Asumió el nuevo presidente paraguayo el stronista Abdo Benítez con fuertes movilizaciones en la calle

*Resumen Latinoamericano / 15 de agosto de 2018.

“Recordemos que el perdón sana el alma, trae reconciliación y paz”, dijo el flamante presidente, Mario Abdo Benítez, en un discurso inaugural lleno de vaguedades, clichés y promesas casi de campaña. “Hoy, al inicio de este nuevo período presidencial y en esta inauguración de una nueva etapa es un momento de decidir que tipo de Paraguay queremos, que historia vamos a construir de hoy en adelante, un capítulo repetido o el inicio de una real transformación. Una transformación cargada de esperanzas, de ilusiones de desafíos. Un camino que nos permite decidir si miramos hacia el frente, hacia el futuro o nos quedamos en el pasado. Si queremos repetir las divisiones estériles, las peleas eternas o queremos un país y un pueblo unido”, había dicho antes de pronunciar la cínica frase con que se abre esta crónica.

Más de 3 mil personas en las calles le recordaban en ese mismo instante que sólo la justicia puede dar pie a esa reconciliación, en un país que desde el derrocamiento de la cruel dictadura de Stroessner en adelante no pudo encarcelar ni a represores ni a ideólogos de los crímenes de lesa humanidad.

39261806_1937830432945448_8238170925007110144_n

“Buscaremos generar políticas tributarias que nos permitan recaudar más, ampliando la base de contribuyentes, disminuyendo la inequidad en el pago de nuestros impuestos, profundizando la formalización de nuestra economía”, expuso aunque nada dijo sobre la necesidad de aumentar el tributo a la exportación de granos en bruto, a la soja, el trigo, el maíz, etc o al tabaco, ahora que se va el patrón del cigarrillo a cuarteles de invierno.

39205245_10156381620217347_4268774468010115072_n

“Nuestros jóvenes tienen una energía extraordinaria para ayudar a transformar el Paraguay. Solo necesitan oportunidades. Casi el 60 por ciento de la población es menor de 30 años sin embargo aproximadamente 4 de cada 10 terminan el ciclo básico y 1 de cada 100 logra terminar la universidad. Si no transformamos esa realidad no vamos a transformar el Paraguay. Este capital humano necesita de nuestra inversión para activar su potencial. Para ello promoveremos acciones que permitan la incorporación de niños y jóvenes al sistema educativo, que disminuya la deserción escolar, vamos a educarlos como sujetos libres, capaces de definir su futuro con independencia, con creatividad y dignidad”, dijo al hablar de Educación. Al parecer se olvidó de su promesa de campaña de enviar a los adolescentes al Cuartel.

Ese otro país

El microcentro asunceno amaneció vallado. Desde tempranas horas, muchos hombres con sacos negros y corbatas rojas mostraban su invitación para pasar los últimos cordones alrededor de los actos oficiales.

Las mujeres iban con abultado maquillaje y zapatos de taco fino, alto, algunas más con un hombre más joven, algún familiar, de compañía. Entre los cercos aparecían los otros, trabajadores con gabanes raleados, championes gastados, que esperaban vender su cocido, el mate, la chipa o alguna propina por cuidar coches.

39171332_10216689967739235_9129773807437873152_nLos cercos finales contenían guardias de seguridad vestidos de traje, periodistas vestidos de traje, funcionarios púbicos de traje, en una de las esquinas, fuera de los cordones, dos hombres se acurrucaban en la vereda con sus estropeados cuerpos.

En las plazas del microcentro, los barrenderos municipales limpiaban, en la plaza de la Democracia estaba el escenario central de los festejos por el aniversario de Asunción y se instalaba la feria de comidas en Palma. Del otro lado, el Congreso Democrático del Pueblo marchaba desde la Plaza Italia a la Escalinata Antequera, con sus consignas de poder popular y las denuncias de fraude en las elecciones, la reforma agraria, la garantía de la organización sindical, marchaba por tierra, pan justicia y libertad en un país donde el tres por ciento de la población posee el 90 por ciento delas tierras.

El día amaneció gris, pero a la media mañana el sol cubrió de buen semblante la marcha, de colores verdes, negros, lila. En tanto, a las 9.00, en la Plaza Uruguaya se juntaban otras personas, de organizaciones también diversas, en las que se unieron plataformas feministas, universitarias y partidos de izquierda y de centro izquierda.

Colores y demandas a bulto que cuestionaban el endeudamiento externo, las políticas represivas, las muertes y desaparición de mujeres, el intento de convertir en activo financiero los fondos jubilatorio de los trabajadores, entre otros temas.

39165075_1631134177015043_2102757542206636032_n

La policía acompañó las marchas y cuando la gente de Desde Abajo y la Coordinadora de Mujeres rurales e indígenas (Conamuri) quisieron sumarse a la convocatoria de Plaza Uruguaya, bajando por Antequera, un cordón policial se les enfrentó. En la marcha se dijo, entre tantas cosas: “Ahí ya lo ven, los policías protegiendo a stronistas otra vez”. “Dictadura nunca más, Yacyreta pueblo mba’e, no estamos todos, falta Melisa”…Ese otro mundo, sin corbatas y maquillajes de salón, mayoritariamente campesino en la primera marcha y casi exclusivamente urbana la segunda, le dieron la bienvenida a Mario Abdo Benítez que asumió con el 25 por ciento del voto de los paraguayos, precedido de encuestas infladas, bocas de urna adulteradas, conteo rápido adaptado y actas adulteradas en todos los cargos que estuvieron en disputa en las últimas elecciones.

En su discurso de asunción al mando presidencial Mario Abdo habló de dar la bienvenida al disenso, mientras tanto:

– En la plaza uruguaya policías impedían marchar a manifestantes.

– Familiares de las víctimas de la dictadura fueron apartados y acorralados por la policía durante la marcha presidencial camino al Tedeum.

– El microcentro asunceno estaba sitiado.

  • Intentaron prohibir las protestas”, recordó Elisa Marecos Saldívar en su cuenta de FB.

Para el juramento del Niñosaurio le negaron la acreditación a periodistas de Fe y Alegría”, recordó el ex candidato a diputado Mario Casartelli.

Sólo la justicia trae reconciliación, señor Presidente.

39253406_1631133937015067_6488121822339399680_n

_________________________________________________________________________

Víctimas de la dictadura también se manifestaron durante asunción de Marito

 

Un grupo de víctimas de la dictadura alzó su voz cerca de la Catedral Metropolitana de Asunción, donde se celebró el tedeum por el nuevo periodo de Gobierno de Mario Abdo Benítez, quien es hijo de un jerarca stronista. Lxs mismxs piden no ser olvidados.

A varios metros de la Catedral y rodeados por tres filas de efectivos policiales, familiares y víctimas de la dictadura stronista se manifestaban pacíficamente, portando carteles con los rostros de los desaparecidos y pidiendo no ser olvidados por el nuevo presidente de la República, Mario Abdo Benítez.

Una de las manifestantes, identificada como Nunilda Villalba, criticó que el hijo de un colaborador de la dictadura sea presidente de la República. “Esto es vergonzoso”, expresó.

El pedido de la mujer fue claro: el clamor de justicia y ser visibles para las nuevas autoridades.

“Estamos acá para demostrar que también existimos. A Mario Abdo Benítez, que está asumiendo el cargo, que sepa que nosotros estamos. Somos el resto, lxs que sobrevivimos”, expresó.

Familiares y víctimas de la dictadura se manifestaron pacíficamente cerca de la Catedral Metropolitana.

Al mismo tiempo, en la Plaza Uruguaya y en varios puntos del microcentro de Asunción aparecieron bolsas negras simulando los cuerpos torturados durante la dictadura.

Su padre, don Mario Abdo Benítez, era secretario privado de Alfredo Stroessner y formó parte del Cuatrinomio de Oro, el círculo más cercano al dictador, también integrado por Adán Godoy Jiménez, ex ministro de Salud; Eugenio Jacquet, ex ministro de Justicia, y Sabino Augusto Montanaro, ex ministro del Interior.

A lo largo de su campaña política, Mario Abdo Benítez habló sobre su ascendencia que lo vincula con el dictador Alfredo Stroessner. En varias ocasiones expresó que uno no elije dónde nacer. Igualmente, nunca renegó de su origen.

Mario Abdo Benítez fue elegido como jefe de Estado en las elecciones generales del pasado 22 de abril.

El acto de traspaso presidencial contó con la presencia de siete presidentes extranjeros, dos vicepresidentes y 94 delegaciones oficiales.

Lxs ausentes fueron lxs legisladores y dirigentes cartistas, quienes se molestaron por las acusaciones del ahora ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, quien había advertido que se esperaba para este miércoles manifestantes «rentados» por Honor Colorado para «desdibujar» el acto asunción.

Manifestantes hicieron llegar a Mario Abdo Benítez sus reclamos principales.

__________________________________________________________________________

Mario Abdo Benítez se traslado en el auto que usaba Stroessner

 

Tal y como se había anunciado, el flamante presidente Mario Abdo Benítez utilizó el Chevrolet Caprice durante el acto de asunción este miércoles. Es el mismo vehículo que Alfredo Stroessner usaba durante su régimen dictatorial.

Mario Abdo Benítez siguió la tradición y usó el automóvil Chevrolet Caprice en los actos de traspaso de mando.

El Chevrolet Caprice, que pertenece a la familia Abdo Benítez, fue puesto a punto para ser utilizado este miércoles. El ahora presidente del Paraguay Mario Abdo Benítez lo usó, siguiendo con la tradición que inició Alfredo Stroessner.

El nuevo mandatario utilizó el vehículo para trasladarse desde el Palacio de Gobierno hasta la Catedral Metropolitana, en compañía de su esposa Silvana López Moreira y con un fuerte dispositivo de seguridad, para la ceremonia de tedeum. En el trayecto saludó a las personas que se acercaron al microcentro de Asunción para presenciar el traspaso de mando.

Abdo Benítez retomó la costumbre de usar el descapotable, como lo hacía Stroessner cada cinco años, así como sus sucesores desde la caída de la dictadura: Andrés Rodríguez, Juan Carlos Wasmosy, Ángel González Macchi, Nicanor Duarte Frutos y Horacio Cartes.

Coincidentemente, dos presidentes que no terminaron su mandato, Raúl Cubas Grau y Fernando Lugo, no lo usaron.

Durante la ceremonia y el traslado hasta la Catedral, integrantes del Movimiento Nacional de Víctimas de la Dictadura Stronista realizaron una protesta en la Plaza de los Desaparecidos, ubicada a un costado del Palacio de López.

Marito llegó hasta la Catedral Metropolitana en el mismo vehículo que utilizaba Alfredo Stroessner.

“Sabemos que (este Gobierno) no nos va a atender a nosotros porque son parte de estos crímenes de lesa humanidad”, expresó uno de los dirigentes, Santiago Rolón Centurión.

El presidente es hijo de Mario Abdo Benítez, ex secretario privado de Stroessner durante la dictadura. Antes de las elecciones internas, el precandidato presidencial de la disidencia colorada visitó la tumba de su padre, quien falleció en mayo del 2013.

Es por eso que su figura es rechazada por familiares de víctimas del régimen stronista, que exilió a varios compatriotas y dejó más de 500 desaparecidos.

*Fuente: E’a y Ùltima Hora

You must be logged in to post a comment Login