Honduras. Siguen acciones violentas contra indígenas: Empleados de hidroeléctrica DESA atacan a comunidad lenca de Río Blanco

Resumen Latinoamericano / 28 de septiembre de 2018 / Dina Meza, Pasos de Animal Grande

Una comisión del COPINH se desplazó a Río Blanco para investigar los hechos y hacer acciones de solidaridad con sus miembros y miembras de  la comunidad afectada.

Empleados de la empresa DESA que constituyen la familia Madrid fueron acusados de atacar con armas a la comunidad de Río Blanco en la zona de la Vega del Achotal, zona de cultivo cuidada por la comunidad Lenca, este 26 de septiembre de 2018, según lo denunció el Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas en un comunicado de prensa.

La comunidad de Río Blanco sigue resistiendo en defensa de sus territorios , como parte de las represalias fue asesinada el 02 de marzo de 2016 la Coordinadora General del COPINH, la defensora de derechos indígenas , Bertha Cáceres, dentro de sus casa en la colonia El Líbano, en la Esperanza , Intibucà, su crimen aún permanece en la impunidad y el juicio contra ocho implicados ha sufrido demoras y violación al Debido Proceso. Los abogados acusadores privados presentaron una recusación contra el tribunal que conoce la causa pero fue desestimada por la Corte de Apelaciones.

Ataques armados

El 15 de abril de 2016 una misión que participó en el Encuentro Internacional de Los pueblos “Bertha Cáceres VIVE”, fue también atacada por empleados de la empresa hidroeléctrica Desarrollos Energéticos, S.A, DESA, cuando sus delegados asistían a una ceremonia especial a orillas del Río Gualcarque, en la comunidad de San Ramón, departamento de Santa Bárbara, cuando hombres con machete en mano procedieron a generar la violencia contra la acción pacífica de solidaridad que hacían los defensores internacionales , y aunque se denunció el hecho la policía tardó mucho tiempo en intervenir lo que puso en peligro la vida de decenas de participantes.

El COPINH señala que “esta misma familia Madrid es la que ha robado la tierra ancestral de la comunidad de Río Blanco, para luego venderla ilegalmente a la empresa DESA. Asimismo son utilizados para provocar violencia en las manifestaciones por justicia para Berta del COPINH como la semana pasada el 17 de septiembre en el inicio del juicio”.

Agrega el comunicado que “responsabilizamos por la violencia generada en esta comunidad a la empresa DESA que a pesar de estar claramente vinculada al asesinato de nuestra compañera Berta Cáceres sigue operando en la zona y creando terror para continuar con el proyecto de muerte Agua Zarca”.

Una comisión del COPINH se desplazó a Río Blanco para investigar los hechos y hacer acciones de solidaridad con sus miembros y miembras de  la comunidad afectada, según se informó a pasosdeanimalgrande.com.

Este es el texto completo del comunicado

En estos momentos miembros de la familia Madrid están realizando un ataque armado con machetes en contra de la comunidad de Río Blanco en la zona de la Vega del Achotal, zona de cultivo cuidada por la comunidad Lenca.

Esta misma familia Madrid es la que ha robado la tierra ancestral de la comunidad de Río Blanco, para luego venderla ilegalmente a la empresa DESA. Así mismo son utilizados para provocar violencia en las manifestaciones por justicia para Berta del COPINH como la semana pasada el 17 de septiembre en el inicio del juicio.

Responsabilizamos por la violencia generada en esta comunidad a la empresa DESA que a pesar de estar claramente vinculada al asesinato de nuestra compañera Berta Cáceres sigue operando en la zona y creando terror para continuar con el proyecto de muerte Agua Zarca.

Responsabilizamos a las autoridades del Estado de Honduras por la violencia contra la comunidad de Río Blanco, en especial a la alcaldía de Intibucá que ha otorgado dominios plenos de manera ilegal en sector y no lo ha solucionado y al Instituto Nacional Agrario que ha evitado cumplir con su deber de respeto de las tierras de las comunidades indígenas.

Esta violencia es la generada por la influencia de las empresas privadas que crean la división de las comunidades y la violencia para imponer los proyectos de muerte.

El irrespeto del derecho a la autodeterminación, base del derecho a la consulta es la fuente de las agresiones y violencia. La ley que pretende aprobar el gobierno irrespetando este derecho va a significar más sangre derramada en las comunidades indígenas.

Llamamos a la comunidad internacional a que insten a las autoridades hondureñas para que se respete la vida de las y los miembros de la comunidade de Río Blanco.

Dado en La Esperanza, Intibucà 26 de septiembre 2018

Con la fuerza ancestral de Berta, Lempira, Mota, Etempica, Iselaca se levantan nuestras voces llenas de vida, justicia, libertad, dignidad y paz.

You must be logged in to post a comment Login