Catalunya. Sin camino compartido

Por Héctor D.Caresia, corresponsalia de RESUMEN LATINOAMERICANO en BCN

Desde las elecciones del 21 de diciembre el independentismo no ha logrado compartir el diagnóstico sobre los hechos de octubre de 2017 ni tejer una estrategia conjunta a largo plazo. Una falta de consenso que se ha traducido en varios episodios de división interna, que pueden reproducirse en dos momentos clave este año: las elecciones municipales y europeas y la sentencia del 1-O. Partidos y entidades intentan encontrar el desatascador, pero las conversaciones avanzan con dificultades. Según las fuentes consultadas de todos los actores, el punto de encuentro de momento son «acciones» al inicio del juicio que están liderando el ANC y Òmnium y que pasan por movilizaciones en Cataluña, Madrid y Europa. Más allá de este comienzo, sin embargo, las fuentes admiten que no se está abordando una estrategia a medio plazo que incluya los comicios de mayo y la respuesta a una condena por el referéndum. A ello se añade un escenario inestable en Madrid: la posibilidad de que Pedro Sánchez convoque elecciones españolas si el independentismo no le aprueba los presupuestos y haya un nuevo cambio de gobierno en la Moncloa, esta vez del PP y Ciutadans.

Sin camino compartido

«Hay acciones conjuntas, pero no una estrategia de fondo compartida», admite uno de los consultados de los dos grandes partidos independentistas. «Se nos come el corto plazo», añade, y pone de ejemplo que en las últimas semanas se habían centrado en la respuesta a la visita del consejo de ministros en Barcelona y en canalizar, a través de la ANC y Òmnium, las diferentes protestas convocadas espontáneamente en las redes sociales. Lejos del contacto casi permanente, que partidos y entidades tenían antes del 1-O (con el llamado estado mayor del Proceso), ahora los actores mantienen reuniones pero no ligan un camino común.

Otro de los consultados admite que es difícil que surja esta estrategia compartida si no se tiene claro el objetivo: mientras que ERC defiende «ensanchar la base», en JxCat hay voces que creen que hay que volver a poner todo el foco en el referéndum y otros insisten en hacer «efectivo el mandato» del 1-O por la vía unilateral -aunque esta sea una tesis minoritaria en el Gobierno-. Es por ello que fuentes cercanas al ejecutivo admiten que el documento que se había comenzado a redactar entre entidades, partidos, los presos de Lledoners y el exilio aún no ha fructificado. Se quería consensuar un estado del Proceso (las implicaciones del 1-O y cómo se podía seguir), pero los trabajos se han atascado: las fuentes reconocen que mientras el Gobierno prioriza ahora el diálogo y quiere hacer hincapié en buscar la mediación internacional (la desobediencia se ve como último recurso), el ANC y la CUP sólo se plantean el escenario de la unilateralidad.

En este punto, fuentes de JxCat ponen esperanzas en el rol que pueda jugar el ex Carles Puigdemont con el Consejo para la República para trazar un camino común, ya que creen que, como que forman parte la mayoría de actores -menos la CUP-, puede ser un lugar de encuentro. Un análisis, sin embargo, que no comparte ERC, que, desde el inicio, ha sido reacio a dar alas al ente impulsado al exterior por el ex. En los próximos meses, además, también pueden resurgir discrepancias por el rol de Puigdemont: sectores de JxCat quieren volver a hacer hincapié en la investidura a distancia del expresidente, y recuerdan que es su compromiso de legislatura. Una intención que desde ERC ven como una maniobra para presionar al presidente de la cámara, Roger Torrent, ahora que se acercan nuevas elecciones y la atención se centrará en el juicio contra los presos -entre ellos el de Oriol Junqueras- por 1-O. Y es que durante el juicio JxCat y ERC estarán en precampaña de las municipales y europeas, en las que, además de enfrentarse a los constitucionalistas, se disputarán el

liderazgo dentro del bloque soberanista.

Elecciones españolas?

Fuentes gubernamentales opinan que todos los actores están a «la expectativa» del inicio del juicio y qué vuelo internacional toma, de acuerdo con las movilizaciones en Europa y la visita de observadores internacionales. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, tiene previsto en estos meses hacer «viajes internacionales» para aumentar el eco.

Si bien es cierto que Torra ha dicho que el juicio puede ser una palanca para crear un «nuevo momento» de auge en el Proceso similar al de octubre de 2017, fuentes del Ejecutivo admiten que sólo es posible si el soberanismo está «más organizado que ahora», gana las elecciones de mayo y se manifiesta un rechazo amplio de la ciudadanía en el juicio del 1-O. A todas estas variables -admiten las mismas fuentes- se pueden sumar unos nuevos comicios en el Estado. «Veremos que hace Pedro Sánchez cuando no se aprueben los presupuestos», afirman, descartando que el PDECat y ERC, a pesar de la presión que están haciendo sindicatos y patronales, le den estabilidad.

En este punto admiten que si Sánchez decide no prorrogar los presupuestos y convocar nuevas elecciones el independentismo se volverá a situar en un escenario desconocido.

Un ejecutivo con el PP y Ciutadans (sumado a una eventual entrada de Vox en el Congreso) volvería a situar la política catalana y española a un nivel de tensión máxima. «No sé cómo afrontaría ahora el soberanismo un 155 inmediato y sin límite de tiempo», admite uno de los consultados, que recuerda la receta que ya ha prometido el líder popular, Pablo Casado, si llega a la Moncloa. Ante esta posibilidad, ya surgen voces dentro del independentismo-hoy por hoy minoritarias y especialmente al PDECat- que reclaman reeditar la alianza que desbancó Mariano Rajoy para aprobar los presupuestos de Madrid y la Generalitat. El apoyo, sin embargo, se produciría en plena tensión por el juicio y la precampaña: escenarios que se cruzan y que dificultan que el independentismo recupere la unidad.

Los momentos clave de los próximos meses para el soberanismo- Inicio del juicio

Está previsto que comience a finales de enero y dure hasta abril. El ANC y Òmnium harán movilizaciones en las capitales de veguería en Cataluña, en Madrid y en Europa (Londres, Berlín, París, Bruselas y Ginebra). Habrá observadores internacionales y una campaña de difusión para denunciar la «vulneración de derechos». Desde sectores de la CUP, se había planteado evitar el traslado de los presos en Madrid, pero la idea no ha prosperado: los mismos procesados quieren acudir al juicio.

Presupuestos

Si el independentismo mantiene el no a los presupuestos del Estado, Pedro Sánchez decidirá si convoca elecciones. Unos nuevos comicios en Madrid pueden cambiar totalmente el escenario si el PP y Cs llegan a la Moncloa (con una eventual entrada de Vox en el Congreso) con una escalada de tensión. Asimismo, el Gobierno debe aprobar las cuentas catalanas: el sí de los comunes aún está lejos.

Elecciones de mayo

El juicio coincidirá con la precampaña de las municipales y europeas. Aparte de la

lógica propia de los comicios y que el independentismo y el unionismo volverán a medir fuerzas, JxCat y ERC se disputarán el liderazgo dentro del bloque soberanista. Una rivalidad que volverá a tensionar la relación de los independentistas. Ambas formaciones tienen candidatos acusados en el Supremo.

Sentencia

Fuentes de partidos y entidades admiten que no se está abordando la respuesta a la sentencia, que puede retrasarse hasta el otoño. Hoy por hoy, pues, no hay acuerdo en esto a pesar de que Torra ha hablado de crear un «nuevo momento» a raíz del juicio.

Dentro de JxCat y de ERC hay opiniones diversas: desde esperar a la respuesta de Estrasburgo a parar el país pasando por unas elecciones catalanas.

Foto de archivo

You must be logged in to post a comment Login