Mohammed Abu Mughaiseeb: Los últimos seis meses en Gaza han sido como otra guerra

Soy médico en Gaza y nunca antes había visto algo así. El número de pacientes de Médicos Sin Fronteras sigue aumentando y en este momento estamos tratando a alrededor del 40% de todos los heridos por disparos en Gaza.

Los médicos llevan a un hombre herido durante una protesta, que exigía el derecho de los palestinos a regresar a su país de origen, en la cerca entre Israel y Gaza el 31 de agosto de 2018 [Reuters / Ibraheem Abu Mustafa]

Como médico que vive y trabaja en Gaza toda su vida, pensé que lo había visto todo. Sentí que sabía los límites de lo que Gaza puede soportar

Pero los últimos seis meses han sido los más difíciles que he experimentado en mis 15 años con Médicos Sin Fronteras (MSF) en Gaza. Y he vivido y trabajado durante tres ofensivas: en 2008, 2012 y 2014.

El sufrimiento humano y la devastación que he visto en los últimos meses han alcanzado otra altura. El impactante número de heridos ha sido abrumador.

Nunca olvidaré el lunes 14 de mayo. En el lapso de 24 horas, las autoridades de salud locales registraron un total de 2,271 heridos, incluyendo 1,359 personas heridas por municiones reales. Ese día estaba en turno con el equipo quirúrgico del hospital al-Aqsa, uno de los principales hospitales de Gaza.

A las 3 de la tarde comenzamos a recibir los primeros heridos de la manifestación. Más de 300 llegaron a través de las puertas en menos de cuatro horas. Nunca había visto tantos pacientes en mi vida.

Cientos se alinearon para entrar en el quirófano; los pasillos estaban llenos; Todos lloraban, gritaban y sangraban.

No importa cuánto trabajamos, no pudimos hacer frente a la gran cantidad de heridos. Fue demasiado. Disparo tras disparo, nuestro equipo trabajó durante 50 horas seguidas intentando salvar vidas.

Trajo de vuelta los recuerdos de la ofensiva israelí del año 2014. Pero realmente, nada podría habernos preparado para lo que vimos el 14 de mayo. Y lo que todavía estamos viendo hoy.

Cada semana continúan llegando nuevos casos de lesionados, la mayoría de ellos hombres jóvenes con heridas de bala en las piernas con alto riesgo de discapacidades que les cambian la vida. El número de pacientes de MSF sigue aumentando y en este momento estamos tratando a alrededor del 40% de todos los heridos por disparos en Gaza, que son más de 5,000 personas.

Pero cuanto más avanzamos en el tratamiento de estas lesiones por arma de fuego, más vemos la complejidad de lo que debe hacerse. Es difícil, médicamente y logísticamente. Las estructuras médicas en Gaza se están desmoronando debido a la alta demanda de servicios de salud y la escasez en curso; una gran proporción de los pacientes necesitan una intervención quirúrgica reconstructiva especializada en las extremidades, lo que significa múltiples cirugías. Algunos de estos procedimientos no son actualmente posibles en Gaza.

Lo que más me aterra es el riesgo de infección. La osteomielitis es una infección profunda del hueso. Si no se trata, puede provocar heridas que no sanan y aumenta el riesgo de amputación. Estas infecciones deben tratarse con urgencia porque empeoran rápidamente si no se introducen medicamentos.

Pero la infección no es fácil de diagnosticar y actualmente no hay una estructura en Gaza para analizar las muestras de hueso para identificarla. Médicos Sin Fronteras está trabajando para establecer un laboratorio de microbiología aquí, proporcionando suministros y capacitación, con el fin de poder analizar las muestras de hueso para la osteomielitis. Pero una vez que somos capaces de identificar la infección, el tratamiento requiere un curso largo y complejo de antibióticos para cada paciente e intervención quirúrgica repetida.

Como médico, viajo por toda la Franja de Gaza y veo a más y más jóvenes con muletas con fijadores externos en sus piernas o en sillas de ruedas. Se está convirtiendo cada vez más en una vista normal. Muchos de ellos intentan tener esperanza y perseverar, pero yo, como médico, sé que su futuro es sombrío.

Una de las cosas más difíciles de mi trabajo es tener que hablar con los pacientes, la mayoría de ellos hombres jóvenes, sabiendo que podrían perder su pierna como resultado de una bala que les ha destrozado los huesos y el futuro. Muchos de ellos me preguntan “¿Podré caminar libremente otra vez?”

Enfrentarme a esta pregunta es muy difícil para mí porque sé que debido a la situación en la que estamos trabajando, muchos de ellos no podrán volver a caminar normalmente. Y es mi responsabilidad decirles que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, pero el riesgo de que pierdan la pierna lesionada es alto.

Decirle esto a un joven con su vida por delante es realmente difícil. Y es una conversación que he tenido que tener muchas veces en los últimos meses.

Por supuesto, seguimos tratando de encontrar una manera de tratar a estas personas a pesar de las dificultades que enfrentamos: hospitales abrumados y, debido al bloqueo, cuatro horas de electricidad al día, escasez de combustible, suministros médicos agotados, falta de cirujanos especializados y médicos, enfermeras y médicos agotados que no han recibido su salario completo durante meses, restricciones a pacientes que salen de Gaza para recibir tratamiento médico en otro lugar y la lista continúa.

Esto, mientras que la situación socioeconómica que nos rodea continúa deteriorándose a diario. Ahora vemos niños mendigando en la calle, algo que nunca vimos hace uno o dos años.

MSF se enfrenta a grandes desafíos y no podemos hacerlo solos. Intentamos. Empujamos. Tenemos que seguir adelante. Para mí, es una cuestión de ética médica. Estas personas lesionadas deben recibir el tratamiento que necesitan.

Ahora mismo en Gaza, mirar hacia el futuro es como mirar hacia un túnel oscuro y no estoy seguro de poder ver una luz al final.

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan la postura editorial de Al Jazeera.

Acerca del autor: Dr. Mohammed Abu Mughaiseeb es un médico palestino y un referente médico de MSF en Gaza.

Fuente: The past six months in Gaza have been like another war

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Mohammed Abu Mughaiseeb, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org