Argentina: Diego Kravetz: Un camaleón peligroso

Por Carlos Aznárez, Resumen Latinoamericano, 5 abril 2017.-Diego Kravetz es en términos de actuación pública un auténtico camaleón. Pero a esta altura de las circunstancias, un camaleón peligroso. El actual Secretario de Seguridad y Movilidad Sustentable de Lanús (algún día habrá tendrá que explicar que entiende Kravetz por “movilidad sustentable”) tiene una historia muy particular. Egresado del colegio Cangallo Schule, se abocó rápido a recibirse de abogado y más tarde le llegó la hora de fingir ciertas veleidades “progresistas”, aunque siempre con el deseo de lograr un rédito económico para su bolsillo (algo que marcó siempre su trayectoria pública), ofreciéndose como asesor legal de organizaciones no gubernamentales, sindicatos y otras instituciones similares. En el primer caso, a través del Programa de Fiscalización del Derecho a un Medio Ambiente Sano y Recursos Naturales. Poco después, logró acercarse al Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas, en las que según él mismo, fungía de asesor. Lo cierto es que solía vérselo en las reuniones que por ese entonces se hacían en el Hotel Bauen, recuperado por sus trabajadores, o en la fábrica recuperada IMPA. Siempre mostrando que era “un todo terreno” de las relaciones públicas y ofreciendo sus “servicios” de progre en alquiler.
Debido a que le sobraba labia y gestos complacientes para “venderse bien” no tardó en seducir a sus interlocutores de entonces. Así pudo acercarse a acariciar algún pedacito mínimo de poder. que a vez le servía para buscar una pista de despegue para cumplir con sus ambiciones políticas.
Utilizando lo mejor de su artillería verbal logró acercarse también a Miguel Bonasso, convenciéndolo para que éste lo incluyera en su Partido de la Revolución Democrática, encabezando las listas de la agrupación en 2003. Hay que recordar que el PRD en ese entonces era fuertemente kirchnerista, hasta que el propio Bonasso, desencantado por algunos manejos con los que no coincidía, dio el portazo. Pero esa es otra historia, puesto que Kravetz ya estaba ubicado en las gateras y desde su cargo de diputado se lanzó a coquetear con el armado del Frente para la Victoria, codeándose con otros similares en ambiciones pero también con algunos militantes que en su momento denunciaron en los pasillos de algún encuentro, que Kravetz era “capaz de hacer lo que sea para trepar la pirámide del poder” y no se equivocaban.
Luego, llegó la hora de pegar el gran salto, y presidir durante cinco años (del 2004 al 2009) el Bloque del Frente para la Victoria. Del 2005 al 2009 fue nada menos que el presidente del Partido de la Victoria, en la Ciudad de Buenos Aires, un intento frustrado del mundillo político K para acercar votantes. En las elecciones de 2007 Kravetz deslumbraba como un kirchnerista “de la primera hora”, de esos que comentaban casi a gritos que “Néstor me dijo tal cosa” o “estoy ayudando a Cristina en tal otra”. Podía ser puro verso, pero en la vorágine de “cuentacuentos” que había en ese momento, poco y nada importaban.
Rosquero de alma, en 2009 se separa del FPV y preside un grupo legislativo propio (Identidad Porteña), para a continuación acercarse al bloque peronista porteño que terminó por presidir. Luego, en 2011 acompañaría a Jorge Telerman en las elecciones en que fue reelegido como gobernador de la Ciudad, Mauricio Macri.
Algunos que frecuentaban a Kravetz en esa época, aseguran que ese año 2011 fue el inicio de su nuevo viraje político, en este caso hacia el macrismo, pero lo cierto es que desde ese momento descubrió otra variante que lo ayudó a catapultarse como un “experto”, algo que en este país se puede usar para determinadas ocasiones, pero siempre resulta óptimo para hacer dinero. Desde su Instituto de Políticas de Pacificación (como se ve, era una luz para crear nombres), Kravetz aborda el tema del momento: “el estudio de políticas públicas de seguridad vinculadas a la marginación y el narcotráfico”. En sus ratos libres también se entrenaba en artes marciales, y logró «con mucho esfuerzo» ser segundo dan de Tae-Kwon-do.
Buscó y buscó Kravetz un lugar bajo el sol, y finalmente optó por llevar a cabo todo lo aprendido en tantos años de “lucha”. No será un ministerio ni un cargo de CEO de alguna trasnacional, pero algo es algo. Como Secretario de Serguridad en Lanús, puede ponerse la gorra, calzarse el chaleco antibalas, practicar ante el espejo el dar órdenes en voz alta, y a partir de ese momento, comandar un destacamento de policías expertos en aplicar el gatillo fácil a todo aquel pibe sospechoso por postración de rostro.
Festeja Kravetz cada “baja” lograda por sus muchachos, se ceba Kravetz en la algarada represiva y comienza a buscar “maleantes” donde sólo hay trabajadores o pueblo hambriento. Por eso, días atrás creyó que tocaba el cielo con las manos al ingresar con su patota en un comedor infantil del Movimiento de Trabajadores Excluidos (al que Kravetz le viene haciendo la guerra desde hace bastante tiempo) y golpear indiscriminadamente, arrojar gas pimienta a los pibitos y luego secuestrar en varias comisarías a varios de ellos, a los que se castigó con saña. Incluso hay graves denuncias de torturas sufridas esa aciaga noche.
Kravetz sabe que ha pasado un límite pero lo disfruta ya que ese tipo de actuaciones suman votos en algún fragmente fascistoide de la sociedad porteña y bonaerense. “Matá a todos los negros” le aconsejaron al Secretario en un foro de energúmenos de uno de los diarios hegemónicos. Sí Kravetz, eso da votos, pero también
Sin embargo, esta “hazaña” propia de un Rambo cualquiera, se ha convertido en boomerang y alcanza en “plena gloria» al camaleón Kravetz. Ya no va a poder andar por la calle con tanta impunidad. Miles de militantes, vecinos hartos de tanto abuso con los de abajo, se lo han hecho saber a él y a su protector, el intendente Grindetti, en las calles de Lanús este pasado martes. Ambos se han hecho acreedores, como le ocurre a otros tantos represores, de esa cancionista pegadiza que se corea con rabia pero también con esperanza, y que señala: “Como a los nazis les va a pasar, adonde vayan los iremos a buscar».

 

You must be logged in to post a comment Login