Por su parte, prendas de vestir y calzado aumentó 51,9% y transporte 49,7%.

A pesar de que las cifras son inusitadas, podrían haber sido empeoradas por la gestión de Mauricio Macri. El documento oficial señaló que el segmento vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles saltó 39,4%. Por ser un año electoral, la gestión de Cambiemos postergó tarifazos en los servicios públicos para evitar un mayor costo político.

*Fuentes: El Destape- Tiempo Argentino- Agencias

You must be logged in to post a comment Login