Brasil: «No queremos que su nombre sea usado sólo en las elecciones», afirma madre de Marielle Franco


Mariel da Silva conversó con nuestros colegas de «Brasil de Fato» durante la programación 2º Festival Internacional de la Utopía, en Maricá
 

Por Pedro Ribeiro Nogueira y Mariana Pitasse, Resumen Latinoamericano, 20 de julio de 2018 


Durante el 2º Festival Internacional de Utopía, ella hizo un discurso para mantener el legado y memoria de su hija viva, saludó a la generación de mujeres que están entrando en la política, pero mostró preocupación por el uso del nombre de Marielle.
 

«No queremos que sea usada solamente en este momento político de elección. Y si dejan de hablar, voy a seguir hablando porque yo soy madre y ese sentimiento no va a parar nunca «, puntualiza Marinete que, sin embargo, se dice feliz en ver las semillas plantadas por su hija floreciendo. 

«Son seis campamentos con el nombre de Marielle hoy dentro del MST, tiene varias organizaciones de derechos humanos y que pautan las desigualdades usando el nombre de mi hija. Las semillas van surgiendo, espero que prosperen. Mi hija es una buena semilla «, cree. «Eso hace muy bien para nosotros, pero no quiere decir que sea un privilegio, ni para mí ni para mi familia porque ellos [los asesinos] fueron muy crueles». 

Preocupada por la falta de respuestas sobre el mandante de la ejecución de Marielle, y teniendo que seguir con su vida de trabajo y cuidado de la familia, Marinete conversó con el equipo de Brasil de Hecho sobre lo que ha pensado y sentido en los últimos meses y cómo tiene elaborado la pérdida y el legado de Marielle. En la entrevista en su totalidad. 

¿Cómo ha sido los últimos meses? 

Marcial Silva: Un sentimiento de mucho dolor. No es sólo la pérdida humana, la pérdida física. Marielle era una base, una estructura de familia, una hija muy buena. Llegó donde llegó con mucha resistencia y voluntad de hacer el bien. No comienza como parlamentario, comenzó mucho antes de entrar en la comisión de derechos humanos, donde se quedó por diez años. Ella tuvo una base del pre-vestibular comunitario, de la catequesis, base de trabajar con mujeres, de defender los derechos, dar voz a las personas que no tenían. Marielle abrazaba esas causas, defendía de una manera muy coherente. Ella defendía a todos, estaba dirigida a los humanos. Ella hizo eso toda la vida, pero de una manera más resistente y con más garra, cuando llega al parlamento, lo que no garantizó su integridad física. 

Sin nunca pensar que sería atacada de esa forma … 

Creo que le faltó eso. Mi hija fue una mujer tan abierta, tan brillante en lo que hacía, en ningún momento se preocupó que tendría su vida robada de esta manera. La gente tampoco se imaginaba. Fue un golpe. Una cobardía tan grande. Yo digo que en aquel momento mi hija era como un niño inocente. Ella fue sacada de la gente. Tomó su vida, pero la nuestra también. Nosotros nunca más seremos los mismos, no sólo en la familia, sino también en el mandato, personas que convivían con ella. Pero al mismo tiempo tiene una persona que planeó todo eso. Entonces, es una preocupación, una cobardía todos los días, es lo que uno quiere. Confío en la policía, necesito tener esa esperanza, como madre, pero sabemos que eso no puede ser resuelto de forma tan rápida. La gente está en la esperanza, que no podemos perder, ni por mí, ni por mi hija ni por su hija. La gente necesita saber quién y por qué mató a Marielle. 

Marinero durante el matrimonio de Marielle Franco. (Foto: Archivo Personal / Reproducción) 

¿Cómo es para usted estar en espacios como el del Festival de la Utopía? 

No puedo estar en todos los espacios como ese. He ido en algunas cosas, pero no puedo ir en todos porque tengo que seguir mi vida, seguir trabajando, mi otra hija también tiene su trabajo, una pequeña hijita. No podemos dejarlo todo, pero siempre que podemos estar en esos espacios. 

No en todos también porque tenemos que tomar cuidado, es año electoral, están usando el nombre de mi hija para muchas cosas, entonces la gente tiene que tener esa sensibilidad también. Está viniendo una chapa de mujeres muy grande y ellas tienen que venir con todo y con mucha responsabilidad. 

No se puede medir lo que pasa. Es claro que es muy bueno llegar en los espacios tener el nombre de mi hija y ser pautada la lucha que ella cargaba de una manera tan buena como ella hacía. Esto hace muy bien para nosotros, pero no quiere decir que sea un privilegio, ni para mí ni para mi familia porque ellos fueron muy crueles. 

Estos movimientos a partir de la lucha de Marielle son formas de justicia para usted? 

Es una forma de justicia y también de reconocimiento de su trabajo. Tiene seis campamentos con el nombre de Marielle hoy dentro del MST [Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra], tiene varias organizaciones de derechos humanos y que pautan las desigualdades usando el nombre de mi hija, y que logren seguir adelante. Las semillas van surgiendo, espero que prosperen. Mi hija es una semilla buena, independiente de ser mi hija o no, es una mujer que estaba ahí, yendo más allá de lo que uno imaginaba. No queremos que ella sea usada en ese momento político de elección, cuando dejen de hablar, voy a seguir hablando porque yo soy madre y ese sentimiento no va a parar nunca.

Edición: Mariana Pitasse

You must be logged in to post a comment Login