PALESTINA: Palestinos en Cisjordania y Gaza demuestran apoyo a Al-Aqsa / Manifestaciones de condena en el mundo islámico contra ocupación de Al Quds y agresiones israelíes a la Mezquita de Al Aqsa / Los líderes religiosos llaman a todos los palestinos en Jerusalén a rezar en Al-Aqsa el viernes / Abbas corta viaje a China en medio de tensiones en torno a la Mezquita de Al-Aqsa / Por qué Palestina sigue siendo el problema / No construir Apartheid: #StopCemex en Palestina y en Colombia / Cuando ‘Haaretz’ explica los crímenes del régimen israelí

Resumen Latinoamericano / Agencias / 19 de julio de 2017 –

Palestinos en Cisjordania, Gaza demuestran apoyo a Al-Aqsa

Mientras las tensiones han seguido aumentando en Jerusalén Oriental ocupada después de que las autoridades israelíes implementaron medidas de seguridad en las puertas del recinto de la Mezquita de Al-Aqsa, los palestinos de Cisjordania ocupada y asediada la Franja de Gaza participaron el miércoles en un «Día de Rabia» Las políticas israelíes en el sitio sagrado, mientras que los enfrentamientos estallaron durante varias marchas después de que las fuerzas israelíes intentaron suprimir las acciones.

Los enfrentamientos entre palestinos y fuerzas israelíes estallaron en Ramallah, donde tres palestinos resultaron heridos con munición real, y Belén, donde un activista palestino e internacional fue detenido por soldados israelíes.

Mientras tanto, los enfrentamientos y las campañas de desobediencia civil han continuado en y alrededor de la Ciudad Vieja de Jerusalén, con los palestinos que continúan protestando desde que las autoridades israelíes instalaron detectores de metal en las puertas de Al-Aqsa el domingo en respuesta a un tiroteo mortal en el recinto Dos días antes.

Después de la ocupación israelí de Jerusalén Este en 1967, Israel ha mantenido un compromiso con la confianza islámica que controla el complejo de la Mezquita Al-Aqsa para no permitir las oraciones no musulmanas en la zona. Sin embargo, a los no musulmanes se les permite visitar el sitio durante horas designadas.

Los palestinos han temido desde hace mucho tiempo que Israel ha estado tratando de sacudir el statu quo en el lugar sagrado, en forma de incursiones judías de rutina en el sitio y los llamados de derecha israelíes para demoler la mezquita y reemplazarla con un tercer templo judío.

Nablus

En la ciudad de Naplusa, en el norte de la ocupada Cisjordania, el movimiento Fatah organizó una sentada en la plaza de Al Shuhada en apoyo de Al-Aqsa, mientras una multitud de palestinos, representantes de las autoridades de seguridad de la AP y sociedades civiles y locales se congregaban para expresar Su rechazo a las nuevas medidas de seguridad de Israel.

Tubas

En Tubas, en el norte de Cisjordania, también se celebró una sentada, ya que los palestinos expresaron su apoyo a Al-Aqsa y la resistencia palestina a las medidas de seguridad de Israel.

Ahmad al-Assad, responsable de Tubas y las obras del municipio de Jordan Valley, condenó los procedimientos israelíes en Al-Aqsa durante la sentada, diciendo que la escalada fue el último intento israelí de «judaizar» la mezquita Al-Aqsa.

«Todos los gobiernos israelíes han tratado de controlar Al-Aqsa», dijo, añadiendo que el cierre temporal de la Mezquita Al-Aqsa y las medidas de seguridad posteriores fueron «un intento de imponer la soberanía israelí sobre la Mezquita Al-Aqsa».

Al-Assad agregó que la política israelí en Al-Aqsa era «muy peligrosa», pero expresó su aprecio por las «determinaciones» de los palestinos en la Jerusalén Oriental ocupada «ante las políticas racistas israelíes que sólo aumentarán la determinación de los palestinos gente.»

Mientras tanto, el secretario de Fatah en Tubas, Mahmoud Sawafta dijo que la política israelí «fracasaría frente al rechazo del pueblo palestino» y confirmó el derecho de los palestinos a entrar libremente en Al-Aqsa sin medidas de seguridad.

Las políticas sin precedentes, agregó, eran un intento de obstaculizar a los palestinos de acceder a la mezquita.

Ramallah

Decenas de palestinos en la ciudad de Ramala también participaron en una marcha, que estalló en enfrentamientos con las fuerzas israelíes después de llegar al puesto de control de Qalandia infame de Israel entre Ramallah y Jerusalén, donde tres palestinos resultaron heridos con munición real disparos de las fuerzas israelíes.

Testigos le dijeron a Ma’an que la marcha partió del círculo de Yasser Arafat, y varios funcionarios, comités palestinos e instituciones en Ramala participaron en la acción.

Los manifestantes agitaban banderas palestinas y carteles que condenan las políticas de Israel en Al-Aqsa, e hizo hincapié en que Jerusalén es la “capital eterna” de Palestina, una obra de teatro en un lema de la derecha israelí común contra ocupada incorporación de Jerusalén Este en un estado palestino. Cuando la marcha se acercó al puesto de control de Qalandiya, surgieron enfrentamientos entre jóvenes palestinos y fuerzas israelíes.

El Ministerio de Salud de Palestina dijo que tres palestinos resultaron heridos con balas en vivo durante los enfrentamientos, todos los cuales fueron golpeados en sus extremidades inferiores. El ministerio agregó que los «jóvenes» fueron trasladados al Centro Médico Palestino para recibir tratamiento.

portavoz de la policía israelí Luba Samri al-dijo en un comunicado que docenas de palestinos que habían «recogido» cerca del puesto de control comenzaron a «tirar piedras» a las fuerzas israelíes, que significa entonces se utiliza la dispersión de multitudes para reprimir la protesta.

 

Belén
En la ciudad de Belén, en el sur de Cisjordania, una marcha fue convocada por varias facciones políticas y fue lanzada desde Bab Zqaq y se trasladó a la entrada norte de Belén. Los enfrentamientos estallaron en la entrada norte después de la marcha donde las fuerzas israelíes dispararon gases lacrimógenos y balas de acero recubiertas de caucho contra los manifestantes.
Al-Samri confirmó los enfrentamientos en una declaración, diciendo que decenas de palestinos en Belén cerca de la Tumba de Raquel, un lugar sagrado para los musulmanes, cristianos y judíos que está separada de la ciudad palestina por el muro de separación israelí y que las fuerzas israelíes Utiliza medios de dispersión de disturbios para suprimir la demostración.
Al-Samri agregó que dos palestinos fueron detenidos durante la manifestación. La agencia de noticias palestina Wafa identificó a uno de los detenidos como Yousif al-Sharqawi. El otro detenido era un apoyo internacional que aún no había sido identificado, dijo Wafa.
Gaza
Mientras tanto, cientos de palestinos también participaron en una marcha en la ciudad de Gaza, que fue lanzada desde la sede del Comité Internacional de la Cruz Roja y se dirigió a la oficina de las Naciones Unidas en la ciudad.
Los palestinos gritaron consignas, expresando su disposición a «sacrificar sus almas» por Jerusalén. Talal Abu Tharifa, líder del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), dijo a Ma’an que Israel está cometiendo una «violación del derecho internacional» implementando medidas restrictivas de seguridad en Al-Aqsa.
Continuó condenando el «silencio» de la comunidad internacional y de la ONU en relación con las medidas de seguridad de Israel.
Abu Tharifa instó al Consejo de Seguridad de la ONU a tomar «medidas serias» para celebrar una «reunión inmediata y urgente» que podría impedir que Israel violara las leyes internacionales.
—————————————————————————————————————————————-

Manifestaciones de condena en el mundo islámico contra ocupación de Al Quds y agresiones israelíes a la Mezquita de Al Aqsa

Manifestantes marroquíes condenan ocupación de Al Quds y las agresiones contra la Mezquita de Al Aqsa
Manifestantes marroquíes condenan ocupación de Al Quds y las agresiones contra la Mezquita de Al Aqsa

Centenares de marroquíes descendieron a las calles de la capital Rabat para reclamar el cese de las agresiones israelíes contra la Mezquita de Al Aqsa y de la colonización en la Jerusalén Este (Al Quds) ocupada.

Según el sitio iraní PressTV, los manifestantes gritaron también eslóganes en contra de cualquier normalización de relaciones con el régimen israelí, según el Centro Palestino de Información.

Los manifestantes palestinos portaban banderas de Palestina y fotos de Al Quds. Ellos llamaron a los países musulmanes y árabes a intervenir inmediatamente para poner fin a las agresiones y crímenes inhumanos cometidos por Israel contra los palestinos y a defender el derecho de los fieles a cumplir con sus deberes religiosos en la Mezquita de Al Aqsa.

Es la primera vez desde 1967 que el régimen israelí prohibió la difusión del llamamiento islámico a la oración e impidió a los palestinos celebrar la oración del viernes en la Mezquita de Al Aqsa.

Otras manifestaciones tuvieron lugar en otros países islámicos, como Jordania, donde se pidió la ruptura del tratado de paz con el régimen sionista. Por su parte, el portavoz del gobierno jordano, Mohammad Momani, dijo que “Jordania rechaza cualquier ataque contra los derechos de los musulmanes en el Jerusalén Este ocupado”.

Qatar pide una acción global

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Qatar condenó el cierre israelí de la Mezquita de Al Aqsa y dijo que esto violó la santidad de los sitios islámicos en Jerusalén y constituyó una provocación contra millones de musulmanes en todo el mundo.

En una declaración, el Ministerio llamó a la comunidad internacional a asumir su responsabilidad y poner fin a estas acciones israelíes.

Por su parte, el Ministerio turco de Exteriores expresó su condena a los incidentes de Al Aqsa diciendo: “Es una obligación legal el respetar la santidad y el estatus histórico de los sitios religiosos en el Jerusalén Este ocupado, especialmente en Haram al Sharif”.


Los líderes religiosos llaman a todos los palestinos en Jerusalén a rezar en Al-Aqsa el viernes

Miembros del Waqf, encargado de organizar el complejo de la Mezquita de Al-Aqsa, pidieron a los palestinos en Jerusalén Oriental ocupada que cierren todas las mezquitas en los barrios el viernes y que las oraciones se celebren frente a las puertas de Al-Aqsa Mezquita en el rechazo de medidas de seguridad israelíes sin precedentes en el sitio sagrado.

El Jeque Azzam al-Khatib, jefe de la Confederación Islámica y los Asuntos de la Mezquita de Al-Aqsa, dijo que el departamento emitió una decisión a todos los hablantes de las mezquitas en Jerusalén Este para no celebrar oraciones en sus sitios locales, en lugar.

Se esperan grandes acciones de solidaridad el viernes contra la instalación israelí de detectores de metales en las puertas de Al-Aqsa el domingo, luego de un tiroteo mortal en el complejo dos días antes. Los enfrentamientos han estado ocurriendo cerca del lugar sagrado desde entonces, mientras que los líderes religiosos han animado a los palestinos a negar la entrada a la mezquita hasta que los detectores de metal sean removidos.

Cientos de palestinos han hecho oraciones fuera de la mezquita de Al-Aqsa. El jueves por la noche, cientos de palestinos realizaron oraciones magrebíes en las calles fuera del recinto sagrado después de que las fuerzas israelíes se negaran a permitir que los palestinos entraran en la zona, excepto a través de puertas instaladas con detectores de metales.

Al-Khatib advirtió a las autoridades israelíes de seguir adelante con planes de instalar los detectores de metal en todas las puertas de Al-Aqsa y exigió el fin de esas políticas que «perjudiquen la paz mundial».

También señaló que el jefe y los empleados del Fideicomiso Islámico estaban haciendo un seguimiento de los incidentes en Al-Aqsa y calculando los daños causados ​​a la mezquita y sus instalaciones después de que las fuerzas israelíes atacaron la mezquita el viernes y la cerraron por más de dos días A los fieles musulmanes, un movimiento que grupos de derechos han considerado una violación del derecho internacional y una forma de «castigo colectivo».

Un portavoz del Patriarcado Ortodoxo Griego en Jerusalén, Issam Musleh, también dijo que «no nos rendiremos el uno al otro bajo estas circunstancias en la Mezquita Al-Aqsa».

Musleh afirmó que las políticas israelíes representaban violaciones y «asaltos» contra Al-Aqsa, y agregó que Israel estaba tratando de repetir lo que sucedió en la Mezquita Ibrahimi en Hebrón.

Después de la masacre de Ibrahimi en 1994, las autoridades israelíes dividieron la mezquita por la mitad, dividiéndola en una sinagoga para los colonos israelíes y una mezquita para los palestinos.

Los palestinos han acusado desde hace tiempo al gobierno israelí de usar la violencia y las tensiones entre israelíes y palestinos como medio para promover el control de importantes sitios en el territorio palestino. Hasta el día de hoy, los palestinos en Hebrón deben pasar por un puesto de control instalado por Israel para acceder a la mezquita de Ibrahimi.

Hanan Ashrawi, miembro del Comité Ejecutivo de la OLP, dijo que los detectores de metales y las nuevas cámaras de seguridad en la mezquita son sólo el último ejemplo de «violaciones desenfrenadas de Israel» que «constituye una violación flagrante de los derechos y libertades de los fieles musulmanes palestinos».
«Tales prácticas intrusivas y deshumanizantes tienen como objetivo proporcionar a Israel la carta blanca para ejercer control de seguridad sobre los sitios sagrados de Jerusalén … Sin duda, Israel está creando y escalando deliberadamente una situación de inestabilidad, inseguridad y violencia; Con sus escaladas recientes, la ocupación israelí no sólo está provocando a los palestinos, sino a todo el mundo musulmán y al sistema legal internacional «, escribió.
Destacó un proyecto de ley israelí que pretende enmendar la ley básica israelí para «prohibir la división de la ciudad de Jerusalén», en cualquier futuro acuerdo de paz entre israelíes y palestinos. «Si se aprueba, esta ley destruiría la solución de dos Estados creando una exclusividad israelí y judía ilegal sobre toda Jerusalén», dijo.
«Tal legislación propuesta se basa en una larga serie de leyes racistas, propuestas y prácticas que reflejan la intención de Israel de eliminar la presencia palestina en Jerusalén, destruir la contigüidad territorial y la presencia demográfica de Cisjordania (incluida Jerusalén Oriental) e imponer Una solución de facto de un solo estado «.
Después de la ocupación israelí de Jerusalén Este en 1967, Israel ha mantenido un compromiso con la confianza islámica que controla el complejo de la Mezquita Al-Aqsa para no permitir las oraciones no musulmanas en la zona. Sin embargo, a los no musulmanes se les permite visitar el sitio durante horas designadas.
Los palestinos han temido desde hace mucho tiempo que Israel ha estado tratando de sacudir el statu quo en el lugar sagrado, en forma de incursiones judías de rutina en el sitio y los llamados de derecha israelíes para demoler la mezquita y reemplazarla con un tercer templo judío.
—————————————————————————————————————————————–

Abbas corta viaje a China en medio de tensiones en torno a la Mezquita de Al-Aqsa

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, dijo el miércoles en Beijing que está abierto a conversaciones trilaterales entre Israel, Palestina y China. Mientras tanto, Abbas decidió cortar su viaje y regresar a la ocupada Cisjordania en medio de las crecientes tensiones alrededor de la Mezquita Al-Aqsa en la Jerusalén Oriental ocupada.

Durante un discurso en la Academia China en Pekín, Abbas dijo que los funcionarios chinos han expresado su apertura para mantener conversaciones entre Palestina e Israel a finales de este año con el fin de ayudar a resolver el conflicto de décadas en la región.

Mientras tanto, Abbas destacó la importancia de las «nuevas ideas» sugeridas por el presidente chino Xi Jinping, y reiteró la importancia de resolver el conflicto, que «conduciría a la paz y la seguridad en la región». «Israel debe terminar con la ocupación», dijo Abbas. «Y libere a todos los palestinos de las prisiones israelíes en el inicio de cualquier acuerdo de paz».

También reiteró sus objeciones a «cualquier tipo de terrorismo independientemente de la fuente». Abbas confirmó en su discurso que el gobierno chino ha seguido apoyando la solución de dos Estados que garantiza que Jerusalén Oriental se convierta en la capital de un Estado palestino independiente en las fronteras de 1967.

Mientras tanto, Abbas también anunció el miércoles que estaba recortando su viaje poco después de llegar a Beijing el lunes debido al aumento de las tensiones en Jerusalén Este después de que las autoridades israelíes instalaran detectores de metales y cámaras de seguridad en las puertas del santo complejo.

El portavoz de Abbas, Nabil Abu Rudeineh, anunció desde Pekín que Abbas tiene previsto convocar una «reunión urgente» entre los líderes palestinos para discutir los acontecimientos en la Mezquita Al-Aqsa.

De acuerdo con Rudeineh, Abbas también ha estado en contacto con líderes árabes y del mundo para «evitar nuevas escaladas en la situación».

Tras un tiroteo mortal en el recinto el viernes, las fuerzas israelíes cerraron la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del Islam, a los fieles musulmanes durante más de dos días. Fue el primer día que Al-Aqsa estuvo cerrado a los palestinos desde 2014 y la primera vez en 50 años que la mezquita fue cerrada durante las oraciones del viernes.

Cuando volvieron a abrir las puertas el domingo, los palestinos descubrieron que las autoridades israelíes habían instalado detectores de metales y cámaras de seguridad en las puertas abiertas.

Los líderes palestinos han pedido a los palestinos que se nieguen a pasar por las puertas, diciendo que su tramo amenaza el statu quo en el sitio, que permanece bajo control jordano y prohíbe el culto no musulmán.

Como resultado, miles de palestinos han realizado oraciones fuera del lugar sagrado en protesta por las nuevas medidas, mientras que los enfrentamientos han continuado estallando a medida que las fuerzas israelíes han asaltado e intentado suprimir las acciones de desobediencia civil.

Mientras tanto, los palestinos de la Cisjordania ocupada y la sitiada Franja de Gaza organizaron acciones de solidaridad el miércoles en apoyo de la resistencia palestina noviolenta en Jerusalén y contra las medidas de seguridad israelíes en Al-Aqsa.

—————————————————————————————————————————————-

Por qué Palestina sigue siendo el problema

¿Por qué se oculta esta verdad sobre Palestina día tras día, mes tras mes, año tras año?

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos
Cuando fui como un joven reportero por primera vez a Palestina en la década de 1969 me alojé en un kibutz. Las personas a las que conocí eran personas trabajadoras, llenas de energía y se llamaban a sí mismas socialistas. Me gustaron.

Una noche durante la cena les pregunté por las siluetas de personas que se veían a lo lejos, más allá de nuestro perímetro.

“Árabes”, dijeron, “nómadas”, casi escupiendo las palabras. Dijeron que Israel, refiriéndose a Palestina, había sido prácticamente una tierra baldía y que una de las grandes hazañas de la empresa sionista era lograr que verdeciera el desierto.

Pusieron el ejemplo de su cosecha de naranjas jaffa que se exportaba al resto del mundo, un triunfo frente a los caprichos de la naturaleza y la negligencia de la humanidad.

Era la primera mentira. La mayor parte los naranjales y de los viñedos pertenecían a palestinos que habían labrado la tierra y exportado naranjas y uvas a Europa desde el siglo XVIII. Los anteriores habitantes de la antigua ciudad palestina de Jaffa llamaban a la ciudad “el lugar de las naranjas tristes”.

En el kibutz nunca se usaba la palabra “palestino”. Pregunté por qué. La respuesta fue un silencio problemático.

En todo el mundo colonizado quienes nunca logran ocultar el hecho, y el crimen, de vivir en una tierra robadatemen la verdadera soberanía de los pueblos originarios.

Como saben demasiado bien las personas judías, el siguiente paso es negar su condición humana a las personas. A eso sigue de forma tan lógica como la violencia el destruir la dignidad, la cultura y el orgullo de las personas.

En Ramala tras la invasión de Cisjordania por el difunto Ariel Sharon en 2002 caminé por calles llenas de coches destrozados y casas demolidas hasta el Centro Cultural Palestino. Los soldados israelíes habían acampado ahí hasta aquella mañana.

Me recibió la directora del centro, la novelista Liana Badr, cuyos manuscritos originales yacían desparramados y destruidos por el suelo. Los soldados se habían llevado el disco duro que contenía sus obras de ficción y una biblioteca de obras de teatro y poesía. Casi todo estaba destrozado y mancillado.

No había sobrevivido un solo libro con todas sus páginas, ni una sola grabación original de una de las mejores colecciones de cine palestino.

Los soldados habían orinado y defecado en el suelo, en los escritorios, los bordados y las obras de arte. Habían embadurnado dibujos infantiles con heces y escrito (con mierda ) “Nacido para matar”.

Liana Badr tenía lágrimas en los ojos pero la cabeza bien alta. “Lo reconstruiremos otra vez”, dijo.

Lo que enfurece a quienes colonizan y ocupan, roban y oprimen, destrozan y mancillan es la negativa de las víctimas a doblegarse . Y este es el tributo que todos debemos rendir a los palestinos. Se niegan a doblegarse . Siguen adelante. Esperan, hasta que luchan otra vez . Y lo hacen aun cuando quienes los gobiernan colaboran con sus opresores.

En medio del bombardeo israelí de 2014 sobre Gaza el periodista palestino Mohammed Omer nunca dejó de informar. Tanto él como su familia se vieron afectados, hacían cola para conseguir agua y comida, y lo acarreaban entre los escombros. Cuando le llamé por teléfono podía oír las bombas tras la puerta. Se negó a doblegarse.

Los reportajes de Mohammed, ilustrados por sus gráficas fotografías, fueron un modelo de periodismo profesional que puso en evidencia la complaciente y cobarde manera de informar de los llamados medios dominantes de Gran Bretaña y Estados Unidos. Personas como Mohamed Omer ponen en evidencia cada día la idea que tiene la BBC de objetividad (dar eco a los mitos y mentiras de la autoridad, una práctica de la que está orgullosa).

Durante más de 40 años he documentado la negativa de los palentinos a doblegarse ante sus opresores: Israel, Estados Unidos, Gran Bretaña, la Unión Europea.

Desde 2008 solo Gran Bretaña ha concedido a Israel licencias de exportación de armas y misiles, drones y rifles de francotiradores por valor de 434 millones de libras.

Quienes han resistido a esto sin armas, quienes se han negado a doblegarse son algunos de los palestinos que he tenido el privilegio de conocer:

Mi amigo el difunto Mohammed Jarella, que trabajó sin descanso para la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA, por sus siglas en inglés), me enseñó por primera vez en 1967 un campo de refugiados palestinos. Era un día muy duro de invierno y los niños en edad escolar temblaban de frío. “Un día …”, decía. “Un día …”

Mustafa Barghouti, cuya elocuencia permanece incólume y que me describió la tolerancia que existía en Palestina entre judíos, musulmanes y cristianos hasta que, como me dijo, “los sionistas quisieron un Estado a expensas de los palestinos”.

La dra. Mona El-Farra, una médica de Gaza, cuya pasión era conseguir dinero para hacer operaciones de cirugía plástica a los niños desfigurados por las balas y la metralla israelíes. Las bombas israelíes arrasaron su hospital en 2014.

El dr. Khalid Dahlan, psiquiatra, cuyas clínicas infantiles en Gaza —niños que casi se habían vuelto locos por la violencia israelí— eran oasis de civilización.

Fátima y Nasser son una pareja cuya casa se alzaba en un pueblo cerca de Jerusalén calificado como “Zona A y B”, lo que significa que la tierra fue calificada como solo para judíos. Sus padres habían vivido ahí. Sus abuelos habían vivido ahí. Hoy los buldózeres allanan carreteras solo para judíos, protegidos por leyes solo para judíos.

Era más de media noche cuando Fátima se puso de parto de su segundo hijo. El bebé era prematuro y cuando llegaron al checkpoint desde el que se veía el hospital el joven soldado israelí les dijo que necesitaban otro documento.

Fátima tenía una fuerte hemorragia. El soldado se rió e imitó sus gemidos, y les dijo “vayánse a casa”. El niño nació ahí en un camión. Estaba azul de frío y enseguida murió de frío al no recibir cuidados. Se llamaba Sultán.

Estas serán historias familiares para los palestinos. La pregunta es por qué no lo son en Londres y Washington, Bruselas y Sidney.

Gran Bretaña y Estados Unidos está financiado generosamente una causa liberal reciente en Siria -una causa de George Clooney-, aunque sus beneficiarios, los llamados rebeldes, están dominados por yihadistas fanáticos, producto de la invasión de Afganistán e Iraq, y de la destrucción de la Libia moderna.

Y, sin embargo, no se reconocen la ocupación y la resistencia más largas de los tiempos modernos. Cuando de pronto las Naciones Unidas se conmueven y califican a Israel de Estado de apartheid, como sucedió este año, eso provoca indignación, no contra el Estado cuyo “propósito principal” es el racismo, sino contra una comisión de las Naciones Unidas que osó romper el silencio.

“Palestina”, afirmó Nelson Mandela, “es el mayor problema moral de nuestro tiempo”.

¿Por qué se oculta esta verdad día tras día, mes tras mes, año tras año?

En Israel – el Estado de apartheid, culpable de un crimen contra la humanidad y de haber violado el derecho internacional más que cualquier otro Estado– el silencio persiste entre aquellas personas que saben y cuyo trabajo consiste en mantener las cosas como están.

En Israel gran parte del periodismo está intimidado y controlado por un pensamiento colectivo que exige silencio sobre Palestina, mientras que el periodismo honrado se ha convertido en disidencia: una clandestinidad metafórica.

Una sola palabra –“conflicto”– permite este silencio. “El conflicto árabo-israelí”, recitan los robots en sus apuntadores electrónicos. Cuando un veterano periodista de la BBC, un hombre que conoce la verdad, se refiere a “dos relatos” la contorsión moral es total.

No existe un conflicto, ni dos relatos, con su respaldo moral. Existe una ocupación militar impuesta por una potencia nuclear apoyada por la mayor potencia militar del planeta y existe una injusticia descomunal.

Se puede prohibir la palabra “ocupación”, borrar del diccionario. Pero no se puede prohibir el recuerdo de la verdad histórica: de la sistemática expulsión de palestinos de su patria. Los israelíes lo llamaron “Plan D” en 1948.

El historiador israelí Benny Morris describe cómo uno de sus generales preguntó a David Ben-Gurion, el primero en ocupar el cargo de primer ministro de Israel: “¿Qué haremos con los árabes?”. El primer ministro, escribió Morris, “hizo un gesto despectivo y enérgico con la mano. “¡Expulsarlos!”, dijo.

Setenta años después este crimen se ha suprimido de la cultura intelectual y política de Occidente. O es discutible o simplemente controvertido. Periodistas con abultados sueldos aceptan entusiasmados viajes pagados por Israel, su hospitalidad y sus halagos, y después protestan enérgicamente defendiendo su independencia. Ellos acuñaron el término “tontos útiles”.

En 2011 me asombró la facilidad con la que unos de los escritores británicos más aclamados, Ian McEwan, un hombre bruñido por los destellos de la ilustración burguesa, aceptó el Premio Jerusalén de literatura en el Estado de apartheid.

¿Habría ido McEwan a Sun City en la Sudáfrica del apartheid? Ahí también concedían premios, con todos los gastos pagados. McEwan justificó su acción con palabras ambiguas acerca de la independencia de la “sociedad civil”.

La propaganda (del tipo de la que ofreció McEwan, con su toquecito de atención en las muñecas de sus encantados anfitriones) es un arma para los opresores de Palestina. Al igual que el azúcar insinúa prácticamente todo hoy en día.

Comprender y deconstruir la propaganda estatal y cultural es nuestra tarea más importante. Se nos está obligando a entrar en una segunda Guerra Fría cuyo objetivo final es someter y balcanizar a Rusia, e intimidar a China.

Cuando Donald Trump y Vladimir Putin hablaron en privado durante más de dos horas en la Cumbre del G20 en Hamburgo, al parecer acerca de la necesidad de no emprender la guerra el uno contra el otro, los detractores más vociferantes fueron quienes han liderado el liberalismo, como el escritor político sionista de The Guardian: No es de extrañar que Putin sonriera en Hamburgo. Sabe que ha conseguido su principal objetivo: ha hecho a Estados Unidos débil otra vez”, escribió Jonathan Freedland. Que empiecen los abucheos al Malvado Vlad.

Estos propagandistas nunca han conocido la guerra, pero aman el juego imperial de la guerra. Lo que Ian McEwan denomina” sociedad civil” se ha convertido en una rica fuente de propaganda afín.

Tomemos un término que los guardianes de la sociedad civil utilizan con frecuencia, “derechos humanos”. Como otro concepto noble, “democracia”, el concepto de “derechos humanos” ha sido casi vaciado de su significado y propósito.

Como el “proceso de paz” y la “hoja de ruta”, los derechos humanos en Palestina han sido secuestrados por los gobiernos occidentales y las ONG corporativas que ellos financian y que reivindican una quijotesca autoridad moral.

Así que cuando los gobiernos y ONG piden a Israel que “respete los derechos humanos” en Palestina, no ocurre nada porque todos ellos saben que no hay nada que temer, nada va a cambiar.

Destaca el silencio de la Unión Europea, que complace a Israel mientras este se niega a cumplir su compromisos con el pueblo de Gaza, como mantener abierta la cuerda de salvamento que es el paso fronterizo de Rafah, una medida a la que accedió como parte de su papel en el acuerdo de alto el fuego en su ataque de 2014. Se ha abandonado el puerto marítimo de Gaza, acordado por Bruselas en 2014.

La comisión de las Naciones Unidas que mencioné antes (su nombre completo es Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia Occidental) describió a Israel como, y cito, “diseñado para servir al propósito principal” de la discriminación racial.

Millones de personas lo entienden. Lo que los gobiernos de Londres, Washington, Bruselas y Tel Aviv no pueden controlar es que la humanidad de a pie está cambiando como quizás que nunca lo haya hecho antes.

La gente se está moviendo en todas partes y, en mi opinión, es más consciente que nunca. Algunas personas ya están en una revuelta abierta. La atrocidad de la Torre Grenfell en Londres ha hecho que las comunidades se unan en una vehemente resistencia que es casi nacional.

Gracias a una campaña popular el poder judicial está hoy examinando las pruebas de un posible juicio a Tony Blair por crímenes de guerra. Aunque fracase, es un acontecimiento fundamental que echa abajo otra barrera más entre el público y su reconocimiento de la voraz naturaleza de los crímenes del poder estatal, el desprecio sistemático por la humanidad perpetrado en Iraq, en la Torre Grenfell, en Palestina. Estos son los puntos que están a la espera de que se unan.

Durante la mayor parte del siglo XXI el fraude del poder corporativo presentado como la democracia ha dependido de la propaganda de distracción, se ha basado en gran parte en un culto al “yoísmo” diseñado para desorientar nuestro sentido de mirar hacia los demás, de actuar juntos, de justicia social y de internacionalismo.

La clase, el género y la raza fueron separados. Lo personal se convirtió en lo político y los medios en el mensaje. La promoción del privilegio burgués fue presentada como una política “progresista”. No lo era. Nunca lo es. Es la promoción del privilegio y del poder.

El internacionalismo ha encontrado una vasta audiencia entre los jóvenes. Vean el apoyo a Jeremy Corbyn y la recepción que recibió el circo del G20 en Hamburgo. Al entender la verdad y los imperativos del internacionalismo, y al rechazar el colonialismo entendemos la lucha de Palestina.

Mandela lo dijo de esta manera: “Sabemos demasiado bien que nuestra libertad es incompleta sin la libertad de los palestinos”.

En el centro de Oriente Próximo está la injusticia histórica en Palestina. Hasta que se resuelva y los palestinos tenga su libertad y su patria, e israelíes y palestinos sean iguales ante la ley no habrá paz en la zona o quizá en ninguna parte.

Lo que Mandela decía es que la propia libertad es precaria mientras unos gobiernos poderosos puedan negar la justicia a otros, aterrorizar a otros, encarcelar y asesinar a otros en nuestro nombre. Sin lugar a dudas Israel comprende la amenaza de que un día esto pueda tener que ser normal.

Por eso su embajador en Gran Bretaña es Mark Regev, bien conocido de los periodistas como propagandista profesional y por eso se permitió el “enorme engaño” de las acusaciones de antisemitismo, como lo llamó Ilan Pappe, para crispar al Partido Laborista y minar a Jeremy Corbyn como líder. Lo importante es que no lo consiguió.

Los acontecimientos se suceden rápidamente ahora. La notable campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) está teniendo éxito día tras día; ciudades y pueblos, sindicatos y organismos juveniles se están adhiriendo a la campaña. El intento del gobierno británico de impedir a los ayuntamientos aplicar el BDS ha fracasado en los tribunales.

Esto no son indicios. Cuando los palestinos se vuelvan a alzar, como se alzarán, puede que no tengan éxito al principio, pero lo tendrán finalmente si nosotros entendemos que ellos son nosotros y que nosotros somos ellos.

Este artículo es una versión abreviada del discurso de John Pilger en la Exposición Palestina de Londres el 8 de julio de 2017. Se puede ver aquí el documental de John Pilger Palestine Is Still the Issue [Palestina sigue siendo el problema]

Fuente: http://www.counterpunch.org/2017/07/11/why-palestine-is-still-the-issue/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.

 

Fuente: Rebelion.org


 

No construir Apartheid: #StopCemex en Palestina y en Colombia

¡Negocios con Ética! Esta iniciativa busca que la multinacional Cemex obre de acuerdo a su compromiso social y al Derecho Internacional, para que la productora mexicana de materiales de construcción detenga su participación en la colonización de Palestina por medio de la construcción de un muro de concreto mas conocido como el muro del Apartheid.

La construcción de este muro es una estrategia más de invasión a los territorios palestinos por parte del Estado de Israel. Al respecto, en Colombia varias organizaciones sociales defensoras de los derechos del medio ambiente se sumaron a este reclamo impulsado por la campaña Boicot Desinversiones y Sanciones -BDS-, ya que Cemex participa de la minería de materiales de construcción en varios territorios que han sufrido daños a sus ecosistemas.

En el año 2004 la Corte Internacional de La Haya emitió un juicio en el que declaró a todo el sistema e infraestructura ligado a la construcción de colonias, en el que se encuentra el muro, como violatorio de los derechos humanos. Sin embargo, un año después del dictamen de la instancia internacional, en 2005 el apartheid en concreto ocupó el territorio de Palestina.

Esta construcción hace parte de la ocupación que desde 1967 construye el Estado de Israel en contra del pueblo palestino, hoy con el apoyo de los materiales de Cemex a través de su filial israelí Ready-Mix.

Así pues, más de 200 organizaciones sociales y personalidades alrededor del mundo decidieron lanzar el pasado 9 de julio, desde América Latina, esta campaña para que el Consejo Directivo de Cemex sea consciente acerca de su complicidad en el proceso de colonización de Palestina en Cisjordania y Jerusalén Este, lo que significa una violación al Derecho Internacional y a los derechos humanos.

 

La organización ambientalista Censat Agua Viva firmó la campaña motivada, además, por su trabajo a favor de las comunidades en los conflictos socioambientales que Cemex generó en la extracción minera de materiales para la construcción en varios territorios de Colombia. Esta voz de los ambientalistas fue común en varios países de Latinoamericanos, y en un comunicado que publicaron los Amigos de la Tierra de América Latina y el Caribe -Atalc-, se pudo leer: “De nuestra parte, conocemos las formas de operación de compañías cementeras, […] y los conflictos socioambientales ocasionados en nuestros territorios. Por eso, recordando la resistencia que han debido desplegar nuestros pueblos frente a estas injusticias, nos sumamos al llamado del pueblo palestino para exigir a Cemex que detenga su participación en el proceso de colonización y ocupación perpetrado por Israel”.

Isabel Rikkers, que trabaja en el colectivo BDS Colombia, explicó que la campaña que lleva por nombre y se encuentra en las redes sociales como #StopCemex: “es la primera de boicot económico que se lidera desde Latinoamérica para defender los derechos del pueblo palestino y luchar en contra del apartheid y la ocupación israelí”. La mayoría de las campañas, entre las que se boicotean a G4S, Caterpillar y Hewlett Packard, han sido impulsadas desde el continente de Europa o los Estados Unidos.

Las personas que deseen sumarse al reclamo de #StopCemex pueden hacerlo a través de la página web https://secure.avaaz.org/campaign/es/stop_cemex

Fuente: Colombia Informa


Cuando ‘Haaretz’ explica los crímenes del régimen israelí

Resulta fácil idealizar Haaretz, considerar el periódico de Tel Aviv el contrapeso liberal de los órganos más duros de la opinión pública israelí.

Amira Hass y Gideon Levy, los mejores escritores del periódico, se han arriesgado considerablemente al describir los crímenes israelíes y exigir que Israel rinda cuentas por ellos. Aunque es justo que su trabajo se difunda ampliamente, Haaretz como institución no merece elogio alguno.

Algunos de sus periodistas más veteranos se comportan como lacayos de un Estado de apartheid. Este periódico promociona a Amos Harel como “uno de los principales expertos mediáticos en cuestiones de defensa y militares de Israel”. Es un profesional de la hasbara, la maquinaria israelí de propaganda. La palabra hasbara se suele traducir como “explicación” y And Harel tiende a “explicar” el comportamiento israelí de forma complaciente.

Restar importancia a un desastre

Veamos la cobertura que hace Amos Harel de la crisis de energía en Gaza.

Israel “anunció recortes limitados” de electricidad “a petición de la Autoridad Palestina”, escribió a principios de este mes. Al calificar esos recortes de limitados quitaba importancia al hecho de que Israel había empeorado deliberadamente un desastre humanitario. Lejos de ser limitados, estos recortes han reducido el suministro eléctrico de Gaza a unos mínimos nunca vistos.

La formulación que hace Harel de la situación coincidió con la afirmación del gobierno israelí de que la crisis energética era una cuestión interna palestina. Harel insinuó que Israel había aceptado a regañadientes la petición de la Autoridad Palestina. No proporcionó antecedente alguno sobre cómo Israel lleva tiempo sometiendo a Gaza a cortes de electricidad ni cómo la sin lugar a dudas cruel Autoridad Palestina hace de lacayo de Israel y no al contrario.

Los mensajes de Harel pueden crear confusión. Pocos días antes de calificar los recortes de electricidad de “limitados” informó de que el suministro de electricidad en Gaza se había reducido a menos de tres horas al día. Citó entonces a Gadi Eisenkot, jefe del Estado Mayor israelí, afirmando que el enfoque israelí era una “gestión inteligente de los riesgos”. Aunque afirma ser un analista, Harel no analizó, ni explicó, el significado de este repugnante eufemismo.

Harel también citó el comentario de Eisenkot de que “nos interesa que los palestinos de Judea y Samaria tengan esperanza”. Al parecer esta esperanza adquiere la forma de algunas casas nuevas que Israel ha autorizado a los palestinos. Harel no señaló que Israel ha hecho denodados esfuerzos durante sus cincuenta años de ocupación de Cisjordania (Judea y Samaria en la terminología sionista) para hacer perder la esperanza.

Es evidente que Harel cree que es adecuado adoptar el léxico de los perfumistas a la hora de hablar de robo de la tierra de otro pueblo. “No existe una ocupación fragante”, escribió Harel en junio. “Someter a una población civil a tu control total proporciona muchas oportunidades para la violencia y el abuso, lejos de la supervisión de los comandantes”, añadió. Insinúa que los comandantes tienen buenas intenciones y que la violencia contra los palestinos la perpetran unos granujas. Sin embargo, la verdad es que la ocupación es intrínsecamente violenta y abusiva, y que, en efecto, a quienes perpetran crímenes contra los palestinos sus superiores les conceden total impunidad.

Culto al héroe

Harel califica a los luchadores de la resistencia palestinos de “terroristas”, pero califica a los comandantes militares de Israel de figuras heroicas. En otro artículo reciente informaba que los ministros del gobierno israelí creían que un general llamado Yoav Mordechai “salvaría una vez más la situación” evitando un enfrentamiento con Hamas.

Obsesionado por la capacidad de Mordechai de “salvar la situación”, Harel no explicó que este particular comandante ha sido acusado de extrema violencia. Mordechai dirigió un batallón durante la Operación Plomo Fundido, un ataque a Gaza perpetrado entre finales de 2008 y principios de 2009. Según se informó, los soldados que estaban bajo sus órdenes participaron en el bombardeo del barrio de Tel al-Hawa de la ciudad de Gaza y pudieron estar involucrados en el asesinato de un paciente del hospital de ocho años de edad.

Actualmente Mordechai es el encargado de supervisar la ocupación de Gaza y Cisjordania, y entre sus cometidos se encarga directamente de hacer cumplir un embargo medieval. Pero usted no lo sabrá gracias a los artículos de Harel. Todo lo contrario, elogia a Mordechai por ampliar el área en la que pueden trabajar los pescadores de Gaza (sin observar que al Armada israelí dispara constantemente a los pescadores) y por permitir la entrada a Gaza de algunos camiones extra (sin indicar que los pasos fronterizos de personas y mercancías están siempre cerrados).

En mayo Harel sugirió que el único problema de Mordechai es que “no puede hacer milagros”.

A principios de este año Harel entrevistó a Naftali Bennett, posiblemente el ministro más extremista del gobierno israelí. Bennett afirmó que había que “enviar a Líbano a a Edad Media” y que toda la estructura civil debía ser considerada “objetivo legítimos” en caso de que estallara otro conflicto bélico entre Israel e Hizbola.

Posiblemente aquel llamamiento a perpetrar masacres era genocida. Lo hizo un político que se jactó de que “he matado a muchos árabes en mi vida” y que participó en la masacre en 1996 de más de cien civiles en el pueblo libanés de Qana.

Sin embargo, si usted confía en la entrevista de Amos Harel aprenderá poco del historial de Bennett. Para el periodista los comentarios de Bennett eran “interesantes”. Ni una sola vez en ese artículo expresó algo que se pudiera calificar de desaprobación.

En ocasiones las columnas de Harel se leían como documentos informativos sobre estrategia militar.
Cuando parecía que el ataque generalizado de 2014 a Gaza estaba llegando a su fin Harel preparó amablemente un alista de cuestiones que “se deberían abordar” antes de emprender futuras operaciones

Cuando Harel critica al ejército israelí no lo hace tímidamente. Últimamente ha escrito más de una vez acerca de los “errores” cometidos. Elor Azarya, el médico militar israelí que mató de un tiro a un palestino que yacía en el suelo, cometió uno de esos “errores”, sugirió Harel. Hay una grabación de Azarya cometiendo una ejecución extrajudicial, pero la juventud del soldado y el “turbulento estado emocional” significaban que existían “circunstancias atenuantes”, según Harel.

Este es el tipo de basura que Haaretz publica regularmente. Violaciones mayúsculas de los derechos humanos se reducen a errores desafortunados en las páginas de un periódico “liberal”. Sin importar de lo abyectas que sean las atrocidades de Israel, Amos Harel tiene preparada una explicación.

 

The Electronic Intifada. Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos. Extractado por La Haine

You must be logged in to post a comment Login