Argentina. Otra tragedia evitable

Por ATE Ministerio de Salud/ Resumen Latinoamericano/ 12 de julio 2017 .- 
El pasado sábado 8 de julio, sobre la ruta nacional 150, en la provincia de la Rioja, sufrieron un accidente fatal cuatro trabajadores de Vectores Tucumán, dependientes del Ministerio de Salud de la Nación. En el mismo, perdió la vida el compañero Julio Pacheco, mientras que Sergio Arriola, Juan Juárez y Roberto Manca, quienes se encontraban en el mismo vehículo, sufrieron politraumatismos.
El mismo día se produjo otro accidente, en este caso sin consecuencias fatales. Tres compañeros de Vectores de la base de Corrientes que volvían de la comisión en Chaco, a la altura de Quitilpi, chocaron con un vehículo que circulaba por la ruta.
Estos accidentes son de absoluta responsabilidad de las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación, por las condiciones en que desarrollan sus tareas los trabajadores de las distintas bases de la Coordinación Nacional de Vectores. Ellos cumplen una doble función: por un lado la de choferes, transportando distintos insumos y equipos necesarios, y por otro trabajan en la fumigación del vector de chagas o Dengue.
Para el trabajo de fumigación no cuentan con la indumentaria adecuada, y la que poseen, se les entrega cada dos años.
Durante la jornada laboral no se les brinda un lugar adecuado para el descanso (sus trabajos se desarrollan en zonas inhóspitas, en el monte, en parajes de los pueblos originarios y en algunos casos no se pueden ingresar con vehículos, solo a caballo o a lomo de burro). Deben dormir en el mismo sitio donde almacenan los insecticidas ya que no pueden dejarlos en la calle. De este modo quedan expuestos constantemente a padecer intoxicaciones (se da por acumulación de inhalación de los mismos).
El tiempo de descanso de los trabajadores no es respetado, ya que hay menos de 12 horas de entre la finalización y el comienzo de una jornada laboral. En reiteradas ocasiones, terminan de fumigar y deben volver manejando, la mayoría de la veces, más de 1000 km. de distancia en vehículos que no están en condiciones óptimas.
Se suma a esto que en varias oportunidades ellos mismos deben costear los arreglos de los vehículos con dinero propio para poder realizar su trabajo, y el reintegro, por parte del Ministerio de Salud de la Nación, suele demorar varios meses para compensar esos gastos. Esta situación se ve agravada con los bajos salarios que perciben, ya que en ningún caso alcanzan a cubrir la canasta básica familiar. Tanto los trabajadores de planta permanente como los contratados 048 revistan en los niveles más bajos del SINEP. En los últimos años se cubrieron la falta de personal con trabajadores contratados de manera precarizada y no cuentan con ART ni obra social. Su sueldo no supera los nueve mil pesos, sin percibir viáticos.
Es por esto que exigimos:
· Se respete las 12 horas de descanso entre jornada de trabajo.
· Se realicen los trabajos de fumigación y manejo de los vehículos en días diferentes.
· Se asigne un taller mecánico certificado para los arreglos de vehículos.
· Se brinde la indumentaria adecuada en tiempo y forma, como así también los elementos de protección personal.
· Se otorgue custodia para los equipos por parte del Ministerio de Salud de la Nación.
De esta manera reafirmamos el plan de lucha que lleva adelante la Junta Interna de Delegadas y Delegados de ATE Salud.

You must be logged in to post a comment Login