PALESTINA: Israel no tiene derecho a la autodefensa contra Gaza / Ejército israelí mata a tres palestinos y arresta a 53 en Cisjordania / ¿Por qué la sobreviviente de Auschwitz Esther Bejarano apoya el BDS? / Más información…

Resumen Latinoamericano / Agencias / 13 de diciembre de 2018 –

Israel no tiene derecho a la autodefensa contra Gaza

Israel no tiene ningún derecho legal a utilizar la fuerza en Gaza en ninguna circunstancia

Desde que comenzaron las manifestaciones no-violentas en Gaza el 30 de marzo de 2018, la comunidad internacional ha condenado enérgicamente los ataques armados de Israel.

Una resolución de la Asamblea General de la ONU “deplora el uso de fuerza excesiva, desproporcionada e indiscriminada de las fuerzas israelíes contra civiles palestinos”, mientras que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU denunció “el uso desproporcionado e indiscriminado de la fuerza” por parte de Israel. Después de que francotiradores israelíes mataran a Razan al Nayar, una voluntaria palestina de enfermería, desarmada, de 21 años, el coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en Oriente Medio advirtió a Israel que “necesita calibrar su uso de la fuerza”. En un informe devastador, el Observatorio de Derechos Humanos concluyó que “el uso reiterado de fuerza letal por parte de las fuerzas israelíes en la Franja de Gaza […] contra manifestantes que no representaban una amenaza inminente para la vida puede constituir un crimen de guerra”.

Aunque estas condenas son bienvenidas, la cuestión sigue siendo si van lo suficientemente lejos. En pocas palabras, ¿tiene Israel derecho a utilizar la fuerza bajo cualquier circunstancia contra la gente de Gaza?

El debate jurídico se ha centrado en un par de cuestiones interrelacionadas:

– ¿Recurrieron los francotiradores israelíes a una fuerza “excesiva” o “desproporcionada” contra los manifestantes (como alegan los críticos) o fue la fuerza que utilizaron algo necesario para impedir que los manifestantes rompieran la valla fronteriza (como alega Israel)?

– ¿Está regida la conducta de Israel hacia las protestas de Gaza por las normas de derechos humanos (como alegan los críticos) o por el derecho internacional humanitario (como alega Israel)? El derecho internacional humanitario se aplica en situaciones de conflicto armado, mientras que las normas de derechos humanos regulan la aplicación de la legislación nacional. La diferencia es importante, ya que las normas de derechos humanos imponen limitaciones más estrictas al uso de la fuerza.

Todas las partes en estas dos controversias parten de una premisa común: que Israel tiene derecho a utilizar la fuerza para impedir que los gazatíes rompan la valla fronteriza. La disputa se limita a la cantidad de fuerza. Los críticos que denuncian el uso de fuerza “desproporcionada” o “excesiva” legitiman tácitamente el uso de la fuerza “proporcionada” o “moderada” por parte de Israel, mientras que los que insisten en la aplicabilidad de las normas de derechos humanos reconocen que el recurso de Israel a la fuerza es legítimo si los manifestantes representan una “amenaza inminente” para la vida del francotirador.

Esta presunción es sostenida incluso entre los sectores más críticos del debate sobre Gaza. El grupo israelí de derechos humanos B’Tselem condenó como “ilegal” el recurso de Israel a la fuerza letal contra personas desarmadas que “se acercan a la valla, la dañan o intentan cruzarla”. Pero admitió que “obviamente, se permite a los militares impedir tales acciones e incluso detener a las personas que intentan llevarlas a cabo”. Un destacado miembro del Observatorio de Derechos Humanos argumentó que el uso de munición real por parte de Israel era “ilegal”. Pero sugirió que “medios no letales, tales como gases lacrimógenos, agua sucia y pelotas de goma” habrían pasado la prueba de la legalidad. El Comité Internacional de la Cruz Roja advirtió a Israel de que “la fuerza letal solo puede utilizarse como último recurso y cuando sea estrictamente inevitable para proteger la vida”. Incluso las principales organizaciones palestinas de derechos humanos caracterizaron el uso de la fuerza por parte de Israel como “excesivo”, “indiscriminado” y “desproporcionado”, en lugar de denunciarlo como abiertamente ilegal.

Pero lo cierto es que Israel no puede reclamar el derecho a usar cualquier clase de fuerza en Gaza, ya sea moderada o excesiva, proporcionada o desproporcionada, ya sea que los manifestantes estén armados o desarmados, representen una amenaza inminente para la vida o no. Si se niega esto es porque se ignoran las advertencias críticas del derecho internacional y se hace abstracción de la situación específica de Gaza.

Lo que dice el derecho internacional

Para justificar el uso de la fuerza en Gaza, Israel reivindica el derecho a impedir la intrusión de extranjeros en su territorio soberano. Un experto jurista israelí ha observado que esta supuesta preocupación por la santidad de la “frontera” de Gaza es oportunamente selectiva: Israel invade Gaza a voluntad; solo cuando los palestinos intentan cruzar en la otra dirección, la valla se convierte en sacrosanta. Dejando de lado esta hipocresía, el supuesto derecho de Israel a la autodefensa carece de base legal. Por el contrario, el recurso de Israel a la fuerza contraviene el derecho internacional.

El pueblo palestino de Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, y Gaza está luchando por lograr su “derecho a la autodeterminación”, validado internacionalmente (por la Corte Internacional de Justicia). Como señala el eminente jurista James Crawford, el derecho internacional prohíbe el uso de la fuerza militar “por una potencia administradora para reprimir la insurrección popular generalizada en una unidad de autodeterminación”, mientras que “el uso de la fuerza por una entidad no estatal en pos del ejercicio del derecho a la autodeterminación es jurídicamente neutro, es decir, no está regulado en absoluto por el derecho internacional”.

Los manifestantes de Gaza han optado por utilizar la no-violencia en la búsqueda de sus derechos internacionalmente reconocidos, una táctica que, por supuesto, el derecho internacional tampoco prohíbe. Pero esa decisión prudencial no es un requisito legal. Incluso si los habitantes de Gaza optaran por utilizar armas contra los francotiradores israelíes que obstruyen su derecho a la libre determinación, el recurso de Israel a la fuerza militar seguiría estando legalmente prohibido.

La asignación de derechos y obligaciones en el discurso occidental corriente — que otorga, efectivamente, a Israel el derecho a utilizar la fuerza violenta en legítima defensa contra los habitantes de Gaza, mientras que obliga al pueblo de Gaza a librar sin violencia su lucha por la autodeterminación — ignora el derecho internacional.

Cabe objetar que, en la medida en que Israel es un ocupante beligerante en Gaza, tiene derecho, en virtud del Cuarto Convenio de Ginebra de 1949, a utilizar la fuerza para mantener el orden público. Esta objeción se basa en tres consideraciones.

Primera, el Cuarto Convenio de Ginebra obliga a un ocupante beligerante a mantener y garantizar el bienestar de la población ocupada. De hecho, la “protección de las personas civiles en tiempo de guerra” es la razón de ser de la convención. Sin embargo, Israel ha sometido a la población civil de Gaza a un prolongado asedio que equivale a un “castigo colectivo” ilegal, según el Comité Internacional de la Cruz Roja, y que ha hecho que Gaza sea físicamente “inhabitable”, según la ONU. El Cuarto Convenio de Ginebra no apoya el derecho de Israel a preservar el orden en Gaza, ya que viola flagrantemente su obligación complementaria de proteger el bienestar de la población civil del enclave. De hecho, el desorden que Israel dice tener que suprimir ha sido provocado directamente por el criminal bloqueo que ha impuesto en el territorio.

Segunda, aun cuando Israel fuera considerado como un ocupante beligerante en Gaza, el derecho de un pueblo a la libre determinación es una norma imperativa (ius cogens) del derecho internacional que no admite derogación. Si, como en este caso, la ley de la ocupación beligerante se superpone al derecho de autodeterminación, entonces el derecho de Gaza a la autodeterminación prevalece sobre el derecho de Israel a mantener el orden. Y si, como en este caso, la lucha por la libre determinación se libra de manera no-violenta, entonces el supuesto derecho de Israel a utilizar la fuerza armada para mantener el orden está manifiestamente infundado.

Tercera, la ocupación de Gaza por parte de Israel es ilegal y, por consiguiente, ha perdido sus derechos como ocupante beligerante. La Corte Internacional de Justicia dictaminó en 1971 que desde el momento en que Sudáfrica se negó a celebrar negociaciones de buena fe para poner fin a su ocupación de Namibia, esa ocupación se convirtió en ilegal. El hecho de que Israel se haya negado durante más de medio siglo a celebrar negociaciones de buena fe, sobre la base del derecho internacional, para retirarse de Cisjordania, incluyendo Jerusalén Este, y Gaza, ha deslegitimado su ocupación.

Hay también otra dimensión legal esencial que ha sido ignorada. Es un principio fundamental del derecho internacional que ningún estado puede recurrir a medidas enérgicas a menos que se hayan agotado todos los “medios pacíficos” (Carta de las Naciones Unidas, artículo 2). Este principio es tan sagrado para el estado de derecho como el análogo juramento hipocráticoprimum non nocere (primero, no hacer daño) lo es para la medicina. Lo que ha motivado las protestas palestinas ante la valla fronteriza de Gaza es el bloqueo ilegal de Israel, y su objetivo es ponerle fin. Incluso el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu lo reconoció: “Se están asfixiando económicamente y por eso decidieron estrellarse contra la valla”.

Si Israel quiere proteger su frontera, no necesita recurrir a la violencia letal ni no letal. Solo tiene que levantar el bloqueo. El equipo A del presidente Donald Trump para la diplomacia en Oriente Medio (formado por su yerno Jared Kushner, el ex abogado de quiebras David Friedman, el ex asesor jurídico de la Organización Trump Jason Greenblatt y la exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley) alega, por el contrario, que es HAMAS quien “mantiene cautivos a los palestinos de Gaza” y quien es “el principal responsable […] del mantenimiento del sufrimiento del pueblo de Gaza”. Pero si ellos se tiran por el precipicio, los demás no tenemos por qué seguirles. “Israel, como potencia ocupante — señaló con autoridad la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU — , debe levantar el bloqueo, que contraviene […] el Cuarto Convenio de Ginebra, donde se prohíben los castigos colectivos, e impide la realización de una amplia gama de derechos humanos”.

Hamasa ha ofrecido sistemáticamente a Israel una tregua a largo plazo (hudna) a cambio de poner fin al bloqueo, y la ha reiterado en todas las últimas manifestaciones. El 7 de mayo, una semana antes de que Israel matara a tiros a más de sesenta manifestantes en Gaza, HAARETZ informó que “los líderes de HAMAS” habían “transmitido a Israel mensajes que indicaban su voluntad de negociar un alto el fuego a largo plazo” a cambio, entre otras cosas, de “aliviar el bloqueo”. Unos días más tarde, un veterano periodista militar israelí reveló que “HAMAS sigue enviando mensajes al sistema de defensa en el sentido de que está interesado en una hudna”. Y añadió que “HAMAS transmitió a Israel el año pasado diferentes versiones de una hudnarestringida y más amplia, incluyendo no solo a Gaza sino también a Cisjordania”.

El ejército israelí se tomó en serio estas ofertas de alto el fuego: “según los servicios de inteligencia, HAMAS está dispuesto a llegar a un acuerdo”. De hecho, un alto oficial del ejército afirmó que “ahora es el momento de llegar a un acuerdo con Hamas” y, así, “evitar nuevas rondas de combates”. Pero el gobierno de Israel no estaba interesado en ello: las “demandas y condiciones de HAMAS nunca han sido discutidas, ya que Israel se niega a hablar con Hamas”. El rechazo de Israel a dar este paso preliminar y pacífico representa una doble violación del derecho internacional: la imposición de un bloqueo ilegal y el recurso ilegal a la fuerza armada cuando no se han agotado los medios pacíficos.

¿Un derecho a envenenar a niños?

Es un principio del derecho que no se pueden derivar derechos de actos ilegales (ex injuria non oritur ius) y es obvio que el derecho a la legítima defensa no existe en todas las situaciones. Un violador no puede reclamar el derecho a la defensa propia si la víctima le golpea. El dueño de un teatro no tiene derecho a la autodefensa si los clientes le atacan después de que él haya prendido fuego al edificio e impedido su huida. La conducta de Israel con respecto a Gaza pertenece a esta categoría de actos que anulan el derecho a la legítima defensa. Si no fuera así, equivaldría a un derecho a utilizar la fuerza militar para mantener una ocupación ilegal agravada por un bloqueo ilegal.

Se dice a menudo que Israel tiene derecho a usar la fuerza para impedir que los habitantes de Gaza traspasen su “valla fronteriza”. Esto se debe a que las disquisiciones aprendidas sobre los tecnicismos de la ley han oscurecido los intereses humanos en juego.

¿Qué es Gaza?

La estrecha franja costera es una de las zonas más densamente pobladas del planeta. Más del 70 por ciento de sus dos millones de residentes son refugiados, mientras que más de la mitad son niños menores de 18 años. Durante más de una década, Israel ha impuesto un bloqueo devastador a este trozo de tierra. El 50 por ciento de la población activa de Gaza está desempleada. El 80 por ciento depende de la ayuda alimentaria internacional. El 96 por ciento del agua del grifo está contaminada.

A comienzos de julio, Israel endureció aún más sus restricciones de los productos cuya importación a Gaza es permitida y prohibió totalmente las exportaciones. Posteriormente, bloqueó la entrada de combustible, causando una emergencia humanitaria, ya que los hospitales, desbordados [por los heridos en la frontera], tuvieron que cerrar. Según la organización israelí de derechos humanos Gisha, esta “amplia medida de castigo colectivo” constituye un retorno a “los periodos más duros del bloqueo” y equivale a una “guerra económica abierta contra la población civil de Gaza”. A esto le siguieron, a mediados de julio, ataques aéreos israelíes contra docenas de objetivos en Gaza.

Israel justificó el endurecimiento del bloqueo y los ataques aéreos como respuesta a las cometas inflamables que los manifestantes de Gaza lanzaron a través de la valla perimetral. Pero estas llamadas “cometas del terror” han causada una destrucción estimada en dos millones de dólares y, según fuentes militares israelíes, “no representan una amenaza inmediata o grave”. Como informó un corresponsal militar israelí, “el daño psicológico que causan los incendios a lo largo de la frontera es peor que cualquier daño real”. Por otro lado, un oficial israelí de alto rango dijo: “Todos los lloriqueos por las cometas me vuelven loco”. Y añadió: “Es todo lo contrario de lo que se oye decir a la mayoría de la gente que vive aquí […] La gente dice: nos gusta estar aquí, queremos vivir aquí, a pesar de los incendios”.

“No somos terroristas”, dijo un lanzador de cometas. “Somos una generación sin esperanza ni horizonte, que vive bajo un bloqueo asfixiante, y ese es el mensaje que estamos tratando de enviar al mundo. En Israel lloran por los campos y bosques que se quemaron. ¿Qué hay de nosotros, que morimos todos los días?”. La mayoría de los lanzadores de cometas prometen“continuar hasta que se elimine el bloqueo”.

A finales de julio se restableció parcialmente el status quo anterior, ya que Israel permitió que entrara en Gaza una pequeña cantidad de mercancías, mientras HAMAS controlaba las cometas. Pero hay una gran probabilidad de que una repetición de los acontecimientos recientes (protestas no violentas en Gaza → violentas provocaciones israelíes → represalias de HAMAS → endurecimiento del bloqueo) culmine en otra importante agresión israelí que, enpalabras del ministro de defensa israelí Avigdor Lieberman, será “más dolorosa que la Operación Margen Protector”.

Cuando se produzca la nueva conflagración e Israel proclame que simplemente está defendiendo su frontera, la respuesta retóricamente correcta es que la valla que separa Gaza de Israel no es una “frontera”, de la misma forma que Gaza no es un estado. El distinguido profesor de la Universidad Hebrea Baruj Kimmerling calificó a Gaza como “campo de concentración”, mientras que el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, la calificó de “prisión al aire libre”. El consejo editorial de HAARETZ lo llamó “gueto”, THE ECONOMIST dijo que es un “montón de basura humana”, el Comité Internacional de la Cruz Roja se refirió a ese territorio como un “barco que se hunde”. Gaza es lo que el jefe de derechos humanos de la ONU llamó un “tugurio tóxico”, en el que toda una población civil está “enjaulada desde el nacimiento hasta la muerte”.

¿Tiene Israel derecho a utilizar la fuerza para encerrar al millón de niños y niñas de Gaza en un “gueto” o “tugurio tóxico”? ¿No tiene el pueblo de Gaza el derecho a liberarse de un “campo de concentración”?

¿Acaso discute alguien ahora si la Alemania nazi utilizó o no fuerza “excesiva” o “desproporcionada” para reprimir el levantamiento del gueto de Varsovia? ¿Quién se pregunta ahora si la Alemania nazi tenía “derecho a la autodefensa” contra la Organización Judía de Combate, que resistió con las armas en la mano? ¿Son siquiera concebibles estas preguntas?

Podría decirse que Gaza no es el gueto de Varsovia. Pero como reflexionó un periodista israelíque sirvió en Gaza durante la primera intifada, “el problema no está en la similitud […] sino en que no hay suficiente falta de similitud”. La Organización Mundial de la Salud ha afirmado que “más de un millón de personas en la Franja de Gaza corren el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por el agua”, mientras que un experto israelí ha predicho que Gaza pronto será invadida por epidemias de tifus y cólera como las que diezmaron a los judíos en el gueto de Varsovia.

El objetivo principal del derecho internacional humanitario es proteger a los civiles de los estragos de la guerra. El objetivo principal de las leyes internacionales de derechos humanos es proteger la dignidad de las personas. Entonces, ¿cómo se puede utilizar cualquiera de estos cuerpos de ley para justificar el uso de la fuerza — cualquier fuerza — , que está diseñada para atrapar a los civiles en un infierno en el que están siendo degradados, atormentados y asesinados?

Si por coherencia argumental se concediera a Israel el derecho legal a usar la fuerza para impedir que el pueblo de Gaza escape de su “prisión”, esto simplemente pondría de manifiesto la profunda insuficiencia de la ley.

En su voto particular en desacuerdo con la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de 1996 sobre la legalidad de la amenaza o del uso de armas nucleares, el juez Christopher Weeramantry señaló lo irónico que resulta que, mientras que la ley condena el uso de balas dum-dum, la CIJ no condene el uso de armas nucleares. “Parecería extraño — escribió — que la expansión dentro del cuerpo de un solo soldado de una sola bala sea una crueldad excesiva que el derecho internacional no ha podido tolerar desde 1899, y que la incineración en un segundo de cien mil civiles no lo sea”. El juez Weeramantry escribió:

Cada rama del conocimiento se beneficia de un proceso de retroceso ocasional y de escrutinio objetivo de anomalías y absurdos. Si una anomalía flagrante o absurda se hace evidente y permanece incuestionada, esa disciplina corre el riesgo de ser vista como un fracaso en medio de sus propios tecnicismos.

La idea de que Israel tiene derecho a encerrar por la fuerza a un millón de niños y niñas en un espacio inhabitable es absurda. Y los abogados que debaten si Israel utilizó o no una fuerza “excesiva” para impedir que los habitantes de Gaza escaparan de su gueto se encuentran presos de tecnicismos.

“Seres humanos inocentes, la mayoría jóvenes — observó Sara Roy, del Centro de Estudios de Oriente Medio de la Universidad de Harvard — , están siendo envenenados lentamente por el agua que beben y, probablemente, por el suelo en el que plantan”.

La única pregunta moralmente sensata que presenta la situación en Gaza es: ¿tiene Israel derecho, en nombre de la “autodefensa”, a envenenar a un millón de niños?

Es muy triste que esta simple pregunta no solo se haya eludido, sino que ni siquiera sea visible en el debate actual.

Gracias a: Diferencias

Fuente: Israel Has No Right to Self-Defense Against Gaza

Fecha de publicación del artículo original: 28/07/2018

Fuente: Norman Finkelstein, Jamie Stern-Weiner / Tlaxcala (Traducido por  Javier Villate)


Ejército israelí mata a tres palestinos y arresta a 53 en Cisjordania

Las fuerzas militares israelíes detuvieron hoy a 53 palestinos durante redadas en las ocupadas Cisjordania y Jerusalén Este, y mataron a otros tres en incidentes separados, informó aquí la Sociedad de Prisioneros Palestinos (PPS).

La organización detalló que los efectivos militares ultimaron a Ashraf Naalweh en el distrito de Nablus, Saleh Barghouti cerca de Ramallah y Majd Mteir en Jerusalén.

PPS divulgó que el Ejército detuvo a 23 palestinos en Jerusalén Este y a otros 15 en el distrito de Ramallah, región central de Cisjordania.

Las tropas de Tel Aviv detuvieron igualmente a cuatro personas en el campo de refugiados de Askar en Nablus, cinco en el distrito de Tulkarem, cuatro más en Toubas y dos en Hebron, en el sur de Cisjordania.

Según el grupo de derechos de los presos Addameer, hay más de cinco mil 600 presos palestinos recluidos en cárceles israelíes, de los cuales 230 son menores.

Fuente: Agencia Prensa Latina


¿Por qué la sobreviviente de Auschwitz Esther Bejarano apoya el BDS?

Esther Bejarano aprendió a amar la música de su padre Rudolf Loewy, un cantor de la comunidad judía de la ciudad de Saarlouis, en el suroeste de Alemania, donde nació en 1924. Eso fue una suerte para ella, porque la música literalmente le salvó la vida.

Esther Bejarano en 2015. Uwe Zucchi/ DPA

Esther Bejarano aprendió a amar la música de su padre Rudolf Loewy, un cantor de la comunidad judía de la ciudad de Saarlouis, en el suroeste de Alemania, donde nació en 1924. Eso fue una suerte para ella, porque la música literalmente le salvó la vida.

Bejarano habló recientemente con The Electronic Intifada en su casa de Hamburgo.

Cuando tenía 15 años, los padres de Bejarano la enviaron a un campamento sionista para prepararse para la emigración a Palestina. Pero en 1941, todos los maestros y estudiantes fueron arrestados por las SS y trasladados a un campo de trabajo cerca de Berlín.

Bejarano fue enviada a Auschwitz, en la Polonia ocupada por los alemanes, donde los nazis le permitieron tocar en la orquesta de mujeres como una alternativa al trabajo duro que rápidamente mató a muchos internados. Luego fue enviada al campo de concentración de Ravensbrück, en el norte de Alemania. En abril de 1945 escapó de una marcha de muerte forzada y unas semanas más tarde tocó música cuando las tropas aliadas que liberaban a Alemania de los nazis quemaron una imagen de Hitler.

Después de la guerra, Bejarano emigró a Palestina, pero su aversión a las políticas de Israel hacia los palestinos finalmente la llevó a regresar a Alemania.

Ella dice que ha sido llamada antisemita por hablar en contra del tratamiento inhumano que Israel inflige a los palestinos. Pero Bejarano no tiene miedo y continúa elevando su voz, calificando al Gobierno de Israel de «fascista» y diciendo que apoya el BDS, el boicot, la desinversión y las sanciones, si eso ayuda a desafiar la persecución de Israel a los palestinos.

Incluso hoy, a los 94 años, Bejarano sigue tocando música regularmente incluso con el grupo alemán de hip hop Microphone Mafia.

Persecución nazi

Fue después del pogromo de la noche de los cristales rotos contra los judíos en noviembre de 1938 cuando los padres de Bejarano la enviaron al centro de entrenamiento sionista para prepararse para ir a Palestina. Para algunos judíos era una opción huir de la persecución nazi, pero el estallido de la guerra bloqueó su emigración.

El 20 de abril de 1943, Bejarano llegó a Auschwitz después de un horrible viaje de cinco días en un vagón de ganado. Se le asignó juntar piedras grandes, trabajos agotadores y potencialmente letales. Su talento para la música abrió la puerta a la primera Orquesta de Mujeres de Auschwitz, donde tocó el acordeón.

Bejarano dice que no tenía idea de cómo tocar el instrumento, pero sabía de piano y consideraba que el teclado del acordeón era el mismo; rápidamente aprendió que era una cuestión de vida o muerte.

La orquesta tenía que tocar marchas para las prisioneras cuando iban y venían de su trabajo forzado, y también cuando llegaban los trenes que traían nuevas víctimas de los nazis al campamento. Mientras los comandantes del campamento estuvieran satisfechos, los miembros de la orquesta podrían evitar una muerte segura en las cámaras de gas.

Cuando Bejarano estaba en Auschwitz, la Cruz Roja Internacional buscó a los presos bastardos. Debido a que tenía una abuela paterna cristiana, los nazis consideraban a Bejarano una bastarda, una persona de ascendencia mixta judía-aria. Por lo tanto, de acuerdo con la ley nazi, no debería haber sido deportada a un campo de exterminio.

Sus amigos la convencieron de que se presentara ante la Cruz Roja como una bastarda porque le ofrecía la oportunidad de salir de Auschwitz. Si ella sobrevivía «luego podría contar a la gente lo que hemos pasado»,recuerda que le dijeron.

Bejarano fue aceptada y trasladada al campo de concentración de mujeres de Ravensbrück en septiembre de 1943, donde sobrevivió a las dificultades de los trabajos forzados para el gigante industrial alemán Siemens.

Lamentablemente, la condición de bastardos no ofreció protección a sus padres, Rudolf y Margarethe Loewy. Ambos fueron fusilados por los nazis en los bosques de Kovno, Lituania, en noviembre de 1941.

No hace mucho, Bejarano supo que su hermana Ruth fue asesinada en Auschwitz el 1 de diciembre de 1942. «Esto es muy fatídico porque llegué a Auschwitz en abril de 1943 y si ella hubiera vivido la habría encontrado allí», dice.

Emigracion a Palestina

Después de la liberación que llevaron a cabo las tropas estadounidenses y soviéticas en 1945, Bejarano fue a Palestina, donde su hermana Tosca, por deseo de sus padres, se había establecido antes de la guerra.

Bejarano formaba parte de un grupo que viajaba en barco desde Marsella a Palestina. «Queríamos desarrollar el país junto con los palestinos», recuerda. “En general, los palestinos nos ayudaron. No solo a nosotros, sino también los primeros judíos que vinieron al país”.

“Queríamos trabajar la tierra juntos. Pero fue diferente con David Ben-Gurion y Golda Meir”, dice, refiriéndose a los líderes sionistas fundadores de Israel. «Dieron la vuelta al sionismo y luego los sionistas dijeron ‘nosotros somos los dueños de la tierra’. Esa no era nuestra idea».

Aún así, Bejarano pasó 15 años en Israel, donde se casó con Nissim Bejarano, un camionero nacido en el país como hijo de una familia que había venido a Palestina desde Bulgaria. “Mi esposo y yo no podíamos soportar la política israelí. Fue una catástrofe”, dice ella. «La vida fue difícil porque no estábamos de acuerdo con las cosas terribles que se hicieron a los palestinos».

Israel «luchó contra ellos, echó a los palestinos. No se fueron solos, se vieron obligados a irse. Simplemente no podíamos soportar eso».

“Fui soldado en la guerra por la independencia contra los británicos. Sentí que estaba justificado pelear «, dice ella. «No toqué un arma. Di muchos conciertos».

Su marido Nissim era pacifista y después de participar en dos guerras ya no pudo volver a hacerlo, agrega Bejarano. «Vio lo que los israelíes habían hecho a los palestinos y no podía soportarlo».

Rechazar el servicio militar también fue difícil. «Habría terminado en la cárcel, así que no tuvimos más remedio que irnos», dice Bejarano. «Tenía la ciudadanía alemana y hablaba alemán», dice ella, por lo que volvieron al país de su nacimiento.

«Fue muy difícil porque era el país de los perpetradores».

Proteger el “gobierno fascista” de Israel

En Alemania, Bejarano todavía tenía que lidiar con la realidad de Israel. Dice que muchas personas en Alemania se oponen a las políticas de Israel, pero los que se pronuncian a menudo son acusados ​​de antisemitismo.

«También me han llamado antisemita», dice Bejarano. “Siempre digo que estoy en contra de las políticas inhumanas hacia los palestinos y en contra de la guerra. Con la guerra no se puede lograr la paz. Luego me encuadran como antisemita”.

En Alemania es casi imposible criticar a Israel por la sencilla razón de que «se sienten responsables de los judíos que quedaron y luego fundaron este Estado judío», explica Bejarano. “Los protegen y ven como un deber hacerlo. Cuando alguien habla en contra de Israel, entonces ocurre un gran teatro, y [los grupos pro-israelíes] para nada quieren eso».

Como resultado, las personas que desean organizar eventos en Alemania sobre políticas israelíes, como la confiscación y el asentamiento de tierras palestinas, enfrentan constantes intentos de detenerlos.

«Es un escándalo porque las políticas terribles de Israel deben ser aclaradas», dice Bejarano.

«Si nuestro Gobierno, por una vez, dijera: ‘Somos amigos de Israel, pero sus políticas deben cambiar porque ese no es el camino a seguir’, nadie intentaría bloquear las pruebas», afirma.

«La única opción es que ilumines a la gente y les digas: ‘Escucha, no es así’”.

Refiriéndose a los líderes israelíes actuales, como el primer ministro Benjamin Netanyahu y el exministro de defensa Avigdor Lieberman, Bejarano dice: “Son fascistas. Es un Gobierno fascista. No tengo otro nombre para eso.

El espacio para debatir el activismo en BDS -boicot, desinversión y sanciones- es muy limitado en Alemania.

«Si [BDS] ayuda, ese es otro problema. Para muchas personas aquí está fuera de discusión», observa Bejarano. “Pero digo que si ayuda a poner algún escollo en el camino de las terribles políticas [israelíes], entonces estoy a favor. Porque he experimentado lo que es el fascismo».

Estado palestino

Bejarano adhiere a la opinión general de que la paz se puede lograr con una solución de dos estados. «La única manera de hacer posible la paz es que surja un segundo Estado [palestino] y que algún día tengan relaciones económicas entre ellos», dice. «Entonces puedes hablar de amistad».

Cuando se le preguntó si esto es posible con unos 600,000 colonos israelíes que residen en la Cisjordania ocupada, ella responde: «No tienen negocios allí. Nada en absoluto, ¿y sabes quiénes son estos colonos? Estos son los estadounidenses y los rusos, los ucranianos. Ellos no nacieron allí».

Agrega que la idea de que la tierra «pertenece a los judíos porque vivieron allí hace 2.000 años es la mayor tontería que puede haber».

“Hubo muchos turcos y árabes que siempre han vivido allí. Los judíos vinieron más tarde», afirma ella, insistiendo en que todos los colonos de Cisjordania deberían irse.

Hitler no inventó el antisemitismo

Bejarano dice una verdad importante que pocos se atreven a decir: “En Alemania, y en muchos otros países, no se distingue entre judaísmo y sionismo. Piensan que Israel, el sionismo y el judaísmo es todo lo mismo”.

«Todo está concentrado y de ahí viene el antisemitismo», agrega. «Y lo más duro es que los alemanes ahora, para limpiarse, por así decirlo, dicen que el nuevo antisemitismo proviene de los musulmanes».

Así es como «quieren protegerse del nuevo antisemitismo, pero el antisemitismo ha existido desde la Edad Media», afirma Bejarano. «El antisemitismo no fue inventado por Hitler, sino por la Iglesia Católica».

Ella dice que el fenómeno sigue existiendo entre los alemanes, como ocurre en otros países.

Derecho a la resistencia

«La situación en Gaza es realmente mala», dice Bejarano. «Hay que ver cómo vive la gente allí y cómo actúan los israelíes contra ellos».

Ella está horrorizada de que cuando los jóvenes palestinos protestan cerca de la valla fronteriza, como lo han estado haciendo regularmente como parte de los mítines de la Gran Marcha del Retorno desde marzo pasado, «son simplemente fusilados» por francotiradores israelíes.

“Pero en mi opinión, los palestinos tienen el derecho de oponerse a lo que los israelíes les hacen. Tienen derecho a hacer eso «, afirma. «¿O simplemente deberían ser asesinados por los israelíes?»

«Dicen que ‘Hamás lanzó sus cohetes contra Israel y ellos son responsables de la guerra'», afirma Bejarano, recordando las excusas de Israel. «Pero, ¿quién la comenzó? No los palestinos. Son los israelíes quienes enviaron a todos los palestinos fuera del país».

Su mensaje para los jóvenes palestinos es: “Quiero que sigan y espero que pronto tengan su propio país. Pero no puedo hacer nada al respecto”.

Ella espera que los palestinos “intenten llegar a un acuerdo por sus vidas y no se vuelvan racistas. Todo ser humano es valioso. Y tienes que aceptar si alguien hace algo bueno y tienes que rechazar las cosas malas que hacen las personas».

“Deseo lo mismo para los jóvenes israelíes. Muchos de ellos abandonaron Israel porque no tienen manera de vivir allí”, agrega, refiriéndose al alto costo de la vivienda y a la cantidad de jóvenes israelíes que no quieren ser reclutados en el ejército.

“Simplemente ya no pueden vivir en Israel. Es por eso que tantos se han mudado a Berlín».

Fuente en inglés: Why Auschwitz survivor Esther Bejarano supports BDS

Fuente: Adri Nieuwhof, Electronic Intifada / Rebelión (Traducido del inglés por J. M.)


Israel planifica la construcción de un complejo para embajadas en Jerusalén Ocupada

El ministro de Vivienda y Construcción israelí, Yoav Galant, anunció hoy un plan de construcción de un «barrio diplomático» en el vecindario jerosolimitano de Talpiot, en la parte oeste, para acoger potenciales legaciones que se trasladen a Jerusalén Ocupada.

Embajada de los Estados Unidos en Jerusalén el 18 de octubre de 2018 [Thomas Coex / AFP / Getty Images]

«Trasladar sus embajadas a Jerusalén, nuestra capital eterna, es lo correcto. Dense prisa, los mejores sitios se están acabando», declaró hoy Galant en un mensaje dirigido a la comunidad internacional a través de un comunicado oficial.

El ministro señaló que su país espera que otras embajadas del mundo sigan los pasos de EE.UU. y Guatemala, que trasladaron la sede de Tel Aviv a Jerusalén el pasado mes de mayo, y que por ello ha instruido a su equipo para que cree «soluciones adecuadas».

El barrio en planificación incluirá embajadas, edificios residenciales para los empleados y viviendas para los embajadores.

Será construido sobre 10 hectáreas de terreno en el barrio de Talpiot Este, cercano a la nueva Embajada de EE.UU.

El proyecto para el complejo de nuevas embajadas fue enviado recientemente a la Administración de Planificación y aún ha de pasar la revisión de los comités de planificación.

Hasta la fecha, solo las embajadas de EE.UU. y Guatemala se encuentran en Jerusalén después de reconocer la ciudad como capital israelí, en contra del consenso internacional que pidió la retirada de las legaciones diplomáticas tras la anexión en 1980 de la parte este palestina ocupada en 1967.

Paraguay la trasladó también en mayo, pero cuatro meses después de la inauguración, el nuevo Gobierno se retractó y la devolvió a Tel Aviv.

La República Checa inauguró recientemente el centro cultural «Casa Checa» en Jerusalén, como primer paso, según Praga, para un eventual traslado de la legación diplomática.

Israel asegura estar en conversaciones con unos 10 países más para convencerles de que sigan esta dirección.


 

Varios vídeos recogen la muerte de un joven palestino que no representaba peligro para los soldados israelíes

La ONG israelí B’Tselem ha difundido varios vídeos que confirman que los soldados israelíes mataron este mes a un palestino discapacitado mental que no representaba ningún peligro para las tropas en la ciudad de Tulkarm, en la Cisjordania ocupada. El ejército dice que ha abierto una investigación.

Pantallazo de uno de los vídeos difundidos por la ONG israelí B’Tselem

Varios videos difundidos por la ONG israelí B’Tselem y que fueron grabados por cámaras de seguridad muestran que los soldados israelíes no corrían ningún tipo de amenaza cuando mataron a un joven palestino discapacitado mental en la ciudad de Tulkarm, en la Cisjordania ocupada, en la madrugada del 4 de diciembre.

Mohammed Ihbali, de 22 años, falleció de un disparo en la cabeza por la espalda cuando se alejaba de los soldados en una zona donde no había enfrentamientos, en contra de lo que dijo con anterioridad un portavoz del ejército. Los vídeos que ahora ha hecho públicos B’Tselem lo corroboran.

Con anterioridad a este incidente los soldados dispararon balas de hierro recubiertas de caucho y gases lacrimógenos contra un grupo de palestinos que les arrojaban piedras. La seguridad de la ciudad de Tulkarm corresponde a la policía palestina, aunque los militares entran en ella continuamente, tanto de día como de noche.

Los videos muestran que “los soldados van caminando sin prisa mientras que los palestinos conversan entre sí, y entonces los soldados disparan fatalmente en la cabeza a Ihbali desde una considerable distancia”, dice B’Tselem en un comunicado que acompaña a los videos. “El video claramente muestra que no había disturbios de ninguna clase en la proximidad inmediata de Ihbali cuando se le dispara”, añade la ONG.

Alaa Ihbali, hermano de Mohammed, dijo que este estaba empleado en una cafetería de la zona, en el barrio de Juduri, y que salía de la cafetería para dirigirse a su casa cuando fue alcanzado por un disparo en la cabeza.

“Su espalda daba a los soldados. Se alejaba de ellos”, añadió Alaa. Según Alaa, Mohammed tenía dificultades para hablar y vivía con siete hermanos y hermanas en el campo de refugiados de Tulkarm. “Era un hombre sencillo y tranquilo, adorable, que siempre ayudaba a la gente. No era del tipo de los que buscan problemas”.

Los nuevos videos muestran que los enfrentamientos no estaban en curso cuando los soldados le dispararon a Mohammed Ihbali en la cabeza (captura de pantalla)

Según un portavoz del ejército, en la zona “había protestas violentas y decenas de palestinos lanzaban piedras contra las tropas”. El portavoz reconoció que los soldados también dispararon fuego real, aunque los vídeos difundidos por B’Tselem muestran claramente que en ese momento no había disturbios de ningún tipo.

“Contrariamente a lo que dijo el ejército, los soldados que dispararon a Ihbali no respondían a una ‘infracción violenta de la paz’ y no corrían peligro. El tiroteo fue injustificado e ilegal”, indicó B’Tselem, una ONG progresista muy criticada por el gobierno del primer ministro Benjamín Netanyahu.

Según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en los territorios ocupados (OCHA), el ejército israelí ha matado en Cisjordania a 28 palestinos desde el 19 de noviembre, y en lo que va de año ha herido a más de 5.000 palestinos en la misma Cisjordania. Estos datos no incluyen a los muertos y heridos de la Franja de Gaza.

El ejército señaló que ha abierto una investigación sobre el incidente, aunque esta circunstancia ha suscitado desconfianza en B’Tselem, que ha denunciado que la supuesta investigación “es simplemente el primer paso en el proceso de lavado del asesinato”, en referencia a investigaciones similares llevadas a cabo por el ejército con anterioridad.

“Al asesinato de Mohammed Ihbali, como en otros muchos casos del pasado, le seguirá una investigación que no dará ningún resultado; se lavará el incidente y se silenciarán las críticas antes de cerrar el caso (…) sin que se pague ningún precio por este tipo de acciones”, asegura B’Tselem.

El ejército israelí con mucha frecuencia hace redadas en la llamada Área A de Cisjordania, que según los acuerdos con los palestinos, tiene adscrita la seguridad de esos territorios a la Autoridad Palestina, si bien la Autoridad Palestina colabora estrechamente con el ejército israelí, una circunstancia que muchos palestinos critican. En el Área A, que representa el 18 por ciento del territorio de Cisjordania, se encuentra la ciudad de Tulkarm.

Un activista de Amnistía Internacional declaró que las intervenciones militares israelíes en toda la Cisjordania, con independencia de que se sean Áreas A, B, o C, se producen en connivencia con la Autoridad Palestina. En su opinión, existe una “desproporcionada” presencia de tropas en toda Cisjordania que provocan una clara “impunidad”.

Fuente: Eugenio García Gascón, Público – España


Israel cierra totalmente ciudad palestina de Ramallah tras ataque

El Ejército israelí impuso hoy el cierre total a Ramallah después de un ataque con armas de fuego en el norte de esta ciudad palestina, hecho que dejó tres soldados israelíes muertos.

Según los informes locales, las fuerzas de ocupación cerraron todos los puntos de control que conducen a Ramallah; los vehículos militares ingresaron a las secciones norte de la ciudad donde tuvo lugar el incidente, aparentemente en busca de los atacantes.

Tres soldados israelíes murieron y uno resultó herido de gravedad durante el ataque llevado a cabo por palestinos en la zona central de Cisjordania ocupada.

Los reportes preliminares señalan que un palestino armado abrió fuego desde un vehículo en movimiento contra un grupo de soldados israelíes que estaban estableciendo un puesto de control en la entrada del asentamiento judío ilegal de Ofra.

Anterior a ese hecho, las fuerzas israelíes dispararon y mataron a un palestino que apuñaló e hirió a dos policías israelíes en Jerusalén.

En la madrugada de este jueves, Israel ejecutó a un palestino sospechoso de un ataque mientras se encontraba dentro de su casa en un campamento de refugiados en la zona de Nablus.

Los efectivos militares israelíes también ultimaron a un palestino el miércoles por la noche, quien supuestamente había disparado contra las fuerzas de ocupación a principios de semana.

Fuente: Agencia Prensa Latina


Padre palestino llora a su hijo muerto: ‘Mi hijo me salvó’

Ahmed Abu Abed, de cuatro años, sucumbió a las heridas en Gaza después de haber sido herido por metralla durante las protestas contra el bloqueo de Israel.

Los familiares de Ahmed lloran durante su funeral en Khan Younis [Ibraheem Abu Mustafa / Reuters]

Un niño palestino de cuatro años murió luego de ser herido por disparos israelíes en una protesta pacífica cerca de la valla con Israel, comunicaron las autoridades sanitarias de Gaza.

El portavoz del Ministerio de Salud, Ashraf al-Qidra, informó que Ahmed Abu Abed murió el martes por la noche.

«Ahmed Abu Abed, de cuatro años y ocho meses, murió como resultado de las heridas que recibió el viernes pasado al este de Khan Younis», indica al-Qudra en un comunicado de la noche de este martes.

El padre de Ahmed, Yasser Abu Abed, explicó a Al Jazeera que su hijo resultó herido por la metralla cuando le dispararon durante las protestas regulares de los días viernes, apodadas como la Gran Marcha del Retorno.

«Mi hijo me salvó la vida», dijo este padre de 36 años.

Yasser es padre de otros cuatro hijos y ha estado desempleado durante los últimos siete años. Según él, Ahmed, que era el más pequeño de sus hiijos, insistió en unirse a su padre el 10 de diciembre.

«Nunca solía llevarlo conmigo», indicó Yasser, quien asiste regularmente a las manifestaciones del viernes. «Simplemente estamos pidiendo nuestros derechos básicos».

Francotiradores israelíes comenzaron a disparar contra los palestinos tan pronto como llegaron a la escena, de la manera más «aleatoria», explicó Yasser.

«Estábamos a unos cientos de metros de la cerca cuando los soldados israelíes comenzaron a dispararnos. Se sintió más como una bomba, tan fuerte y aterradora», recordó.

Mientras le dispararon a Yasser en el brazo, Ahmed sufrió heridas de metralla en su estómago, cuello y ojo derecho, que afectaron su cerebro y sistema nervioso central. Pasó cuatro días en cuidados intensivos antes de sucumbir a sus heridas.

«Todo sucedió muy rápido. Desde el momento en que llegamos hasta el momento en que nos dispararon, solo habían transcurrido menos de dos minutos», dijo.

«Todo lo que siempre quisimos fue ver el fin del bloqueo en Gaza».

El ejército israelí indicó el miércoles que estaba revisando el incidente mientras acusaba a Hamas, de utilizar a los residentes como cobertura para los ataques, informaron los medios locales.

Más de 195 palestinos asesinados.

El asesinato de Ahmed, de cuatro años, sigue después de meses de manifestaciones de palestinos en Gaza a lo largo de la valla con Israel, exigiendo su derecho a sus tierras ancestrales de las que fueron expulsados ​​hace 70 años.

Las manifestaciones de la Gran Marcha del Retorno concluirán el 15 de mayo, el día en que los palestinos conmemoran la Nakba o Catástrofe, una referencia a la expulsión forzada de 750.000 palestinos de sus hogares y aldeas para abrir el camino al establecimiento de Israel en 1948.

Hasta el momento, más de 195 palestinos han sido asesinados en Gaza, uno de los lugares más densamente poblados de la tierra.

Dos soldados israelíes han muerto desde que comenzaron las protestas el 30 de marzo.

La madre de Ahmed, Ikram Abu Abed, explicó que su hijo solo vivió en malas condiciones bajo el asedio israelí.

«Esperaba que un día pudiera darles una mejor vida a mis hijos», comentó Ikram a Al Jazeera.

«Cuando lo inscribimos en una guardería, tuvimos que sacarlo solo dos meses después porque ya no podíamos soportar los gastos», dijo.

«Siempre fue un buen chico. Estas últimas semanas, en particular, fue alegre y juguetón con todos a su alrededor», dijo llorando.

«Es como si se estuviera despidiendo».

En septiembre, siete manifestantes fueron asesinados por disparos israelíes, incluidos dos niños de 12 y 14 años.

Fue el día más sangriento desde el 14 de mayo, cuando más de 60 palestinos murieron en Gaza durante las protestas contra la inauguración de la embajada de los Estados Unidos en Jerusalén.

Reporte adicional de Maram Humaid en Gaza

Fuente en inglés: Four-year-old Palestinian boy dies of wounds from Israeli fire

Fuente: Al Jazeera News / Traducción: Palestinalibre.org


 

Dos Israelíes muertos tras tiroteo palestino desde un auto

Un tirador palestino mató a dos israelíes e hirió severamente a otras dos personas el jueves en un ataque con arma de fuego que efectuó desde un auto en movimiento en Cisjordania, ocupada por Israel, según informaron los oficiales israelíes.

El incidente se dio en una estación de buses fuera de Givat Asaf, un puesto de control israelí al noroeste de la ciudad de Ramala, confirmó un vocero militar a través de un comunicado.

Según el mismo, el tirador salió de un vehículo y abrió fuego contra los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) y civiles que estaban parados en la estación de autobuses.

El vocero militar dijo que al menos dos personas se encontraban en el auto, que se alejó del área luego del tiroteo.

Los médicos israelíes dijeron a Xinhua por teléfono que dos personas murieron en el momento y otras dos fueron llevadas de urgencia a hospitales de Jerusalén con heridas graves. Ambas víctimas tenían 20 años.

Luego del ataque, los militares persiguieron al auto. La transmisión televisiva en vivo desde la escena mostró un despliegue a gran escala de fuerzas militares en un cruce, que forma parte de la Ruta 60, una carretera importante que recorre Cisjordania.

Los medios palestinos informaron que el automóvil, de marca Mitsubishi y color azul, estaba ubicado en las afueras de Ramala.

Ningún grupo se ha atribuido el ataque hasta ahora.

Fuente: Agencia Xinhua


 

 

You must be logged in to post a comment Login