El circo USA: Los republicanos ceden y levantan el bloqueo sobre la ley presupuestaria

16 de octubre, Gara / Resumen Latinoamericano.-Un acuerdo de última hora entre republicanos y demócratas en el Senado permitirá evitar la suspensión de pagos de Estados Unidos y reabrir la paralizada Adminstración federal. El pacto autoriza elevar el límite de la deuda hasta el 7 de febrero y permite reabrir las agencias federales hasta el 15 de enero, mientras se sigue negociando. El anuncio del Tea Party de que no lo vetaría despejó su aprobación.

Cuando quedaban menos de doce horas para el fin del plazo que abocaría a Estados Unidos al abismo de la suspensión de pagos, republicanos y demócratas alcanzaron un acuerdo en el Senado para evitarlo y acabar con el cierre de la Administración que ha paralizado Washington durante dos semanas. El líder de la mayoría demócrata en el Sendo, Harry Reid, confirmó el acuerdo alcanzado con el líder republicano, Mitch McConnell.

Reid saludó un «acuerdo histórico, consensuado para reabrir el Estado y evitar que deje de pagar las facturas. El compromiso alcanzado dará a nuestra economía la estabilidad que necesita desesperadamente».

El pacto eleva el límite de la deuda hasta el 7 de febrero y reabre las agencias federales hasta el 15 de enero, periodo en el que una comisión bipartidista y bicameral negociará un presupuesto para 2014.

La tarde-noche de ayer vivió un sprint en el proceso para aprobar el acuerdo antes de que concluyera el día. El Senado y la Cámara de Representantes se preparaban para aprobarlo para que fuera promulgado por el presidente, Barack Obama.

Y en ese proceso debían conseguir el compromiso de los republicanos de la Cámara de Representantes, que hasta ahora habían bloqueado toda salida, bajo la presión del Tea Party. Pero las declaraciones de sus representantes despejaban el camino, eso sí, la amenaza simplemente se retrasa en el tiempo.

«El combate continúa. Pero bloquear el acuerdo bipartito obtenido hoy por los miembros del Senado no es nuestra estrategia», afirmó el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner. «Nuestros esfuerzos continuarán para parar esta catástrofe que representa la ley de la reforma sanitaria», añadió, en referencia a la condición republicana para elevar el límite de deuda.

«Hemos luchado por una buena causa, pero no hemos ganado», declaró Boehner a una radio local, admitiendo el revés que ha supuesto para el Partido Republicano muy tocado en las encuestas. El propio Boehner sufre una derrota política personal, atrapado entre la responsabilidad de dejar caer a EEUU en la quiebra y la presión del Tea Party.

Quedaba por saber si el Tea Party vetaría la salida negociada. Pero Ted Cruz, uno de los electos de la corriente de la ultraderecha republicana, anunció que no bloquearía la marcha del texto. «No hay nada que ganar», afirmó. Cruz afirmó no estar completamente de acuerdo con el contenido del texto, pero dijo que no se opondría a él llegados a este punto aunque éste no recoja ninguna disposición que merme las competencias de la reforma sanitaria.

Ya antes del acuerdo en el Senado, los mercados financieros no parecían creer en la caída en una zona tan inédita como peligrosa para la primera economía mundial y las bolsas mundiales se mantenían estables o al alza. Wall Street cerró finalmente con subidas superiores al 1 % en sus principales índices. Y eso pese a la advertencia de la agencia de calificación Fitch que amenazó con bajar la nota de la deuda soberana de EEUU, actualmente calificada al máximo nivel, AAA. El magnate e inversor Warren Buffett advirtió de que no elevar el techo de deuda para evitar la suspensión de pagos sería «un acto de pura idiotez» equivalente a usar un «arma de destrucción masiva».

Sin un acuerdo sobre el presupuesto federal, la Administración trabaja bajo mínimos desde el 1 de octubre y miles de funcionarios han sido enviados a casa sin sueldo. Ya en agosto de 2011, se produjo una situación similar, y también fue un acuerdo político a solo unas horas del plazo límite el que salvó la situación.
China pide «desamericanizar» la economía mundial

«Puede ser un buen momento para que un planeta atónito comience a considerar la construcción de un mundo `desamericanizado’», afirmó el pasado domingo la agencia oficial China noticias, ante el riesgo de suspensión de pagos en Estados Unidos y sus consecuencias en la economía mundial y, sobre todo, en la china. «Las economías emergentes deben tener más voz en las instituciones financieras internacionales», reclamó, proponiendo la creación de una divisa de reserva» para reemplazar al dólar y cambios en el FMI, donde China no tiene más peso que Italia. A la vez, Pekín parece preparar la internacionalización del yuan.

El riesgo de la suspensión de pagos de EEUU ha llevado a China a considerar aligerar sus inmensas reservas de dólares (3,66 billones a finales de setiembre).

«Si se concreta una suspensión de pagos de EEUU, el Gobierno chino acelerará con determinación la diversificación de sus reservas en divisas y se dirigirá a emisiones de otros países más seguros», afirma Liao Qun, economista de Citic Bank International, que cree que «China podría reducir también el volumen de bonos del Tesoro de EEUU en su poder. Tendría razones para hacerlo, pero sería extremadamente difícil». Si se deshace de gran parte de bonos, corre el riesgo de hundir su valor en el mercado y reducir el valor de los que mantenga en su poder. Además, tiene pocas alternativas para invertir sus gigantescas cantidades de liquidez.

Por ello, dirigentes y medios chinos han multiplicado llamamientos a un compromiso de los congresistas estadounidenses. GARA

You must be logged in to post a comment Login