(Cuba) Premio Nacional de Teatro 2019, Herminia Sánchez: «El teatro no es una tarea individual, es una obra colectiva»

Resumen Latinoamericano*, 17 de enero de 2019.

Herminia Sánchez, Premio Nacional de Teatro 2019, cuenta a Granma las anécdotas que marcaron su trayectoria

Por

A sus 95 años, Herminia Sánchez recuerda con lucidez sus primeras experiencias en el mundo de la actuación. La Premio Nacional de Teatro 2019 pareciera revivir cada momento cuando cuenta a Granma las anécdotas que marcaron su trayectoria. La edad y el implacable paso del tiempo son secundarios para ella, su pasión por el teatro y la actuación sobrepasan cualquiera de estas barreras.

–¿Cuál fue su primer contacto con el mundo del teatro?

–Yo estudié contabilidad. Fue en ese momento cuando empezó mi primer contacto con el teatro. El bedel de la escuela de comercio era actor y creó un grupo. A pesar de no haber pensado nunca en el teatro como una carrera, comencé a trabajar allí y me gustó. Lo primero que hice de importancia, que fue muy lacerante para mí, fue Electra. Yo no sabía nada de Grecia, pero la directora me dijo que tenía que hacerlo porque era un trabajo de la clase. Eso marcó una etapa porque fue la primera vez que me vi retratada en un periódico, envuelta críticas. Después de esa experiencia es como si me hubiesen atado con una cadena que luego nunca pude soltar.

–¿Qué significó ser una de las fundadoras del Grupo Escambray?

Sergio Corrieri se nos presentó de pronto, a Manolo, mi esposo, y a mí y nos dijo, ¿«quieren ir a hacer teatro a las montañas»? Los dos estábamos un poco indecisos. Nuestra idea era no hacer obras convencionales, cuando había triunfado la Revolución. Sin embargo, Sergio quería montar obras que estuvieran en consonancia con lo que estaba sucediendo en el país, de manera que el teatro no podía quedarse atrás. En ese momento aceptamos su propuesta. Tuvimos que acostumbrarnos a trabajar de noche, tener casi una vida de nómadas Fue una experiencia distinta para los dos, pero lo hicimos, yo si no trabajo no me siento bien.

Herminia Sánchez, Premio Nacional de Teatro 2019. Foto: Dunia Álvarez Palacios

–¿Qué lugar ocupa la escritura en su vida?

Siempre quise escribir. Cuando estudiaba me propusieron que hiciera el guion de fin de curso. Fue una experiencia que disfruté mucho. Luego, a Manolo y a mí se nos ocurrió entrevistar a tres mujeres del Escambray que nos impresionaron precisamente por sus oficios, entre ellas estaba la dueña de un prostíbulo. En ese momento fue cuando nació Cacha Basilia de Cabarnao, con la dirección de Manolo, una obra que tuvo un gran impacto. Estoy escribiendo un libro sobre mi trayectoria que está en proceso para ser publicado este año, pero no solo trata de mí porque el teatro no es una tarea individual, es una obra colectiva.

–Ha trabajado, además, en filmes memorables como Lucía y Hello Hemingway. ¿Qué le aportó a su carrera estas experiencias detrás de las cámaras?

–Yo no pensé nunca hacer cine porque estaba demasiado metida en el teatro. La primera vez que yo entré a un set de cine, dije: ¿«y ahora qué hago»? No sabía las estrategias y técnicas, sin embrago creo que en el teatro, cine, o televisión , cuando eres actriz solo te queda actuar. Para mí la gloria fue trabajar en Lucía y compartir con grandes actrices como Raquel Revuelta. A los 90 casi, hice con Piar La ciudad y a pesar de la edad sabía que tenía que actuar. Es como una droga, que sabes que te está matando, pero no la dejas.

-¿Cómo recibe Herminia este Premio? ¿Se lo esperaba?

Aunque tarde, este premio para mí ha sido una gracia de Dios, nunca esperé recibirlo con 95 años. Tiene una compensación, para mí la más grande, he recibido estos días el saludo de personas que me habían olvidado, otras que ni sabían que yo vivía y sobre todo de mis alumnos. He sentido que estas muestras de afecto no nacieron del compromiso, el público siente que ese también es su Premio.

Granma


Herminia Maria Sanchez Quintana
Herminia Maria Sanchez Quintana, Premio de teatro 2018. Foto: Dunia Álvarez Palacios

Con especial cariño recuerda la actriz Herminia Sánchez –a quien se le otorgó este viernes con el Premio Nacional de Teatro 2019– el primer personaje en cuya piel se colocara por medio de la actuación. Se trata de Electra, hija del rey Agamenón en la mitología griega, el cual interpretara cuando cursaba el primer año de la carrera de Artes Dramáticas de la Universidad de La Habana.

«Nunca pensé que mi vida tomaría el rumbo de la actuación» expresó a Granma la actriz de 95 años, fundadora del Teatro Escambray, quien tuvo sus primeros acercamientos a las tablas, como aficionada  instada por el bedel de la escuela de comercio de la que era entonces estudiante. «Después de graduarme de artes escénicas me dediqué 60 años al teatro», comentó.

Un jurado encabezado por Armando Morales, director general y fundador del Teatro Nacional de Guiñol, decidió por unanimidad otorgar el lauro a la destacada actriz Herminia Sánchez, miembro del Teatro Nacional, del Conjunto Dramático Nacional y de Teatro Estudio.

El magisterio de Herminia, profesora titular de la carrera de Actuación en el Instituto Superior de Arte hasta 1989, ha dejado huellas también la televisión y en el cine. Este último atesora su último trabajo al haber integrado el elenco de La ciudad, filme del realizador Tomás Piard.

Entre los reconocimientos con que ha sido honrada esta dama están la Orden Alejo Carpentier, la Distinción por la Cultura Nacional y la medalla Raúl Gómez García. El premio le será entregado el próximo 22 de enero, Día del Teatro Cubano.

 

You must be logged in to post a comment Login