Argentina. Informe sindical.

Resumen Latinoamericano/ Revista Venceremos / 03 de Octubre 2015.-  Despidos antisindicales en Coca-Cola

Durante los últimos meses la multinacional Coca Cola viene protagonizando más de un centenar de despidos discriminatorios y antisindicales en las plantas que la empresa posee en Argentina. Hace semanas que los trabajadores se están movilizando en la Capital Federal para denunciar esta situación y frenar los despidos. El pasado 15 de septiembre realizaron un corte en la zona céntrica de la capital.

Según afirmaron los trabajadores, la empresa busca aumentar la productividad y amedrentarlos mediante medidas disciplinarias, suspensiones y despidos.

Cristian, trabajador despedido, afirmó en una entrevista con FM la tribu que “en la planta de pompeya por 15 años no tuvimos presente al sindicato en la planta, pero nosotros juntamos firmas y obligamos al sindicato a que se haga presente para afiliarnos. Ahora desde la empresa estan barriendo con cualquier tipo de organización que pelee a favor de los derechos de los trabajadores. Hace semanas que están tomando temporarios, pero hace 8 años que no efectivizan a nadie”.Gabriel Zapata, trabajador afectado, agregó que aplican cesantías “persecutorias” dado que muchos de los afectados fueron activistas y defensores de los derechos de los trabajadores. “Pusieron una nueva gerencia con la que quieren hacer como en México y Colombia, barrer ´activistas´ para maximizar ganancias y que los obreros vayamos a trabajar con la cabeza gacha”, se quejó Zapata.

 

Los trabajadores están en estado de movilización y reciben la solidaridad de diversas agrupaciones gremiales y políticas combativas del país para lograr que el ministerio de trabajo y la patronal se comprometan a poner fin a esta política de persecución sindical y aumento de la explotación.

 

Fuente: Revista Venceremos

…………

15  de septiembre

La multinacional autopartista Metalsa se niega a cumplir medidas cautelares favorables a los trabajadores

La empresa Metalsa Argentina S.A., de capitales mexicanos, viene despidiendo trabajadores discriminatoriamente por activismo gremial. En julio de 2014, los 1400 trabajadores rechazaron en asambleas en todos los sectores la propuesta empresaria de “banco de horas”, de uso común en México pero que representaría en nuestro país un avance sobre condiciones laborales consagradas por el convenio colectivo de trabajo.

 

En respuesta, la empresa organizó una campaña de juntada de firmas, bajo amenaza de sanciones y despidos, intentando aparentar que los propios trabajadores pedían la revocatoria del delegado Nacho Serrano, quien se opuso decididamente al banco de horas desde su cargo gremial. Los trabajadores salieron a juntar firmas a favor de su delegado, y la empresa produjo numerosos despidos. Muchos de estos trabajadores despedidos reclaman activamente su reincorporación, algunos desde hace un año.

Actualmente hay varios juicios de reincorporación esperando sentencia y dos medidas cautelares que la empresa se niega a cumplir: una que obliga a Metalsa a reincorporar en su puesto de trabajo al activista despedido Edgardo Piriz y otra medida que la obliga a devolver a su puesto en RPU a Nacho Serrano, quien fuera cambiado discriminatoriamente en abril de 2015 al sector Logística, para aislarlo de sus compañeros y dificultar el ejercicio de su función gremial.

Ambos compañeros son precandidatos a delegados de la Unión Obrera Metalúrgica para el sector RPU, en las elecciones a realizarse próximamente. Por ello la empresa retrasa el cumplimiento de las cautelares, para evitar la candidatura de estos activistas.

Metalsa alude a una supuesta crisis de la industria automotriz para evadir las medidas judiciales. El grupo de trabajadores junto con su equipo de abogados actualmente se encuentra preparando denuncias orientadas a determinar responsabilidades individuales de los directivos de Metalsa.

 

La empresa

Metalsa es una empresa de capitales mexicanos, con presencia en 15 países, dedicada a la producción de chasis y otras estructuras para la industria automotriz. En su planta de El Talar, emplea a 1400 obreros y produce los chasis para las camionetas Ford Ranger, Toyota Hilux y Volkswagen Amarok en sus diferentes versiones. Además exporta a Venezuela y Alemania. Espera en 2018 comenzar a fabricar el chasis para la nueva pickup de Renault, la Nissan Alaskan.

 

Fuente: Comisión de despedidos de Metalsa

………….

8 de septiembre

El Derecho de Huelga, en Audiencia Pública

por Equipo de Comunicación de la CTA Rosario

La Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) dispuso para el pasado 10 de septiembre una Audiencia Pública en la que se debatirá la titularidad del Derecho de Huelga. Se dará en el marco de la causa “Orellano, Francisco Daniel c/ Correo Oficial de la República Argentina s/ juicio sumarísimo”, iniciada tras un conflicto colectivo que llevaron adelante los trabajadores del correo sin el apoyo del sindicato de la actividad y que motivó el despido de 46 empleados.

La Justicia laboral de primera instancia y luego la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo consideraron discriminatorios los despidos y ordenaron la reincorporación de los trabajadores. La patronal, aunque retomó a los desplazados, elevó un recurso al máximo tribunal que derivó en la convocatoria al “amicus curiae” (amigos del tribunal) para debatir “quién o quiénes son los sujetos habilitados constitucional y legalmente para disponer medidas de acción directa”.

Al momento se anotaron diversas organizaciones, entre ellas las dos CTA, la Asociación de Abogados Laboralistas, la Federación Argentina de Colegios de Abogados, la Federación de Aceiteros y la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA).

Matías Cremonte, representante legal de Francisco Orellano y director del equipo jurídico de ATE nacional, analizó las motivaciones, alcances y posibles repercusiones de la convocatoria de la Corte.

 

—¿Qué detona esta convocatoria de la Corte?

— En 2011 hubo un conflicto muy grande en un centro de distribución del Correo Argentino, que hoy se llama Correo Oficial de la República Argentina y es un organismo público que depende del Ministerio de Planificación. Un grupo de trabajadores realizó medidas de fuerza en contra de cómo se venía llevando adelante la negociación paritaria y la empresa despidió a 46. En todos los telegramas queda claro que la causa de los despidos fue el conflicto. Se iniciaron acciones judiciales solicitando la reinstalación, considerando que hubo despido discriminatorio por ejercer un derecho colectivo, algo prohibido por la ley de asociaciones sindicales. En el caso Orellano la justicia dio la razón en primera y segunda instancia ordenando la reinstalación. El Correo presentó un recurso extraordinario de queja ante la Corte, la cual toma el caso y para expedirse convoca a una audiencia pública, algo que está dentro de sus facultades. El caso llega a la CSJN como despido discriminatorio, pero el tema por el cual ésta convoca a la audiencia pública es la titularidad del derecho de huelga. Porque si despidieron a un trabajador por una huelga que no había sido convocada por un sindicato sino por los trabajadores y si se concluye, por ejemplo, que la titularidad legal del derecho de huelga es de un sindicato, la Corte puede decir que está bien despedido.

 

—¿Se dieron ya convocatorias de este tipo?

— Sí, hubo varias, es una nueva modalidad, un signo de apertura de la Corte con la sociedad para discutir temas a la luz del día. Puede ir cualquiera a presenciarla, pero están convocadas esencialmente las partes, a las que la Corte les hace preguntas, abre la posibilidad de que se presenten los “amicus curiae”, figura que habilita a aquellas organizaciones o personas físicas que consideren que tiene algo que decir sobre el tema, a asistir, apoyar a una de las partes y fundamentarlo en la audiencia.

 

—¿Cuál es el debate legal detrás de esta convocatoria?

— La huelga en nuestro país está regulada en el artículo 14 bis de la Constitución nacional, incorporado en 1957. El antecedente había sido la Constitución peronista de 1949, que fue totalmente distinta y cambió de paradigma incorporando derechos sociales, pero de la huelga no decía nada. El redactor y autor intelectual de 1949 fue el constitucionalista Arturo Sampay y argumentaba que no estaba porque la consideraba un hecho, una libertad natural que tienen los trabajadores. La revolución libertadora derogó esa Constitución y volvió a regir la anterior, la de 1853 que es la actual, pero se reforma en 1957 incorporando el 14 bis, que en su segundo párrafo dice que queda garantizado a los gremios el derecho de huelga. Pero si uno se pregunta qué quiso decir con gremio y por qué no dijo sindicato, u organización sindical, hay que recordar que no son sinónimos. En los debates de la Convención Constituyente se dieron discusiones muy interesantes, donde se explicaba que es un derecho de los gremios y que se entiende al gremio como el colectivo que corresponde a una misma actividad o profesión u oficio, es el género. El sindicato es la especie, la asociación que deciden, o no, formar voluntariamente los trabajadores de ese gremio.

 

—¿Cuál es la legislación y jurisprudencia sobre esta temática?

— En la ley 14.186 de conciliación obligatoria está regulado el accionar del Ministerio de Trabajo, pero para resolver los conflictos, no para ver quién puede o no ir a la huelga, en la que no se habla del sindicato, sino de “las partes”. Y también está regulada en los servicios esenciales para garantizar la atención mínima. No hay otro tipo de regulación. Sin embargo, todo lo que la Justicia interpretó después de la sanción del 14 bis hasta hoy, fue que el titular del derecho de huelga es el sindicato. Es más, el sindicato con personería gremial. Aquella huelga no convocada por el sindicato con personería gremial, puede ser ilegítima y motivar el despido con causa. Ahí está el debate. Nunca más se habló en la Corte de esto y actualmente la Justicia no lo sigue diciendo tan abiertamente. De hecho, en casos como el de Orellano, ordenan en instancias previas reinstalarlos por considerar que es un despido discriminatorio.

 

—¿Ve con preocupación este intento de regular el derecho a huelga?

— Todo lo que se regule sobre esto va a tender a restringir. Lo ideal es que la Corte no se expida sobre la titularidad del derecho de huelga, porque el artículo 14 bis es muy claro. La huelga es parte de las relaciones sociales, de la contradicción de clases y no puede haber un artículo que diga qué es huelga, cómo se hace y qué hay que hacer. Nosotros defendemos que es un derecho de los trabajadores, no de los sindicatos. Se ejerce colectivamente pero es un derecho individual. Hay quienes consideran que la Corte llamó para rediscutir los efectos del despido discriminatorio y legitimar la indemnización como resolución. En este caso sostenemos que es muy difícil porque el trabajador ya fue reinstalado y el Correo lo consintió sin reservas.

 

—Si se reconociera el derecho a los simplemente inscriptos ¿sería también una restricción?

— Sí, porque deja afuera todas las situaciones, que de hecho se dan, donde hay asamblea, huelga y conflicto con trabajadores sin ser convocados por un sindicato con personería gremial o inscripto. La discusión no pasa por si los sindicatos representan bien o no los intereses, si van a la huelga o no. La discusión es qué pasa cuando no está el sindicato, por qué tiene que depender de un sindicato el ejercicio de un derecho que les corresponde a los trabajadores. En nuestro país no hay una guerra civil donde las huelgas terminan en anarquía. Entonces ¿qué hay que controlar si las huelgas se resuelven? Las huelgas no son el problema, son la consecuencia de un conflicto. El problema que tiene el Estado es cómo colabora para resolverlo para que vuelvan a trabajar los obreros y a ganar plata los empresarios en el sistema capitalista. No taparla, interrumpirla o limitarla.

 

—¿Hacia dónde cree se orientará la definición del tribunal?

— La Corte tiene ya un fallo muy importante por despido discriminatorio, que es “Alvarez contra Cencosud”, en el que entendió que el despido de un activista sindical, aun no siendo representante formal de los trabajadores, es nulo, se trata de un acto ilícito y debe ser reparado. En ese caso, la Corte consideró unánimemente que hubo un caso discriminatorio. Pero sólo una mayoría de cuatro jueces entendió que la reparación era únicamente la reincorporación. Hubo una minoría en ese fallo, compuesta por Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco, que consideró que exista la posibilidad de pagarle una indemnización.

 

—En caso de un planteo restrictivo, ¿cómo se sigue?

— Es muy difícil llevar al plano de los hechos lo que ocurre en el derecho. Si la Corte sacara un fallo adverso, podríamos recurrir a planos superiores. El marco normativo interamericano de derechos humanos es muy claro al afirmar que el derecho de huelga es un derecho de los trabajadores.

 

—En su último encuentro, la OIT debatió sobre la ofensiva patronal a nivel mundial sobre el derecho a huelga ¿existe alguna vinculación?

— Pareciera que este debate se enmarca en el dado a nivel mundial. El neoliberalismo global pretende avanzar en sacar los derechos otorgados 50 o 100 años atrás. Pero es una discusión recurrente en las épocas de crisis. Sin embargo ahora el problema es que la crisis y la reacción de los sindicatos y los trabajadores se da en Europa, por eso esta notoriedad. Los órganos de interpretación de la OIT, como el de libertad sindical, la comisión de expertos y otros, al emitir opiniones siempre dijeron que dentro de ello está el derecho a huelga. Nunca se discutió hasta hace tres años, cuando el sector patronal representado también en la OIT planteó que no está garantizado por el artículo 87 y puso en cuestión hasta las últimas conferencias internacionales. Ese debate en Argentina no tiene mucha incidencia porque la Constitución lo garantiza. Y en derecho de trabajo, rige la ley más favorable.

 

—En clave histórica ¿qué implica este debate?

— El derecho del trabajo es fruto de las luchas sociales. Primero vinieron las huelgas y después vino el derecho. Cuando nace el derecho de trabajo muchos consideraron que fue un acuerdo entre capital y trabajo, donde se fijaron derechos y se dejó de discutir el capitalismo. El movimiento obrero dejó de discutir el sistema capitalista en tanto le reconozcan su derecho a negociar colectivamente y la herramienta para avanzar, que es la huelga. En teoría la sociedad iba a ir avanzando de ese modo y el movimiento obrero iba a ir avanzando y creciendo y participado cada vez más del fruto de su trabajo. A cambio, el capital logró que no se discuta el sistema. Entonces plantear esto ahora, es rediscutir aquel pacto tácito de hace 100 años. Si los empresarios rediscuten el derecho a huelga, entonces los obreros pueden volver a discutir el sistema capitalista y dar por caído el marco legal que lo sostiene.

 

Fuente: Sofía Alberti, periodista y colaboradora del Diario La Capital de Rosario, Secretaria de Comunicación de la CTA Autónoma de Rosario,www.ctarosario.org.ar

…………….

Salud laboral
La desidia patronal se llevó la vida de un compañero
 3 de octubre de 2015, por Prensa ATE *

Ángel Fariña, de 52 años, falleció el martes pasado. Era capataz de cuadrilla de aseo en la Delegación Solano del municipio de Quilmes y delegado de ATE. Estuvo internado en el Instituto Modelo a causa de una leptospirosis, enfermedad transmitida por mamíferos, principalmente ratas.

“Si hubiera tenido los elementos de protección necesarios, difícilmente se hubiera contagiado”, expresó Beto Galeano, titular de Condiciones y Medioambiente del Trabajo de ATE.

El corralón de la delegación Solano del municipio de Quilmes se llenó con los 70 trabajadores que a diario cortan el pasto y limpian la ciudad. Están de luto, elaborando la muerte del compañero Fariña. Entre ellos se encontraba Beto Galeano y Claudio Arévalo, flamante Secretario General electo de ATE Quilmes.

Los primeros datos indican que Fariña falleció de leptospirosis, una enfermedad cuyos vehículos trasmisores son animales mamíferos, en particular las ratas, por contacto directo o indirecto, como aguas, tierra o pasto donde haya orinado un roedor o un perro infectado.

La bacteria está reconocida en la Ley de Riesgo del Trabajo, justamente, en la limpieza de alcantarillas.“Si hubiera tenido los elementos de protección necesarios, como botas y guantes apropiados, difícilmente se hubiera contagiado”, explica Galeano a El Trabajador del Estado.

Los compañeros despotrican contra la desidia patronal: en la delegación tampoco hay duchas con agua caliente para ellos. Un escenario con condiciones de labor precarias, habitual en la mayoría de los municipios de la Argentina.

También critican el servicio, deficiente, del Instituto Modelo. “La clínica le dijo a la familia de Fariña que enviaría al Instituto Malbrán una muestra para corroborar si lo del compañero era un virus o bacteria. Pasaron más de 72 horas para realizar esa tarea”, informa.

La Secretaría de Salud del municipio de Quilmes envió al corralón a una médica que se comprometió a realizar un análisis por turnos de todos los trabajadores. Aplicará además vacunas y solicitará la entrega de botas, guantes y elementos impermeables de trabajo para la delegación.ATE, en tanto, le exigirá al municipio que adhiera a la Ley provincial de Comité Mixto de Seguridad e Higiene, para que se discutan las condiciones en las que un trabajador realiza su tarea y no haya más Fariñas.

Fuente: www.eltrabajadordelestado.org

* Equipo de Comunicación de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE-CTA)

You must be logged in to post a comment Login