México. Entrevista al fotoperiodista Ivan Castaneira, compañero del recientemente asesinado Rubén Espinosa. «Creo que el principal involucrado en los asesinatos es el gobernador de Veracruz»

Por Marina Perez Damil, Resumen Latinoamericano / 08 de Agosto 2015  .  –  Un nuevo ataque a la libertad de expresión y a el oficio del periodismo volvió a ocurrir en México el pasado 31 de Julio. Esta vez se trató del asesinato al fotoperiodista Rubén Espinosa, cuyo cuerpo se encontró junto al de otras 4 mujeres en el DF. Ivan Castaneira, colega del reportero asesinado, cuenta desde Mexico a Resumen Latinoamericano sobre la masacre producida en Navarete.
Además de el fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril corresponsal de Cuartoscuro y la revista Proceso, fueron torturados y muertos la activista del Movimiento #yosoy132 Nadia Vera, la estudiante Yesenia Quiroz, la colombiana Mile Virginia Martin y empleada doméstica Olivia Alejandra Negrete.
La organización Artículo 19 había informado que Rubén Estaba estaba desaparecido desde hacía 24 horas, por lo que se dio formal aviso a las autoridades para que pusieran en marcha los protocolos de localización.
De acuerdo con la organización, ni familiares ni amigos conocían el paradero del fotoperiodista, la única información que tenían es que se dirigía a su casa cuando desapareció. Rubén fue encontrado sin vida junto a estas cuatro mujeres en el departamento 401 de la calle Luz Saviñon, en la colonia Narvarte, con un golpe en la cara y dos impactos de bala.
Espinosa estaba en condiciones de exilio en la Ciudad de México, porque se sentía bajo amenaza en el estado de Veracruz. Tanto él como Nadia Vera, habían denunciado públicamente al Gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa por la crisis de violencia e impunidad que se sufre en ese Estado.
Según el Informe “Estado de Censura”, elaborado por Artículo 19, durante la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012) se agredía a un periodista cada 48 horas, en tanto que con el actual presidente Enrique Peña Nieto se agrede a un periodista cada 26 horas. En total son 88 los periodistas asesinados en México desde el año 2000.
Nadia y Rubén luchaban contra la censura que el régimen actual les impone a los periodistas de la región. Ivan Castaneira, quien ejerce la misma profesión, contó a Resumen Latinoamericano cómo es ejercer el periodismo en México y como era la personalidad de su colega fotoperiodista que incomodaba al Gobierno de Veracruz. Castañeira es coautor del documental “Geografía del dolor” que narra la historia de las desapariciones en distintos Estados Mexicanos, y un fotoperiodista comprometido con la realidad social de su país.

-¿Cómo conociste a Rubén?
Lo conocí en la Ciudad de México, mientras estábamos realizando unas reuniones entre varios fotoperiodistas de la ciudad para organizarnos y saber cómo podríamos comenzar a prepararnos para la violencia en contra de los periodistas que se da en México.
Rubén llegó a esa reunión en compañía de otro amigo fotógrafo, y nos comenzó a explicar precisamente toda la situación de censura, violencia y hostigamiento en contra de los periodistas en Veracruz que no estaban alineados con lo que el gobierno local pensaba.
-¿Cómo era Rubén? ¿Qué sentiste cuando te enteraste de su asesinato?
Rubén siempre fue un luchador, siempre compartía con todos lo que aprendía. Siempre que nos encontrábamos era platicar y compartir sobre aventuras y enseñanzas mutuas que el oficio de la fotografía nos había dado, era un apasionado de la cámara.
Cuando supe que lo habían asesinado de verdad me sentí demasiado triste, porque me quedé con muchas cosas que decirle y que por cuestiones de trabajo no pude, habíamos quedado de vernos en cuanto regresara a la Ciudad de México, que era justo esta primer semana de agosto.
Es muy triste saber que hay muchas cosas que quisiera haber seguido aprendiendo y compartiendo de alguien como él, y que después de su asesinato nunca más podrás decírselas ni escucharlas.
-¿Crees que él sospechó que esto ocurriría tal como lo denunció Nadie Vera, otra de las víctimas?
Si creo que él lo sospechó, por eso mismo se movió a la Ciudad de México, creyendo que iba a poder estar a salvo en este lugar, que hasta este momento era un “refugio seguro” para todos los periodistas que actualmente están desplazados y viven en la ciudad.
-¿Cómo crees que reaccionaron las autoridades tanto de Veracruz como del Gobierno Nacional frente al hecho ocurrido?
Pues igual que siempre, con cinismo, impunidad y únicamente discursos llenos de inacción y falta de resultados.
-¿Quién crees que es el principal involucrados en el caso?
En lo personal yo pienso que es el Gobierno de Veracruz.
-Participaste del acto en repudio al asesinato de Rubén y las 4 mujeres. ¿Tienen pensado seguir realizando algún tipo de acciones para que se haga justicia?
Si, si participe, y seguiremos organizándonos como gremio y como sociedad para que se haga justicia.
-¿Cómo fue el apoyo del resto de la sociedad y las organizaciones sociales frente a lo que sucedió el Sábado?
Hubo mucho más apoyo del que pensé, pero aun así, todavía falta mucho para que las cosas puedan comenzar a cambiar, hay mucha gente a la que no le importa esto, y desgraciadamente es la mayoría. Y si no se logra concientizar a cada una de esas personas, las cosas no cambiarán y las exigencias de justicia y rendición de cuentas nunca serán escuchadas.
-México ascendió entre los lugares más peligrosos para realizar periodismo. ¿Cómo es ejercer la profesión allá? ¿Qué recaudos tienen que tomar?
Pues siempre he sabido, desde que comencé a ser fotógrafo que era un país, peligroso, desde que agarre mi cámara y salí a recorrer este país lo único que ha existido es violencia, y muerte, desigualdad. Yo empecé más o menos por el 2007, un año despues de que el gobierno de ese momento declarara la Guerra contra el Narcotráfico, y a partir de ahi, todo mi crecimiento como periodista ha sido dentro de una guerra civil en la cual no puedes confiar en nadie y en la que siempre ha sido un peligro tocar o hablar de ciertos temas como periodista o defensor de derechos humanos.
Los periodistas con los que trabajo o comparto mi profesión estamos conscientes de que hay que tomar medidas de seguridad, hemos tomado talleres, hemos aprendido como actuar, como prevenir que nos pasen cosas. Pero al final de cuentas, como en el caso de Rubén -con quien tomé muchos de esos cursos y que él mismo era una persona que difundía estos mensajes de prevención-, puedes ser asesinado sin importar cuanto te hayas preparado o prevenido.
-¿Querés agregar algo más?
Otro punto que quiero mencionar al respecto es también la falta total de compromiso con los medios para ayudarnos a prepararnos, a asegurarnos, a otorgarnos equipo adecuado para coberturas de cierto tipo de violencia y sobre todo la falta de apoyo en estos casos hacia los trabajadores, que somos nosotros los periodistas. La violencia viene incluso desde dentro de nuestras propias fuentes de trabajo. Si no comenzamos a cambiar eso, no podemos exigir que las cosas cambien en otros lados.

 

ruben-esp

You must be logged in to post a comment Login