Argentina: Para la ministra de Seguridad, si un policía no puede usar su arma “estamos en el peor de los mundos”

27 diciembre 2018
Con la doctrina Chocobar como bandera, la ministra de Seguridad, Patricia Bullri volvió a defender el protocolo que flexibiliza el uso de armas de fuego sobre el que afirmó que “es legal y constitucional”. “Para defender la vida de las personas, muchas veces es necesario el uso de armas de fuego”, justificó.
 

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, afirmó que el cuestionado protocolo que legaliza el gatillo fácil policial “es legal y constitucional”, y sostuvo que si un agente “tiene un arma y no puede usarla, estamos en el peor de los mundos”. Consideró, además, que “para defender la vida de las personas, muchas veces es necesario el uso de armas de fuego” y negó que el gobierno de Cambiemos haya tomado el modelo brasileño de Jair Bolsonaro: “Estamos cumpliendo tres años, él ni siquiera asumió”.

“Es una norma legal, constitucional y protectiva de la ciudadanía”, dijo la funcionaria para ratificar que, a pesar de las críticas, «está vigente» el reglamento que habilita a las fuerzas de seguridad a disparar contra sospechosos de delitos, estén o no armados ni se haya comprobado judicialmente si cometieron un ilícito.

Además, para minimizar las críticas a esa resolución que institucionaliza la Doctrina Chocobar, indicó que “los delincuentes no tienen ningún reparo en usar su arma de guerra” para “matar y asesinar”. “Es un protocolo que defiende la vida de las personas, de los policías y la ciudadanía. Y muchas veces, para eso es necesario el uso de armas de fuego”, sentenció.

Por otra parte, en declaraciones a radio La Red, la ministra negó que el gobierno de Mauricio Macri haya tomado como ejemplo la política de “mano dura” del presidente brasileño electo, Jair Bolsonaro, quien en la opinión de Bullrich “va a tener un flor de problema, porque si hay un país desbordado por el narcotráfico y el delito, ese es Brasil”.

“Este Gobierno está cumpliendo los tres años, Bolsonaro ni siquiera asumió”, dijo y añadió que “aparte, hace tres años nadie sabía ni quiera quién era Bolsonaro ni había tenido ninguna aparición pública en la Argentina”.

Para rechazar cualquier comparación, la funcionaria dijo que su política de seguridad fue discutida “en la campaña” 2015: “Decidimos que íbamos a salir del modelo zaffaroniano (por el juez Eugenio Zaffaroni) que defendía a los victimarios e íbamos a armar uno que defendiera a las víctimas”.

Por otra parte, Bullrich aseguró que no se dio por aludida -«ni yo ni el Gobierno ni el protocolo”, dijo- en la condena que el papa Francisco hizo respecto de “las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias”. Según la funcionaria, cuando Jorge Bergolio dijo eso, “lo hizo en un encuentro donde se discutía si había o no pena de muerte”.

Sin embargo, el Papa fue muy claro: “Quiero volver a llamar la atención sobre las ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, que son un fenómeno lamentablemente recurrente en países con o sin pena de muerte legal. Se trata de homicidios deliberados cometidos por agentes estatales, que a menudo se los hace pasar como resultado de enfrentamientos con presuntos delincuentes o son presentados como consecuencias no deseadas del uso razonable, necesario y proporcional de la fuerza para proteger a los ciudadanos”, había dicho.

A modo de respuesta, Bullrich insistió: “No creo que se haya enterado el Papa de que la Argentina se haya discutido este reglamento”.

You must be logged in to post a comment Login