Chile. El sadismo sin límites de los carabineros chilenos llega hasta destruir el memorial popular que homenajeaba al último joven muerto por su proceder represivo