A pocos días de una nueva reunión para votar contra el bloqueo en Naciones Unidas, el embajador cubano en Argentina, Jorge Lamadrid, expuso las razones de Cuba

por Carlos Aznárez, Resumen Latinoamericano, 22 octubre.-  De «auténtico genocidio» y «flagrante violación del derecho internacional» calificó el embajador cubano en Argentina Jorge Lamadrid Mascaró, lo que han sido y son estos 54 años de bloqueo que sufre el pueblo cubano por parte de los Estados Unidos. Estos conceptos formaron parte de la intervención del embajador en una actividad previa a la presentación del Informe de Cuba sobre la resolución 67/4 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, cuya reunión se realizará el próximo 29 de octubre en Nueva York.
Hay que destacar que esta batalla que libra Cuba para esclarecer sobre las consecuencias criminales del bloqueo, viene dando cada vez mejores resultados en lo que hace a la condena unánime de los países del mundo y la exigencia de que se levante dicha medida. En la reunión del pasado año fueron 188 países que votaron a favor de que cese el bloqueo, con las únicas excepciones del voto negativo de los Estados Unidos  Israel y Palau. Mientras que se abstuvieron otros dos «países», que actúan como bases norteamericanas: Islas Marshall y Micronesia.

En ese marco, es que otra vez Cuba va a exponer sus razones, que como dijo el embajador Lamadrid, «son de absoluto sentido común, si se hace un repaso de cada uno de los puntos neurálgicos de lo que ha provocado este bloqueo contra nuestra población».
Lamadrid afirmó que «la administración Obama, lejos de atenuar estas medidas de chantaje, las ha hecho recrudecer en sus aspectos más deleznables», señalando que en el último año, en lo que hace al comercio exterior, las pérdidas de Cuba han sido de 4.000 millones de dólares, mientras que a nivel del turismo, llegan a 1.300 millones de dólares.
Ejemplificando sobre el particular, apuntó que una autopista que recorre casi toda Cuba, en un tramo posee ocho sendas, en otro tramo, debieron reducirse las mismas a cuatro (por falta de insumos) y en el ultimo recorrido, llegando a la zona del Oriente cubano, ya las sendas son solamente dos. «Con tres días de lo que nos cuesta el bloqueo podríamos terminar la autopista dotándola de las ocho sendas iniciales en todo su recorrido», expresó el embajador.
Cuando se habla del dinero que le ha costado el bloqueo a Cuba hasta el año 2003, la cifra supera todo lo imaginable: 1.157.327.000.000, es decir un billón 157.327 millones de dólares). Y es a partir del impacto que su enunciado produce, que cobra mayor mérito la hazaña realizada durante más de medio siglo por el pueblo revolucionario y el gobierno de Cuba  para no torcer el rumbo y seguir exportando dignidad, convertida en médicos, alfabetizadores, deportistas, etc.
El bloqueo, agregó Lamadrid, no es sólo el que ejerce EEUU contra Cuba, sino las presiones y sanciones que se inventa para castigar a otros países que osan desconocer la medida. En ese aspecto vale el dato de que entre 2009 y 2013, Washington condenó a 30 entidades locales y extranjeras a pagar más de 2.445 millones de dólares de multa por negociar con Cuba. En diciembre de 2012, la entidad norteamericana utilizada para perseguir a los países que «rompen el bloqueo», la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), también multó al Banco HSBC, con sede en Londres, por 375 millones de dólares. El «delito» cometido era muy simple: realizar operaciones con varios países, incluida Cuba.
Entrando a detallar consecuencias más dolorosas, Lamadrid se refirió a lo que significa bloquear la entrada de medicamentos absolutamente necesarios para salvar vidas de seres humanos. «Muchas veces debimos efectuar larguísimos periplos buscando esas medicinas que nosotros no teníamos. Un funcionario cubanos viajaban a México, dinero en mano para obtenerla, allí las empresas trasnacionales se negaban a venderla, entonces el mismo funcionario debía marcha hacia Europa, recorrer laboratorio por laboratorio hasta que alguno se arriesgara a contrariar la orden dada por EEUU». Muchas veces este esfuerzo era vano,  ya que al regresar a Cuba, ya el paciente había fallecido».
Son cientos de ejemplos que hablan a las claras sobre esta guerra descarnada que EEUU libra contra Cuba. La mención de algunos de ellos en el rubro médico son más que elocuentes: el Centro Nacional de Genética no ha podido adquirir un analizador genético, al ser producido exclusivamente por compañías norteamericanas; el Instituto de Gastroenterología no pudo comprar un equipo de radiofrecuencia bipolar para ablación de tumores hepáticos; el Cardiocentro Pediátrico «William Soler» enfrenta serias dificultades para adquirir óxido nítrico, gas fabricado por compañías norteamericanas y europeas, que se utiliza para pacientes con crisis de hipertensión pulmonar y distréspulmonar severo, y la lista es interminable y dolorosa. Obviamente, como Cuba no se arredra ante estas imposiciones imperiales y protege a su población, busca estos elementos en otros proveedores , con el consecuente incremento de los costos.
También, el embajador Lamadrid habló del esfuerzo que está haciendo la Isla en lo que hace a la facilitación del uso de internet a su pueblo, expresando que para eso cuenta con el concurso de la República Bolivariana de Venezuela, que ha instalado un cable marítimo para tratar de generar a corto plazo una conexión más fluida. Pero en este rubro las comparaciones también son radicales, ya que como señaló Lamadrid Mascaró, se da el caso de que «el ancho de banda del Hotel Sheraton de Buenos Aires es mayor que el que poseemos en Cuba».
Sin embargo, como demostración de que «a pesar de todos los inconvenientes y presiones», Cuba sigue adelante, es «la puesta en marcha de una Universidad Informática que alberga a 10 mil estudiantes, y cada uno de ellos posee computadoras en el aula y en sus viviendas».
Cuba con su lucha obstinada, con su política de dar ejemplo permanente, con su generosidad a prueba de maniobras criminales, continúa demostrando al mundo que al bloqueo se lo vence día a día, y habrá un momento en que ya no será necesario concurrir a las Naciones Unidas a reclamar contra esta atrocidad, simplemente porque el propio imperio tendrá que reconocer su derrota, como ya muchos de sus ciudadanos, amigos leales de la Revolución cubana, lo proclaman organizando viajes solidarios a la Isla llevando productos que el bloqueo impide obtener por carriles naturales.

You must be logged in to post a comment Login