Argentina /Resumen Gremial: CTEP, Barrios de Pie y CCC: De nuevo en la calle por la emergencia social/ 100 cortes el dia 15 / Los gremios lanzan 4 jornadas más de paro nacional y se agudiza el conflicto docente / El relato de un obrero que copó el palco de la CGT: “Fue un acto de justicia” / American Express traslada oficinas a México y despide 300 trabajadores

Resumen Latinoamericano/12 marzo 2017 .-  Una nueva sección informativa de las luchas sindicales y sociales del pueblo argentino contra las medidas neoliberales del gobierno de Mauricio Macri.

Con información propia y de Mundo Gremial, Info Gremial, Noticias Gremiales, Gremiales del Sur, Corriente Sindical Federal.

Invitamos a quienes quieran informar sobre despidos, huelgas, ocupaciones, movilizaciones y conflictos sindicales varios, que nos envíen sus gacetillas y comunicados a resumenrebel@gmail.com

_____________________________________________________________________

CTEP, Barrios de Pie y CCC: De nuevo en la calle por la emergencia social/ 100 cortes el dia 15

Después de tres meses, el Gobierno promulgó ayer la norma. Desde la CTEP, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa advirtieron que realizarán movilizaciones y ollas populares en todo el país para reclamar su puesta en marcha inmediata.
Los movimientos sociales realizaron ayer una conferencia de prensa donde cuestionaron duramente la política económica.

Los movimientos sociales realizaron ayer una conferencia de prensa donde cuestionaron duramente la política económica.
(Imagen: Télam)

En el cierre de la semana más conflictiva del gobierno de Mauricio Macri no llegaron a la Casa Rosada buenas noticias: las organizaciones que impulsaron a fines del año pasado la ley de emergencia social ratificaron para la semana que viene una serie de medidas de fuerza en respuesta a la lentitud oficial para poner en práctica esa norma, que recién fue promulgada ayer. Disconformes con la reglamentación que firmó ayer el presidente, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y Barrios de Pie decidieron levantar la asamblea popular que planeaba hacer el lunes en Plaza de Mayo y proceder directamente con un plan de lucha que comenzará el miércoles, en coincidencia con los tres meses de la sanción de la norma.

La emergencia social “sigue sin implementarse”, denunciaron ayer desde las tres organizaciones. Por eso, decidieron realizar la semana que viene “una jornada nacional de lucha con manifestaciones y ollas populares en distintos puntos del país contra la política económica neoliberal adoptada por el gobierno nacional que destruye puestos de trabajo, transfiere la riqueza hacia los ricos, castiga a los trabajadores, empobrece al pueblo, multiplica la indigencia y endeuda a las generaciones futuras”. La medida de fuerza contempla unos trescientos cortes de ruta en todo el país, incluyendo los accesos a la ciudad de Buenos Aires.La ley impulsada desde los movimientos sociales y acordada entre el gobierno y sectores de la oposición en diciembre, luego de una protesta que incluyó a la CGT y la CTA, contempla la declaración de emergencia y asigna 30 millones de pesos a políticas sociales hasta 2019. Después de reposar durante casi 90 días en el despacho presidencial la norma fue promulgada ayer, casi en coincidencia con la difusión de nuevos datos sobre pobreza del Observatorio de la Deuda Social de la UCA que contemplan un marcado aumento de la cantidad de argentinos que cayeron en el último año bajo la línea de subsistencia.

Para la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, la ley “tiene que ver con reconocer la existencia de la economía popular”. Stanley, que es la interlocutora del gobierno nacional con estas organizaciones y otras agrupaciones de base, aseguró que a partir de ahora y con la puesta en práctica de la ley se comenzará a darle “visibilidad, acompañamiento y contención a cada uno de los trabajadores informales que hoy generan sus propios ingresos”, que hoy conforman “casi el 40 por ciento de los trabajadores en la Argentina”. El objetivo de la norma, estableció la funcionaria, pasa por “con reconocer la existencia de la economía popular y que sea parte del plan productivo nacional”.

Sin embargo, la promulgación de la ley no alcanzó para calmar los ánimos y las organizaciones sociales denunciaron en una conferencia de prensa que el gobierno “incumplió todos los compromisos asumidos con los trabajadores en la Argentina” y “todas las medidas paliativas acordadas” previamente. Juan Grabois, referente de la CTEP, luego de que trascendiera la publicación de la norma en el Boletín Oficial dijo que se trata de “una reglamentación trasnochada que no resuelve los problemas” planteados al gobierno. “Este modelo económico y el cinismo político nos obliga a salir a la calle a luchar”, concluyó el referente.

“El miércoles 15 de marzo, a tres meses de la sanción de la ley de emergencia social que al día de la fecha sigue sin implementarse, los movimientos y trabajadores de la economía popular realizaremos una jornada nacional de lucha con manifestaciones y ollas populares en distintos puntos del país contra la política económica neoliberal adoptada por el gobierno nacional que destruye puestos de trabajo, transfiere la riqueza hacia los ricos, castiga a los trabajadores, empobrece a nuestro pueblo, multiplica la indigencia y endeuda a las generaciones futuras”, señalaron las organizaciones en la conferencia.

La ley de emergencia social, sancionada el 14 de diciembre, creó el Consejo de la Economía Popular y el Salario Social Complementario, además del Registro Nacional de la Economía Popular, ambos en el ámbito del Ministerio de Desarrollo Social. El texto define a la economía popular como “toda actividad creadora y productiva asociada a mejorar los medios de vida de actores de alta vulnerabilidad social, con el objeto de generar y/o comercializar bienes y servicios que sustenten su propio desarrollo o el familiar”.

El anuncio de un plan de lucha no implica romper el diálogo con el gobierno nacional, aseguraron los representantes de las tres organizaciones en la conferencia de prensa. De hecho, sigue en pie una nueva reunión con Stanley y su equipo, agendada para el próximo jueves, un día después de la jornada de protestas. Desde Desarrollo Social aseguran que la cita sigue en pie pero que no habrá grandes novedades en ese cara a cara porque los tiempos de implementación de la ley son los previstos desde el principio de las negociaciones. Además, prometieron que en la reunión presentarán una propuesta para avanzar en la conformación del Consejo de la Economía Popular que quieren consensuar con las organizaciones.

_________________________________________

Los gremios lanzan 4 jornadas más de paro nacional y se agudiza el conflicto docente

Los gremios lanzan 4 jornadas más de paro nacional y se agudiza el conflicto docente

11 marzo 2017.-El Gobierno Nacional insiste en no convocar a la paritaria docente nacional y los maestros lanzaron otros dos paros de 48 horas. En Provincia y en CABA tampoco hubo acuerdo. Se agudiza el conflicto.

La Confederación Nacional de Trabajadores de la Educación (Ctera) convocó a un paro de 48 horas para el miércoles 15 y el jueves 16, y a una nueva medida el martes 21 y el miércoles 22 en todo el país, para participar de una marcha federal educativa, como consecuencia de la falta de acuerdo que hubo en las paritarias que mantuvieron los gremios docentes y los gobiernos de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires.

Se trata de una huelga y jornada de protesta docente decidida hoy por un Congreso de la entidad sindical, que incluirá el 21 y 22 de marzo “una marcha federal educativa” en rechazo a las propuestas de incremento salarial en las provincias y por la falta de una convocatoria a una paritaria nacional.

En provincia de Buenos Aires, los sindicatos rechazaron por “insuficiente” una propuesta salarial que consistió en un aumento del 19 por ciento y un pago extraordinario no remunerativo para compensar las pérdidas del poder adquisitivo sufridas en 2016.

En la Ciudad de Buenos Aires, los gremios rechazaron la propuesta del Gobierno porteño de un incremento salarial 19,75 por ciento en tres cuotas

Por su parte, la titular de Ctera, Sonia Alessio, calificó de “inexplicable e insólita la situación que creó el propio Gobierno este año al no convocar a una paritaria nacional.

“Ningún funcionario puede explicar por qué no llaman a una paritaria nacional. El Gobierno está incumpliendo con la ley al no convocar a la paritaria nacional docente y al no enviar a las provincias los fondos que tienen un destino fijo para la educación”, declaró Alessio a Télam.

Con respecto de las razones que esgrime el Ejecutivo para no convocar a una paritaria docente, la titular de Ctera conjeturó: “Deben querer usar la plata de la educación para otra cosa”.

En el Congreso de Ctera se cuestionaron “los techos salariales, la ausencia de propuestas a convocatoria en varias provincias, la situación de los despidos en el Ministerio de Educación, de los tutores del INFoD y de los Planes Socioeducativos”.

También adelantaron que iniciarán acciones legales contra el ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, ante “el incumplimiento” de la Ley de Financiamiento Educativo.

Además, Ctera exige al ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, que convoque a la paritaria nacional docente, “como forma de resolver los conflictos en todo el país”.

En tanto que el gobierno de la provincia de Buenos Aires convocó a los gremios docentes a una nueva reunión hoy, a las 11, y el ministro de Trabajo bonaerense Marcelo Villegas aseguró que “todo será dentro del marco de la conciliación obligatoria”.

“Esto marca que no se puede hacer paro el lunes, tienen que acatar el fallo de la Cámara de Apelaciones y respetar a la Justicia como hacemos nosotros”, apuntó Villegas.

El titular de la cartera de Educación, Alejandro Finocchiaro dijo en rueda de prensa: “a todo nuestro gobierno le duele tanto como a los chicos y sus padres que no haya clases y le digo a los maestros que no se dejen tomar de rehenes de decisiones gremiales que los perjudican y les pido que vayan a trabajar y que seguiremos luchando por darles un salario digno”.

En tanto que el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, afirmó que “se trató de la quinta reunión y la propuesta fue superior objetivamente en todos los rubros planteados”.

“Los fondos de la Provincia estaban agotados, pero conseguimos más dinero gracias al aporte de Nación. Subimos del 18 al 19 por ciento y nos comprometimos a un ajuste si la inflación supera esos valores, reducimos de cuatro a tres cuotas”, observó.

La ministra de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña aseguró que la propuesta de aumento de la gestión que encabeza Horacio Rodríguez Larreta “garantiza que en el mes de marzo un docente recién recibido cobre por una jornadas simple un salario de 13.000 pesos de bolsillo”.

“Un docente de jornada completa cobrará 26.000 pesos y en agosto alcanzará los 27.300 pesos de acuerdo a estos incrementos. Nosotros mantenemos abierto el diálogo como hemos hecho siempre y esperamos la respuesta de los gremios”, puntualizó Acuña.

El relato de un obrero que copó el palco de la CGT: “Fue un acto de justicia”

El relato de un obrero que copó el palco de la CGT: “Fue un acto de justicia”

Santiago Menconi, trabajador de la línea 60, relató en primera para la agencia de Noticias ANRed persona los sucesos que terminaron con el copamiento del palco de la CGT. Del “Poné la fecha”, al “acto de justicia”.

En una típica postal de Buenos Aires no deberían faltar dos elementos: el Obelisco y un colectivo 60. El martes pasado, en la antesala de la marcha de las CGT’s, esos dos iconos porteños se juntaron. Llegué al punto de encuentro apenas pasada las dos de la tarde, el cielo estaba despejado y, debajo de él, mis compañeros ultimaban los preparativos para comenzar la caminata. Éramos muchos, casi trescientos, muchos más de los que solemos ser en ese tipo de actividades. Después de los saludos, me quedé conversando con Abel Rodríguez, un chofer de la empresa Expreso Lomas. Abel es joven, está por cumplir los treinta años, y combina el trabajo con la carrera de abogacía. Esa tarde se lo notaba entusiasmado, me pasó un mate amargo y, con una sonrisa, me preguntó:

– ¿Che, Santi, vos qué decís, que este quilombo le dolerá al Gobierno?

Esperemos, contesté. Y mi respuesta fue interrumpida por una caravana de micros escolares que avanzaba hacia el bajo, envuelta en el sonido de los bombos y los cantos. Estaba todo listo para partir, la gran bandera de Interlíneas marcaba la punta y, detrás de ella, los tres centenares de camisas celestes la seguimos al grito de “Olelé Olalá, si esta no es la UTA, ¿la UTA donde está?”.

Bajamos por Corrientes y doblamos en Alem, bordeando el patio trasero de la Casa Rosada. Con la misma sonrisa en el rostro, Abel me señaló el techo y me habló del helicóptero. Tuve que acercarme para escucharlo, las bombas de estruendo retumbaban por toda la ciudad.

– Estaría bueno que se repita…

– ¿Lo qué?

– Que se repita lo del helicóptero y que no vuelvan nunca más.

De Alem doblamos por Moreno hacia el lado de la diagonal, abriéndonos paso entre el gentío. Todavía faltaban dos cuartos de hora para que comenzara el acto. Si nos apurábamos, y lográbamos sortear las cuadras que nos separaban, podríamos escuchar a los oradores. Al llegar a la calle Perú nos topamos con una columna de Estatales, el grito fue unánime y ensordecedor “Unidad, de los trabajadores…”. Todos cantaban, todos. El que votó a Scioli, el que votó a Macri, el del voto en blanco. Todos. Absolutamente todos. Era una marcha contra el Gobierno, de eso no quedaban dudas. Avanzando por Perú pudimos llegar a la diagonal. Vi a una chica a las puteadas, le vi cara conocida, la reconocí. Era una compañera del profesorado.

– Gabi, querida, ¿cómo estás?

– Como el orto estoy: estos hijos de puta adelantaron el acto y carnerearon el paro- me dijo, y se fue con la misma bronca con la que la vi venir.

“Paro general, paro general”. Las voces comenzaron con tibieza y se fueron agigantando. Venían de Belgrano, en donde estaba el escenario. Nuestra columna se detuvo y aprovechamos el parate para ir a chusmear, queríamos saber qué era eso que pasaba y que ganaba las calles en coro. Abel le preguntó a un metalúrgico, yo hice lo mismo con una señora con remera del Ni Una Menos. “Nos cagaron, los dirigentes nos cagaron: hablaron del paro pero no le pusieron fecha”. En ese instante vimos como comenzaban a volar las sillas contra la custodia del escenario.

– ¿Qué hacemos?- me preguntó Abel.

No recuerdo cuál fue mi respuesta, sé que atinamos a volver hacia donde estaba nuestra columna. Sé, también, que le contamos las novedades a nuestros compañeros y que, en un abrir y cerrar de ojos, la bandera de Interlíneas flameaba a pocos metros del escenario. El griterío era ensordecedor. “Poné la fecha, la puta que te parió”. Todos cantaban, nosotros también. Vimos a los muchachos del sindicato de Camioneros conteniendo a la muchedumbre. Vimos algunas trompadas y botellazos volando sobre las cabezas de los dirigentes que abandonaban el palco. Vimos de todo, pero no identificamos a nadie.

Sentí que el asunto se estaba poniendo espeso. Había un gordo grandote, en cuero, que me recordaba a la Madonna Quiroz -aquel hombre que había gatillado su revolver en la quinta de San Vicente-, estaba actuando como un boxeador grogui: tiraba trompazos al aire, pero no lograba conectarle a su objetivo. La multitud se apretujaba contra las vallas, el cordón de camioneros no daba abasto. Cuando bajó el último de los dirigentes, los hombres de verde lo cubrieron con su cuerpo y descuidaron la escalera del escenario. Mal por ellos. Vimos luz y entramos. Frente a nosotros el palco; frente a nosotros el pueblo.

Y otra vez el mismo canto: “Poné la fecha, la puta que te parió; poné la fecha, la puta que te parió…”. Las banderas de la 60 flameaban en el escenario. Los choferes de Interlíneas le estaban copando la parada a lo más repodrido de la burocracia sindical. No estábamos solos, al estrado subieron los docentes del Suteba, los remiseros de Ezeiza, los jubilados del transporte y decenas de trabajadores indignados con la cúpula cegetista. Tantos años de traiciones, de aprietes y despidos se condensaron en ese instante. Los gordos ya no estaban, estábamos nosotros.

Lo que siguió fue épico, un acto de justicia que quedará grabado en la historia. Y Abel lo pudo ver con sus propios ojos: vio a la multitud y a sus compañeros, vio como alguien le trazaba una cruz al atril y como, sin premeditarlo, lo bajaban del escenario. Escuchó el himno argentino y, entre aplausos y papelitos, se sintió parte de ese movimiento. Tras un silencio, volvimos a cantar. Y, esta vez, las voces del pueblo se colaron por la ciudad y entraron por las ventanas de las casas, por las ventanas de todas las fábricas y cooperativas, y se colaron en los miedos de gobernantes y sindicalistas. Esas voces sonaron fuertes y retumbaron por el eco, pedían a gritos: “¡paro general, paro general!”

A treinta kilómetros de ese escenario, en Olivos, Macri y su gabinete hablaban de una “extorsión sindical” y descalificaban la marcha alegando que estaba “politizada”. ¡Y por supuesto que lo estaba! La política del pueblo se genera en asambleas y se desarrolla en las calles. Y ahí estábamos, en las calles haciendo política. Política contra el ajuste, contra los despidos, el hambre y los tarifazos; en favor del trabajo, de la educación pública y del salario digno: por la reactivación definitiva del aparato digestivo. Y esta vez, nuestro canto era consigna, había dicho basta y corrido a los burócratas de su propio acto.

Cuando bajamos del escenario seguíamos emocionados, pude ver el rostro de Abel y darme cuenta que esa sonrisa no se le iba a borrar tan fácil. La burocracia había corrido, el gobierno lo miraba por televisión. Llegamos a los micros y no tuvimos tiempo de hacer un balance, nos saludamos con un gesto y cada uno partió por su cuenta. Él con sus compañeros y yo caminando con el Uruguayo. La cabeza me explotaba, ¿cómo podía ser que, sin premeditarlo, hubiésemos expulsado a la dirigencia? Sí aquello fue algo espontáneo, ¿cuantas cosas podríamos lograr con organización? El paro tendría fecha. Volví a pensar en Abel, lo imaginé sentado en el Micro, camino a Lomas de Zamora, con la cabeza pegada en el vidrio y la sonrisa en el rostro.

Fuente: ANRed

____________

American Express traslada oficinas a México y despide 300 trabajadores

American Express traslada oficinas a México y despide 300 trabajadores

Representantes de la empresa lo confirmaron en una audiencia conciliatoria, donde aseguraron que garantizarán los empleos hasta el 30 de junio. Mientras tanto, negociarán “retiros voluntarios” para evitar posibles conflictos.

American Express despedirá a 300 trabajadores de atención al cliente y trasladará las oficinas del sector a México, con el fin de abaratar costos. Los empresarios lo confirmaron en una audiencia conciliatoria ayer por la tarde en el Ministerio de Trabajo. Además aseguraron que garantizarán los empleos hasta el 30 de junio.

“Buscan abaratar costos y al mismo tiempo desmantelar el sector más organizado sindicalmente dentro de la empresa”, aseguró a PáginaI12 David Aguilera, delegado gremial en la compañía. A partir del segundo semestre American Express centralizará la atención de habla hispana en México, donde la fuerza laboral es más barata.

Cabe recordar que, en febrero del año pasado, el CEO global de la firma, Kenneth Chenault, comunicó la intensión de la empresa de reducir gastos en 1000 millones de dólares para fines de 2017. Por ese motivo, el año pasado American Express cerró en el país las áreas de créditos, autorizaciones y viajes y las radicó en México.

La empresa citó a los delegados gremiales el miércoles por la mañana y les confirmó que el 30 de junio cerrará el sector, aunque ofrecieron una “gratificación por retiro voluntario” que estaría superaría la suma de dinero que les correspondería cobrar a los trabajadores como indemnización legal, para evitar un posible conflicto a causa de los masivos despidos.

“Lo que nosotros pedimos es que se reubique a los trabajadores en otra área”, explicó a Página 12 el delegado de American Express, David Aguilera, quien asistió en representación de los trabajadores junto al secretario de Asuntos Gremiales del Sindicato de Comercio, Oscar Tedesco y Harold Bernal, otro delegado de American Express.

El sindicato exigió, a través de una carta, una audiencia urgente con el Gobierno, e incluso amenazó con tomar medidas de fuerza. Ayer las partes no llegaron a un acuerdo, pero Trabajo ofreció constituir una mesa de diálogo para tratar de avanzar de cara a una segunda reunión que acordaron para el próximo lunes.

You must be logged in to post a comment Login