«La Jugada del Peón»: un documental que invita a combatir las atrocidades de Monsanto y el agronegocio

 

Por Sebastian Polischuk, Resumen Latinoamericano, 12 de octubre 2015.- “Queremos poder inspirar a las personas a que puedan accionar, y que pasen de ser espectadores a protagonistas en la lucha contra el agroneocio”.

«La Jugada del Peón», es un documental que hace una excelente síntesis de las consecuencias que se están padeciendo en Argentina con los monocultivos de transgénicos como la soja, el maíz y los usos de agrotóxicos.

Más de 13 millones de personas en Argentina conviven con la aplicación de 370 millones de litros anuales de agrotóxicos en lo que hace al 60% del territorio cultivado por monocultivos como soja, que es el principal producto de la economía de nuestro país[1]. Según la Organización Mundial de la Salud y otras instituciones, los agrotóxicos son causantes de graves daños en el ADN, además de cáncer, alergias y enfermedades respiratorias, afectando de manera escalonada a gran parte de la población que habita con estas plantaciones[2]. Lo mismo sucede en varios países del mundo.

Es por estos motivos que “La Jugada del Peón” hace hincapié en todos estos estudios, y recopila las voces de pobladores, médicos, ambientalistas, y militantes sociales, para contrastarlas con la de empresarios, políticos y voceros de este modelo. Mostrando a su vez las resistencias que se dan en casos como el acampe de Malvinas Argentinas (provincia de Córdoba) en su lucha contra la instalación de la planta de maíz transgénico de Monsanto, la mayor empresa a nivel mundial de semillas de estas características y de agrótoxicos.

Se trata de una película que llama a reflexionar y a pensar, e invita a la acción y el compromiso con esta lucha que nos compete a todos y a todas como sociedad frente al modelo de estos poderosos grupos minoritarios tales como Monsanto entre otras empresas de semillas transgénicas.

Profundizando en lo que hace a este gran documental, entrevistamos a su guionista y director Juan Pablo Lepore, del Colectivo Documental Semillas. Lepore es estudiante de Diseño, Imagen y Sonido de la UBA (Universidad de Buenos Aires) y decidió emprender junto a sus compañeros y compañeras este proyecto con una clara actitud militante y de compromiso social.

-¿Cómo hicieron la película “La Jugada del peón” y en qué consiste?

La “Jugada del peón” es el segundo largometraje del Colectivo Documental Semillas, que trata sobre el tema de los agrotóxicos y la afectación directa a 13 millones de personas, reuniendo diferentes testimonios de médicos, abogados, personalidades de la lucha, movimientos sociales y organizaciones en general. La idea fue lograr dar un panorama con una visión si se quiere internacional, capaz de contando un poco la historia, con recontos periodísticos, con archivos televisivos y un montaje, de alguna manera ordenada, para expresar un punto de vista, que claramente refuta totalmente un modelo que no puede seguir así tan impunemente, sin que nadie pueda decir nada.

En ese sentido, es un documental que nos llevo más o menos tres años, entre el inicio del rodaje y la finalización, siendo los últimos meses al estreno, bastantes intensos. Teníamos más de 50 horas de rodaje que fui acumulando sin saber cómo iba a ser finalmente la película. Y bueno gracias a DOCA (Documentalistas de Argentina) nosotros tenemos la posibilidad de poder estrenar esta película en el cine, los espacios INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) y aprovechar la plataforma del Estado para poder difundir estos temas tan importantes.

De alguna forma esta síntesis que se armó de todo el material que teníamos, fue gracias a la colaboración de varias personas como Jessica Romina Gherscovic, y diferentes estudiantes y profesores por ejemplo de la cátedra de Szmukler de Diseño, Imagen y Sonido de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de UBA (Universidad de Buenos Aires), que colaboraron abiertamente para de alguna manera poder llegar a hacer un montaje de tantas horas y llegar con la película al estreno, a pesar de los tiempos que son difíciles para poder llegar a presentarla. Y por eso doy las gracias a todos ellos que conforman el Colectivo Documental Semillas, tales como animadores, diseñadores gráficos, como Catalina Rodríguez, animador como Luis Muñoz, entre otros y otras.

– ¿Qué repercusión está teniendo el documental?

La repercusión se está dando gracias a la difusión que está haciendo Juan Elvis Pereyra, que se encargó de meter la película en varios medios. Y después esta la respuesta de la gente que la está yendo a ver. Hablando con muchos de los espectadores estamos sintiendo que más allá de que hayan disfrutado la película, se sienten representados por el propio espíritu de lucha que convoca, y se sienten llamados a la acción que eso es un poco la finalidad de la misma y de cualquier luchador social que se dedica a esto. El poder inspirar a las personas a que puedan accionar, y que pasen de ser espectadores a protagonistas, es lo que nosotros motivamos desde muestra visión en este documental social, siendo esto un logro para nosotros.

La repercusión se va a ir viendo en la medida en que el documental se exhiba en la gira que estamos planificando por todo el interior del país, entre ellos, en los pueblos fumigados. A la salida de una de las funciones  hablaba con protagonistas de la Asamblea de Rojas (Provincia de Buenos Aires) donde está la otra sucursal de Monsanto, y adonde iremos a proyectar esta película, armando una charla debate, lo mismo en todos los lugares donde podamos, para así de alguna manera tener esa llegada y repercusión que queremos lograr.

-Y ya que tocamos todo este tema de la resistencia contra Monsanto, ¿Cómo vez la lucha actual en general contra está empresa? ¿Cuál es la propuesta de ustedes?

Desde mi humilde comprensión, el bloqueo a Monsanto en Malvinas sigue y va a seguir el tiempo que sea necesario y eso es un momento importante de la lucha que hay que acompañar, difundir y estar alerta por cualquier cosa que pase. Y después están todas las ordenanzas de algunos municipios que se ven en el documental. Ordenanzas que se vienen impulsando hace varios años, donde localidades enteras prohíben las fumigaciones aéreas y restringen la aplicación de pulverizantes y agrotóxicos a determinada cantidad de metros, 200, 500, 1000 metros. Y representan avances concretos de organización popular que generan una especie de ley en forma de ordenanza para accionar, y ser capaz de torcer el brazo al agronegocio.

En ese sentido es que creemos que Monsanto pierde territorio y nosotros ganamos concientización y ganamos territorialidad. Entonces ya con las ordenanzas que se van multiplicando, permiten que paralelamente se fortalezcan las asambleas populares y se genere una red cada vez más grande de organizaciones que no solamente dicen “no al agronegocio” sino que también al mismo tiempo están diciendo “sí a la agroecología”[3].

La agroecología, es otro punto necesario de este ataque-defensa que hay a la lucha contra el agronegocio. Y es el puntapié para el próximo documental, en el que todavía estamos reuniendo material y filmando, el cual se va a estrenar si todo sale todo bien el año que viene. En ese sentido, la agroecología es la alternativa. No lo decimos solo nosotros junto a los campesinos y organizaciones de la lucha rural, sino que lo afirman expertos,, como biólogos, ingenieros agrónomos, entre otros. La agroecología representa esa base fundamental para abastecer de alimentos sanos a todo el pueblo y poder al mismo tiempo enfrentar con territorialidad concreta el agronegocio.

Hay que ir dando pasos en que siempre esté presente la reforma agraria como una especie de horizonte. Reforma que se materialice con una ley nacional de manera concreta y se pueda dar en todos los países de Latinoamérica, como se hizo de alguna manera en Bolivia, como el Movimiento de los Sin Tierra están haciendo en Brasil. Pues la reforma agraria consiste en el poder apropiar y repartir parcelas de tierras para los más necesitados y para la población en general, para poder crear cooperativas agroecológicas y de esa manera ir armando este futuro que vemos como esa transición para poder lograr implementar la agroecología a gran escala.

 

[1]http://anccom.sociales.uba.ar/2015/06/10/los-agrotoxicos-son-un-chernobyl-de-la-argentina/#.VhvEUux_Oko

[2]http://blogs.lanacion.com.ar/ecologico/desarrollo-sustentable/confirmado-el-glifosato-es-cancerigeno-segun-la-oms/ y http://www.sol915.com.ar/docentes-de-la-unr-aseguran-que-el-incremento-del-cancer-se-debe-a-la-exposicion-a-agrotoxicos/

 

You must be logged in to post a comment Login