Por radioactiva, 25 julio de 2018

.

Las partidas de alimentación para los centros del MIDES dedicados a la primera infancia (así como a otros tipos de vulnerabilidades), vienen sufriendo recortes arbitrarios, según denuncian los funcionarios del Instituto Nacional de Alimentación (INDA). El Sindicato publicó un comunicado, la pasada semana, que rechaza la “suspensión de prestaciones”, como el Programa Riesgo Nutricional. La situación involucra a más de 15.000 niños, niñas y embarazadas y significa una vulneración al “Derecho Humano a una Alimentación Adecuada”.

La gravedad del asunto reside en que se trata de los programas “dirigidos a la población más vulnerable desde el punto de vista biológico y social con énfasis en la primera infancia”. En concreto, “se han visto reducidas las cantidades de alimentos en las últimas partidas en forma arbitraria“, denuncia AFINDA, mientras que “la leche con hierro”, fundamental para prevenir la anemia infantil, “fue suprimida en el Programa de Riesgo Nutricional y disminuida sustancialmente en el Programa AIPP”.

Además de lo alimentario, las modificaciones y recortes afectan las “actividades de asesoramiento, supervisión y vigilancia del estado nutricional en más de 300 Centros CAIF”, impactando en la vida de 380.000 niños y niñas. Los técnicos, a su vez, fueron excluidos de estas modificaciones. El comunicado, firmado por una decena de trabajadores, concluye que “es nuestra obligación ética e institucional hacer todo lo que esté en nuestro alcance como profesionales” para trabajar en las situaciones de vulnerabilidad. Así, es imposible.