Argentina: Nuevos homenajes a Berta Cáceres a un año de su asesinato

En el Anfiteatro de ATE, el pasado viernes, militantes de Latinoamérica (Argentina, Cuba, Paraguay y Brasil) además de una representate de las mujeres kurdas rindieron emocionado homenaje a la lucha de la lideresa hondureña Berta Cáceres a un año de su asesinato.

 

 

EN LA ESCUELA DE LOS DERECHOS DE LOS PUEBLOS ABYA YALA «BERTA CÁCERES»

El sábado, los homenajes volvieron a repetirse en el Centro Cultural Pompeya, atendiendo a la convocatoria de dicha Escuela.

 

Por Valeria Fariña, Resumen Latinoamericano, 5 de marzo 2017

En el marco de la Acción Global en homenaje a Berta Cáceres se realizó en Argentina el Encuentro «LAS REVOLUCIONES DE BERTA».
El sábado 4 de marzo un conversatorio organizado por la Escuela de los Derechos de los Pueblos del Abya Yala «Berta Cáceres» reunió a dirigentas y luchadoras internacionalistas que reflexionaron sobre los aportes de Berta Cáceres a la lucha internacionalista. Recordaron su coherencia y firmeza política características, su integralidad y valentía probada con su propia vida, la combinación de su flexibilidad táctica con su radicalidad política y el permanente esmero por trabajar colectivamente.

La actividad de Berta atravesó el desarrollo de toda la jornada que en la tarde dio paso a un panel sobre las Resistencias a las políticas coloniales del capitalismo patriarcal. Allí, Jenny Lujan de Asamblea Chilecito relató la pelea contra las mineras en Famatina (región del noroeste argentino), y el papel que en principio asumieron las luchadoras, y la posterior integración de los compañeros, «Todas y todos entendimos que no hay lucha posible contra el extractivismo sino es contra el machismo y el patriarcado».

Jenny informó que en la actualidad, la profundización del modelo extractivista minero se advierte en los intentos por reglamentar -revisar- la Ley de los glaciares; circunstancia alarmante si se considera que la política mercantilista ya destruyó a 3 glaciares. Aún así Jenny afirmó que «como con la lucha echamos a 5 mineras, ahora estamos segur@s que vamos a seguir luchando contra las mineras que vengan». Asimismo denunció que las fuerzas represivas sostienen un seguimiento, espionaje y represión hacia el movimiento para amedrentarl@s y quitarles fuerzas, «Nosotr@s seguiremos adelante porque esto es una causa abrazada por los pueblos».

A continuación Ester Quispe de la Asamblea Malvinas lucha por la vida, rememoró cómo lograron expulsar a Monsanto, «empezamos a darnos cuenta que nuestros vecinos y vecinas tenían leucemia a temprana edad y les aparecía erupciones en la piel». Con el paso del tiempo comprendieron que esto era consecuencia de las fumigaciones de Monsanto, «y no queríamos irnos de nuestras tierras, de donde habían nacido nuestras familias». Por lo cual, «no se trataba sólo de pedir un estudio de impacto ambiental porque estaban destruyendo el medio ambiente, nuestra región y a los y las pobladoras, sino también de cómo resistíamos para seguir en nuestro territorio», afirmó Ester.

Monsanto prometía 400 puestos de trabajo a un pueblo conformado básicamente por trabajadores de la construcción y amas de casa. Un cinismo que las y los vecinos advierton rápidamente, «Comenzamos a denunciar por todos lados esta situación y a ayudarnos y acompañarnos». Se movilizaron, fueron reprimidos en varias ocasiones y continuaron con la pelea, «armamos nuestra estrategia de difusión y allí estuvieron primero los medios alternativos. Y cuando quisieron tocar nuestros montes salimos a la calle. Refrozamos nuestras redes y vimos que estamos junt@s en esta pelea».

Franchesca del Movimiento Centroamercano 2 de marzo -así denominado en homenaje a Berta-, denunció la penalización del aborto que existe en El Salvador. Explicó que la penalización recae sobre los sectores más pobres, «las mujeres pobres son esposadas y encarceladas cuando abortan, tanto en sus casas como cuando llegan a los hospitales por sangrados o complicaciones obstétricas», por eso las feministas comunitarias entienden prioritaria la pelea por la despenalización.

Franchesca denunció que actualmente hay 23 mujeres presas por abortar, «vistas por la sociedad como descuartizadoras, criminales e inhumanas», en situación de alta vulnerabilidad social.

Por otra parte Mónica Mexicano de la Asamblea de Mexican@s en Argentina enseñó la política de exclusión hacia l@s migrantes y denunció el discurso xénofobo y racial que ataca a la clase trabajadora.

«Los que ayer promovieron la inmigración ahora la atacan», subrayó Mónica. En el marco de corrientes fascistas que resurgen internacionalmente, se refuerzan las prácticas de represión a los y las trabajadoras migrantes, a su vez combinadas por prácticas terroristas de Estados narco-paramilitares. Hay que recordar además que las migraciones están motivadas por las situaciones sociales, «todas las migraciones son forzadas».

También se hizo presente el Congreso de los Pueblos. Una de sus integrantes, Dennise, afirmó que en Colombia la muerte se convirtió en algo cotidiano. Explicó que la mujeres juegan un rol protagónico en la política y que los movimientos de mujeres crecen a grandes pasos aunque aún urge despatriarcalizar la política.

«Ni una menos para la guerra», afirmó Dennise. Recordó que la paz siempre ha sido fundamental para el Congreso de los Pueblos y que abrazan el acuerdo suscrito entre FARC y el Gobierno y el inicio de los diálogos con el ELN. Al respecto informó que el traslado de estos diálogos de Ecuador hacia Chile convoca a la solidaridad internacionalista, y que «hoy más que nunca estamos urgidos de unidad». Desde el comienzo de este nuevo proceso que se ha abierto en Colombia se han asesinado a 500 lideres y lideresas. La semana pasada, fue asesinada Ruth Alicia López que había sobrevivido a la operación de masacare Orión. Dennise recordó emotivamente la entrega de por vida de Ruth e instó a rodear de solidaridad al proceso de paz.

Cerró el panel María Rosineide Pereira del Movimiento Sin Tierras. La mercantilización de los bienes comunes en Brasil trajo consigo la pérdida de tierras, la destrucción de la biodiversidad y la exposición a riesgos ambientales. Como contrapartida Maria convocó a impulsar un proyecto de agricultura basado en la agroecología, la soberanía alimentaria, y en el feminismo campesino y socialista, «Sin feminismo no hay socialismo». Además denunció que tienen presa a una compañera, Fabiana, condenada en el marco de la ley anti-terrorista.

La jornada que contó con la presencia de la entrañable Nora Cortiñas, línea fundadora de Madres de Plaza de Mayo, reafirmó nuevamente que Berta no murió, se multiplicó.

 

 

 

You must be logged in to post a comment Login