FILIPINAS: Represión y asesinatos a defensores de derechos humanos

Resumen Latinoamericano / Agencias / 09 de octubre de 2015 – Aunque Las Filipinas es signataria de las mayor parte de los tratados de derechos humanos internacionales, los/las defensores/as de los derechos humanos (DDH) expresan su honda preocupación sobre su implementación.

Las graves violaciones a los derechos humanos continúan dominando la escena y ya se ha reconocido en el nivel nacional –a través del Informe de la Comisión Melo- e internacionalmente, a través del Relator Especial sobre Ejecuciones Extrajudiciales, Sumarias o Arbitrarias, en el año 2007, que los/las defensores/as de los derechos humanos han sido y siguen siendo específicamente agredidos y afrontar serios riesgos al desempeñar sus actividades por los derechos humanos. La anterior Relatora Especial del Secretario General de la ONU para los defensores de los derechos humanos describió el ambiente en el que operan los/las DDH como “un ambiente particularmente peligroso”.

Desde 2001, el número de asesinatos y desapariciones forzadas fundadas en razones políticas ha causado una gran preocupación y, pese a haber sido reconocido por el gobierno como un problema, no se ha visto voluntad política para ofrecer ningún intento serio para investigar adecuadamente estos delitos, ni se ha asegurado que los perpetradores sean conducidos ante un tribunal competente y considerados responsables de sus actos.

Además de la real y seria amenaza que representan las ejecuciones extrajudiciales y las desapariciones forzadas, los/las defensores/as de los derechos humanos han informado de otras formas de hostigamiento y persecución, entre ellas: amenazas de muerte, detenciones y arrestos arbitrarios, vilipendio público, vigilancia regular, inclusión de nombres en órdenes de batalla de ejército, allanamiento de oficinas, acusaciones penales falsas y restricciones o interferencias en manifestaciones públicas y misiones de investigación.

Muchos/as defensores/as de los derechos humanos ya no pueden habitar en sus hogares debito al grado de vigilancia y del temor de ser secuestrado/a o asesinado/a. La necesidad de desplazarse constantemente y las dificultades que esto ocasiona, limita la capacidad de los/las defensores/as de los derechos humanos para cumplir con sus actividades tan efectivamente como desearían. Las organizaciones experimentan dificultades para las movilizaciones, dado que continuamente deben buscar espacios donde reunirse y medios de transporte para sus miembros que sean seguros. En muchos de los casos, las mujeres defensoras de los derechos de la mujer han sido agredidas de forma específica.

Los/las defensores/as de los derechos humanos de Filipinas actúan en un amplio abanico de temas entre los que se incluyen: ejecuciones extrajudiciales y desapariciones involuntarias, derechos de los pueblos indígenas, derechos de la mujer, pobreza urbana, campesinos, agricultores y derechos de los pobladores pescadores, derechos de los trabajadores, derechos de la infancia y orientación sexual e identidad de género.

————————————————————————————————-

Filipinas: asesinato del Sr. Lito Abion, defensor de derechos humanos

 Grupos de la sociedad civil llevaron a cabo una protesta contra los ataques contra el pueblo lumad, frente al Congreso. Foto: Vincent Go, RapplerEl 28 de septiembre de 2015, desconocidos asesinaron a balazos al Sr.Lito Abion, defensor de derechos humanos en Agusan del Sur.

Lito Abion fue defensor de derechos humanos y miembro de Tagdumahan, organización de base de San Luis, Agusan del Sur, que lucha por los derechos del pueblo lumad, una comunidad indígena de Mindanao. Tagdumahan viene resistiendo el ingreso de la minería en las tierras ancestrales de las comunidades Banwaon y Manobo, en Agusan del Sur, porque preocupan los aspectos ambientales y económicos del efecto del proyecto minero en la vida de los lumads.

El defensor de derechos humanos fue asesinado a balazos al mediodía del 28 de septiembre de 2015, en la terminal de ómnibus de Agusan del Sur. Lito Abion, que trabajaba como chofer, esperaba pasajeros mientras conversaba con unos colegas, cuando una de dos personas que montaban una motocicleta Honda XRM estacionada cerca, sacó un arma y le disparó. Recibió dos balazos en la espalda y otro en el cuello. Los atacantes huyeron de inmediato en la motocicleta.

El Sr. Jun-jun, un chofer que fue testigo del homicidio, dijo que se trató de la misma motocicleta que había sido utilizada cuando asesinaron a Angis Precioso, miembro fundador de Tagdumahan, el 22 de diciembre de 2014 en San Luis, Agusan del Sur.

Quienes defienden los derechos de los pueblos indígenas en las Filipinas enfrentan reiteradas acciones en las que son tomados como blanco, lo que incluye asesinatos y hostigamiento. El 1 de septiembre, el Sr. Emerito Samarca, quien era director del Alternative Learning Centre for Agricultural and Livelihood Development (ALCADEV) para el pueblo lumad, fue asesinado junto a otros dos integrantes de la comunidad indígena lumad.

El 26 de marzo de 2015, siete defensores de la tierra y los derechos de los pueblos indígenas, entre ellos integrantes de la organización Kalumbay y su presidente, Jomorito Goaynon, y miembros de Rural Missionaries of the Philippines – Northern Mindanao Sub-Region (RMP-NMR), anunciaron que habían formulado sido imputados. Están acusados de haber «convencido» a los integrantes de la comunidad lumad de desalojar sus hogares en San Luis, Agusan del Sur, cargos que los defensores niegan. El 9 de febrero de 2015, el Sr. Anjo Bacarisas, defensor de derechos humanos y miembro del personal de RMP-NMR, organización que defiende el derecho a la tierra y a la autodeterminación de los pueblos indígenas, fue objeto de vigilancia y actos de intimidación.

El 13 de septiembre de 2012, el Sr. Genesis Ambason, quien era secretario general de Tagdumahan, también fue asesinado cerca de San Luis, Agusan del Sur.

————————————————————————————————–

Emerito Samarca, defensor de derechos humanos, asesinado

Protesta en el Freedom Park de la ciudad de Davao contra el asesinato de Emerito Samarca, director ejecutivo de la escuela ALCADEV, Dionel Campos, presidente de la organización lumad MAPASU, y su premio, Bello Sinzo. Foto: Bayan Southern Mindanao Region via InterAksyonEl 1 de septiembre de 2015, el Sr. Emerito Samarca, defensor de derechos humanos y director de una iniciativa educativa para el pueblo lumad, fue hallado muerto en un aula de la escuela donde era director. Fuentes locales informaron a Front Line Defenders que creen que los responsables del asesinato fueron integrantes del grupo paramilitar conocido como «Magahat».

Emerito Samarca fue director del Alternative Learning Center for Agricultural and Livelihood Development (ALCADEV), una auto iniciativa de escolarización para el pueblo indígena lumad. La escuela brinda educación secundaria a integrantes de la comunidad indígena, apoyando el desarrollo de sus comunidades y concientizando a los indígenas. Emerito Samarca trabajó para ALCADEV desde su fundación en 2004 y en el 2012 se convirtió en director ejecutivo.

El cuerpo del defensor de derechos humanos fue hallado temprano en la mañana del 1 de septiembre de 2015, dentro de una de las aulas. Fuentes locales creen que fue asesinado por un grupo paramilitar conocido como la milicia Magahat que, la noche antes del homicidio, había ordenado al resto del personal, maestros y estudiantes salir del área de Han-ayan y dirigirse al pueblo Kilómetro 16, a tres kilómetros de distancia.

Dos días antes del asesinato, integrantes de la Fuerza del estado Magahat/Bagani y del 36° Batallon de Infantería y Regimiento de Fuerzas Especiales habían ocupado el área y la patrullaban, incluyendo el complejo de la escuela ALCADEV, el pueblo de Han-ayan y otra escuela administrada por el Programa Tribal Filipino de Surigao del Sur (TRIFPSS, en inglés). Luego, la milicia Magahat, presuntamente con el respaldo de las fuerzas del estado, advirtió al personal de la escuela, a los estudiantes, y a los integrantes de la comunidad que si no salían de la zona en los dos días siguientes masacrarían a toda la comunidad.

El 31 de agosto, la mayoría del personal de ALCADEV, al igual que los residentes de Han-ayan, salieron del pueblo temiendo por su seguridad y llegaron hasta Kilómetro 16. Más tarde, esa misma noche, la milicia Magahat allanó las casas de Kilómetro 16 y forzó a los residentes a trasladarse al centro comunitario local. Durante los allanamientos, los paramilitares confiscaron todos los teléfonos celulares y cámaras pertenecientes a los pobladores de Han-ayan y al personal de ALCADEV.

Después del allanamiento, aproximadamente a las 4 de la mañana del 1 de septiembre de 2015, en el horario en que se cree que fue asesinado Emerito Samarca, muchos de los que habían huido de Han-ayan fueron testigos del asesinato del Sr. Dionel Campos, presidente del Malahutayong Pakigbisog Alang Sa Sumusunod (MAPASU), organización que hace campaña contra la minería a gran escala en Surigao del Sur y representa a pueblos indígenas. Su primo, el Sr. Bello Sinzo, también fue asesinado; integrantes de Mahagat los ejecutaron frente a cientos de pobladores de Kilómetro 16, antes de retirarse del lugar.

La situación que enfrentan los/as defensores/as de derechos de los indígenas en las Filipinas continua deteriorándose, especialmente en la región Mindanao. El 18 de agosto de 2015, uniformados del 1 Batallón de Fuerzas Especiales mataron a cinco integrantes de la Manobo Farmers Association, una organización local de campesinos lumad de ese área.

Front Line Defenders manifiesta su rotunda condena ante el asesinato de Emerito Samarca y otros integrantes de la comunidad indígena lumad y que entiende que el defensor fue tomado como blanco por su labor pacífica en defensa de los derechos de los indígenas.

You must be logged in to post a comment Login