Chile. Ante la esterilidad de la izquierda, avanza el fascismo

Resumen Latinoamericano / 26 de septiembre de 2018 / CCTT

La República de Chile como antes la Capitanía General, realizaron su ideario fundacional al amparo de la espada y la cruz, del Ejército y la Iglesia. Esas dos instituciones, acompañadas después por las cortes, el parlamento y la escuela, fueron hasta el presente la arquitectura fundamental de este invento llamado Chile.

Hoy todas están trizadas: militares genocidas y corruptos; curas pederastas o alcahuetes; jueces venales e irresponsables; parlamentarios tránsfugas y sobornables y profesores colapsados cuando no tristemente derrotados por la ignorancia y estupidización colectivas.

Y en medio de esta crisis de las ideas, las instituciones y las élites dominantes, la izquierda esta en bancarrota: sin ética, sin proyecto, sin política, sin voluntad militante e incluso ya casi sin prestigio pues aquel que ganó en la resistencia contra la dictadura, luego de casi 30 años se ha dilapidado quedando desnuda en su propia esterilidad.

Es en este vacío cuando aflora el fascismo -la reacción de masas más irracional conocida por la sociedad contemporánea- entre los sectores marginales, populares y clasemedieros, lumpenizados o no, cuya subjetividad intoxicada se llena de frustración y rabia contra sus semejantes y contra las élites de toda laya.

Por todos lados aparecen signos de este tipo en Chile y en otros países. En nuestro caso, resultado final de décadas de neoliberalismo y de su dinámica irrefrenable de acumulación, individualismo, consumismo e involución cultural; pero también resultado – y hay que decirlo con fuerza- del silencio de una izquierda que prefiere parlamentarios y funcionarios bien pagados en vez de esforzarse por crear una masa militante capaz de imaginar e impulsar una política de autodefensa frente al capital y su derrotero bárbaro al que aceleradamente nos conduce. ¡Qué falta nos hace un sentido ético de la vida, un proyecto emancipador! ¡Qué falta nos hacen aquellas izquierdas de las grandes Alamedas y del poder popular! Y en el ínterin, el fascismo, cual sentido común del vulgo, avanza y lo hace ahora entre los jóvenes y los adolescentes. [Nota de Editor CT].

You must be logged in to post a comment Login