CULMINÓ SUS CLASES LA PRIMERA ESCUELITA ZAPATISTA CONVOCADA POR EL EZLN

por Marta Molina/Red de Medios Libres de Chiapas
Domingo, 18 de Agosto de 2013

Los zapatistas quisieron que les escucháramos, que les viéramos, que compartiéramos experiencias de lucha.

La primera generación de alumnos de la primera escuelita zapatista se va con una tarea importante y una gran responsabilidad: trasladar a sus colectivos y movimientos lo que aprendieron durante cinco días en las comunidades y familias que les acogieron. A partir de hoy, 1.700 personas de México y de otros países del mundo tienen quizás los deberes más difíciles de hacer: trabajar para organizar sus movimientos y ejercer la responsabilidad colectiva de seguir luchando ahora, con todo lo que se llevan, de lo que vieron y vivieron con los  zapatistas.

El día en que se inició la Cátedra Tata Juan Chávez Alonso en el CIDECI de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, que reunió a representantes de los pueblos originarios de todo México convocados por el EZLN, llegaron algunos de los alumnos que en los últimos días estuvieron escuchando y aprendiendo con familias zapatistas qué es la libertad y la autonomía.

Mientras los pueblos en resistencia y lucha por la defensa de sus territorios -sea por la amenaza de empresas transnacionales, narcotráfico, gobierno- compartían sus victorias o sus errores organizativos, gente de todo el mundo llegaba al mismo espacio desde donde partieron para la Escuelita. Sus rostros cansados no podían esconder la emoción de haber sido parte de la primera generación de “egresados” que no obtienen un título de graduación pero si una responsabilidad mayor que la que te da un papel que demuestra tus logros académicos. Aquí los egresados serán los que se lleven con ellos unos deberes que les ocuparán toda la vida, hasta que su movimiento se organice, hasta que su comunidad sea más libre.

Algunos regresaron con ampollas en las manos de usar por primera vez el machete para trabajar en el campo. Otros, junto con la familia con las que les tocó convivir, se levantaban escuchando tojolabal, chol, tzeltal, tzotzil antes de la salida del Sol para hacer tortillas –para algunos, la primera vez-, a cocinar, a preparar el pozol para los compañeros que se iban a trabajar la milpa, a cortar y cargar la leña. Desayunaban juntos frijoles, tortillas y compartiendo experiencias, desde las más sencillas hasta las más complicadas entendiendo que su resistencia viene de las propias familias, ya desde niños.

“Ellos cuidan la madre tierra porque es lo que les brinda la comida. En las ciudades lo compramos todo en frascos y no sabemos ni de donde viene. Esto también es parte de la libertad”, comenta Marcos, de Argentina cuando le preguntamos si ya nos puede decir lo que es la libertad según los zapatistas.

Otros nos comentan que su libertad es ejercer su autonomía sin la ayuda del gobierno y que es su trabajo duro diario y cotidiano lo que les permite sobrevivir sin el gobierno y así, ser libres. Coherencia, resistencia y responsabilidad son palabras que se repetían en las conversaciones que mantuvimos con los recién llegados.

“Ser libres es poder decidir por ellos mismos qué vida quieren hacer, qué educación quieren tomar, cómo quieren formar a sus hijos, y cómo se quieren organizar”, comenta Marcos. “Nosotros tenemos que ir al supermercado, ir a la escuela que nos ofrece el sistema para reproducir el mismo sistema, la universidad también, la salud que nos brinda el sistema y que no entendemos”.

Toño, de Brasil, regresaba de la comunidad de Rosario de Río Blanco ahí en el Caracol de La Realidad, cerca de Las Margaritas. “Fue la mejor escuela a la que he ido en toda mi vida, una escuela de la resistencia y de vida en dónde aprendimos en la práctica la teoría de la autonomía zapatista”, comenta.

Otro aprendizaje, para muchos, es el que una familia zapatista pueda convivir tranquilamente con una comunidad en dónde la mayoría de la gente son priistas y reciben dinero de proyectos del gobierno. “Pero si un día les quitan la ayuda financiera no sabrán qué hacer”, dice Toño en palabras de uno de los miembros de la que considera ya su familia zapatista.

“Ellos tienen diferencias con sus vecinos pero no por eso son sus enemigos. Son las mismas personas. Además, nos están deteriorando la vida a todos en conjunto, aunque sean partidistas, no partidistas, hasta en el propio ejército hay indígenas y eso es lo que ha estado planeando el capitalismo, enfrontarnos contra hermanos”, comenta Erwin, procedente de Cuetzalan, en Puebla, y quien trabaja para construir la autonomía de la comunidad donde vive.

Para muchos fue imprescindible aprender cómo conviven con los que no piensan como los zapatistas, cómo trabajar una actitud no confrontativa y seguir conviviendo con hermanos no zapatistas que hasta pueden llegar con alguna enfermedad a una clínica autónoma y se les atiende, no se le rechaza. “En el mismo pueblo se saluda a las personas no zapatistas con cariño porque todos somos víctimas del sistema. Dicen que más bien son gente manipulada por el gobierno y el dinero que les dan, pero que todos venimos de un mismo lugar y que el enemigo es el mismo. Además, si estos hermanos llegan a provocar con violencia, uno no puede responder con lo mismo porque el fuego no se apaga con fuego”, comenta Erwin.

Los guardianes (votanes) y los maestros de cada alumno fueron sus referencias y sus guías. Con ellos iban al campo y estudiaban por la tarde, junto con toda la familia. El tema de no hablar la misma lengua, en muchos casos, no fue precisamente un problema. “Acabamos entendiéndonos”, comenta Camila, de 17 años y estudiante en un CCH de la UNAM quien cuenta que leían conjuntamente los libros de texto, bien distintos a los que ella conocía: “me encantó porque ponen anécdotas; lo explican todo a través de anécdotas, que son el reflejo de la práctica”. Camila desea que haya un segundo grado de la Escuelita y que la dejen asistir porque ya aprendió que la autonomía sí existe, que sí es posible.

Mónica Olaso, de Uruguay, comparte con nosotros una de las frases que más le impresionó cuando le preguntó a su maestro por qué les llamaron y qué esperan de ellos: “¿sabes qué pasa Mónica, una bala no va a llegar hasta Uruguay pero la palabra nuestra si”. Vuelve a su país, dice, con una responsabilidad, más bien una misión: insistir en la parte organizativa, lo más difícil. Organizar con paciencia para cumplir los acuerdos que se toman en conjunto con las personas de su comunidad y luego también, pasar las enseñanzas que están en los libros que les dieron y las que están ya en su persona, en sus vivencias.

“Los zapatistas quisieron que les escucháramos, que les viéramos, que compartiéramos experiencias de lucha. Ahora, la misión está en nosotros: que cada uno, de acuerdo con nuestros modos y lugares, continuemos organizando, según nuestro contexto; movimientos rurales, urbanos, da igual, pero vamos a aprender a ser más autónomos, por lo tanto más libres y a convivir hasta con el propio enemigo, porque si eres autónomo y libre puedes convivir con ellos”, comentan Mónica y Toño.

Mañana seguiremos escuchando y aprendiendo sobre las resistencias de los pueblos originarios de México en la Cátedra Tata Juan Chávez Alonso. Una cátedra que ayer empezó a caminar hacia la organización de las luchas por la dignidad, la justicia y la memoria en México y permitir medir la fuerza de los pueblos que forman parte del Congreso Nacional Indígena y los que no, para organizarse en conjunto.

Todo esto mientras más 1.700 alumnos de la primera Escuelita de la Libertad regresan a sus casas con muchos deberes por hacer, muchas redes por armar, y mucho que organizar. A tomar nota e ir entregando los deberes de la escuelita en forma de lucha.

Foto: Moysés Zúñiga Santiago

La Escuelita zapatista revisa ‘la otra democracia’ en su última sesión

Durante el quinto curso manifestaron que en México habrá una democracia verdadera cuando el pueblo elija a un gobierno que mande obedeciendo.

Elio Henríquez, corresponsal
Publicado: 16/08/2013

San Cristóbal de Las Casas, Chis. Luego de criticar a los partidos políticos que “se gastan el dinero del pueblo”, bases de apoyo zapatistas manifestaron que en México “sólo habrá una transformación y democracia verdadera, no simulada, cuando el pueblo elija a un gobierno que mande obedeciendo”.

En la quinta y última sesión de actividades de la Escuelita zapatista, en la que se imparte el curso de La Libertad según l@s zapatistas, manifestaron que “la democracia oficial es impuesta”, ya que “no es el pueblo el que decide”, mientras que en la “democracia autónoma lo fundamental es que el pueblo dé su opinión y sus propuestas y si se equivoca al nombrar a sus autoridades las quita”.

Durante la video conferencia en la que abordaron el tema de La democracia según l@s zapatistas o La otra democracia, manifestaron que “en el sistema la democracia se da cada tres o seis años con las elecciones, mientras que en los gobiernos autónomos la ejercemos y vivimos a diario”.

Agregaron: “La democracia que hacen en la otra parte es impuesta, no hay nada que el pueblo discuta, opine, analice y se lleve a cabo lo que se promete, todo es impuesto, como por ejemplo la ley de víctimas” aprobada por los legisladores hace unos meses, sobre la cual “quizá ni a un familiar que ha sufrido ese destrozo familiar le preguntaron si estaba bien y si es para protegerlos”.

Uno de los rebeldes que tomó la palabra insistió en que “todo es impuesto, inclusive el Pacto por México nunca fue consultado ni le preguntaron al pueblo si estaba bien ese rumbo que vamos a tomar para mejorar a México; nunca preguntan los que hacen todo esto y según son representantes del pueblo. La mayoría podríamos dar nuestra opinión de que (los) desconocemos como representantes porque todas las leyes que hacen son para joder a nuestro pueblo o a los trabajadores”.

Expresó que “a lo largo de la historia se ha visto que los funcionarios sólo se sirven y nunca le sirven al pueblo y por eso siempre imponen, nunca le hacen caso al pueblo y siempre lo suplantan”.

Para los zapatistas y para todo el pueblo, abundó otro de los que tomaron la palabra, “ese sistema no va a obedecer para que gobierne a nuestro país, pues su manera de ellos es siempre mandar y no obedecer, por lo que se entiende que nunca habrá democracia”.

Para que haya “una democracia real hay que ir construyendo y trabajando desde abajo”, aseveró, al tiempo de señalar que “para nosotros ya no es una simple teoría o un sueño lo que estamos diciendo, todo es realidad. Si uno de nosotros somos gobierno y algo hicimos mal el pueblo lo dirá, lo sacará y pondrá a otro. El pueblo lo puede hacer porque tenemos ya una democracia real y verdadera”.

En cambio, afirmó, “todo lo que hace el sistema hablando de cuestiones de elecciones lo hace como una forma de simular y tapar la vista al pueblo de que sí hay democracia; hay muchos partidos pero ninguno es del pueblo, todos son iguales, para confundir a la gente”.

Subrayó: “Por eso a estos políticos que brincan de partido en partido nosotros ya no les creemos ni les hacemos caso, su democracia es camuflada, sólo para engañar al pueblo. A esos políticos que brincan para ver donde se acomodan y roban mejor les decimos títeres porque sólo le cumplen a su amo: el capitalismo”.

Concluyó: “Nos da tristeza que mucha gente se deje engañar; primero les dan su voto y luego andan haciendo bloqueos y plantones porque no les cumplen pero a los tres y seis años otra vez los engañan y lo mismo pasa de sexenio en sexenio y esto nunca mejora. Será sólo cuando el pueblo construya su propio gobierno habrá democracia verdadera”.

Inició clases Escuelita zapatista en San Cristóbal de las Casas

Se asignó un votán (guardián) a los participantes; a González Casanova y Adolfo Gilly les fueron asignados los comandantes Tacho y David.

Fuente: La Jornada

lunes, 12 de agosto del 2013

San Cristóbal de Las Casas, Chis.- Los asistentes a la Escuelita zapatista asignados al Centro Indígena de Capacitación (Cideci) Las Casas, con sede en esta ciudad, iniciaron esta mañana las clases con la asignación de su respectivo votán que los instruirá sobre el tema 1 acerca del gobierno autónomo primera parte.

Entre algunos de los alumnos que comenzaron las actividades en ese sitio están el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Pablo González Casanova y el escritor e historiador Adolfo Gilly a quienes les fueron asignados como votán los comandantes Tacho y David; el investigador Neil Harvey, el escritor Gustavo Esteva, la académica e investigadora Sylvia Marcos y el rockero Mastuerzo, según comentaron algunos de los asistentes.

Uno de los participantes en el curso que inició hoy y finalizará el 16 de este mes, señaló que a partir del primer receso al medio día cada votán se hizo cargo de su respectivo alumno. Comentó que a los hombres se les asignó un votán hombre y a las mujeres, una mujer.

Para los zapatistas, votán es un “guardián y corazón del pueblo”, “guardián y corazón de la tierra” o “guardián y corazón del mundo”.

El subcomandante Marcos explicó en días pasados que “a lo largo de varios meses, decenas de miles de familias zapatistas se han preparado para recibir a quienes vienen a la escuelita a comunidad. Junto con ellos, miles de mujeres y hombres, indígenas y zapatistas se han conformado en un Votán al mismo tiempo individual y colectivo”.

El Votán es, precisó, “la columna vertebral de la Escuelita. Es el método, el plan de estudios, la maestra-maestro, la escuela, el aula, el pizarrón, el cuaderno, el lapicero, el escritorio con la manzana, el recreo, el examen, la graduación, la toga y el birrete”.

Los últimos contingentes de invitados a la Escuelita partieron esta mañana a los Caracoles ubicados en Morelia, municipio de Altamirano y La Garrucha, de Ocosingo, aunque este medio día había varias unidades esperando el arribo al Cideci de grupos rezagados para ser trasladados a sus respectivos espacios.
Parten “alumnos” que asistirán a la Escuelita Zapatista hacia los cinco Caracoles

Los cerca de mil 700 alumnos, provenientes de diferentes países, salieron en camionetas y camiones de redila.

Elio Henríquez, corresponsal
Publicado: 11/08/2013

San Cristóbal de Las Casas, Chis. Coordinados por la Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), los aproximadamente mil 700 alumnos que asistirán a clases en la Escuelita Zapatista a partir de mañana lunes partieron esta tarde hacia los cinco Caracoles.

La salida desde el Centro Indígena de Capacitación (Cideci) Las Casas fue coordinada por los comandantes David, Tacho, Zebedeo, Bulmaro, Miriam, Susana, Hortencia y Yolanda, pero ninguno de ellos hizo declaraciones a la prensa.

Los «alumnos», provenientes de diferentes países, partieron en camionetas y camiones de redila.

Entre los invitados especiales arribaron hoy al Cideci el ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Pablo González Casanova, la actriz Julieta Gurrola, los intelectuales y académicos Gustavo Esteva, Silvia Marcos y Paulina Fernández, así como los rockeros Mastuerzo y Rocko, entre otros.

La presencia de los aproximadamente mil 700 «alumnos» de diferentes países ha hecho recordar, entre otras reuniones, los encuentros contra el neoliberalismo que en la década de los 90 realizaba el EZLN en los desaparecidos Aguascalientes, ahora convertidos en Caracoles.

Los alumnos recibirán clases de libertad y autonomía en comunidades indígenas zapatistas del 12 al 17 de este mes.

Los libros e instructivos les fueron entregados esta mañana en el Cideci Las Casas, donde también funciona la Universidad de la Tierra Chiapas. El material didáctico entregado a los alumnos consiste en dos Cds, cuatro libros empastados e ilustrados con imágenes a colores de bases de apoyo para las clases de libertad, según los zapatistas, gobierno autónomo 1 y 2, participación de las mujeres en el gobierno autónomo y resistencia autónoma.

Los comandantes llegaron al Cideci alrededor del medio día en dos camionetas con la leyenda «maestr@s, escuelita zapatista, EZLN» y con la bandera de México.

San Cristóbal de Las Casas, Chis. El ex rector de la UNAM, Pablo González Casanova participó en la Cátedra Tata Juan Chávez Alonso en el Centro Integral de Capacitación Indígena. La Jornada / Víctor Camacho

San Cristóbal de Las Casas, Chis. Integrantes de la policía comunitaria de Guerrero asistieron a la Cátedra Tata Juan Chávez Alonso, en la que también se leyó una carta del preso indígena Alberto Patishtán en la que dijo que es el momento de abrir los ojos para defender sus derechos y recursos naturales. La Jornada / Víctor Camacho

Denuncian acoso militar en la ‘Escuelita Zapatista’
En los cinco caracoles se está desarrollando desde el domingo pasado “La Escuelita Zapatista”, un ejercicio en el que más de 1,700 personas de distintas nacionalidades, edades, sexo yocupaciones, están aprendiendo la forma de vida y la visión del mundo del EZLN

También te puede interesar

A ‘El Chapo’ no lo agarran porque no quieren: Carrillo Olea
Eva Longoria presum
Manifiestan en la Escuela Zapatista que en el gobierno autónomo la justicia no se vende

Durante la video conferencia de hoy, en la que hablaron sobre el tema de justicia, aseguraron que “en el gobierno oficial la justicia es negocio porque el que tiene dinero anda libre aunque haya cometido delitos graves”, mientras que los pobres “están en la cárcel por delitos inventados”.

Elio Henríquez
15/08/2013

San Cristóbal de Las Casas, Chis. En el gobierno autónomo zapatista “no se vende la justicia y quien comete un delito lo paga con trabajos colectivos y repara el daño”, afirmaron bases de apoyo rebeldes durante la cuarta jornada de actividades de la Escuelita, en la cual se imparte el curso de La Libertad según los zapatistas.

Durante la video conferencia de hoy, en la que hablaron sobre el tema de justicia, aseguraron que “en el gobierno oficial la justicia es negocio porque el que tiene dinero anda libre aunque haya cometido delitos graves”, mientras que los pobres “están en la cárcel por delitos inventados”.

Manifestaron que uno de los “miles” de ejemplos de encarcelamientos “injustos” en este país” es el de Alberto Patishtán Gómez a quien le “fabricaron los delitos” que lo mantienen en prisión desde hace 13 años, por lo que exigieron su liberación.

“No es justo, está fabricado su delito y los que han cometido realmente un delito están libres. ¿Dónde está (Enrique) Peña Nieto ahora y todo lo que hizo en (San Salvador) Atenco? Está de presidente, es su premio. Cuando ellos hacen una chingadera tienen un premio, se van más arriba”, agregaron.

“Por eso decimos que en este país hay una gran injusticia y está viviendo como está viviendo porque unos se están llevando toda la riqueza del pueblo mientras otros cada día son más pobres. Por eso los zapatistas venimos construyendo desde pequeño, desde abajo para que se pueda corregir en lo grande”, aseveraron.

Subrayaron que los funcionarios que tienen fuero –“nosotros decimos que se han fabricado un chaleco para que nadie los pueda tocar”– “se pueden emborrachar, meterle un plomazo a cualquier persona, violar a una mujer o hacer otra chingadera y nadie les dice nada porque ellos mismos han construido su protección”, pero “nosotros, el pueblo, no podemos hacer nada porque aun siendo inocente nos llevan a la cárcel, sólo por el simple hecho de criticarlos o luchar para mejorar la vida”.

Los seis dirigentes que desde el pasado lunes han estado ofreciendo la video conferencia por Internet se identificaron hoy como Gabriela, Valentina, Filiberto, Marín, Marlene y Doroteo.

Uno de ellos expresó: “Es algo que a alguien no le va a gustar pero lo tenemos que decir porque esto es a nivel nacional:  Nosotros los pobres somos millones, hay mucha gente trabajadora que a pesar de que trabaja de sol a sol y tiene un trabajo digno tiene dificultades para vivir y no le alcanza para el pan de su familia mientras otros están en la felicidad, tienen todo hasta para comprar la vida de una persona y pagar la vida de un pueblo”.

Continuó: “¿Y de dónde obtienen ese dinero? Del mismo pueblo. Estamos hablando de los grandes funcionarios que tienen altos salarios y eso para nosotros es injusticia en este país porque ¿cuánto gana un maestro? Ocho mil pesos mensuales y está en las comunidades más alejadas y marginadas y un gobernante gana ocho mil pesos diarios. Eso es injusticia”.

Además, añadió, “dejan de ser presidente, gobernador, diputado, senador o de tener otro cargo y siguen ganando, mientras para los maestros y otros trabajadores antes era así pero ahora por lo que sabemos el maestro que se jubile se acabó el sueldo, pero no hay nada que se sepa que ellos digan que cuando dejen de ser presidente ya no van a ganar, al contrario les siguen pagando sus guaruras que los cuidan y eso es una injusticia y se tiene que cambiar también, tenemos que hacer la otra justicia”.

Durante su exposición, los seis indígenas hablaron acerca de cómo en la justicia autónoma se castiga a quienes comenten algún delito, así como de la erradicación de la venta alcohol en las comunidades zapatistas, entre otros temas, pues está prohibida su venta.

Carta del preso indígena Alberto Patishtán
“Es momento de abrir los ojos y defender nuestros derechos»

En una carta enviada a la cátedra ‘Tata Juan Chávez Alonso’, dijo que los gobiernos “sólo saben robar nuestras tierras; demuestran ser gente de buena pero son lo peor”.

Elio Henríquez, corresponsal
Publicado: 18/08/2013 10:07

San Cristóbal de Las Casas, Chis. El indígena Alberto Patishtán Gómez, preso en el penal de este municipio, afirmó que “es el momento de abrir los ojos para defender nuestros derechos, la madre tierra y los recursos naturales” del país .

En una carta enviada a la Cátedra Tata Juan Chávez Alonso que ayer comenzó en las instalaciones del Centro Integral de Capacitación Indígena (Cideci) Las Casas, dijo que “ya basta de todos los engaños que hemos tenido los indígenas, es momento de abrir los ojos, ya que éste no es el primer gobierno que nos engaña sino que ha sido de generación tras generación”.

Agregó que los gobiernos “sólo saben robar nuestras tierras, saquear todos los recursos naturales; demuestran ser gente de buena intención pero son lo peor”.

Señaló que “por defender a mi pueblo me fabricaron delito y me tacharon como el peor de los delincuentes, pero nunca he robado nada y a pesar de ello no veo justicia, ya que me han sentenciado a 60 años de prisión y ya llevo 13 encarcelado injustamente”.

En la misiva que fue leída por su hija Gabriela Patihstán Ruiz en el auditorio del Cideci Las Casas, donde se reúnen la comandancia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), 233 delegados del Congreso Nacional Indígena (CNI), autoridades comunitarias, representantes de pueblos, organizaciones indígenas y colectivos de por lo menos 19 estados del país, subrayó: “Las autoridades me quieren ver morir dentro de esta prisión pero se equivocan, porque gracias Dios y ustedes me han dado fuerzas” para resistir.

Patishtán Gómez, quien fue detenido en 2000 acusados de participar en una emboscada que dejó seis policías estatales y uno municipal muertos en una carretera de El Bosque y Simojovel, pidió a los asistentes a la Cátedra que “se sientan con ánimo y fuerzas porque todavía es larga nuestra lucha, nos toca buscar la justicia para nuestros hijos. Por eso estoy firme para buscar el bien desde esta cárcel”.

Gabriela Patishtán anunció que el próximo 21 de este mes se realizará una peregrinación en Tuxtla Gutiérrez para exigir la liberación de su padre.

A lo largo de la primera jornada de actividades de la Cátedra Tata Juan Chávez Alonso, representantes de comunidades, pueblos y organizaciones manifestaron cómo resisten en distintos estados a los proyectos mineros de las empresas trasnacionales, a la construcción de represas y autopistas que afectan no sólo sus tierras y territorios sino sus tradiciones y a la destrucción de la naturaleza.

La reunión, que concluirá esta noche, se ha convertido, como dijeron algunos asistentes, en “un espacio en el que los pueblos indígenas decimos la realidad que vivimos”.

Así, por ejemplo, hubo denuncias de que el gobierno, “a través del crimen organizado, hostiga nuestras comunidades” y de que en Ostula, Michoacán, ha habido más de 20 asesinatos, cuatro desapariciones y más de cien familias desplazadas, pero también se refirieron a la “privatización” del petróleo que pretende el gobierno federal.

Una de las constante en las exposiciones ha sido la denuncia de los “proyectos de muerte” que afectan a comunidades y pueblo en todo el país con el “despojo de tierras, de aguas y de bosques”, por lo que se pronunciaron por “la defensa de la madre tierra”.

Ante ello, el grito unánime de “nunca más un México sin nosotros”, ha resonado en el auditorio, en el que se reúnen más de mil personas, incluidos la comandancia zapatista y el Subcomandante Moisés.

You must be logged in to post a comment Login