Internacional / Análisis. Fuera la OTAN y las bases de EEUU de todas partes

J. Estrada Cruz, Kaos en la Red / Resumen Latinoamericano / 8 de abril de 2017

Si se tuviera que escribir una aproximación de las intervenciones criminales, horrendas, que los EEUU y la OTAN han cometido contra los pueblos, habría que llenar muchas páginas.

Los EEUU son los principales culpables de todo lo malo que ocurre en el mundo. En Siria por ser más reciente, su culpabilidad, es más palpable. Esto último, lo del bombardeo de productos tóxicos ha sido una trampa preparada al Gobierno sirio por la CIA para que bombardeara el almacenamiento de combustible de materias tóxicas y venenosas, que tenían los mercenarios (armados y pagados por Arabia Saudita, por orden de los EEUU) para, a continuación, disparar las letales armas mediáticas justificadoras y de seguido, hacer uso de las de destrucción y muerte. La primera se encarga de manipular y derretir mentes masivamente, y la segunda, de destruir, matar y sembrar el terror. Lo increíble es que gente honesta y radical de izquierdas se traga estas lecciones de humanidad y ética.

Los EEUU son los que dejaron caer bombas atómicas en Japón, los que intervinieron contra el pueblo vietnamita a base de napal, los que asesoraron a los fascistas argentinos del Gobierno Videla, para que masacraran revolucionarios y demócratas; los que intervinieron en Chile contra el Gobierno democrático de Salvador Allende e impusieron al fascista asesino de Pinochet. También, fueron los que bombardearon el barrio del Chorrillo de Panamá, arrasándolo para “cazar” al presidente Noriega, un mafioso que había dejado de ser su pelele y tuvo la osadía de  despotricar contra los EEUU; son los que han venido permitiendo las masacres de jornaleros y campesinos en Colombia y en otros países latinoamericanos, los que prepararon y ayudaron a los golpes de Estado en Paraguay contra el clérigo Fernando Lugo y en Honduras contra el Gobierno de Manuel Celaya, los que están detrás de quienes pretenden derrocar al Gobierno venezolano. En definitiva, los que han pisado y siguen pisando con su bota militar y mafiosa sobre los pueblos latinoamericanos. En este continente (como en otros), desde hace mucho tiempo han venido derribando gobiernos que no se les sometían, para imponer gobiernos burgueses y sumisos a sus intereses. O sea, “sus hijos de puta”, como ellos mismos (los gobernantes estadounidenses) tuvieron la cara dura de reconocer y propagar.

Intervinieron en Afganistán armando hasta los dientes a Bin Laden para que acabara con el Gobierno que era ayudado por los soviéticos; arrasaron dos veces Irak (la segunda con las mentiras de que había armas de destrucción masiva), intervinieron en Livia arrasándola y asesinando a Gadafi. No discutamos si hoy están mejor o peor, “da igual”.  Por último, están interviniendo desde hace seis años en Siria (les llaman los rebeldes), y no con un dinero y armamento que les ha llovido del cielo.

Desgraciadamente, estos apuntes sólo son  una reducidísima parte de sus delincuentes actuaciones en el mundo. Si se tuviera que escribir  una aproximación de las intervenciones criminales, horrendas, que los EEUU y la OTAN han cometido contra los pueblos, habría que llenar muchas páginas. Intervenciones, cuyo fin siempre fue y siguen siendo la de ocupar zonas estratégicas para instalar sus bases de  guerra y robar a los pueblos apropiándose de las materias primas.   

Me preocupa y hasta me hiela la sangre, que compañeros de la izquierda radical se alegren de la actuación de los EEUU  y coincidan con la campaña mediática del capitalismo, creyéndose a pies juntilla sus imágenes y sus informaciones. Creo que este problema es de índole histórico. Sin entrar en valoraciones de si ha sido para bien o para mal, Rusia ya no es la URSS. Rusia es un país capitalista al que se le han metido los norte-americanos hasta en el mismísimo patio de casa. Dejémoslo aquí.

Bashar al Asad era un pro soviético y por tanto no coincidente con los intereses de los “americanos”. Tal vez era un dictador y si yo hubiera estado allí, es posible que lo hubiera pasado mal. Pero, de ahí, a aceptar, que sean los EEUU, la OTAN y Arabia Saudí, los que me vengan a ayudar, a regalarme la democracia, va un abismo.

¿Alguien cree honestamente que si  nosotros nos levantáramos en rebelión como pueblo, la OTAN se pondría de nuestra parte?

Estoy seguro que  hoy, nadie mejor que los sirios valoraría la importancia del derecho a que nadie intervenga por ti.

 

You must be logged in to post a comment Login