Grecia y Europa cierran un acuerdo para un tercer rescate y que el país siga en el euro

 

Resumen Latinoamericano / Público / 13 julio 2015.- Tras 17 horas de negociación, las dos partes anuncian que el pacto se ha alcanzado por «unanimidad». Poco antes un ministro de Tsipras decía en Atenas que las nuevas medidas obligarán a adelantar las elecciones en el país.

Tras más de 17 horas de negociación, Grecia y Europa alcanzaron un acuerdo para dar luz verde a un tercer rescate y que el país heleno pueda seguir en el euro. El primero que anunció el pacto fue el primer ministro belga, Charles Michel, que en su cuenta de Twitter publicaba un tuit poco después de las 8.30 horas con una sola palabra: «Acuerdo».

Poco minutos después, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, confirmaba, también por Twitter, el acuerdo entre Grecia y sus acreedores. «Todo está preparado para llevar al Mecanismo europeo de Estabilidad (MEDE) el programa para Grecia, con serias reformas y apoyo financiero», escribió Tusk pocos minutos antes de las 9:00 horas de la mañana.

Por la misma vía, los primeros ministros de Luxemburgo y Malta informaron de un acuerdo sobre el plan de reformas que Grecia pondrá en práctica de inmediato a cambio de iniciar las conversaciones para ese tercer rescate, que se situaría en torno a los 82.000 a 86.000 millones de euros. El primer ministro luxemburgués escribió en Twitter: «Después de 17 horas de negociaciones hemos cerrado un acuerdo. Europa es fuerte».

Por su parte el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, negó hoy, en una conversación con los periodistas tras el anuncio del acuerdo, que en la reunión de líderes de la Eurozona haya habido una «venganza» contra Grecia por la convocatoria de un referéndum y ha confiado en que todos los países de la UE certifiquen el acuerdo para un tercer rescate de este país.

Sin embargo, desde Atenas el ministro de Trabajo, decía pocos minutos antes del anuncio que la oferta de la UE hacía el rescate inviable y que en cualquier caso requerirá el apoyo de la oposición y la creación de un gobierno de unidad nacional, además de la convocatoria de elecciones anticipadas este año.

Y es que el acuerdo está sujeto a la aprobación del Parlamento griego además de otras cámaras nacionales.

Gran presión sobre Grecia

Durante las negociaciones, Alemania y su canciller Angela Merkel, al igual que otros países afines a la ortodoxia económica, intensificaron la presión para que Grecia aceptase unas propuestas que van más allá de las que el pueblo heleno rechazó en el referéndum del pasado domingo.

Atenas ha aceptado algunas de las medidas que antes rechazaba, incluyendo algunas de aprobación e implementación tan inmediata como el próximo miércoles. A cambio Grecia ha obtenido de sus socios una promesa —algo vaga, pero promesa a fin y al cabo— de que estudiarán un alivio de las condiciones de reembolso de su abultada deuda, aunque en ningún caso una quita como pretendía Atenas.

Fuentes oficiales griegas dijeron a Efe en Bruselas que «se ha acordado que el Fondo Monetario Internacional estará presente en el futuro rescate a Grecia». Agregaron que respecto a la creación fondo fiduciario a través del cual se privatizarán activos públicos helenos, «estará finalmente en Atenas y el 50% de sus ingresos serán utilizados para estimular las inversiones en Grecia, y el 50% restante para repagar la deuda griega».

Las mismas fuentes explicaron que «la idea original, impulsada por Alemania, planteaba la creación de un fondo fiduciario al que se trasladarían activos públicos helenos para privatizarlos y lograr hasta 50.000 millones de euros a largo plazo para reducir la deuda helena».

La delegación alemana proponía que ese fondo estuviera fuera del país (lo que Atenas rechazaba), además de que tuviera carácter «independiente» y fuera «gestionado por las autoridades griegas, bajo la supervisión de las instituciones europeas»,

Tusk afirmó en su conferencia de prensa que era una «cuestión de urgencia discutir sobre cómo ayudar a Grecia», y subrayó que con el acuerdo «se evitan las consecuencias sociales que habría traído una salida del euro, y ayuda reconstruir confianza» entre los socios, que había caído bajo mínimos durante los cinco meses de negociaciones con Atenas.

El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, destacó que el acuerdo al que se ha llegado «ha sido laborioso y ha llevado tiempo, pero lo hemos conseguido».

«La CE dijo desde el principio que no aceptaríamos un grexit, y no lo habrá, así que en cuanto al fondo y a la forma estamos contentos del resultado», afirmó Juncker. Asimismo apuntó a la consolidación presupuestaria y a la necesidad que Grecia tiene de generar crecimiento económico y empleo, por lo que se congratuló de que «los líderes hayan retenido la idea de un plan de 35.000 millones de euros a la economía griega que la CE había propuesto».

Por su parte, el presidente del Eurogrupo y titular holandés de Finanzas, Jeroen Dijsselbloem, subrayó que todos los países van a trabajar para reconstruir la confianza pérdida.

Así son las condiciones que la troika impone a Grecia

Privatizaciones, reforma del IVA, del mercado laboral, de las pensiones, de la Administración, reforzamiento del sector financiero son algunas de las claves.

Grecia tendrá acceso a un tercer rescate por un valor que, según las últimas informaciones, rondará los 86.000 millones de euros. A cambio, tendrá que hacer importantes reformas, asumir más recortes y sacar adelante privatizaciones en varios sectores. El propio Alexis Tsipras ha reconocido que su Gobierno ha tenido que hacer «concesiones díficiles».

Hasta el propio ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, ha declarado que a Grecia le quedan «aún pasos difíciles». Pero, ¿qué condiciones son esas?

Creación de un Fondo de privatización por valor de 50.000 millones de euros

Es, seguramente, la medida más polémica y la mayor concesión del Gobierno griego. El Ejecutivo de Tsipras tendrá que transferir activos públicos a un fondo que será de titularidad griega aunque supervisado por la troika. Esos bienes serán privatizados. Con esas privatizaciones los líderes europeos esperan recaudar 50.000 millones de euros. Tres cuartas partes de esa cantidad se utilizarían para recapitalizar los bancos y reducir la deuda; sólo el 25% iría a realizar inversiones en el país.

En este fondo estarían incluidos todos los sectores: el energético, transportes, telecomunicaciones, etcétera. Por ejemplo, la troika exige a Grecia la privatización de la red de transporte eléctrico. En realidad, el fondo de privatización actúa como un aval a cambio de más ayudas.

Reforma de las pensiones

Otro punto muy sensible. Grecia acepta una «ambiciosa» reforma de las pensiones que incluye una ampliación de la edad de jubilación hasta los 67 años, endurecimiento de las condiciones de prejubilación y congelación de las pensiones hasta 2021. Esta medida tendrá que ser aprobada antes del 15 de julio por el Parlamento de Grecia

Reforma fiscal y laboral

El Parlamento griego también tiene que aprobar medidas fiscales que incluyan simplificación de los tipos del IVA y una amplia aplicación de fiscalidad.

En cuanto al mercado laboral, el Gobierno de Tsipras ha aceptado acometer una revisión de los convenios colectivos, huelgas y despidos colectivos. Además, se ha comprometido a una reforma del mercado de productos que incluirá comercio en domingos, propiedad de las farmacias, lácteos y panaderías.

Reforzamiento del sector financiero

Este punto incluye medidas para regular sobre préstamos incobrables y propiciar la eliminación de «interferencias políticas».

Administración pública

Grecia tendrá que rebajar los costes de la administración pública y reducir la influencia política sobre la misma. La primera propuesta se presentará antes del 20 de julio.

Por otra parte, tendrá que obtener la aprobación de los acreedores en leyes clave antes de someterlas a consulta pública o al parlamento. Asimismo, el país heleno tendrá que tomar medidas para reformar su sistema de justicia civil y aplicación de la normativa de la UE para el autorrescate de bancos.
fuente: Público

__________________________________________________________

Griegos protestan contra «golpe de Estado de la Troika”

grecia_14.jpg_1718483346

La población protesta contra las nuevos recortes sociales que contempla el reciente acuerdo.

13 julio 2015
Los ciudadanos griegos salieron este lunes a las calles de Atenas para manifestar contra el nuevo acuerdo de rescate alcanzado por Grecia y el Eurogrupo, después de largas negociaciones. La capital griega es escenario de una serie de manifestaciones pequeñas en contra del reciente acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el Eurogrupo, calificado por la población como “golpe de Estado de la Troika”, el cual contempla un “rescate financiero” por la cifra de 80 mil millones de euros, pero a cambio de un conjunto de reformas que fueron implementadas al país heleno.

Se trata entonces de una protesta contra más recortes sociales, tomando en consideración que durante el referendo popular los habitantes de Grecia habían decidido NO aceptar estas medidas de “austeridad” impuestas por la troika prestamista.

Uno de los puntos principales del acuerdo consiste en la creación de un fondo por un valor de 50 mil millones de euros al que Grecia deberá transferir sus activos privatizables y cuyos beneficios se utilizarán para supuestamente reducir la deuda. Al mismo tiempo, Grecia tendrá que realizar importantes reformas de pensiones, del mercado laboral y de impuestos, entre otros.

Para que el acuerdo se aplique en la práctica, el nuevo plan debe ser aprobado por el Parlamento griego hasta el miércoles 15 de julio, y luego será votado por varios parlamentos nacionales. Por su parte, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció que se ha conseguido la reestructuración de la deuda, así como la financiación a mediano plazo, de modo que se ha «prevenido el plan que planteaba la estrangulación financiera y la ruina del sistema bancario».

You must be logged in to post a comment Login