Son entregadas 5000 peticiones contra la nueva planta de celulosa en Uruguay

Resumen Latinoamericano, 25 de agosto 2018. Una ola viene creciendo en todo el país: la campaña de peticiones para que el gobierno desista del acuerdo monstruoso con UPM.

El 24 de Agosto, en la Torre Ejecutiva, una coordinación reunida contra UPM2, presentó la primera tanda de peticiones firmadas.

«En las charlas que un conjunto de ciudadanos venimos dando en toda la República y en los artículos, entrevistas y videos que hemos generado y que se pueden ver en el grupo de facebook UPM2 NO, se dan una variedad de motivos para impedir que se lleve a cabo este “contrato” llevado a cabo de espaldas al país para perjuicio del país», declararon los convocantes en un comunicado.

Además señalaron «Lo curioso es que con uno sólo de esos motivos alcanza para desistir de un “contrato” que nuestros gobernantes han firmado a nuestro nombre».

«El 24 de Agosto, fecha que de ahora en más será llamada VÍSPERA DE LA INDEPENDENCIA, le diremos a los señores del gobierno, y le diremos también a nuestros ríos, a nuestros montes, a nuestras cuchillas y a toda esa pradera que se derrama hasta Montevideo, que el pueblo oriental ha decidido plantearle pelea a UPM», agregaron en el comunicado.

 

Qué consecuencias traerá una nueva papelera en Uruguay? Comunicado de núcleo contra UPM2

  1. Ningún productor rural bajo ninguna circunstancia y ni siquiera en un año de sequía, puede bombear agua del Río Negro para dar de beber a su ganado o regar sus cultivos. Esa agua la administra la UTE para la producción de energía. Bien, mientras nuestra gente debe dedicarse a ver cómo muere su ganado o se achicharran sus cultivos, a la trasnacional se le entregarán gratuitamente 125 millones de litros de agua por día, agua que en gran parte devolverá “enriquecida” a un río ya contaminado.
  2. Tenemos un superávit de energía eléctrica, sea producida por molinos de viento o represas. Tal superávit lleva a detener en ocasiones las aspas de los molinos o las turbinas de las represas, pues la energía eléctrica no se puede acumular y debe ponerse en línea. Tenemos suficiente energía como para exportarla, de hecho, según la ministra, desde hace años le exportamos a la Argentina un 10% de la energía eléctrica que producimos. Sin embargo, le aseguramos a UPM que le compraremos el 100% de la energía que produzca y le sobre, y además, se la compraremos por al menos 20 años a un precio bastante elevado y prefijado. Imagine el lector que, inversamente, la UTE le asegure, a un precio bastante disminuido, su factura por al menos 20 años. Parece en verdad una cosa aberrante, pero sigamos.
  3. Cada vez que se pide más dinero para una educación pública que viene en picada, o para el sistema de salud lamentable o para aliviar a los productores nacionales, el dinero no existe pues ese gasto aumentaría nuestro déficit fiscal, pero a la hora de “invertir” en el proyecto UPM, como por arte de magia aparecen más de dos mil millones de dólares que nos exigirá la instalación de una nueva planta de celulosa, la que generará a la trasnacional un promedio de 800 millones de dólares anuales de ganancia sin aportar un centavo en impuestos.
  4. “Invertiremos” lo mismo que ellos invertirán, o mucho más, pero a nuestros gobernantes no se les ocurrió, cuando fueron a pedir audiencia a Finlandia, exigir un 50% de las acciones.
    Sin embargo, esta nueva planta no nos conviene ni aunque tuviéramos el 50% de las acciones que nadie exigió cuando se presentó por dos veces de rodillas. Para dar un dato ilustrativo, en Paysandú, en tierras compradas para forestar, se encontraban incluidos 85 cascos de estancia que, para no complicar la existencia, es decir, la producción de eucaliptos, fueron demolidos. No se elimina sólo una construcción social, como eran esos cascos de estancia, sino que al mismo tiempo se eliminan las pruebas del desastre que genera en nuestra economía y nuestra cultura, el modelo que se viene imponiendo desde hace decenios con el concurso de todo el sistema político.
  5. Tendríamos cientos de argumentos parecidos a estos, que refieren a los planes de estudio de nuestra enseñanza que escribirá no el CODICEN, sino UPM, las leyes laborales que no discutirá el Parlamento, sino que decretará UPM, o el estrago en nuestra tierra, nuestra agua, nuestra economía, nuestra cultura y nuestra salud. Le proponemos al lector que saque sus propias conclusiones leyendo el contrato ROU UPM, un contrato que es la mayor entrega de soberanía en toda la historia del país y cuya firma por parte de nuestros gobernantes, lleva a que le asalten unas cuantas sospechas a la gente.
  6. La gente no puede afirmar nada sin pruebas en la mano, pero tiene el derecho de preguntarse en voz alta, pues la inteligencia tiende a buscar respuestas, si habida cuenta del encarcelamiento de Lula y demás, y habida cuenta de los cuadernos K, y habida cuenta de los sonados casos de corrupción en nuestro país, si habida cuenta de todo eso, no sería plausible al menos considerar, a modo meramente imaginativo, que tal vez fuera posible que acaso existiera, algún motivo ruin detrás de la firma de este contrato despreciable.

El 25 de agosto nuestros gobernantes se llenarán la boca con la palabra “Independencia”, mientras la mitad de nuestra tierra se encuentra en manos de trasnacionales que se han apoderado de la mayoría de los frigoríficos, acaparan la exportación de soja, la elaboración de bebidas, las grandes superficies comerciales, el procesamiento del arroz y la madera y conquistan cada día nuevos espacios en la banca en perjuicio del Banco República.

El 25 de agosto nuestros gobernantes se llenarán la boca con la palabra “Independencia”, mientras la deserción estudiantil aumenta, el nivel de la enseñanza pública desciende, los delincuentes dominan barrios enteros, se elabora un nuevo Código de Proceso Penal traído del extranjero y nuestra gente sigue siendo expulsada del campo como resultado de una política económica antinacional.

El 25 de agosto nuestros gobernantes se llenarán la boca con la palabra “Independencia”, mientras se firman acuerdos secretos con las trasnacionales, se las exonera de impuestos, se pacta una paz sindical a su medida, se transforman nuestros planes de estudio, nos sometemos a tribunales internacionales dominados por ellas y lanzamos decretos que impiden que los investigadores de nuestra Universidad, informen a la población sobre los daños que se generan a nuestra economía y nuestra salud.

Desde hace demasiado tiempo se viene prostituyendo la palabra “Independencia”, como para que los ciudadanos seamos cómplices de un uso propagandístico, con el deliberado objetivo de encubrir una operación que lleva a cabo precisamente lo contrario de lo que se proclama.

Por eso, el 24 de agosto, llueva o truene, un conjunto de ciudadanos presentaremos en la Torre Ejecutiva la primera tanda de peticiones para desistir de este contrato funesto, y esperamos que esta tanda de peticiones sólo sea una muestra de lo que se avecina.

 

Publicada por César Vega en Viernes, 24 de agosto de 2018

Nota al Dr. Hoenir Sarthou en el marco de la entrega de la primera tanda de peticiones a presidencia.

Publicada por Federico Valdés en Viernes, 24 de agosto de 2018

 

PETICIÓN: POR URUGUAY SIN UPM-2

Poder Ejecutivo de la República Oriental del Uruguay.

Presidencia de la República.

Sr. Presidente Dr. Tabaré Vázquez.

Quien suscribe,_______________________, titular de la cédula de identidad Nro. ____________, con domicilio en _____________________ del Departamento de __________, correo electrónico ____________________ , en ejercicio del derecho de petición garantizado por los artículos 30 y 318 de la Constitución de la República, se presenta y expone:
1) Vengo a comunicar mi discrepancia, como ciudadano/a, con el acuerdo suscripto el 7 de noviembre de 2017 entre representantes del Poder Ejecutivo y representantes de la empresa UPM, respecto a la instalación de una segunda planta de celulosa de UPM en las costas del Río Negro.
2) Dicho acuerdo pone a cargo del Estado uruguayo la construcción de obras muy costosas (vías férreas, puerto, viaducto, carreteras, líneas de alta tensión, etc.) sin que UPM asuma ninguna obligación correlativa, al punto que podria desistir del acuerdo aunque Uruguay hubiese cumplido ya todas las condiciones pactadas.
3) El costo de las obras, estimado entre los mil y los dos mil millones de dólares, aumentará el endeudamiento público que en definitiva debemos soportar todos los uruguayos.
4) Pese al monto de su inversión, el Estado uruguayo no tendrá ninguna participación en las acciones de la empresa ni en las utilidades de la planta.
5) Las exoneraciones tributarias, el régimen de zona franca y el compromiso del Estado de comprar a precio prefijado energía eléctrica que produzca la planta, generan una grave inequidad, muy evidente si se compara la carga tributaria que tendrá UPM con la que soportan los demás productores y trabajadores del País.
6) Una planta como la proyectada, dos veces mayor que la ya existente sobre el Río Uruguay y con un consumo de agua equivalente al de una ciudad de casi un millón de habitantes, instalada en la orilla de un río interior, como el Río Negro, agravaría la situación de contaminación que ya padece el Río, además de hacer temer por otros recursos hídricos y ambientales.
7) El acuerdo prevé una inaceptable intervención de UPM en la legislación laboral nacional y en los programas de enseñanza técnico profesional de ciertos Departamentos.
8) Finalmente, en caso de conflicto, el Estado uruguayo podría quedar sometido a la decisión de un tribunal supranacional, con serio desmedro de su soberanía.
9) Las condiciones establecidas con UPM hacen que todo ciudadano/a del País pueda considerarse afectado en sus legítimos derechos e intereses, por lo que el objeto de esta petición es que, dado que los artículos 8.2 y 8.3 del documento permiten desistir del acuerdo sin ninguna sanción, se desista del mismo y se comunique la decisión a UPM con la mayor celeridad posible.

—————————
Firma


22 COLECTIVOS ADHIEREN A LA PETICIÓN “POR URUGUAY SIN UPM2”


Las organizaciones que suscriben han resuelto adherir a la Petición “Por Uruguay sin UPM 2” promovida por el Movimiento Ciudadano “UPM2 NO” cuya primera tanda fue presentada esta mañana del viernes 24 de agosto en la Torre Ejecutiva de la Plaza Independencia.
Se suman así al numeroso grupo de ciudadanos, ciudadanas y habitantes de nuestro país que han firmado la petición y manifiestan su voluntad de que se rescinda el acuerdo suscripto en noviembre de 2017 por el Poder Ejecutivo y la empresa UPM para la instalación de una nueva planta de celulosa sobre el Río Negro.
Las instituciones firmantes coincidimos en que ese acuerdo es perjudicial para el Uruguay, en tanto compromete aspectos económicos, ambientales, jurídicos, sociales y culturales que resultan vitales para la sociedad uruguaya.
En particular destacamos la absoluta ausencia de contrapartidas, a cargo de UPM, para las cuantiosas inversiones que realizará el País por concepto de obras de infraestructura, así como el riesgo ambiental que crearía la planta para el Río Negro, y la inequidad que implican las condiciones económicas, las exoneraciones tributarias y el régimen de zona franca concedidos a UPM y a sus empresas colaterales.
Desde el punto de vista ciudadano, resultan además inadmisibles el régimen de secreto en que fue negociado el acuerdo con UPM y el desborde de sus competencias constitucionales en que ha incurrido el Poder Ejecutivo al suscribirlo.

UPM2 NO
Un Sólo Uruguay
Movimiento Uruguay Sustentable (MOVUS)

Asociación Cívica del Río Negro
Asociación Civil Ambientalista de Salto (ACAS)
Asociación Rural de Tacuarembó
Casa de Filosofía
Cazadores de Mosquitos
Colectivo de Radio La Kandela – Tacuarembó
Colectivo Ecofeminista Dafnias
Cotidiano Mujer
Ecofeminismo Río Negro
Grupo Guayubira
JULANA (Jugando con la Naturaleza)
Maldonado por la Tierra y el Agua
Mesa Nacional de Colonos
Mburucuyá ONG Dolores, Soriano
Paysandú Libre de Fracking
Paysandú Nuestro
Rivera por la Vida Sustentable y el Agua
Tacuarembó Por El Medio Ambiente

You must be logged in to post a comment Login