Paraguay. Masacre de Curuguaty: Piden libertad de tres condenados con hábeas corpus. No podrán detenernos porque no tenemos miedo

Resumen Latinoamericano/ UH/ 26 de junio 2017 .-

Se presentó un hábeas corpus este lunes en el Palacio de Justicia al Juzgado que lleva el caso de los sentenciados por la masacre de Curuguaty. Se solicitó la libertad de tres condenados por pasar el periodo de cinco años en prisión.

El documento lo presentó Raúl Caballero a favor de Luis Olmedo, Néstor Castro y Arnaldo Quintana, teniendo en cuenta que estos han pasado más de cinco años en prisión.

Olmedo fue condenado a 20 años de pena privativa de libertad, mientras que Castro y Quintana, a 8 años. «Insistimos, no está ejecutada por fuera de la pena, lo único que los mantiene es la prisión preventiva, puesto que el 15 de junio de este año se presentó un recurso extraordinario de casación, entonces la pena no está firme», manifestó el abogado.

Recordó el artículo 19 de la Constitución Nacional que refiere que ninguna persona puede presentar prisión preventiva más allá de la pena mínima, y en este sentido ellos superaron este tiempo el pasado 20 de junio.

«Es importante tener en cuenta que el arresto domiciliario, de acuerdo con el artículo 69 del Código Penal, se computa a los fines de una eventual confirmación de la pena; entonces, en términos escritos, tiene más de cinco años de privación de libertad», aclaró.

Hoy día, los mencionados están recluidos en una penitenciaría nacional, por lo que se dan las circunstancias objetivas que manda la ley en los precedentes del sistema interamericano de protección de los derechos humanos con relación al encarcelamiento preventivo.

 

 

 

No podrán detenernos porque no tenemos miedo.

MOVIMIENTO 138·

El pasado 15 de junio de 2017, a las 11 am, tres efectivos policiales de la policía de Córdoba aguardaban frente al Consulado Paraguayo en Córdoba en el horario en que paraguayas y paraguayos teníamos pautado la entrega de un comunicado, en la que expresamos el pedido de libertad de las compañeras y compañeros presos de Curuguaty y la adhesión al documento conjunto elaborado en el contexto de cumplimiento de 5 años de la Masacre de Curuguaty y la Campaña Es tiempo de Justicia, Tierra y Libertad.

Cuando llegó la compañera a cargo de la entrega de tal documento en Córdoba, fue interrogada insistentemente por los policías que custodiaban el consulado. Antes de responder, la compañera preguntó por el motivo de la presencia de efectivos policiales apostados allí, ya que nunca antes, en tres años consecutivos, había ocurrido algo así para entregar una nota al consulado. Los policías respondieron, a su turno, que “debían resguardar la seguridad del lugar”. No conforme con ello tomaron fotografías del comunicado a ser entregado al Consulado.

Seguidamente, dijeron a la compañera que ingresarían con ella al lugar hasta que la misma entregara el documento. Todas las veces que la compañera preguntó por qué se estaba realizando ese operativo y quién emitía la orden, los efectivos respondieron con evasivas. Al ingresar al recinto, los policías les pidieron a los funcionarios consulares una copia del documento entregado. Finalmente, exigieron a la compañera que les entregara sus datos personales.

En esta situación vemos varias situaciones llamativas: la presencia policial en coincidencia con el momento de entrega del documento por Curuguaty (derecho constitucionalmente reconocido), y lo más irregular: la policía de una provincia de un país ingresó a un recinto perteneciente a otro Estado, sin siquiera ser increpado por los funcionarios consulares por dicha violación al derecho internacional que implica la intromisión de una fuerza de seguridad (dependiente de una provincia argentina) en el territorio de un Estado, sin permiso previo.

De esta mencionada irregularidad se infiere que la policía de Córdoba actúa en connivencia con el consulado paraguayo de dicha ciudad. Claramente, estas actitudes conllevan una intención de amedrentar a quienes presentaran el documento ante las autoridades centrales, justo en un contexto en que se agudizan las represiones por parte del Estado, en Argentina, en Paraguay y en América Latina. Tal parece que la represión contra los reclamos populares no conoce fronteras: ello ya lo hemos visto con el tratamiento que ha recibido el caso de los 6 campesinos paraguayos extraditados en 2006.

Como organizaciones de migrantes paraguayos en Argentina y España repudiamos el accionar de amedrentamiento realizado por la policía cordobesa sobre los compañeros migrantes paraguayos/as en esa ciudad. Asimismo, advertimos nuevamente la actitud de connivencia del consulado paraguayo al habilitar el avance policial justo el día en que se había dado a conocer la entrega del documento.

Por último, nos solidarizamos con los compañeros/as paraguayos/as que militan por la causa de Curuguaty en Córdoba manifestando, al mismo tiempo, que estaremos pendientes de ellos/as porque las causas sociales nos hermanan y nos sentimos en compromiso de protegernos y cuidarnos mutuamente a sabiendas de que el Estado no está cumpliendo con esa función, sino todo lo contrario. Finalmente, manifestamos con la más plena seguridad que el silencio no es una opción para nosotros/as y por ello no conseguirán callarnos, porque el reclamo de TIERRA, JUSTICIA Y LIBERTAD es ya la voz de los sin voz en nuestro país y lucharemos por la dignidad de nuestro pueblo y de sus trabajadores.

¡Esta es nuestra palabra!

You must be logged in to post a comment Login