Paraguay: (Análisis) Diálogo, acuerdos, política para evitar la violencia / La carrera por quién se convierte en propietario del país

Por Jorge Zárate

Habló la Embajada de Estados Unidos: “Cualquier proceso de revisión de la Constitución Nacional paraguaya debe hacerse de una manera transparente y abierta, respetando los procesos democráticos e institucionales de acuerdo con la Constitución de Paraguay”.

Fue después de la brutal represión, el asesinato del joven dirigente liberal Rodrigo Quintana en el hall de entrada de la sede partidaria, en el exacto momento en que el pulso represor innato del gobierno de Horacio Cartes quedara configurado como imagen pretendidamente definitiva.

La idea de una tiranía cartista violadora de los derechos humanos consagrada gracias a la enmienda aparecía confirmada en los hechos a raíz de los repudiables episodios del viernes pasado, los más de 200 detenidos que amanecieron el sábado con denuncias de torturas, apremios varios, violaciones elementales de los derechos humanos, etc.

Los sucesos deberían sepultar la enmienda.

Este es el razonamiento que llevan desde entonces adelante las dos terceras partes del oligopolio patronal de prensa y Efraín Alegre, Mario Abdo Benítez (h), Mario Ferreiro como principales adalides políticos de este variopinto frente.

Más allá de las cosas extrañas en el comportamiento de la policía durante el episodio del viernes.

Vale convenir que la primera represión brutal es la quintaesencia de lo estúpido.

Le disparan en la cara al diputado liberal Edgar Acosta, lo dejan en terapia intensiva.

Hieren a una decena de periodistas que están haciendo la cobertura.

Lo bestial, el viejo estronismo que no se fue, el neostronismo que sobreviene.

Todo ya estaba ahí…

Lo de después no se puede creer, dejan pasar a los manifestantes para que quemen el Edificio (Hecho celebrado por el equipo de senadores anti-enmienda como lo muestra este video)

Entonces, la conclusión prima facie es: Cartes, un neostronista, ayudado por Fernando Lugo y Blas Llano, da el primer paso hacia su dictadura.

Alegre, en el velorio de Quintana, anticipa que sus diputados van a pedir el juicio político a Cartes.

Este es el relato que se busca cerrar.

De diálogos y salidas

Pero ¿por qué no cierra?.

Una primera respuesta es porque el quid de la cuestión está en el poder real, en el Parlamento donde el oficialismo tiene mayoría en diputados, una que quedó en espera para aprobar la enmienda.

Los colorados se apuraron el sábado a reunir a la Junta de Gobierno, asumir que seguirán intentando y sólo la mediación del Papa Francisco permitió que Cartes asumiera la posibilidad de la jornada de diálogo que debería concretarse hoy 5/4 en el Seminario Metropolitano.

El insulso mensaje de Fernando Lugo permite inferir que el Frente Guasu sigue adelante con la que define como una “alianza coyuntural”. Ojalá este escenario permita que pueda salir a la palestra a explicar posiciones y movimientos a futuro a sus militantes que quedaron heridos en estas dramáticas horas con la certeza de todo el costo que tendrá seguir terciando por la enmienda.

La triste jornada del viernes abre un escenario incierto en el que esperemos prime la sensatez de los actores políticos.

Algo difícil porque las tensiones y los enfrentamientos todavía tienen un alto componente de agresiones inútiles que no buscan una salida lejos de la violencia aunque, la marcha del lunes 3 hizo sentir que un camino distinto es posible.

La claridad debe estar en que sin acuerdos, las cosas sólo pueden empeorar.

Se espera también que el gobierno encuentre buenos negociadores, porque el estilo patronal de Cartes, todo a lo mbareté, ya tiene un muerto a la espalda.

Quizá todavía es posible acordar una reforma constitucional a la que se pueda ir con seriedad.

Todo entendiendo que de fondo queda un pueblo triste, dolorido, empobrecido, maltratado, mal informado, que no sabe a que atenerse, situación también preocupante, porque esta debilidad orgánica lo hace maleable y utilizable para los peores fines.

Liderazgo y sensatez deberán surgir de esta crisis, sabiendo que aunque no se avizoran nombres, ni figuras, los pueblos siempre tienen una respuesta en su cuerpo social para darse continuidad en la vida.

La carrera por quién se convierte en propietario del país

Por Ramón Duarte

Tres de los actores económicos más poderosos del Paraguay compiten en una crispada carrera por quién se consolida como principal propietario del país. A fin de generar consenso en torno a sus objetivos, utilizan como instrumento las elecciones de 2018 y la supuesta defensa de la Constitución Nacional, siendo precisamente la legalidad un elemento con frecuencia ausente al momento de hacer sus negocios.

Los empresarios Aldo Zuccolillo y Antonio J. Vierci, quienes además de controlar sectores claves de la economía, ejercen su poder político a través de sus medios –en especial el primero– observan cómo el presidente Horacio Cartes no les va en zaga. El grupo empresarial del mandatario ha realizado en corto plazo varias operaciones comerciales multimillonarias absorbiendo cadenas de hoteles de lujo y conformando en menos de dos años un holding de medios para disputar la agenda informativa.

Por tanto, no se trata de la colisión de proyectos con diferencias de fondo, sino un conflicto de límites en que las fuerzas beligerantes han adquirido un tamaño tal que sus fronteras empiezan a rebasarse. Esta lucha al interior del poder oligárquico se refleja en la sorpresiva serie de publicaciones de ABC Color sobre un esquema de apropiación ilegal de tierras de parte del terrateniente brasileño Tranquilo Favero. Muy distinta fue la postura asumida en 2012, cuando los titulares del diario amarillo hacían sonar los cantos de sirena en respuesta a un intento de mensura con el fin de determinar si el productor sojero usufructuaba ilegalmente tierras de dominio público.

Tras apoyar la inconstitucional Ley de Alianza Público-Privada (APP), los dos impresos más grandes del país, con sus satélites radiales y televisivos, se dedicaron luego a denunciar sistemáticamente la repartija de las obras públicas entre el entorno presidencial. Por su parte, el gobierno desataba la “guerra del combustible”, un inesperado enfrentamiento entre el gobierno empresario y los empresarios importadores de combustible, un rubro de negocios que afecta a Zuccolillo. Las incautaciones de productos de contrabando de firmas de Antonio J. Vierci fueron otro de los golpes del gobierno contra los jueces de facto de la república.

La legitimidad social se ha decantado en contra de la enmienda a fuerza de su mayor poder mediático y la poco controvertible letra de la Constitución Nacional. El Frente Guasu se muestra convencido de que podrá aprovechar la crisis oligárquica y ganar los comicios de 2018, pero probablemente termine siendo utilizado. Aun en el caso de que llegue a sumar más votos, con todo el aparato manejado por el adversario no existen garantías de elecciones limpias y transparentes.

Tomando en cuenta la correlación de fuerzas entre los combatientes que se enfrentan en la arena, el Frente Guasu podría no ser más que un convidado de piedra, que además queda deslegitimado frente a la sociedad y las demás organizaciones progresistas. Quizá las encuestas de Vierci que ubican a Lugo al frente de las preferencias de los votantes, además de golpear a Cartes, también habría constituido una trampa para terminar de descalabrar el ya de por sí disgregado conjunto de partidos progresistas y de izquierda. Una coalición electoral entre el Frente Guasu y Avanza País se muestra más improbable que nunca. En consonancia con el mainstream, la Embajada de EEUU criticó la movida de los senadores que impulsan la reelección en un escueto comunicado en que expresó su preocupación por las “violentas protestas” y el incendio de la sede legislativa.

Las aguas del río Paraguay reflejaban vagamente las formas de las llamas que abrazaban la sede del Congreso. La última noche de marzo esparció el fuego como no pudieron provocarlo otros golpes parlamentarios que, a simple vista, deberían haber tenido mayor poder de combustión.

Foto: Moopio.com

You must be logged in to post a comment Login