Cuba. XVI Cumbre ALBA-TCP: La necesidad de una estrategia de desarrollo común como prioridad

Por Laura V. Mor / Resumen Latinoamericano Cuba. Fotos: Yaimi Ravelo.

La Habana, 14 de diciembre de 2018.- Una noche como hoy hace 14 años se fundaba la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) de la mano de dos grandes líderes: Fidel y Chávez.

Doce son los países que desde el año 2004 se han ido incorporando a este esfuerzo por unir capacidades y fortalezas para producir transformaciones estructurales que les permitan un desarrollo integral por la vía de un modelo integrador de pensamiento económico, que, según palabras del Presidente Nicolás Maduro puede llevar a la región “hacia un estadio superior de diversificación, de producción de las propias fuentes de riqueza que necesitan nuestros pueblos”.

En defensa de América Latina y el Caribe como Zona de Paz” giró la temática de la Cumbre, expresado enérgicamente en la declaración final conjunta; que aboga por un nuevo orden internacional en el que sea efectiva la igualdad soberana y el respeto a la libre determinación de los pueblos. ALBA-TCP repudió el intervencionismo y las acciones coercitivas unilaterales que “son contrarias al derecho internacional, amenazan la paz y restringen el disfrute de los Derechos Humanos de los pueblos de los Estados contra los que se aplican”.

Ejemplo de ello es el accionar injerencista del gobierno de Estados Unidos que utiliza a la Organización de Estados Americanos contra el orden constitucional de Venezuela y Nicaragua, también denunciado en el texto.

Solo la unidad de nuestros pueblos dotará a nuestras Naciones para hacer frente a la injerencia política y económica”, expresó el Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, quien leyó el documento final, que cuenta con un compromiso marcado a la cooperación regional, donde se reconoce a CELAC como mecanismo de concertación política regional.

Los países del ALBA denuncian también la vigencia del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos en 1962 y su extraterritorialidad, apoyando la resolución votada en Naciones Unidas que reclama la necesidad de poner fin a esta política genocida e ilegal; al tiempo que lamentaron las modificaciones al Programa Mais Medicos para Brasil, rechazando enérgicamente los cuestionamientos a la dignidad, la profesionalidad y altruismo de los cooperantes cubanos por parte del Presidente electo de Brasil Jair Bolsonaro.

Otro reclamo que se refleja en la declaración es la de la necesidad de salida al mar de Bolivia, instando a los países en conflicto a reiniciar el diálogo para resolver el histórico “enclaustramiento marítimo de Bolivia”. Se reitera la solidaridad con el expresidente brasileño Lula Da Silva, líder emblemático de Nuestramérica, al que los representantes de los países del ALBA consideran como un “preso político”.

Por otro lado, se hace énfasis en la vulnerabilidad ante los efectos adversos del cambio climático y los desastres naturales y se reafirma el compromiso en preservar las instituciones surgidas con el ALBA-TCP de concertación y cooperación económica.

La necesidad del dialogo constante entre fuerzas políticas progresistas y organizaciones sociales, donde ALBA-TCP sea el puente que lo posibilite se expresa en esta declaración, que ratifica aquello que dijera Fidel en la 12º Cumbre de Países No Alineados: “Sólo nosotros y sólo unidos podemos rechazar el injusto orden mundial q se propone imponer a nuestros pueblos”

Las palabras centrales estuvieron a cargo de Maduro, mandatario del país fundador de la Alianza, quien reconoció que “son muchos los retos” que han identificado, siendo el desarrollo económico de la región aquel reto principal para el cual deben concentrarse todas las fuerzas de este “consenso activo” que se continúa logrando.

Maduro denunció a Estados Unidos por la sistemática persecución financiera contra Venezuela y Nicaragua, por las amenazas de guerra comercial contra otros países, incluidos aquellos poderosos como es el caso de la República Popular China, dando cuenta como los intentos de desestabilización contra gobiernos progresistas tienen su base económica.

Maduro, que recordó que las tareas fundamentales desde la fundación de la Alianza fueron las destinadas al campo de lo social, dada la necesidad urgente ante décadas de neoliberalismo, afirmó que hoy esa tarea fundamental es lograr una “estrategia común de desarrollo (…) ante las condiciones adversas donde se impone el neoliberalismo saqueador en la región”, en donde el Petro sea la moneda de cambio común, pues como afirmó “es mentira que cada quien por su lado va a lograr el desarrollo económico”, disputando con aquello que muchos pensadores intentan relatar como verdad.

14 años después les podemos decir a los pueblos de América Latina: aquí está el ALBA, como referencia, de pie, dispuesta a vencer”, exclamó el presidente bolivariano ante los aplausos de un auditorio repleto.

You must be logged in to post a comment Login