Colombia. Los sobornos no evitan la derrota

Álvaro Solano / Resumen Latinoamericano / 8 de mayo de 2019

Al mejor estilo de Juego de Tronos, los seguidores del ex presidente Uribe han movido todos sus recursos para hacer aprobar las Objeciones a la Ley Estatutaria de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), para sacar adelante su propósito de “hacer trizas los Acuerdos de Paz”.

¿Qué quiere objetar Duque?

El Presidente Duque presionado por el Gobierno de los Estados Unidos se negó a aprobar la Ley Estatutaria de la JEP, por lo que presentó al Congreso de la República estas 6 objeciones:

1.- Reparación de las víctimas. El Artículo 7 no establece de manera clara la obligación principal de los victimarios de reparar integralmente a las víctimas.

2.- Verificación del alto comisionado de Paz. El Artículo 63 no deja claro quién verifica los participantes o beneficiarios del Proceso de Paz.

3.- Investigaciones en la Justicia Ordinaria. Es conveniente definir en qué circunstancias las investigaciones contra personas sometidas a la JEP se suspenden en la Justicia Ordinaria.

4.- Delitos de lesa humanidad. Debe existir acción penal ordinaria frente a este tipo de crímenes.

5.- Casos de extradición. Es inconveniente el Artículo referente a la extradición de personas por conductas posteriores a la firma del Acuerdo de Paz.

6.- Ofrecimiento de verdad. El Artículo 153 condiciona la extradición de otras personas al ofrecimiento de la verdad sin establecer ningún tipo de término.

Presiones, ofertas y trampas

Los Partido de oposición Polo Democrático, Partido Verde, Colombia Humana, Unión Patriótica y MAIS, más los llamados Independientes de Cambio Radical, Partido Liberal y la U, desde el inicio del debate manifestaron que no apoyarían las Objeciones presentadas por el Gobierno, quien a través de oferta de cuotas burocráticas trata de cambiar tal decisión.

El Embajador Kevin Whitaker de los EEUU presionó, insultó y amenazó a los congresistas para que votaran a favor de las Objeciones; hasta el extremo de cancelarle la Visa al Representante de la U, John Jairo Cárdenas, por no seguir sus dictados y revelar a la prensa las amenazas de Washington.

Por su parte el senador Jonatán Tamayo conocido como ‘Manguito’ del partido la ASI, en contra de lo definido por su bancada votó a favor de las Objeciones, por esto el Tribunal Disciplinario y de Ética del Congreso le abrió una investigación, en la que aspiran a conocer ¿Qué recibió ‘Manguito’ a cambio de vender su voto?

Las senadoras Maritza Martínez de la U y Ana María Castañeda de Cambio Radical, de manera injustificada se retiraron del Senado el 30 abril, el día de la votación, por lo que es obvio que desde la bancada de Uribe, también les pagaron por retirarse y dañar la votación opositora.

Como una rara coincidencia, Orlando Barbosa Villalba, quien realizó aportes económicos y fue el Gerente de la Campaña de la Senadora Martínez, el pasado 26 de abril fue nombrado Duque como su representante ante el Consejo Directivo de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Área de Manejo Especial La Macarena (CORMACARENA).

Por su parte la Senadora Castañeda, a través de cuenta en Twitter, dijo: “Me abstuve de votar, después de tener una reunión con mi bancada de Senado @PCambioRadical horas antes de empezar la votación, donde dejé claro mis motivos de conciencia ante ellos, y quiero compartirlo con ustedes”.

La Corte decide

El pasado martes 30 de abril, las Objeciones fueron negadas por el Senado con 47 votos a favor y 34 en contra; sin embargo, la Presidencia del Senado consideró que son necesarios 48 votos, mientras el sector que defiende los Acuerdos de Paz opina que alcanzó la mayoría absoluta necesaria.

Podrían ser varios los escenarios que tendrían las Objeciones a la Ley Estatutaria de la JEP en la Corte Constitucional: el primero, podría ser que el alto Tribunal se declare inhibido para estudiar a fondo el caso con lo que lo pasaría al Consejo de Estado.

El segundo escenario es que la Corte decida estudiar lo que pasó con las Objeciones en el Congreso y tome una decisión de fondo; en ese caso las Objeciones serian rechazadas ya que los artículos que Duque pidió sacar ya fueron avalados por el alto tribunal.

En un tercer escenario, la Corte puede considerar que las Objeciones son constitucionales, en ese caso deberá evaluar si el trámite en el Congreso cumplió con los requisitos.

Defensa mayoritaria del Proceso de Paz

Con lo que está ocurriendo con la JEP, los Gobiernos de Washington y Bogotá continúan mostrándose como sujetos que no cumplen los Acuerdos, ni respetan leyes internacionales ni a cada una de las Ramas del Poder.

En medio de todo quedan las víctimas que no solo son revictimizadas por el Gobierno, sino que además les niega la verdad, la justicia, la reparación y las garantías de no repetición.

Lo que está aconteciendo en el Congreso, al igual que la movilización popular que multitudinariamente respalda el Proceso de Paz, son la muestra que los colombianos en su mayoría estamos dispuestos a pasar la página de la guerra, aunque una élite minoritaria se oponga a ello.

You must be logged in to post a comment Login