Argentina: Victoria feminista: Absolvieron a Belén, símbolo de la lucha contra la criminalización del aborto


Resumen Latinoamericano,  27 marzo 2017.- La Justicia de Tucumán finalmente absolvió a Belén, la joven que cumplió dos años de prisión por un aborto cuando ni siquiera sabía que estaba embarazada. De esta forma se disipó el temor de pasar ocho años más en prisión.
En agosto del año pasado hubo marchas en todo el país para pedir la liberación de Belén.

En agosto del año pasado hubo marchas en todo el país para pedir la liberación de Belén.
(Imagen: Leandro Teysseire)

La Corte Suprema de Justicia de Tucumán absolvió a Belén y dejo sin efecto la condena que pesaba sobre ella con la amenaza de pasar ocho años de su vida tras las rejas. “Ahora puedo respirar tranquila y saber que se hizo Justicia”, declaró Belén, que estuvo veintinueve meses presa y cuya verdadera identidad se resguarda a través de un nombre que se hizo bandera contra la criminalización del aborto y el riesgo que las mujeres tengan que elegir entre su vida o su libertad ante la interrupción de un embarazo.

El 21 de marzo del 2014 Belén tuvo dolores de panza y fue a atenderse al Hospital Avellaneda, en San Miguel de Tucumán. No volvió a su casa. Ella no sabía ni que estaba embarazada. Pero los médicos la denunciaron a la policía y termino presa. El 19 de abril del 2016 la Cámara Penal la condeno por homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía.

Belén estuvo presa en la Unidad Penitenciara Nº4 de Tucumán durante más de dos años. El 16 de agosto del año pasado fue dejada en libertad y pudo empezar un emprendimiento familiar. Pero sin la tranquilidad sobre su futuro asegurada. El 2 de diciembre el máximo tribunal debía expedirse sobre si su condena era legítima o ilegal. No redactaron el fallo en todo el verano y el alargamiento de los plazos procesales fue otra forma de incertidumbre. Pero, finalmente, Belén obtuvo hoy su libertad definitva.

Durante el procesamiento y juicio la defensa oficial fue inexistente a pesar que en el expediente no constaba una sola prueba de ADN del feto por el que la imputaban por homicidio. La abogada Soledad Deza tomo su caso y se convirtió en un emblema del movimiento de mujeres contra la criminalización del aborto y de organismos internacionales, como Amnistía Internacional, como un alerta de violación a los derechos humanos de las mujeres. Ella remarca: “La absolución de Belén imparte doblemente justicia para ella que estuvo presa sin ningún tipo de fundamento y para las mujeres de Tucumán que estamos ante una avanzada de sectores fundamentalistas. Este fallo pone en el tapete que las mujeres que atraviesan un evento obstétrico adverso, sea voluntario o espontáneo, tienen derecho a acceder a atención sanitaria y a la justicia. Por eso es un día de inmensa felicidad”.

La abogada Edurne Cardenas, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) remarcó: “Festejamos la absolución de Belén. Es un reclamo del movimiento de mujeres. El Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas le había pedido eso a Argentina en la evaluación del año pasado. Pero Belén no debería haber estado presa jamás ni pasado por este proceso tan desgastante, ni perdido años de su vida en la cárcel. Esperamos que no haya más Belenes ni en Tucumán, ni en Argentina”.

LA ABSOLUCIÓN DE BELÉN ES UN TRIUNFO DE TODAS

La imagen puede contener: 8 personas, personas de pie, multitud y exterior

Desde Católicas por el Derecho a Decidir expresamos nuestra profunda alegría por la absolución de Belén, informada en el día de hoy por la Corte Suprema de Justicia de Tucumán, quien por unanimidad resolvió dejar sin efecto la condena a ocho años de prisión que pesaba sobre ella. Reafirmamos nuestro compromiso con los derechos de las mujeres a vivir una vida libre de violencias y nuestra lucha en pos de los derechos de las mujeres, y sostenemos este triunfo como un logro de todo el movimiento de mujeres y la población en general, que se expresó en las calles en una jornada histórica como lo fue la del 12 de agosto de 2016.

Belén es una víctima más de las prácticas violatorias a los derechos humanos en el sistema de salud y de un proceso judicial misógino, clasista e injusto, que la condenó tras un aborto espontáneo, tergiversando pruebas e imponiendo una mirada patriarcal y condenatoria que no buscaba sino imponer un mensaje disciplinador para todas las mujeres. Belén encontró, en Soledad Deza y en todo el movimiento de mujeres, la respuesta a lo que le estaba pasando. Pudo poner en palabras el dolor para al fin poder decir su verdad. Belén siempre fue inocente y siempre lo supimos. Sólo bastaba ver y leer lo que le había pasado, por fuera del prejuicio y la misoginia que habitan muchas veces la justicia.
Belén encontró hoy su libertad definitiva con esta absolución, lograda a partir de la movilización de miles de mujeres que se vieron en ella reflejadas. La consigna #AbsoluciónParaBelén, recorrió las calles de Tucumán, de la Argentina y de muchos lugares del mundo, de la mano de mujeres luchadoras, activistas, legisladoras, trabajadoras, académicas, que el pasado 8 de marzo hicieron sentir – en más de 51 países – su hartazgo ante la violencia, la falta de políticas públicas y de reconocimiento a nuestros derechos más fundamentales en un paro histórico.

Esta absolución llega sin dudas en un particular contexto, en donde la avanzada conservadora intenta disciplinar bajo las formas a su alcance nuestros cuerpos y pensares. Es tiempo de festejar que se hizo justicia finalmente por Belén, de reconocer el valor, la fortaleza y el empuje del movimiento de mujeres como agente de cambio y de estar alertas ante cada injustica perpetrada contra cualquier mujer en nuestro país. Como dijo Soledad Deza, quien defendió a Belén desde que se conociera su condena: «este es un paso importante para el movimiento de mujeres. En momentos de ofensiva antiderechos, este fallo trae justicia para aquellas mujeres que sufren un evento obstétrico. Además de traer justicia refuerza derechos, como la confidencialidad médico-paciente». El movimiento de mujeres está de pie, dando batalla por un porvenir de libertad y justicia y esa es parte de nuestra fortaleza.

Sin dudas, el nombre de Belén quedará impregnado en cada lucha por el derecho a decidir, en las luchas por el derecho al aborto legal seguro y gratuito, en las luchas por el pleno ejercicio de nuestros derechos. 900 días presa y el silencio no pudo más que nuestros gritos organizados para que finalmente se hiciera justicia.

Belén es todas y cada una de nosotras.

Por nuestras vidas, por nuestra libertad para decidir y porque nunca más una mujer deba ser victimizada de esta forma.

Católicas por el Derecho a Decidir Argentina

La imagen puede contener: 1 persona, texto

 

La imagen puede contener: exterior

La imagen puede contener: una o varias personas y exterior

You must be logged in to post a comment Login