PALESTINA: Grupos de Derechos Humanos: Israel viola la ley internacional al rociar herbicidas dentro de Gaza / Futuro incierto para 600 palestinos de Jerusalén Este ante riesgo de desalojo / Elecciones anticipadas en Israel: ¿Quién destronará al ‘rey de Israel’? / Más información…

Resumen Latinoamericano / Agencias / 09 de enero de 2019 –

Grupos de Derechos Humanos: Israel viola la ley internacional al rociar herbicidas dentro de Gaza

En una urgente carta a los oficiales militares israelíes, tres grupos de derechos humanos exigen que Israel deje de rociar peligrosos productos químicos en Gaza.

Foto ilustrativa de un avión rociando en tierras agrícolas agentes químicos.  (Moshe Shai / FLASH90)

El ejército israelí continúa rociando herbicidas peligrosos en campos agrícolas dentro de la Franja de Gaza, tres años desde que la +972 Magazine informara por primera vez sobre esta práctica. Esta semana, tres grupos de derechos humanos palestinos e israelíes enviaron una carta a los oficiales militares israelíes para exigir que dejaran de rociar estos peligrosos productos químicos en Gaza.

El último caso de fumigación con herbicidas, utilizando un químico cancerígeno, se llevó a cabo a principios de diciembre. Una variedad de cultivos dentro de Gaza se dañaron como resultado, de acuerdo con los grupos de derechos.

«Los agricultores han sufrido masivas pérdidas en el pasado como resultado de la fumigación y han estado expuestos a riesgos para su salud asociados a los agentes químicos utilizados en dicha fumigación», escribieron Al Mezan, Gisha y Adalah en su carta al Ministro de Defensa israelí Benjamín Netanyahu, junto con el fiscal general del país y el abogado general militar.

«La fumigación es una medida altamente destructiva, que infringe los derechos humanos fundamentales y viola las leyes israelíes e internacionales», agregaron los grupos de derechos en una declaración conjunta este miércoles.

Israel ha mantenido durante años una «zona prohibida» unilateral dentro de la Franja de Gaza, y regularmente envía excavadoras y otros equipos a través de la cerca para nivelar la tierra y destruir plantas y árboles para mantener una línea de visión clara. Desde el inicio del 2015, el ejército israelí cruzó la cerca más de 207 veces en tales operaciones, un promedio de más de dos veces por semana.

En diciembre de 2015, el ejército israelí admitió por primera vez, en respuesta a las preguntas de la +972 Magazine, que también estaba usando herbicidas dentro de Gaza. Según el informe de seguimiento de Amira Hass en Haaretz, cerca de 3,500 acres (14,000 dunams) de tierras agrícolas en Gaza han sido dañados por esta práctica. La fumigación también ha dañado los cultivos israelíes a lo largo de la cerca.

La carta de los tres grupos de derechos humanos revela además que la Organización Mundial de la Salud ha determinado que la sustancia química que está siendo rociada por los contratistas militares israelíes, Roundup, es carcinógena y no está destinada a la fumigación aérea, debido a los riesgos para la salud y también al riesgo que suponen para los cultivos cercanos.

Los trabajadores palestinos recolectan guisantes durante la cosecha en un campo en Khuz’a, junto a la cerca entre Israel y el sur de la Franja de Gaza el 27 de enero de 2014. (Abed Rahim Khatib / Flash90)

En el año 2016, los agricultores exigieron que el ejército los compensara por los daños. El ejército de Israel se negó.

A pesar de la confirmación de las FDI a +972 Magazine, y luego  a Gisha, de que había fumigado herbicidas dentro de la Franja de Gaza, el Ministerio de Defensa de Israel afirmó en los documentos judiciales que los aviones solo sobrevolaron territorio israelí. Los agricultores de Gaza han señalado, sin embargo, que los aviones, de hecho, vuelan dentro del espacio aéreo de Gaza.

Además, sobre la base de los documentos obtenidos por los grupos de derechos a través de una solicitud de libertad de información, la fumigación se realiza deliberadamente cuando el viento transportaría los productos químicos hacia Gaza y no hacia los campos israelíes.

Durante la guerra de Vietnam, los Estados Unidos rociaron el Agente Naranja, el napalm y otros herbicidas y defoliantes para destruir vastas extensiones de selva en Vietnam con fines militares. Sin embargo, después de que se aclararon los efectos sobre la salud y el medio ambiente de tales prácticas, la comunidad internacional inició la  Convención de Modificación Ambiental que  restringe el uso de la guerra herbicida, que entró en vigor en 1978. Israel no es parte en la convención.

Israel se retiró unilateralmente de la Franja de Gaza en el año 2005, eliminando a las tropas que habían estado estacionadas allí durante casi cuatro décadas. Sin embargo, el ejército israelí no renunció al control de la franja y aún mantiene el control sobre: ​​quién y qué bienes pueden entrar y salir de Gaza; las fronteras marítimas de la franja, incluida la determinación de dónde pueden pescar los pescadores; la «zona prohibida» dentro de Gaza en sus fronteras este y norte; su espacio aéreo su registro de población; y el movimiento entre Gaza y el resto de los territorios palestinos ocupados.

Fuente en inglés: Israel spraying herbicides inside Gaza violates int’l law, rights groups say

Fuente: Michael Schaeffer Omer-Man, +972 Magazine / Traducción: Palestinalibre.org


Futuro incierto para 600 palestinos de Jerusalén Este ante riesgo de desalojo

Cientos de palestinos de Silwán, uno de los barrios más disputados del territorio ocupado de Jerusalén Este, en un valle cercano a la Ciudad Vieja, habitan en viviendas que están en riesgo de desalojo después de que el Tribunal Supremo israelí abriera la puerta a su desahucio.

Foto Archivo: El Tribunal Supremo israelí ordenó el desalojo de palestinos de Silwan cerca de la mezquita de Al Aqsa. Philip Cheung / El Nacional

La barriada afectada, Batan al Hawa, está repleta de edificios de construcción barata, con paredes de hormigón gris que recubren su estructura, y la tensión es latente en sus calles estrechas, donde los habitantes palestinos coexisten con grupos de colonos judíos que los últimos años se han mudado a varias viviendas en las que lucen la bandera israelí.

Esta zona, situada en el corazón de Silwán, «es el lugar de Jerusalén oriental donde los colonos han hecho un mayor intento para tomar su control», señala a Efe la directora de la ONG israelí Ir Amim, Betty Herschman, que alerta, «ahora hay cien familias, unos 600 palestinos, amenazados con ser desplazadas de sus hogares».

El pasado noviembre, el Tribunal Supremo israelí abrió la puerta a su desalojo.

La corte rechazó un recurso en contra del desahucio presentado por 104 de las personas afectadas, comenta a Efe el líder comunitario Zoheir Rajabi, residente en una de las casas en disputa, dentro de una batalla legal en la que la organización procolona Ateret Cohanim reclama la tierra donde viven.

Inmigrantes judíos procedentes de Yemen residieron en el barrio a principios de siglo XX, y la tierra en la que vivieron fue entregada hace 17 años por el custodio general (responsable de quienes viven fuera de Israel y los territorios que controla, o en países enemigos por una ley de 1950) a esta entidad, que impulsa la presencia judía en Jerusalén Este, bajo ocupación israelí desde 1967.

En 2001, el tribunal de distrito de la ciudad nombró fideicomiso a la asociación, que se hizo con el control de las viviendas, pese a que los palestinos que residen en ellas reivindican su propiedad y se niegan a abandonarlas.

«A finales de 2015, Ateret Cohanim había cuadruplicado el número de unidades de vivienda en su poder», tras tomar control de 27 domicilios de Batan al Hawa ubicados en seis edificios distintos, condena Ir Amim en un comunicado, donde agrega, «unas 17 familias ya han sido desalojadas y aproximadamente 80 tienen demandas de desahucio pendientes en su contra en el tribunal».

«Esta campaña bien organizada» de la organización, señala Ir Amim, se ha realizado con «la implicación directa del Gobierno israelí», que facilita «el asentamiento privado en la Ciudad Vieja» de Jerusalén «y los barrios palestinos de su alrededor», acusa.

En el salón de la casa de Rajabi destaca un televisor por el que ve imágenes de doce cámaras de vídeo apostadas en distintos puntos de Batan al Hawa, «para registrar la violencia de los colonos» si hay agresiones contra sus vecinos palestinos, una problemática que se repite a menudo, asegura el palestino.

Según explica, mostrando documentos de adquisición de propiedad de la época, su padre compró la tierra en la que vive en 1966, cuando Jerusalén Este aún estaba bajo control de Jordania, y muchas de las viviendas de la manzana, ahora pendientes de desalojo, fueron construidas y ampliadas por él y sus hermanos progresivamente.

«¿Qué hacemos si nos desalojan? No tenemos otro lugar a dónde ir», lamenta el hermano pequeño del líder comunitario, Jadala Rajabi, con cuatro hijos a su cargo, desde su despacho en el centro comunitario Maada, que ofrece «actividades educativas y de ocio a unos 120 niños, para evitar que tengan problemas en la calle» con las decenas de colonos religiosos que en muchos casos van armados por la zona, apunta.

Cerca de la casa de Zoheir, en un inmueble que desde 2015 funciona como sinagoga, se ve una gran estrella de David iluminada con luces azules en el tejado, y dos guardas de seguridad privada controlan los accesos con pequeñas metralletas, acompañando a mujeres judías con pañuelos de colores que les tapan el cabello y hombres con kipás tejidas que se pasean con sus niños.

«Estamos cumpliendo el sueño sionista, que se basa en el renacimiento de la vida judía en la tierra de Israel», señala a Efe el director ejecutivo y portavoz de Ateret Cohanim, Daniel Luria, que agrega, no puede hacer comentarios sobre la tierra en disputa en Batan al Hawa «al ser un proceso judicial que sigue abierto».

Éste define su entidad como «una organización sin ánimo de lucro» que facilita «directa o indirectamente» las adquisiciones de propiedades árabes «a judíos de todo el mundo que compran».

«Como pueblo indígena de esta tierra, tenemos un derecho natural e histórico para vivir en cualquier barrio, especialmente en el corazón de Jerusalén», reivindica Luria.

Fuente: Joan Mas Autonell, Agencia EFE


Elecciones anticipadas en Israel: ¿Quién destronará al ‘rey de Israel’?

La respuesta del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu a los llamamientos a anticipar las elecciones el pasado mes de noviembre fue “un error histórico”.

Foto: Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu [Abdülhamid Hoşbaş/Anadolu Agency]

La respuesta del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu a los llamamientos a anticipar las elecciones el pasado mes de noviembre fue “un error histórico”. Unas semanas después habló con excesiva confianza del acuerdo “unánime” de su coalición de derecha de celebrar elecciones anticipadas en abril. Entonces, ¿a qué se debe el cambio de opinión?

Puede que Netanyahu no sea un buen líder, pero no cabe duda de que es un político astuto. El hecho de que esté preparando un quinto mandato al frente del conflictivo escenario político israelí dice mucho de su habilidad para sobrevivir contra todo pronóstico.

Pero no todo es Netanyahu y sus maneras inteligentes. La política israelí es verdaderamente desalentadora. La izquierda, si es que alguna vez se ha ganado este título, es marginal, si no totalmente irrelevante. El centro carece de una verdadera identidad política o de un discurso inteligible respecto, por ejemplo, a la política exterior o a un verdadero programa para la paz y la coexistencia. La derecha, que ahora define a la sociedad israelí en su conjunto, se ha inclinado aún más a la derecha y rebosa de celo religioso y ultranacionalismo, mientras parte de ella flirtea con un fascismo descarado.

Por extraño que resulte, Netanyahu no es el más extremo en comparación con el ministro de EducaciónNaftali Bennett, el ministro de Justicia Ayelet Shaked y el recientemente dimitido ministro de Defensa Avigdor Lieberman.

De hecho, según la política orweliana de Israel, nada es lo que parece.

Netanyahu está pagando ahora el precio de su exceso de confianza. La criatura de derecha que ha creado tan diligentemente para aplastar a sus enemigos se ha vuelto tan poderosa y desquiciada que ni siquiera el propio primer ministro puede controlar ya los resultados políticos.

El que fuera líder indiscutido israelí está demasiado cómodo con el poder. También su familia se ha acostumbrado demasiado a la buena vida. Su mujer esta siendo juzgada ahora por corrupción y malversación de fondos públicos. A principios de diciembre la policía recomendó, y por tercera vez, acusar a Netanyahu de fraude, aceptar sobornos y abuso de confianza. Entre la implicación directa en el caso de corrupción generalizada de su mandato y los negocios sucios de su propio círculo de asesores y especuladores, el líder israelí ya no es intocable.

La sensación de seguridad de Netanyahu siempre ha estado respaldada por su buena posición en las encuestas de opinión. Incluso ahora, sus cifras siguen siendo relativamente buenas. Si las elecciones se celebraran hoy su partido Likud seguiría ganando cómodamente (30 de los 120 escaños del Knesset [parlamento]). De hecho, esa es precisamente la razón por la que Netanyahu cambió de opinión y sucumbió a la presión cada vez más fuerte de Bennett, entre otros miembros insatisfechos de la derecha.

Tiene la manos atadas en Siria gracias a que Rusia rechaza tajantemente el incesante bombardeo por parte de Israel de este país destrozado por la guerra. También ha disminuido su capacidad de maniobra en Gaza debido al chapucero ataque a la bloqueada Franja el 11 de noviembre.

Gaza era un lugar en el que los políticos israelíes podían exhibir músculo libremente, castigar a la atrapada población de esta diminuta zona ya fuera con una guerra habitual o con un bombardeo rutinario. Pero Netanyahu también ha fracasado en este frente donde la resistencia gazí repelió recientemente el ataque de un comando israelí y obligó al gobierno israelí a aceptar una tregua auspiciada por Egipto. Apenas 48 después Lieberman dimitió en señal de protesta, lo que contribuyó a aumentar aún más el estigma entre los oficiales israelíes de todos los partidos de que su líder es “débil” y fue “derrotado ” por Hamas. Con todo, su coalición sobrevivió, aunque no por mucho tiempo. Una mayoría muy exigua de un solo miembro del Knesset mantiene viva en el Parlamento a la antaño poderosa coalición.

De pronto Bennett y otros tuvieron la llave de la supervivencia de la coalición dirigida por el Likud y del propio destino político de Netanyahu, de modo que este optó por unas elecciones anticipadas con la esperanza de una victoria fácil y de formar otra coalición de derecha en la que tendría mayor capacidad de maniobra e infundiría mayor respeto.

Dado que los partidos de centro e izquierda ya han demostrado no valer nada, Netanyahu cuenta ahora con la permanente incapacidad de estos para atraer a la sociedad israelí. Las elecciones se celebrarán el 9 de abril, tal como anunció el 24 de diciembre el portavoz del Knesset, Yuli-Yoel Edelstein; casi nueve meses antes de lo previsto inicialmente.

Teniendo en cuenta las cada vez mayores desgracias de Netanyahu ocho meses podrían ser demasiado tiempo para mantener su capacidad de ser elegido. De hecho, la mayoría de los israelíes ya lo consideran un líder corrupto. Según esos mismos cálculos, si se celebran elecciones anticipadas en abril no hay tiempo suficiente para que emerja un aspirante competente ni de la derecha ni de los restos políticos del centro y la izquierda para, finalmente, destronar al rey de Israel. No obstante, también esto podría resultar ser lo que uno querría que sucediera.

Pocos días después del anuncio de Edelstein, Bennett y Shaked anunciaron la formación de su propio partido. Los líderes de [el partido] Hogar Judío son ahora los líderes de “Nueva Derecha”. Aunque esto se ha considerado un importante desafío a Netanyahu desde su electorado de derecha, también es una de las primeras señales de la fragmentación de la propia derecha.

Pero eso no es todo. Otro Benjamin – Benjamin “Benny” Gantz – espera cambiar totalmente el paradigma político israelí. Este exgeneral ha servido en varias guerras contra Gaza, en el frente Israel-Siria y fue el vigésimo Jefe de Estado Mayor del país. Con un punto de vista político poco claro y, por lo tanto, sin mancha, y un sangriento historial de guerra, a Netanyahuy le resultaría difícil mellar la reputación de Gantz entre los israelíes. En Israel “matar árabes” siembre es un incentivo en las elecciones. Aunque se considera que este hombre del ejército convertido en político es de centro izquierda, él claramente quiere empezar de nuevo.

El 27 de diciembre Gantz lanzó su propio partido político, Hosen Yisrael [Resiliencia de Israel]. Con poca o ninguna campaña política el nuevo partido obtendría 15 escaños en el Knesset si las elecciones se celebraran hoy, lo que dice mucho de la falta de fe de los israelíes en las élites políticas de centro izquierda existentes, pero también acerca del importante desafío al que la derecha, con todas sus ramificaciones, se debería enfrentar si el péndulo sigue oscilando.

Por ahora es probable que la estrategia de Netanyahu se centre en obtener todo el capital político posible arriesgándose lo menos posible. Pero con sus enemigos ganando fuerza, las investigaciones policiales cada vez más cerca, la fractura de la derecha y el auge de un candidato de centro que podría resultar elegido, el superviviente Netanyahu podría convertirse en un lastre para su propio partido, lo que podría suponer, por fin, el fin de su carrera política.

Sobre el autor: Ramzy Baroud es periodista, escritor y director de The Palestine Chronicle. Su último libro es The Last Earth: A Palestinian Story (Pluto Press, Londres, 2018). Baroud es doctor en Estudios Palestinos por la Universidad de Exeter y profesor no residente del Orfalea Center for Global and International Studies, Universidad de Santa Barbara, California.

Fuente en inglés: Early elections: Who will dethrone ‘the king of Israel’?

Fuente: Ramzy Baroud, Middle East Monitor / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos).


Detallan el financiamiento de las milicias pro israelíes de las redes sociales

Una serie de prominentes líderes judíos estadounidenses están financiando campañas encubiertas y anónimas dirigidas en contra de activistas estudiantiles pro palestinos, según ha informado The Forward.

Fotográfica, en la que se puede observar el logotipo de Twitter en la pantalla de un iPhone 5 de Apple Inc. Tomada el 25 de septiembre de 2016 en París, Francia (Ilustración fotográfica de Chesnot / Getty Images)

The Forward, diario judío que ha estado publicando valiosa información sobre las fuentes de financiamiento para los grupos hiperagresivos y sombríos que encabezan campañas de odio coordinadas contra los críticos del estado sionista en las redes sociales, donde se ha revelado las identidades de quienes están detrás de las cuentas ocultas de las redes sociales.

Según el informe, los jefes de la comunidad y de prominentes organizaciones judías, con un perfil público “respetable” y cuidadosamente elaborado, han donado millones de dólares para financiar proyectos secretos dirigidos a atacar a estudiantes y profesores activistas. En varias ocasiones, su apoyo ciego a Israel los ha visto financiar grupos de extrema derecha y de odio musulmán.

El último grupo pro israelí que expone The Forward es el que dirige una campaña contra la red de campus pro palestinos Students for Justice in Palestine (SJP). Se dice que SJP es el defensor más conocido de la causa palestina en los campus universitarios de Estados Unidos. Esto ha conllevado que sea el objetivo de un grupo pro israelí conocido como SJP Uncovered, que ataca anónimamente a estudiantes activistas afiliados a SJP en todo el país. Con más de 100,000 seguidores en Facebook, SJP Uncovered ha perseguido a estudiantes pro palestinos manteniéndose bajo un velo del anonimato, el cual se dice que es casi impenetrable.

Hasta ahora, la fuente de financiamiento para SJP Uncovered había sido un misterio. The Forward ahora ha podido arrojar luz sobre la organización para revelar que el sitio es un proyecto secreto de Israel en Campus Coalition (ICC), una organización pro-Israel con sede en Washington DC vinculada a la mayoría de los financiadores y organizaciones en la comunidad judía.

En su sitio web oficial, el ICC señala que su visión es crear un ambiente de campus donde «el diálogo y las ideas se intercambian libremente sobre Israel». En público, la CPI presenta un rostro respetable, típico de casi todos los grupos pro israelíes, pero en privado está financiando a uno de los grupos estudiantiles más agresivos y sombríos responsables de las campañas de odio contra los críticos del estado sionista. The Forward reveló que el ICC pagó más de US$ 1 millón en el año fiscal 2016/2017 a SJP Uncovered, en ese tiempo también realizó campañas perversas contra estudiantes con la ayuda de firmas consultoras políticas.

Hasta alrededor del año 2014, se dice que la CPI ha sido un grupo de defensa pro-israelí estándar que recibió donaciones de las fundaciones judío-estadounidenses más grandes y más importantes. En 2015, sus operaciones cambiaron a «campañas secretas y anónimas dirigidas a activistas estudiantiles pro palestinos, a menudo con la ayuda de consultores políticos profesionales pagados de primer nivel», según el informe de investigación.

Al describir el cambio de enfoque, un ex funcionario del campus pro israelí señaló: «Estaba claro que la vieja forma de hacer negocios […] no era hacer el corte, no era suficiente, y había un enfoque totalmente nuevo y ofensivo de las cosas…»

Añadiendo:

«El marco general fue que la comunidad pro-Israel ya no se sentará y dejará que sucedan las cosas, se irá a la ofensiva… Estaba muy claro que ir a la ofensiva para ellos significaba ir tras los estudiantes y las organizaciones que promueven BDS».

Con el cambio de énfasis en el año 2015, realizaron campañas más agresivas, el ICC comenzó a contratar consultores políticos pagados, incluidos investigadores de la oposición, para trabajar dentro de los campus. Se transformó en un engranaje en lo que a menudo se describe como la guerra global secreta de Israel contra activistas pro palestinos, que es operada por un ministerio dedicado en Tel Aviv conocido como el Ministerio de Asuntos Estratégicos. Su función principal es encabezar los esfuerzos abiertos y encubiertos de Israel para desprestigiar el movimiento no violento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS, por sus siglas en inglés) que se basa en la campaña mundial que ayudó a acabar con el Apartheid en Sudáfrica. En noviembre, The Electronic Intifada publicó en su totalidad una investigación de Al Jazeera TV. Este documental reveló algunas de las tácticas del ministerio. El documental fue censurado, supuestamente después de que Israel presionara a Qatar, que financia a Al Jazeera.

SJP Uncovered es una de las muchas organizaciones pro israelíes que emergen de un nuevo consenso dentro de las secciones de la comunidad judío-estadounidense. Creían que derrotar al movimiento global de BDS era una prioridad clave, que solo podía lograrse a través de medios agresivos. Sin embargo, tales tácticas no solo corrían el riesgo de no cumplir con las reglas de las instituciones públicas respetables, sino que eran malas para su imagen. La solución para los grupos sionistas y pro israelíes, tanto en Estados Unidos como en Israel, fue adoptar tácticas secretas y clandestinas contra sus objetivos en un esfuerzo por proteger su reputación. Una de las más conocidas de estas operaciones es el sitio anónimo de Canary Mission, que publica informes políticos sobre estudiantes universitarios. El sitio comenzó a funcionar en 2015, y desde entonces ha crecido para incluir dossieres en miles de estudiantes.

Una serie de exposiciones de The Forward en octubre reveló que una fundación controlada por la Federación de la Comunidad Judía de San Francisco, una importante organización benéfica judía con un presupuesto anual de más de US$ 100 millones, había donado $ 100,000 al sitio web, cuyo trabajo ha realizado comparaciones con una lista negra de McCarthyite. . Un perfil de Haaretz de la Canary Missiondescubrió que, durante tres años, el sitio web había extendido el temor entre los activistas universitarios al publicar más de mil informes políticos sobre los partidarios de los derechos de los palestinos de los estudiantes. Al mismo tiempo, el sitio web había hecho todo lo posible para ocultar el rastro digital y financiero que lo conecta con sus donantes y personal. Registrado a través de un servicio de secreto, el sitio no se pudo rastrear hasta hace poco.

Si bien la Federación (de la Comunidad Judía de San Francisco) había asegurado que era una «subvención única» que nunca volvería a ocurrir, el descubrimiento de una organización pro israelí respetable públicamente que da fondos para realizar campañas clandestinas de odio contra activistas pro palestinos provocó nuevas investigaciones. Canary Mission fue solo la punta del iceberg, ya que las declaraciones de impuestos vistas por la revista +972, mostraron que había un patrón de financiamiento sistémico de grupos radicales de derecha y anti-musulmanes.

¿Por qué el 2015 fue fundamental para este cambio de estrategia? Líderes judíos en los Estados Unidos, según el reportero de The Forward Josh Nathan-Kazis, decidieron gastar importantes recursos comunitarios para atacar a estudiantes universitarios en ese año porque se unieron: la cultura de espías de Israel y los mega donantes judíos estadounidenses, como Sheldon Adelson y Haim Saban. Ambos consideraron que el trabajo que estaban llevando a cabo las principales organizaciones judías era insatisfactorio. Queriendo cambiar todo el tenor del enfoque comunitario judío para combatir el “antisemitismo” y el BDS, las principales organizaciones judías fueron convocadas a una reunión secreta en Las Vegas, Nevada.

Durante esta reunión de 2015, hubo un consenso para un impulso hacia respuestas más agresivas en contra del BDS. Se formó una nueva iniciativa, llamada así por los milicianos judíos. En su sitio web, el grupo de trabajo Maccabee, que afirma que el movimiento BDS está propagando el antisemitismo en todo el mundo, dice que está «decidido a ayudar a los estudiantes a combatir este odio al traerles las estrategias y los recursos que necesitan para decir la verdad sobre Israel».

Las estrategias desarrolladas por los think tanks israelíes, como el Instituto Reut, se convirtieron en el libro de jugadas para las tácticas agresivas que, según se dice, llegaron a la madurez durante ese período. Estas tácticas, explica Nathan-Kazis, exigían a los defensores pro-israelíes que “criticaran, criticaran y criticaran” a los severos críticos de Israel, y que los “enmarcaran […] como proveedores de estándares dobles en contra de la paz, antisemitas o deshonestos «. Hablaron sobre «hacer “pagar el precio» a los que atacan a Israel y» aislar «a los grupos de defensa que arremeten en contra de Israel, mientras» organizan reuniones regulares de redes pro-Israel».

Fuente en inglés: Source of pro-Israel guerrilla warriors on social media exposed

Fuente: Nasim Ahmed, Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org


‘Proyecto de ley anti-BDS protege a Israel de los estadounidenses’

Bernie Sanders denuncia el proyecto de ley anti-BDS presentado por los republicanos que, a su juicio, protege al régimen de Israel ante los estadounidenses.

El senador Bernie Sanders durante un discurso en Washington, 13 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)

“Es absurdo que el primer proyecto de ley durante el cierre (del Gobierno estadounidense) sea una ley que castiga a los estadounidenses que ejercen su derecho constitucional a participar en actividades políticas”, indicó el senador Sanders, citado el lunes por medios estadounidenses.

Así reaccionó el senador demócrata al proyecto de ley, presentado por el republicano Marco Rubio al nuevo Senado controlado por los republicanos, que busca otorgar a los estados y gobiernos locales una autoridad legal específica para boicotear a las empresas estadounidenses involucradas en el movimiento de Boicot, Sanciones y Desinversión (BDS) contra el régimen israelí.

En el territorio estadounidense, 25 estados ya prohíben la inversión en compañías que boicotean negociación con Israel.

“Los demócratas deben bloquear la consideración de cualquier proyecto de ley que no reabra el Gobierno. Vamos a tener prioridades correctas”, reiteró Sanders.

Pero la oficina de Rubio dijo que el proyecto de ley permite a los gobiernos “contrarrestar la guerra económica contra Israel”.

Marco Rubio, uno de los principales patrocinadores de Israel en el Senado de EE.UU.

El derecho de las compañías estadounidenses a no hacer negocios con el régimen de Tel Aviv se convirtió en un tema importante después de que la empresa estadounidense de alquiler de alojamiento Airband anunció en noviembre pasado que sacará de sus listados de oferta los ilegales asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania.

En respuesta, el ministro del interior de Israel, Gilad Erdan, llamó a cinco estados estadounidenses, instándoles a tomar medidas contra la compañía. Erdan calificó la decisión de Airband como “las prácticas antisemitas” en cartas dirigidas a los gobernadores de California, Nueva York, Florida, Missouri e Illinois. Pese a las presiones, Airband expresó que no retrocederá de su decisión.

Los republicanos tienen una escasa mayoría en el Senado y necesitarían los votos demócratas para avanzar la medida.

Estadounidenses apoyan el BDS en las manifestaciones registradas en Nueva York.

¿Qué es el BDS?

El movimiento BDS es una campaña global que busca aplicar presión financiera a Israel para obligarlo a cumplir con las normas según el Derecho Internacional, incluida la retirada de los territorios ocupados, la eliminación del muro de separación de Cisjordania y el derecho de retorno para los refugiados palestinos.

Así, los tres ejes principales de BDS son: ocupación, colonización y apartheid. La campaña no se dirige contra las ciudadanas y ciudadanos judíos, ni mucho menos contra los judíos del mundo (muchos judíos participan en el BDS, también dentro de los territorios ocupados ), sino contra las instituciones que sostienen y financian las políticas de Israel en los territorios palestinos ocupados.

Esta campaña nació en el seno de la propia sociedad palestina y se extendió hacia el exterior. Ello le da una legitimidad y una fortaleza ética enorme, evitando así los riesgos de caer en el paternalismo y el eurocentrismo en solidaridad internacional con Palestina.

Fuente: Hispan TV


¿Demasiado antiisraelí? Revocan inesperadamente el premio que iba recibir la activista Angela Davis

La famosa activista es conocida por lanzar críticas explícitas a Israel en su conflicto con Palestina.

Jake May/The Flint Journal / AP

El Instituto de Derechos Civiles de Birmingham (BCRI), con sede en Alabama (EE.UU.), ha rescindido su decisión de premiar a  Angela Davis, famosa activista de derechos civiles, sin ofrecer una explicación concluyente. Davis, de 74 años, iba a recibir el Premio de Derechos Humanos Fred L. Shuttlesworth a mediados de febrero, pero el BCRI se ha echado para tras y ha anunciado que la decisión ha sido revocada.

La activista, exmiembro del Partido Pantera Negra, del Comité Coordinador de Estudiantes No Violentos y del Partido Comunista de EE.UU., es conocida por defender la reforma penitenciaria y por lanzar críticas contra Israel en los últimos años; posición ideológica que parece estar detrás de la retirada del premio.

«No cumple con todos los criterios»

La presidenta y directora ejecutiva de BCRI, Andrea Taylor declaró en octubre que el Instituto estaría «encantado de otorgar este honor» a Davis, a la que incluían entre «los campeones de derechos humanos más reconocidos a nivel mundial», por su capacidad para «dar voz» a aquellos colectivos que no tienen capacidad para hacerse oír

Sin embargo, el pasado sábado el BCRI anunció a través de un comunicado en el que afirmaba que a finales de diciembre, «simpatizantes y otras personas y organizaciones interesadas», tanto dentro como fuera de su comunidad local, comenzaron a solicitarles que reconsideraran su decisión.

«Tras un examen más detenido de las declaraciones de Davis y el registro público, llegamos a la conclusión de que, lamentablemente, no cumple con todos los criterios en los que se basa el premio», reza el comunicado.

El Instituto de Derechos Civiles de Birmingham en Alabama (EE.UU.) / Google Map

La declaración no precisa qué criterios son los que incumple Davis, ni tampoco identificó el origen de las solicitudes que han forzado a reconsiderar su candidatura. En este sentido, muchos activistas no tardaron en señalar una razón más que probable: el apoyo de Davis a la causa palestina y, en particular, al Movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS), campaña global de presión económica y política sobre Israel respecto a Palestina.

El alcalde de Birmingham, Randall Woodfin, fue más concreto al apuntar que la decisión del BRCI se produjo tras «las protestas de la comunidad judía local y algunos de sus aliados«, calificando la decisión de retirar el premio de «reactiva» y «divisiva».

¿Fueron los judíos?

Davis no hizo comentarios de inmediato, mientras se multiplican las reacciones de indignación en las redes sociales, llegando algunos activistas a pedir la renuncia de los funcionarios de BCRI. «Este es el mayor insulto, negarle a Angela Davis su herencia«, afirmó el activista Frank Matthews a AP.

Otros dudan que los judíos hayan podido presionar en contra de su candidatura. «La idea de que los judíos en Alabama, a diferencia de los muchos cristianos sionistas en Alabama, tienen el poder estructural para hacer que esto suceda debería hacernos reflexionar», escribió en Twitter la activista Sophie Ellman-Golan.

«‘Fueron los judíos’ es una explicación que se usa con demasiada frecuencia«, agregó.

Fuente: RT Actualidad

You must be logged in to post a comment Login